Argen­ti­na inter­vie­ne armas y dro­gas no decla­ra­das en avión de EEUU – Cuba­de­ba­te

Un marine estuve sentado por 6 horas sobre la valija.La valija

Un mari­ne estu­vo sen­ta­do por 6 horas sobre la vali­ja, no impi­dió que se des­cu­brie­ra el con­te­ni­do cri­mi­nal.

Un avión mili­tar esta­dou­ni­den­se inten­tó ingre­sar un car­ga­men­to no decla­ra­do de armas de gue­rra, equi­pos de comu­ni­ca­ción encrip­ta­da, pro­gra­mas infor­má­ti­cos y dro­gas nar­có­ti­cas y estu­pe­fa­cien­tes. Cris­ti­na Fer­nán­dez orde­nó abrir una vali­ja, que los esta­dou­ni­den­ses se nega­ban a entre­gar. El gobierno reite­ró así la nega­ti­va a mili­ta­ri­zar la segu­ri­dad inte­rior. Las maras sal­va­do­re­ñas y las fave­las de Río como mode­lo para las villas argen­ti­nas.

Por Hora­cio Ver­bitsky, Pági­na 12

El gobierno nacio­nal impi­dió el ingre­so de “car­ga sen­si­ti­va” secre­ta que arri­bó al aero­puer­to inter­na­cio­nal de Ezei­za en un vue­lo de la Fuer­za Aérea de los Esta­dos Uni­dos y sobre cuyo empleo no se ofre­cie­ron expli­ca­cio­nes satis­fac­to­rias. La expre­sión car­ga sen­si­ti­va fue uti­li­za­da el lunes pasa­do por la Con­se­je­ra de Asun­tos Admi­nis­tra­ti­vos Dorothy Sarro al soli­ci­tar auto­ri­za­ción para que un camión con aco­pla­do pudie­ra ingre­sar a la pla­ta­for­ma ope­ra­ti­va.

El enor­me C17, un car­gue­ro Boeing Glob­mas­ter III, más gran­de que los cono­ci­dos Her­cu­les, lle­gó en la tar­de del jue­ves con un arse­nal de pode­ro­sas armas lar­gas para un cur­so sobre mane­jo de cri­sis y toma de rehe­nes ofre­ci­do por el gobierno de Esta­dos Uni­dos al Gru­po Espe­cial de Ope­ra­cio­nes Espe­cia­les de la Poli­cía Fede­ral (GEOF), que debía tener lugar duran­te todo febre­ro y mar­zo.

El gobierno esti­ma que el cos­to total del trans­por­te y el cur­so ron­da los dos millo­nes de dóla­res. El cur­so esta­ba auto­ri­za­do por el gobierno argen­tino, pero cuan­do el per­so­nal che­queó que el con­te­ni­do de la car­ga coin­ci­die­ra con la lis­ta entre­ga­da de ante­mano, apa­re­cie­ron caño­nes de ame­tra­lla­do­ra y cara­bi­na y una extra­ña vali­ja que no habían sido inclui­das en la decla­ra­ción.

Aun­que el cur­so esta­ba des­ti­na­do a fuer­zas poli­cia­les argen­ti­nas, la car­ga lle­gó en un trans­por­te mili­tar y en Ezei­za la reci­bie­ron los agre­ga­dos mili­tar y de defen­sa, coro­ne­les Edwin Pass­mo­re y Mark Alcott. Todas las cajas tenían el sello de la 7ª Bri­ga­da de Para­cai­dis­tas del Ejér­ci­to con sede en North Caro­li­na. Inten­ta­ron pasar en for­ma clan­des­ti­na mil pies cúbi­cos, equi­va­len­tes a un ter­cio de la car­ga con que lle­gó el avión, lue­go de esca­las en Pana­má y Lima.

Doce exper­tos mili­ta­res

La nota que la emba­ja­do­ra de EEUU en Bue­nos Aires, Vil­ma Mar­tí­nez, envió en noviem­bre al minis­tro de Jus­ti­cia Julio Alak, quien por enton­ces tam­bién se encar­ga­ba de la segu­ri­dad, recor­da­ba que la pri­me­ra fase del entre­na­mien­to al GEOF para el res­ca­te de rehe­nes se había rea­li­za­do en abril, “por lo cual se nos soli­ci­tó rea­li­zar otro más avan­za­do”.

En otra nota, diri­gi­da el 21 de diciem­bre a la minis­tra de Segu­ri­dad Nil­da Garré, que había asu­mi­do el car­go cin­co días antes, Vil­ma Mar­tí­nez le infor­mó que Alak había apro­ba­do la rea­li­za­ción del cur­so y que para dic­tar­lo lle­ga­rían doce “exper­tos mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses”. Cur­sos simi­la­res se rea­li­za­ron en 1997 y 1999, bajo la pre­si­den­cia de Car­los Menem, y 2002, duran­te los meses en que el ex sena­dor Eduar­do Duhal­de cum­plió un inte­ri­na­to a car­go del Poder Eje­cu­ti­vo. No los hubo duran­te el gobierno de Nés­tor Kirch­ner y se reanu­da­ron en 2009, bajo el actual gobierno.

El nue­vo cur­so, de cin­co sema­nas, esta­ba pro­gra­ma­do para agos­to de 2010, pero debió pos­ter­gar­se por un epi­so­dio simi­lar. En aquel momen­to fue la emba­ja­do­ra Vil­ma Mar­tí­nez la que se negó a reci­bir el car­ga­men­to por­que la nume­ra­ción de las armas no coin­ci­día con la del lis­ta­do pre­vio, lo cual mues­tra los con­flic­tos que esta prác­ti­ca pro­du­ce den­tro del pro­pio gobierno esta­dou­ni­den­se. “Esto es una ver­güen­za”, dijo enton­ces Mar­tí­nez, antes de devol­ver la car­ga a North Caro­li­na. Por orden de la pre­si­den­te CFK, fun­cio­na­rios de la Can­ci­lle­ría y de los minis­te­rios de Pla­ni­fi­ca­ción Fede­ral y de Segu­ri­dad, de la AFIP y de la Adua­na super­vi­sa­ron el pro­ce­di­mien­to. Lue­go se suma­ron téc­ni­cos de los minis­te­rios de Salud y del Inte­rior.

Los mucha­chos de la vali­ja

En su libro ya clá­si­co The Mis­sion. Waging War and Kee­ping Pea­ce with America’s Mili­tary, publi­ca­do en 2003, la perio­dis­ta del dia­rio The Washing­ton Post Dana Priest des­cri­bió la dra­má­ti­ca pri­ma­cía del Pen­tá­gono en la for­mu­la­ción y eje­cu­ción de la polí­ti­ca exte­rior esta­dou­ni­den­se. Con más de un millar de per­so­nas, el Coman­do Sur supera la can­ti­dad de espe­cia­lis­tas en Amé­ri­ca Lati­na de las Secre­ta­rías de Esta­do, de Defen­sa, de Agri­cul­tu­ra, de Comer­cio y del Teso­ro suma­das.

Este des­equi­li­brio no ha cesa­do de cre­cer y Esta­dos Uni­dos inten­ta expor­tar­lo a los paí­ses bajo su influen­cia, que son casi todos. Como ya había caí­do la noche del jue­ves, Cris­ti­na orde­nó pre­cin­tar la vali­ja y reanu­dar la tarea al día siguien­te, para lo cual dis­pu­so que la Can­ci­lle­ría y el minis­te­rio del Inte­rior envia­ran al lugar per­so­nal téc­ni­co capa­ci­ta­do para enten­der de qué se tra­ta­ba. Duran­te seis horas del vier­nes, varios de los mari­nes de los Esta­dos Uni­dos se sen­ta­ron en for­ma rota­ti­va sobre la vali­ja, lo cual sugie­re la impor­tan­cia que le asig­na­ban a su con­te­ni­do. Según los esta­dou­ni­den­ses se tra­ta de soft­wa­re y mate­rial sen­si­ti­vo para la segu­ri­dad. Un coro­nel dijo que no debía abrir­se a cie­lo abier­to por­que podría reve­lar secre­tos a los saté­li­tes que sobre­vo­la­ran en ese momen­to.

El avión tam­bién con­te­nía una caja con mer­chan­di­sing para rega­lar a los poli­cías argen­ti­nos, que incluía gorras, cha­le­cos y otras bara­ti­jas. El can­ci­ller Héc­tor Timer­man per­ma­ne­ció casi todo el día en el aero­puer­to, jun­to con el secre­ta­rio de trans­por­te Juan Pablo Schia­vi, en cum­pli­mien­to de ins­truc­cio­nes pre­si­den­cia­les, jun­to con per­so­nal de la Poli­cía de Segu­ri­dad Aero­por­tua­ria, de la Adua­na y de la AFIP y con los prin­ci­pa­les direc­ti­vos de las direc­cio­nes de Infor­má­ti­ca, de Tec­no­lo­gía y Segu­ri­dad y de Sis­te­mas del minis­te­rio del Inte­rior. Tam­bién inter­vi­nie­ron dos ins­pec­to­ras del Ins­ti­tu­to Nacio­nal de Medi­ca­men­tos (Iname) y la Admi­nis­tra­ción Nacio­nal de Medi­ca­men­tos, Ali­men­tos y Tec­no­lo­gía Médi­ca (Anmat).

Tomó inter­ven­ción el juez en lo penal eco­nó­mi­co Eze­quiel Berón de Estra­da. La emba­ja­da reti­ró del aero­puer­to a su per­so­nal jerár­qui­co y se negó a con­sen­tir la aper­tu­ra de la vali­ja. Lue­go de un día com­ple­to de tira y aflo­je, Timer­man infor­mó que usa­ría sus facul­ta­des lega­les para abrir­la. Lo acom­pa­ña­ba la ofi­cial prin­ci­pal Patri­cia Adrian­ma Rodrí­guez Mui­ños, de la sec­ción Impor­ta­cio­nes de la Poli­cía Fede­ral, a la que esta­ba diri­gi­da la car­ga.

Al com­pro­bar la deci­sión ofi­cial de pro­se­guir, y ven­ci­do el pla­zo final de una hora que fijó Timer­man, la emba­ja­da pidió diez minu­tos de pró­rro­ga has­ta el arri­bo a Ezei­za de la jefa de pren­sa, Shan­non Bell Farrell. Tan­to ella como el agre­ga­do Stephen Knu­te Klep­pe dije­ron que no tenían la cla­ve del can­da­do, por lo que Timer­man dis­pu­so que la Adua­na lo cor­ta­ra con un ali­ca­te. Cuan­do ello ocu­rrió, en la tar­de del vier­nes, apa­re­cie­ron equi­pos de trans­mi­sión, mochi­las mili­ta­res, medi­ca­men­tos que según los fun­cio­na­rios esta­ban ven­ci­dos, pen dri­ves, sobre cuyo con­te­ni­do debe­rán dic­ta­mi­nar los exper­tos, y dro­gas estu­pe­fa­cien­tes y nar­có­ti­cas y esti­mu­lan­tes del sis­te­ma ner­vio­so.

Entre el mate­rial había tres apa­ra­tos encrip­ta­do­res para comu­ni­ca­ción. Den­tro de la vali­ja secre­ta tam­bién apa­re­ció un sobre super­se­cre­to, de tela ver­de. Como el per­so­nal de la emba­ja­da dijo que no tenía la lla­ve del sobre, tam­bién fue abier­to por medios expe­di­ti­vos. En su inte­rior se halla­ron dos pen dri­ves rotu­la­dos “Secre­to”, una lla­ve I2 de soft­wa­re para infor­ma­ción; un dis­co rígi­do tam­bién mar­ca­do como “Secre­to”. Códi­gos de comu­ni­ca­cio­nes encrip­ta­das y un gra­cio­so folle­to tra­du­ci­do a quin­ce idio­mas, con el tex­to: “Soy un sol­da­do de los Esta­dos Uni­dos. Por favor, infor­me a mi emba­ja­da que he sido arres­ta­do por país”.

Nin­guno de esos mate­ria­les coin­ci­de con las espe­ci­fi­ca­cio­nes que la emba­ja­da envió a la Can­ci­lle­ría sobre la índo­le del cur­so que debía impar­tir­se para el res­ca­te de rehe­nes. Lue­go de pre­sen­ciar esos hallaz­gos, los fun­cio­na­rios de la emba­ja­da deci­die­ron reti­rar­se, pese al pedi­do ofi­cial para que per­ma­ne­cie­ran allí, y no fir­ma­ron el acta. El jue­ves el coro­nel Alcott dijo que no sabía que algo simi­lar hubie­ra suce­di­do en nin­gún lugar del mun­do. Las armas y la vali­ja no decla­ra­da fue­ron requi­sa­das y maña­na lunes 14 con­ti­nua­rá la veri­fi­ca­ción de su con­te­ni­do. Por ejem­plo, los anti­bió­ti­cos, anti­his­ta­mí­ni­cos, com­ple­jos vita­mí­ni­cos, pro­tec­to­res sola­res y hor­mo­nas halla­dos, esta­rían ven­ci­dos según la infor­ma­ción de sus enva­ses.

Pero el gobierno quie­re veri­fi­car si se tra­ta de los medi­ca­men­tos que dicen los enva­ses y si es cier­to que están ven­ci­dos. El res­to del mate­rial, que coin­ci­día con la decla­ra­ción pre­via fue trans­por­ta­do en un fle­te de la emba­ja­da has­ta la sede de la Poli­cía Mon­ta­da en la calle Cavia.

Al cie­rre de este artícu­lo fuen­tes de la emba­ja­da dije­ron que en Washing­ton se esta­ba pre­pa­ran­do un docu­men­to con la posi­ción ofi­cial y que con­si­de­ra­ban que el entre­na­mien­to sería sus­pen­di­do. El Depar­ta­men­to de Esta­do citó al emba­ja­dor argen­tino Alfre­do Chia­ra­día y le expre­só su “sor­pre­sa” por el pro­ce­di­mien­to ya que “Esta­dos Uni­dos desea man­te­ner rela­cio­nes amis­to­sas con la Argen­ti­na”.

Curio­sa for­ma de lograr­lo. Cual­quier argen­tino, civil o mili­tar, que inten­ta­ra ingre­sar armas y dro­gas no decla­ra­das a los Esta­dos Uni­dos iría pre­so en for­ma inme­dia­ta.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *