Ber­lus­co­ni en bra­gas: las muje­res ita­lia­nas se movi­li­zan por su dig­ni­dad – Ame­co­Press

AmecoPress/​PES.- Pues, al final, salie­ron a relu­cir las anun­cia­das bra­gas en el “día de las muje­res con­tra Ber­lus­co­ni”. Al menos unas de color rosa y otras negras se pue­den ver en el “álbum de foto­gra­fías” que hoy publi­ca el dia­rio La Repub­bli­ca toma­das en la mani­fes­ta­ción que había con­vo­ca­do la izquier­da extra­par­la­men­ta­ria ita­lia­na para ayer, en Arco­re, la loca­li­dad don­de el cava­lie­re pasa los fines de sema­na y las “noches locas”.

Según la agen­cia Fran­ce-Pres­se fue­ron un millar de per­so­nas las que se acer­ca­ron has­ta la ver­ja de la lujo­sa villa San Mar­tino, que el pre­si­den­te del Con­se­jo tie­ne cer­ca de Milán, gri­tan­do “¡Bas­ta!” y “Dimi­te”: el acce­so a la casa esta­ba blo­quea­do por dece­nas de miem­bros de la poli­cía.

Las pan­car­tas eran mucho más explí­ci­tas: “Aten­ción es peli­gro­so”, “Cadu­ca­do”, “Per­ju­di­ca gra­ve­men­te la salud”, “Tu nos “ruby” la dig­ni­dad”, “Haga­mos lim­pie­za en la putocra­cia”… Hubo mani­fes­tan­tes dis­fra­za­dos de Ber­lus­co­ni y de cone­ji­tos rosas; otros lle­va­ban espo­sas.

La ini­cia­ti­va, orga­ni­za­da por el movi­mien­to del Popo­lo Vio­la y otras aso­cia­cio­nes, a base de sms y correos elec­tró­ni­cos, tuvo dos aspec­tos: para empe­zar, el fes­ti­vo, con músi­ca y can­cio­nes; des­pués, el de los enfren­ta­mien­tos con las fuer­zas del orden (alguien, algún día, me ten­drá que expli­car por qué se lla­man así), que se sal­dó con algu­nos heri­dos de poca con­si­de­ra­ción, entre ellos tres agen­tes de poli­cía, dos cara­bi­ne­ros y un perio­dis­ta, y dos dete­ni­dos acu­sa­dos de vio­len­cia y resis­ten­cia a un ofi­cial.

En Face­book la pági­na de la mani­fes­ta­ción reco­gió casi ocho mil adhe­sio­nes.

Antes, el sába­do, varias dece­nas de miles de per­so­nas se con­cen­tra­ron en Milán, delan­te de la magis­tra­tu­ra, para escu­char a per­so­na­li­da­des como los escri­to­res Umber­to Eco y Rober­to Saviano que tam­bién piden la dimi­sión del cava­lie­re.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *