Pre­sos Polí­ti­cos de la pico­ta cele­bran libe­ra­cio­nes de las FARC – EP

Vídeo himno de las FARC

Comu­ni­ca­do a la opi­nión públi­ca nacio­nal e inter­na­cio­nal


Des­de la peni­ten­cia­ría La Pico­ta, los pri­sio­ne­ros polí­ti­cos de gue­rra de las FARC-EP hace­mos lle­gar un fra­ter­nal salu­do lleno de opti­mis­mo revo­lu­cio­na­rio.

Cele­bra­mos la deci­sión de nues­tro movi­mien­to de libe­rar a cin­co de los rete­ni­dos polí­ti­cos en las sel­vas de Colom­bia, como un ges­to de paz y de com­pro­mi­so de nues­tra orga­ni­za­ción en la bús­que­da de una sali­da polí­ti­ca y dia­lo­ga­da al con­flic­to social y arma­do que vive el país.

Al mis­mo tiem­po hace­mos públi­co nues­tro enfá­ti­co recha­zo a las pre­sio­nes y hos­ti­ga­mien­tos que des­de dife­ren­tes sec­to­res del Esta­do nos vie­nen hacien­do con el fin de pro­pi­ciar nues­tra des­mo­vi­li­za­ción y ampa­rar­nos en la falaz Ley de “Jus­ti­cia y Paz”, así como con otras pro­pues­tas guber­na­men­ta­les, que sólo per­si­guen ocul­tar sus fra­ca­sos polí­ti­cos y su inca­pa­ci­dad para dar ver­da­de­ras sali­das a los pro­ble­mas que aque­jan al pue­blo colom­biano.

No nos asus­ta el con­fi­na­mien­to en estos cen­tros de reclu­sión, don­de todos los días se vio­lan nues­tros dere­chos fun­da­men­ta­les.
Se equi­vo­ca el Esta­do sí cree que estos barro­tes han debi­li­ta­do nues­tras ideas revo­lu­cio­na­rias; se equi­vo­can los coman­dan­tes de las Fuer­zas Mili­ta­res, sí pien­san que por tener­nos aquí, esta­mos derro­ta­dos, pues los lucha­do­res socia­les se tem­plan en la cár­cel.

Se equi­vo­can los jue­ces de la Repú­bli­ca si creen que sus arbi­tra­rias sen­ten­cias judi­cia­les nos harán arre­pen­tir de nues­tras con­vic­cio­nes; se equi­vo­can los medios ofi­cia­les de comu­ni­ca­ción, sí espe­ran que su gue­rra sico­ló­gi­ca nos hará doble­gar.

Se equi­vo­can los para­mi­li­ta­res sí creen que hemos renun­cia­do a nues­tros prin­ci­pios, por­que el Esta­do a tra­vés del órgano repre­si­vo del Inpec, nos obli­ga a con­vi­vir con ellos.

Todos ellos se equi­vo­can, por­que tene­mos el deco­ro y la dig­ni­dad de los hom­bres que anhe­la­mos una socie­dad mejor.

Des­de estos oscu­ros cala­bo­zos reite­ra­mos al pue­blo colom­biano nues­tro com­pro­mi­so de lucha por los idea­les liber­ta­rios y de jus­ti­cia que asu­mi­mos en el momen­to de tomar las armas y rati­fi­ca­mos nues­tra subor­di­na­ción a las orien­ta­cio­nes de nues­tros supe­rio­res de direc­ción.


Pre­sos polí­ti­cos de gue­rra de la Pico­ta

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *