Caja Nava­rra: se ven­de, no impor­ta a quién ni para qué – Ezker Abertzalea

La actual refor­ma de las Cajas de Aho­rro en gene­ral, y de la CAN, en par­ti­cu­lar, y su con­ver­sión ace­le­ra­da en Ban­cos supo­ne aca­bar con los tres prin­ci­pios bási­cos que las han sus­ten­ta­do: la caren­cia de áni­mo de lucro, su voca­ción social y la ges­tión públi­co-social de las mis­mas. Su carác­ter cho­ca­ba fron­tal­men­te con la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca pri­va­ti­za­do­ra y neo­li­be­ral impul­sa­da des­de el gobierno del PSOE, en Madrid, y de UPN, en Navarra.

De ser unas enti­da­des socia­les asen­ta­das en la cap­ta­ción del aho­rro popu­lar y la finan­cia­ción de nece­si­da­des fami­lia­res y peque­ñas ini­cia­ti­vas empre­sa­ria­les, la actual refor­ma supo­ne su con­ver­sión en nego­cios ban­ca­rios asen­ta­dos aho­ra en el áni­mo de lucro, la espe­cu­la­ción y el pelo­ta­zo, al rit­mo mar­ca­do por el gran capi­tal esta­tal e internacional.

Lo ante­rior ha veni­do pre­ce­di­do de la apues­ta de su direc­tor E. Goñi y su Pre­si­den­te M. Sanz, de entrar a fon­do en el mer­ca­do espe­cu­la­ti­vo de la vivien­da y supe­di­tar la acti­vi­dad de la CAN a la polí­ti­ca de UPN y sus mega­pro­yec­tos cemen­te­ros y espe­cu­la­ti­vos: Auto­vía del Camino, Canal de Nava­rra, Guen­du­lain, EHN,… Mien­tras tan­to, el staff direc­ti­vo de la CAN y sus suel­dos han cre­ci­do sin cesar y Miguel Sanz se ha auto­pre­mia­do con una retri­bu­ción a per­pe­tui­dad de las de qui­tar el hipo. Y todo esto ocu­rría mien­tras la bur­bu­ja inmo­bi­lia­ria esta­lla­ba y fra­ca­sa­ba la insen­sa­ta polí­ti­ca de expan­sión de la CAN, dejan­do a ésta en una situa­ción más que delicada.

La par­ti­ci­pa­ción de la CAN en el pro­yec­to de crea­ción de Ban­ca Cívi­ca y la polí­ti­ca de fusio­nes y pri­va­ti­za­ción con­si­guien­te, lejos de res­pon­der a cri­te­rios de racio­na­li­dad, pare­cía más bien una carre­ra en bús­que­da de una expan­sión arti­fi­cial y de bús­que­da ace­le­ra­da de capi­tal, sin impor­tar para nada su ori­gen: yan­qui, euro­peo,…. El escan­da­lo­so sus­pen­so obte­ni­do por la CAN en el pasa­do test de stress rea­li­za­do por la Unión Euro­pea y el Ban­co de Espa­ña, ha mos­tra­do a las cla­ras el fra­ca­so de ese pro­yec­to impul­sa­do por E. Goñi y Miguel Sanz.

Jun­to a ello, la apro­ba­ción del expe­dien­te (ERE) de res­ci­sión de más de mil pues­tos de tra­ba­jo (180 en la CAN) en la recién crea­da Ban­ca Cívi­ca, ha mos­tra­do una vez más como el Gobierno no duda a la hora de car­gar sobre los dine­ros públi­cos los gas­tos deri­va­dos de una rees­truc­tu­ra­ción ban­ca­ria. Como siem­pre, los pre­vi­si­bles bene­fi­cios deri­va­dos de ésta serán para la Ban­ca, pero sus cos­tos los paga­re­mos los/​as contribuyentes.

Por últi­mo, el Gobierno del PSOE plan­tea aho­ra la posi­bi­li­dad de “nacio­na­li­zar” aque­llas Cajas de Aho­rro y pro­yec­tos ban­ca­rios en cur­so que no superen los lími­tes de liqui­dez y salud finan­cie­ra fija­dos por aquel. Se tra­ta, una vez más, de algo que ya hemos cono­ci­do en ante­rio­res pro­ce­sos de rees­truc­tu­ra­ción (side­rúr­gi­ca, naval,…): los pre­su­pues­tos públi­cos sanea­rán las Cajas con pro­ble­mas o en ban­ca­rro­ta y lue­go éstas serán ven­di­das a pre­cio de sal­do al mejor pos­tor ban­ca­rio o capi­tal financiero.

Fren­te a todo este gran frau­de, la pro­pues­ta de la izquier­da aber­tza­le se asien­ta en las siguien­tes medidas:

a) El man­te­ni­mien­to y refor­za­mien­to del carác­ter públi­co de la CAN y la apues­ta por un sis­te­ma públi­co de finan­zas pro­pio para Nafa­rroa. Recha­za­mos por ello su con­ver­sión en un ban­co y a la con­si­guien­te entra­da de capi­tal pri­va­do en la misma.

b) Man­te­ner y refor­zar, hoy más que nun­ca, el carác­ter social de la CAN a ífn de que esta impul­se la eco­no­mía social y coope­ra­ti­va, las eco­no­mías fami­lia­res agro­pe­cua­rias, las ini­cia­ti­vas de sec­to­res jóve­nes, el apo­yo a la peque­ña empresa,…

c) Con­for­mar, jun­to con las empre­sas públi­cas, un impor­tan­te Sec­tor Públi­co en Nava­rra a fin de impul­sar medi­das eco­nó­mi­cas y socia­les que favo­rez­can una sali­da a la cri­sis favo­ra­ble a los intere­ses de las gran­des mayo­rías de nues­tro pueblo.

d) Refor­mar a fon­do los Esta­tu­tos de la CAN, demo­cra­ti­zan­do y equi­li­bran­do la par­ti­ci­pa­ción de los repre­sen­tan­tes públi­cos (Par­la­men­to, Ayun­ta­mien­tos,..), impo­si­to­res y gru­pos socia­les (sin­di­ca­tos, ONGs,..) y arti­cu­lan­do meca­nis­mos que garan­ti­cen la trans­pa­ren­cia y el con­trol de la misma.

e) Reduc­ción drás­ti­ca de los suel­dos de los car­gos direc­ti­vos y supre­sión de cual­quier tipo de cesan­tía o retri­bu­ción de carác­ter vita­li­cio. Rea­li­za­ción de una audi­to­ria de las cuen­tas de la CAN y exi­gen­cia de res­pon­sa­bi­li­da­des a los pasa­dos equi­pos direc­ti­vos por su irres­pon­sa­ble gestión.

f) Abrir un pro­ce­so de rela­cio­nes con el res­to de Cajas vas­cas (BBK, Kutxa, Vital) a fin de, pre­ser­van­do lo antes seña­la­do, pro­pi­ciar un sis­te­ma finan­cie­ro com­par­ti­do que per­mi­ta hacer fren­te mejor a la actual cri­sis y abra vías a una mayor y más armo­nio­sa inte­gra­ción eco­nó­mi­ca y social del con­jun­to de Eus­kal Herria.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.