Los ami­gos de Muba­rak: Se que­ma Egip­to (+ Fotos) – Cuba­de­ba­te

Mubarak y Reagan en Washington el 30 de septiembre de 1983. Foto: Bettmann/CORBIS Muba­rak y Reagan en Washing­ton el 30 de sep­tiem­bre de 1983. Foto: Bettmann/​CORBIS

La TV mos­tró las apa­ren­te­men­te inter­mi­na­bles imá­ge­nes con tele­fo­to de los mani­fes­tan­tes en con­tra de la dic­ta­du­ra de Muba­rak, lue­go de sus ham­po­nes dis­fra­za­dos de mani­fes­tan­tes pro-guber­na­men­ta­les. ¿Suge­ren­cia de caos?

El 3 de febre­ro los medios dedi­ca­ron su aten­ción a su pro­pio dolor: a Ander­son Cooper le die­ron una trom­pa­da; Katie Couric fue aco­sa­da, y a los cama­ró­gra­fos los mal­tra­ta­ron y les impi­die­ron tomar fotos. El 4 de febre­ro los mato­nes ata­ca­ron a Al Jazee­ra y des­tru­ye­ron su pro­pie­dad. Los segui­do­res de Muba­rak inti­mi­da­ron a algu­nas per­so­na­li­da­des cono­ci­das de la TV ara que se mar­cha­ran.

Las dis­tan­tes tomas borro­sas que pare­cían de fil­mes de Andy Warhol de la déca­da de 1960 con imá­ge­nes borro­sas que casi nun­ca cam­bia­ban y repor­te­ros mal infor­ma­dos bal­bu­cean­do tras de ellas, arro­ja­ban poca luz acer­ca de por qué los egip­cios habían sali­do en masa a las calles. A pesar de los berri­dos de Dick Che­ney acer­ca de las vir­tu­des de Muba­rak (obe­dien­cia y una son­ri­sa amis­to­sa), los egip­cios vie­ron 30 años de robo, corrup­ción y bru­ta­li­dad recien­te­men­te fusio­na­dos con una eco­no­mía neo­li­be­ral dic­ta­da por Washing­ton (bajos sala­rios y altas ganan­cias) y súbi­tas alzas de pre­cio en el cos­to de los ali­men­tos ‑en par­te debi­do al cam­bio cli­má­ti­co. (”Por sép­ti­mo mes con­se­cu­ti­vo los pre­cios mun­dia­les de ali­men­tos en enero alcan­zan su pun­to his­tó­ri­co más alto”, dice la FAO, MERCOPRESS, 3 de febre­ro de 2011.)

Clinton y Mubarak en la Casa Blanca el 1 de julio de 1999. Foto: Casa Blanca

Mubarak y Bush en la Casa Blanca

Al igual que millo­nes en Túnez, Yemen y Jor­da­nia, los egip­cios res­pon­die­ron al dolor y al ultra­je: una peque­ñí­si­ma mino­ría rica favo­re­ci­da por el sis­te­ma se dedi­ca­ban al pla­cer y los exce­sos; el pue­blo pasa­ba ham­bre.

Iró­ni­ca­men­te, un tabloi­de lon­di­nen­se supe­ra­ba a la tele­vi­sión al pre­sen­tar un cua­dro más diver­ti­do y expre­si­vo que las “noti­cias” de TV. El 31 de enero, Rho­dri Phi­llips, de The Sun, repor­tó que “se dice que la fami­lia del pre­si­den­te Muba­rak, pre­sa del páni­co, huyó de Egip­to para refu­giar­se en su lujo­sa man­sión lon­di­nen­se de £8.5 millo­nes”.

“El clan ínti­mo y sus “noven­ta y sie­te pie­zas de equi­pa­je” lle­ga­ron en un jet pri­va­do a su man­sión geor­gia­na de seis pisos, a un paso de Harrods en Knights­brid­ge, Lon­dres del Oes­te”.

“Male­te­ros egip­cios en Heath­row” repor­ta­ron su lle­ga­da. Según The Sun, “Se dice que Muba­rak ha ama­sa­do una for­tu­na de £25 mil millo­nes para su fami­lia –otras fuen­tes esti­man que has­ta $70 mil millo­nes de dóla­res– des­de que se hizo del poder en 1981″.

Su espo­sa y sus dos hijos mayo­res “se han con­ver­ti­do en sím­bo­los de exce­sos y corrup­ción en Egip­to”. A Suzan­ne, la espo­sa de Hos­ni (medio gale­sa) se le ha dado el sobre­nom­bre de María Anto­nie­ta, en recuer­do de la rei­na aman­te de la opu­len­cia y que per­dió la cabe­za en la revo­lu­ción fran­ce­sa”.

De esa mane­ra, las “masas” bri­tá­ni­cas reci­ben las noti­cias de un hecho que ame­na­za con alte­rar el cur­so de la geo­po­lí­ti­ca.

Los astu­tos ideó­lo­gos de dere­cha Frank Gaff­ney y Glen Beck se refie­ren a los hechos como par­te del secre­to com­plot faná­ti­co del extran­je­ro Oba­ma para trai­cio­nar a un leal alia­do. (¿Qué impor­ta un poco de robo en com­pa­ra­ción con la leal­tad?) Más impor­tan­te aún, los tele­vi­den­tes de Al Jazee­ra se ente­ra­ron de una “revo­lu­ción” que se extien­de por todo el mun­do ára­be.

Obama y Mubarak en El Cairo, el 4 de junio de 2009. Foto: AFP

Duran­te más de 50 años, Washing­ton ha apo­ya­do a crue­les tira­nos como Muba­rak y Ben Alí en Túnez. A cam­bio, los dés­po­tas obe­de­cie­ron órde­nes y se roba­ron for­tu­nas de la mayo­ría ára­be ‑y tor­tu­ra­ron y encar­ce­la­ron a disi­den­tes.

Enton­ces en Túnez, un hom­bre valien­te se pren­dió fue­go y pro­vo­có que otros se lan­za­ran a las calles: “¡Bas­ta ya!”, gri­ta­ron millo­nes. “¡Es hora de cam­biar!”

Los mato­nes del régi­men y la poli­cía, sím­bo­los de inti­mi­da­ción, ya no man­tie­nen la obe­dien­cia fren­te a las aira­das masas que pro­tes­tan por la injus­ti­cia guber­na­men­tal, la corrup­ción y la per­fi­dia.

Entran en esce­na los enig­má­ti­cos mili­ta­res, a car­go de casi la ter­ce­ra par­te de la eco­no­mía egip­cia. El 2 de febre­ro, como obser­vó Barry Lan­do, dis­ci­pli­na­das pan­di­llas de mato­nes pasa­ron de algu­na mane­ra “a tra­vés de los pun­tos mili­ta­res de con­trol para ata­car a los mani­fes­tan­tes con­tra Muba­rak, mien­tras que los mili­ta­res que­da­ron de bra­zos cru­za­dos y lo pre­sen­cia­ron”. (http://​barry​lan​do​.blogs​pot​.com/​2​0​1​1​/​0​2​/​e​g​y​t​i​a​n​-​a​r​m​y​-​b​i​g​-​u​n​k​n​o​w​n​-​u​p​d​a​t​e​d​.​h​tml)

Des­pués de que Muba­rak anun­cia­ra que no sería can­di­da­to en las pró­xi­mas elec­cio­nes para pre­si­den­te, la máxi­ma cama­ri­lla mili­tar que­ría res­ta­ble­cer el orden sin que sus miem­bros usa­ran la fuer­za con­tra sus com­pa­trio­tas. Así que los ham­po­nes fue­ron cul­pa­dos, no los hom­bres de uni­for­me, del derra­ma­mien­to de san­gre. Pero la gen­te se man­tu­vo fir­me.

Como expli­ca Lan­do, los mili­ta­res se preo­cu­pan “por su pro­pio pelle­jo”. Des­pués de la revo­lu­ción de Kho­mei­ni en 1979, los gene­ral ira­níes reci­bie­ron si jus­to mere­ci­do. Al igual que otras eli­tes mili­ta­res del Ter­cer Mun­do, nos recuer­da Lan­do, la de Egip­to “tam­bién ha dis­fru­ta­do de una exis­ten­cia mima­da (…) espa­cio­sos y sub­si­dia­dos con­do­mi­nios (…) jar­di­nes infan­ti­les, escue­las y coope­ra­ti­vas mili­ta­res de con­su­mo en los que hay pro­duc­tos nacio­na­les e impor­ta­dos a bajo pre­cio”. Washing­ton recom­pen­sa a los mili­ta­res de Egip­to con $1,3 mil millo­nes -”ayuda”-que depen­den de la obe­dien­cia a las polí­ti­cas de EE.UU. con res­pec­to a Israel.

La sema­na pasa­da, Yemen y Jor­da­nia tam­bién hicie­ron explo­sión. El sín­dro­me de la “pro­pa­ga­ción” lle­gó a Washing­ton. No es bueno mos­trar a millo­nes de pobres aira­dos exi­gien­do sus dere­chos. No apa­re­cen los súper ricos que depen­den de los mili­ta­res para que pro­te­jan su for­tu­na y pri­vi­le­gios. Ellos lo ven en TV ‑des­de Lon­dres o Nue­va York.

¿Qué hará Washing­ton que no sea retor­cer­se las manos y emi­tir luga­res comu­nes de “demo­cra­cia” por medio de secre­ta­rios de pren­sa? La demo­cra­cia, como el mun­do ha apren­di­do, ha sido reem­pla­za­da por preo­cu­pa­cio­nes nor­te­ame­ri­ca­nas más serias: garan­tía de sumi­nis­tro de petró­leo e Israel. Pero la Casa Blan­ca tam­bién sabe que la mayo­ría en la región pien­sa que Israel y Esta­dos Uni­dos, no Irán, cons­ti­tu­yen la gran ame­na­za. (88 por cien­to dijo que Israel; 77% que Esta­dos Uni­dos; y 10% pen­só que Irán es una ame­na­za. Noam Chomsky, “Demo­cracy Now,” 3 de febre­ro.)

Los mili­ta­res nor­te­ame­ri­ca­nos apren­die­ron en Viet Nam no luchar con­tra enemi­gos que se defien­den Ni W. Bush ni Oba­ma inte­rio­ri­za­ron esa lec­ción. W des­tru­yó la inte­gri­dad de Irak como nación y comen­zó la gue­rra en Afga­nis­tán, que Oba­ma here­dó. Si la aban­do­na ‑como aban­do­nó a Ben Alí y a Muba­rak-se con­ver­ti­rá en blan­co de los hal­co­nes repu­bli­ca­nos. ¡Ima­gí­nen­se!

¿Qué hará el cora­ju­do pre­si­den­te si las masas egip­cias y de otros paí­ses ára­bes con­ti­núan ocu­pan­do las calles? Los títe­res de EE.UU. vuel­ven sus ojos a Washing­ton mien­tras que sus exper­tos en polí­ti­ca pre­pa­ran pro­pues­tas de com­pro­mi­so que des­li­za el sta­tu quo por deba­jo de la puer­ta revo­lu­cio­na­ria.

“Tal como se apli­ca a la polí­ti­ca nor­te­ame­ri­ca­na con Egip­to, sig­ni­fi­ca reem­pla­zar un régi­men dic­ta­to­rial que hizo lo que EE.UU. le dijo que hicie­ra con un régi­men demo­crá­ti­co que haga lo que EE.UU. le diga”, dijo Josiah Swam­pood­le (Sam Smith’s Pro­gres­si­ve Review, 5 de febre­ro.)

*El nue­vo fil­me de Saul Lan­dau es Por favor, que se pon­ga de pie el ver­da­de­ro terro­ris­ta.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *