Dimi­sión o gol­pe de esta­do – Txen­te Rekon­do

La decla­ra­ción del vice­pre­si­den­te egip­cio Omar Sulei­man, cono­ci­do como «el sheik al-tor­tu­ra­dor», anun­cian­do la dimi­sión de Muba­rak y su deci­sión de entre­gar el poder a los mili­ta­res ha sido reci­bi­da con júbi­lo en las calles del país y en algu­nas can­ci­lle­rías occi­den­ta­les. No obs­tan­te, más allá de las pri­me­ras explo­sio­nes de júbi­lo, comien­zan a aflo­rar algu­nas dudas sobre lo ocu­rri­do y sobre el esce­na­rio que se pue­de pre­sen­tar a par­tir de aho­ra en Egip­to.

Algu­nas fuen­tes loca­les, rele­ga­das de la aten­ción mediá­ti­ca, han apun­ta­do a la posi­bi­li­dad de que en reali­dad nos encon­tre­mos ante un sote­rra­do gol­pe de esta­do. No hay que olvi­dar que duran­te estas sema­nas los mili­ta­res egip­cios han man­te­ni­do una acti­tud «pru­den­te», al tiem­po que colo­ca­ban a sus pesos pesa­dos en torno a las cabe­zas visi­bles de una supues­ta tran­si­ción. Las figu­ras de Sulei­man o Sha­rif, o inclu­so el papel en la som­bra que ha veni­do desem­pe­ñan­do estos días el minis­tro de Defen­sa, el Maris­cal de Cam­po Moham­med Hus­sein Tan­ta­wi, son un buen ejem­plo de ello.

Ade­más, jun­to a ello encon­tra­mos la posi­ción de Washing­ton, que públi­ca­men­te ha esta­do deman­dan­do una «esta­bi­li­dad y una tran­si­ción orde­na­da», al tiem­po que mos­tra­ba su dis­po­si­ción para que el ejér­ci­to diri­gie­se o con­tro­la­se esa tran­si­ción o suce­sión de Muba­rak, y que el mis­mo siguie­ra ejer­cien­do «el papel domi­nan­te en la socie­dad, en la eco­no­mía y en la polí­ti­ca».

A par­tir de aho­ra se pue­de abrir el aba­ni­co de las espe­cu­la­cio­nes, sobre todo en torno a la acti­tud que pue­da man­te­ner el Ejér­ci­to y a la capa­ci­dad de la opo­si­ción para man­te­ner la ban­de­ra de la rup­tu­ra. Muchos ana­lis­tas coin­ci­den en seña­lar que a par­tir de aho­ra los mili­ta­res manio­bra­rán para cum­plir el guión esta­ble­ci­do en Washing­ton, y bus­ca­rán la fór­mu­la que les per­mi­ta man­te­ner su posi­ción pri­vi­le­gia­da al tiem­po que maqui­llan la situa­ción con lige­ras refor­mas y tal vez con la con­vo­ca­to­ria de elec­cio­nes.

No obs­tan­te, ese poder fác­ti­co, como el res­to de acto­res influ­yen­tes has­ta aho­ra, son cons­cien­tes de que la cele­bra­ción de unas elec­cio­nes libres pue­de alte­rar la rela­ción de fuer­zas y les pue­de hacer per­der bue­na par­te de su poder. Por todo ello, las manio­bras en la som­bra, si no han teni­do lugar, segu­ra­men­te se lle­va­rán ade­lan­te en los pró­xi­mos días.

Que­da por ver si se cum­plen las deman­das de la pobla­ción o bien los mili­ta­res aca­ban por apo­yar­se en buen apar­te del apa­ra­to pro-Muba­rak (siguien­do la línea de la lla­ma­da «tran­si­ción espa­ño­la»), y son muchos los que se incli­nan a pen­sar que es ésta la opción ele­gi­da, que ade­más con­ta­rá con el res­pal­do de EEUU y sus alia­dos occi­den­ta­les, y con el bene­plá­ci­to de la cla­se diri­gen­te de otros esta­dos ára­bes que duran­te estas sema­nas han vis­to cómo un sudor frío reco­rría sus has­ta aho­ra into­ca­bles espal­das.

Pro­ba­ble­men­te los ges­to­res de esta nue­va situa­ción no duda-rán en ondear el «peli­gro isla­mis­ta» y lla­ma­rán a la cola­bo­ra­ción a figu­ras «mode­ra­das» de la opo­si­ción, inte­grán­do­las en el «nue­vo» esce­na­rio que se ave­ci­na. Tras la tor­men­ta y tras la eufo­ria pue­de dibu­jar­se en las pró­xi­mas sema­nas un nue­vo frau­de a las expec­ta­ti­vas de rup­tu­ra y cam­bio pro­fun­do que deman­da­ba la pobla­ción en las calles, una situa­ción que ya se ha vivi­do en otros luga­res…

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *