Rubal­ca­ba estre­na la obra “La Bata­lla del PePe”- Car­los Tena

En mi artícu­lo ante­rior, for­mu­la­ba una pre­gun­ta en el titu­lar del mis­mo, que decía: ¿Está usted intere­sa­do en que ETA pase a la his­to­ria? Más tem­prano de lo espe­ra­do, ayer mis­mo, una de las res­pues­tas salió de las fau­ces del actual minis­tro del Inte­rior espa­ñol, Alfre­do Pérez Rubal­ca­ba, cuan­do anun­ció que su equi­po de espe­cia­lis­tas en recor­te de liber­ta­des civi­les, había deci­di­do para­li­zar la lega­li­za­ción del par­ti­do aber­tza­le Sor­tu, por­que en el des­pa­cho ofi­cial del fun­cio­na­rio men­ta­do (en la Puer­ta del Sol, jus­to enci­ma de los cala­bo­zos don­de se tor­tu­ró y ase­si­nó a miles de demó­cra­tas), los cita­dos peri­tos en con­cul­ca­ción de dere­chos huma­nos habían deci­di­do que tal pro­yec­to polí­ti­co era otra con­ti­nui­dad de Bata­su­na.

Dado que esa agru­pa­ción fue ile­ga­li­za­da ilí­ci­ta­men­te, mer­ced a la Ley de Par­ti­dos del régi­men bor­bó­ni­co (her­mano geme­lo del que man­tu­vo Muba­rak en Egip­to, Ben Alí en Túnez, Uri­be en Colom­bia, o que aún sos­tie­nen Alan Gar­cía en Perú o el rey Moha­med VI en Marrue­cos), que con­cul­ca algo tan ele­men­tal como la liber­tad de expre­sión, o aún más, impo­ne san­cio­nes al silen­cio, habrá que can­tar­les aque­llo que com­pu­so Lluís Llach: Sou vosal­tres qui heu fet del silen­ci para­ules (Sois voso­tros los que habéis hecho del silen­cio, pala­bras)

No vale que los ges­to­res de Sor­tu sean per­so­nas que jamás figu­ra­ron en las lis­tas de la men­ta­da Bata­su­na, cuyos obje­ti­vos polí­ti­cos se man­tie­nen fir­mes en dece­nas de miles de cora­zo­nes vas­cos (como en HB, Eus­kal Herri­ta­rrok, e inclu­so den­tro de ETA). No vale que en los esta­tu­tos se inclu­ya la con­de­na de todas las vio­len­cias (la del minis­tro tam­bién, ver­bal pero que escon­de pica­nas y demás armas de des­truc­ción huma­na), inclu­yen­do la de la orga­ni­za­ción arma­da. No vale que miles de per­so­nas cla­men en las calles por la paz defi­ni­ti­va, por el regre­so a casa de los pre­sos polí­ti­cos. No vale que vale­do­res inter­na­cio­na­les hayan acom­pa­ña­do a Sor­tu en su pre­sen­ta­ción de esta­tu­tos. Ni que un nutri­do gru­po de euro­par­la­men­ta­rios lla­men a Zapa­te­ro a visi­tar la ciu­dad de la Cor­du­ra. No vale la mano ten­di­da. Nada de eso sir­ve.

La estra­te­gia está bien cla­ra. Tie­ne que dar­se la con­fron­ta­ción, la repre­sión, el cas­ti­go… aun­que cabe una sola posi­bi­li­dad para Sor­tu, tal vez sibi­li­na­men­te dise­ña­da en las cloa­cas del tea­tro de la Mon­cloa. Me expli­co.

Hay una obra clan­des­ti­na que se lla­ma “La bata­lla con­tra PePe”, cuyos acto­res prin­ci­pa­les son el pro­pio Rubal­ca­ba, tenien­do como com­par­sas a Anto­nio Cama­cho (aquel que nega­ba la tor­tu­ra, pidien­do a un perio­dis­ta aus­tra­liano que apa­ga­ra la cáma­ra con la que gra­ba­ba), amén del res­to de exper­tos en recor­tes, que cobran un buen sala­rio en el minis­te­rio, tenien­do ade­más acce­so a los fon­dos reser­va­dos.

En el esce­na­rio, Don Alfre­do, con ade­mán muy digno en su rol de cán­ta­bro de Sola­res, aire de Mano­li­to Gafo­tas pero sin len­tes, ges­ti­cu­la, par­lo­tea, cacarea y bufa sobre el par­ti­do a lega­li­zar. Dece­nas de mer­ce­na­rios del perio­dis­mo (des­de RTVE a la COPE), actuan­do como cla­qué invo­lun­ta­ria, tra­tan de some­ter al minis­tro a un inte­rro­ga­to­rio pre­sun­ta­men­te inte­li­gen­te. El regi­dor de la obra indi­ca a Don Alfre­do que mue­va la mano en ade­mán tran­qui­li­za­dor, colo­cán­do­se polí­ti­ca­men­te a la altu­ra del PePe, ale­gan­do que Sor­tu va a sufrir en el par­to más que la San­tí­si­ma Vir­gen cuan­do le expli­ca­ba a San José su emba­ra­zo. Mas el minis­tro, que es un cuco, ocul­ta un plan tan com­pli­ca­do como el Labe­rin­to de Cre­ta.

En el cua­dro siguien­te, Don Alfre­do sale por pete­ne­ras cán­ta­bras, en plan Gue­rre­ro del Anti­faz, pelín blan­di­blú, pero sin Con­de­sa Ana María, pasán­do­le el tes­ti­go a los jue­ces del Supre­mo y estos al Cons­ti­tu­cio­nal. En la esce­na final, Don Alfre­do se lava las manos ante una más que pro­ba­ble lega­li­za­ción de Sor­tu, allá cuan­do las elec­cio­nes muni­ci­pa­les en Eus­ka­di ya estén enci­ma de los can­di­da­tos. El nue­vo par­ti­do no ten­dría tiem­po para hacer su cam­pa­ña, ni espa­cio obli­ga­to­rio y gra­tui­to en la tele­vi­sión y radio vas­cas.

El dra­má­ti­co final de la obra supera a la mis­ma Agatha Chris­tie. Rajoy sufre un ata­que de his­te­ria, Cos­pe­dal se mete mon­ja en un con­ven­to de frai­les de San Beni­to, Aznar soli­ci­ta a Feli­pe Gon­zá­lez el lide­raz­go del GAL y el Señor Equis aca­ba con los lin­ces de Doña­na.

Dada la tra­ma del bodrio, enre­ve­sa­da has­ta el deli­rio, coli­jo que uno de los auto­res podría ser alguien de la cata­du­ra de Jau­me Rou­res, un for­mi­da­ble exper­to en mon­tar entra­ma­dos que quie­ren decir cosas, pero no se divi­sa cla­ra­men­te lo que se quie­re con­se­guir, aun­que se haga lo impo­si­ble para que se com­pren­da y se ocul­te el men­sa­je. Lo que pare­ce no apa­re­ce, y lo que se ve resul­ta que no pare­ce. Tre­men­da para­do­ja. Para enten­der­nos, algo como el dia­rio Públi­co, pero en tea­tro.

Si la obra cami­na por esos derro­te­ros, no habrá pro­ble­ma para la socie­dad aber­tza­le. Sus votan­tes serán aún más de los espe­ra­dos. Todo el tiem­po que se pier­da en este esper­pen­to volun­ta­rio, que Zapa­te­ro encar­gó al minis­tro del Inte­rior, para jus­ti­fi­car más tar­de ante Rajoy que el Cons­ti­tu­cio­nal es infa­li­ble en mate­ria jurí­di­ca, ayu­da­rá a que la repre­sen­ta­ción muni­ci­pal del sec­tor vas­co inde­pen­den­tis­ta, crez­ca de for­ma impen­sa­ble.

En esos días, los fran­quis­tas del PePe lan­za­rán a la calle a sus mes­na­das de falan­gis­tas, car­lis­tas (rama Six­to de Bor­bón), sádi­cas anti­abor­tis­tas, ter­tu­lia­nos de Inter­eco­no­mía (que por cier­to, aún no han pasa­do por el vete­ri­na­rio) y otro lar­go etcé­te­ra de seres apa­ren­te­men­te racio­na­les, con el pro­pó­si­to que siem­pre les carac­te­ri­zó: su amor por la vio­len­cia.

No obs­tan­te, la obra es más que paté­ti­ca, no por el argu­men­to, sino por la for­ma y el fon­do, la inter­pre­ta­ción, el deco­ra­do y la músi­ca mili­tar que acom­pa­ña a los acto­res. El direc­tor de la ban­da ron­ca en la Zar­zue­la tras una inges­ta de buen vino, en la segu­ri­dad de que la par­ti­tu­ra se ha inter­pre­ta­do sin des­afi­ne. Según su ideo­lo­gía, en Espa­ña sólo ha ase­si­na­do ETA. Fran­co fue un héroe, aun­que muchos opi­ne­mos que fue un terro­ris­ta millón de veces más san­gui­na­rio que todos los miem­bros de la orga­ni­za­ción arma­da.

Para que que­de cla­ro. Un demó­cra­ta con­ven­ci­do, que conoz­ca el ver­da­de­ro sig­ni­fi­ca­do de tan her­mo­sa pala­bra, daría la mano encan­ta­do de la vida a cual­quier votan­te, mili­tan­te o sim­pa­ti­zan­te del mun­do aber­tza­le, antes que al monar­ca. Aquí está la mía, Sor­tu.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *