Muba­rak dimi­te y esta­lla la eufo­ria en El Cai­ro. ¿Aho­ra le toca a Arge­lia? Maxi­ma ten­sion en Argel

Sulei­mán con­fir­ma que el poder que­da en manos del Ejér­ci­to

La pla­za se des­bor­da de ale­gría tras el comu­ni­ca­do ofi­cial del vice­pre­si­den­te.- El “rais” había sali­do horas antes de la capi­tal egip­cia y las pro­tes­tas se habían inten­si­fi­ca­do

Muba­rak aban­do­na el poder

El vice­pre­si­den­te, Omar Sulei­mán, anun­cia que el “rais” deja el poder en manos del Ejér­ci­to.- El anun­cio des­ata la locu­ra entre los mani­fes­tan­tes que exi­gían su mar­cha des­de hace 18 días.

ENRIC GONZÁLEZ /​GEORGINA HIGUERAS /​NURIA TESÓN | El Cai­ro 11/​02/​2011

La revo­lu­ción Egip­cia ha logra­do su pri­mer obje­ti­vo. El pre­si­den­te, Hos­ni Muba­rak, ha aban­do­na­do el car­go que ocu­pa­ba des­de 1981. El vice­pre­si­den­te del país, Omar Sulei­mán, ha anun­cia­do que el rais deja el poder en manos del Ejér­ci­to. El anun­cio ha des­ata­do la locu­ra en la pla­za de la Libe­ra­ción de El Cai­ro, don­de cen­te­na­res de miles de per­so­nas se reu­nían des­de hace 18 días para pedir la caí­da del régi­men.

++++++++++++++++++++

Hos­ni Muba­rak dimi­te y entre­ga el poder al Ejér­ci­to

El pre­si­den­te de Egip­to, Hos­ni Muba­rak, ha dimi­ti­do y ha entre­ga­do su poder al Con­se­jo Supre­mo Mili­tar, según ha anun­cia­do el vice­pre­si­den­te, Omar Sulei­man.

11/​02/​2011 8:37:00

AzkenEzkegi.jpg
La pla­za Tah­rir está aba­rro­ta­da de per­so­nas. (Pedro UGARTE/​AFP)

EL CAIRO-. La edi­ción digi­tal del dia­rio guber­na­men­tal Al Ahram indi­ca, citan­do fuen­tes del Ejér­ci­to, que Muba­rak ha per­ma­ne­ci­do en una base mili­tar duran­te las últi­mas 48 horas y que «debi­do a la situa­ción en la capi­tal ha sido impo­si­ble para el pre­si­den­te tras­la­dar­se con segu­ri­dad con su comi­ti­va habi­tual».

Tan­to Al Ahram como las cade­nas ára­bes Al Ara­bi­ya y Al Jazee­ra han infor­ma­do de que Muba­rak ha lle­ga­do ya a Sharm el Sheik, en la penín­su­la de Sinaí.

Comu­ni­ca­do del Ejér­ci­to

Entre tan­to, en el segun­do comu­ni­ca­do dado a cono­cer en vein­ti­cua­tro horas, el Ejér­ci­to egip­cio, acu­sa­do por orga­nis­mos de dere­chos huma­nos de deten­cio­nes masi­vas, tor­tu­ras y des­apa­ri­cio­nes de mani­fes­tan­tes, ha rea­li­za­do un lla­ma­mien­to a «una vuel­ta al tra­ba­jo y a la vida nor­mal» y ha seña­la­do que levan­ta­rá el esta­do de emer­gen­cia cuan­do «las cir­cuns­tan­cias lo per­mi­tan».

En el tex­to leí­do en la tele­vi­sión esta­tal res­pal­da la deci­sión del pre­si­den­te, Hos­ni Muba­rak, de ceder par­te de sus com­pe­ten­cias al vice­pre­si­den­te, Omaar Sulei­man, y ase­gu­ra que garan­ti­za­rá «elec­cio­nes libres y trans­pa­ren­tes» y “pone en guar­dia con­tra todo ata­que a la segu­ri­dad de la nación y los ciu­da­da­nos”.

El men­sa­je del Ejér­ci­to se suma al vara­pa­lo de la alo­cu­ción de ano­che del man­da­ta­rio.

Unas 4.000 per­so­nas han pasa­do la noche fren­te a la sede de la radio y la tele­vi­sión públi­cas, edi­fi­cio que está fuer­te­men­te cus­to­dia­do.

Lo mis­mo ha ocu­rri­do en la pla­za Tah­rir de El Cai­ro, esce­na­rio y sím­bo­lo de las revuel­tas anti­gu­ber­na­men­ta­les, don­de dece­nas de miles de mani­fes­tan­tes han par­ti­ci­pa­do en el rezo y han ini­cia­do con un sono­ro «fue­ra Muba­rak» la mani­fes­ta­ción hacia el pala­cio pre­si­den­cial.

Sin embar­go, las movi­li­za­cio­nes se han exten­di­do hoy por toda la capi­tal del país y han lle­ga­do al Pala­cio Pre­si­den­cial de Uro­ba, en el barrio de Helió­po­lis, o al edi­fi­cio de la radio­te­le­vi­sión esta­tal.

Los Her­ma­nos Musul­ma­nes ins­tan a seguir

Al Jazee­ra infor­ma de que en la loca­li­dad de Qui­na, ciu­dad natal del vice­pre­si­den­te, Omar Sulei­man, más de 50.000 per­so­nas han sali­do a la calle para recla­mar la mar­cha de Muba­rak.

Los Her­ma­nos Musul­ma­nes han mos­tra­do su recha­zo al dis­cur­so del pre­si­den­te y al del vice­pre­si­den­te y han ins­ta­do a los egip­cios a seguir mani­fes­tán­do­se para demos­trar su «pacien­cia y deter­mi­na­ción».

Cayó uno de los mejo­res ami­gos de EEUU y los sio­nis­tas

El pue­blo for­zó la dimi­sión de Muba­rak

El vice­pre­si­den­te, Omar Sulei­mán, anun­cia que el “rais” deja el poder en manos del Ejér­ci­to.- El anun­cio des­ata la eufo­ria entre los mani­fes­tan­tes que exi­gían su mar­cha des­de hace 18 días.


El cla­mor popu­lar ha sido irre­me­dia­ble­men­te escu­cha­do. La mul­ti­tud con­gre­ga­da en el cen­tro de El Cai­ro había deci­di­do igno­rar el lla­ma­mien­to del Ejér­ci­to, esta maña­na, para que desis­tie­ra de la pro­tes­ta. A cam­bio, decían, sus deman­das serían aten­di­das. Los mani­fes­tan­tes, han redo­bla­do enton­ces sus esfuer­zos para que el dic­ta­dor aban­do­na­ra el poder. La pla­za de la Libe­ra­ción de la capi­tal egip­cia se había con­ver­ti­do en una olla a pre­sión car­ga­da de frus­tra­ción popu­lar por­que ayer Muba­rak negó las pala­bras que todos espe­ra­ban.

Pri­me­ro han sido los rumo­res, con­fir­ma­dos horas des­pués por un por­ta­voz del par­ti­do ofi­cial, de que el rais había aban­do­na­do la capi­tal egip­cia para poner rum­bo jun­to a su fami­lia hacia la loca­li­dad turís­ti­ca de Sharm el Sheij (este del país, jun­to al mar Rojo). El siguien­te paso ha sido el anun­cio de la tele­vi­sión esta­tal, cuya sede había sido rodea­da por los mani­fes­tan­tes, de que iba a emi­tir un impor­tan­te comu­ni­ca­do. Minu­tos des­pués, tres heli­cóp­te­ros mili­ta­res han lle­ga­do al pala­cio pre­si­den­cial, igual­men­te cer­ca­do por la mul­ti­tud. Y final­men­te Sulei­mán ha pro­nun­cia­do las pala­bras que los egip­cios que­rían oír.

«El pre­si­den­te Moha­med Hos­ni Muba­rak ha deci­di­do renun­ciar a su car­go de pre­si­den­te de la Repú­bli­ca y ha encar­ga­do al Con­se­jo Supre­mo de las Fuer­zas Arma­das admi­nis­trar los asun­tos del país». Ha sido la úni­ca fra­se del vice­pre­si­den­te.

El men­sa­je ‑al fin uno ine­quí­vo­co- sitúa como actor cla­ve en el pro­ce­so polí­ti­co que se abre al Ejér­ci­to. Ha lle­ga­do horas des­pués de un decep­cio­nan­te comu­ni­ca­do de los mili­ta­res. El Con­se­jo Supe­rior de las Fuer­zas Arma­das, pre­si­di­do por el minis­tro de Defen­sa, Moha­med Husein Tan­taui, exi­gía en torno al medio­día el fin de las pro­tes­tas para recu­pe­rar la nor­ma­li­dad en el país. Tam­bién se com­pro­me­tía a levan­tar el esta­do de emer­gen­cia, una de las exi­gen­cias cla­ve de la opo­si­ción, siem­pre y cuan­do los mani­fes­tan­tes regre­sa­sen a sus casas.

Tras com­pro­bar que el Ejér­ci­to con­ti­nua­ba en la cal­cu­la­da ambi­güe­dad que ha man­te­ni­do en los 18 días de pro­tes­tas, el imán de la mez­qui­ta de Tah­rir apro­ve­cha­ba el ser­món de la ora­ción del vier­nes para recla­mar a los mani­fes­tan­tes que se man­tu­vie­ran «fir­mes» y per­se­ve­ran­tes en sus deman­das. Tam­bién ani­ma­ba a «cele­brar el triun­fo de la dig­ni­dad». La pla­za, aba­rro­ta­da con cen­te­na­res de miles de per­so­nas, pro­rrum­pía en gri­tos de «fue­ra, fue­ra», el men­sa­je más repe­ti­do des­de que se ini­cia­ron las revuel­tas. Ríos de gen­te ocu­pa­ban no solo la pla­za que ha ser­vi­do de emble­ma a la pro­tes­ta, sino todas las calles del cen­tro de El Cai­ro. Tam­bién las de otras loca­li­da­des como Ale­jan­dría o Suez. Nada que no fue­ra la dimi­sión del rais les con­ten­ta­ría.

El nue­vo peli­gro: la «tran­si­ción orde­na­da»

La renun­cia ali­via una situa­ción que no para­ba de ten­sar­se con cada hora en la que Muba­rak deci­día con­ti­nuar afe­rra­do al poder. El líder opo­si­tor Moha­med ElBa­ra­dei ha cele­bra­do la dimi­sión a tra­vés de su Twit­ter: «El país ya está libre». «Este es el mejor día de mi vida», se ha emo­cio­na­do. Tam­bién es un res­pi­ro para la comu­ni­dad inter­na­cio­nal que has­ta ayer mima­ba a Muba­rak. La jefa de la diplo­ma­cia euro­pea, Cathe­ri­ne Ash­ton, ha hecho un lla­ma­mien­to inme­dia­to a una «tran­si­ción orde­na­da a la demo­cra­cia», con elec­cio­nes «libres y lim­pias», infor­ma Reuters, mien­tras Israel ha dicho que espe­ra que esa tran­si­ción «sin sobre­sal­tos». EE UU, el país que más cla­ra­men­te había apos­ta­do por la mar­cha de Muba­rak en los últi­mos días ‑tan­to como lo sos­tu­vo en el poder en los 30 años ante­rio­res- ha anun­cia­do una com­pa­re­cen­cia del pre­si­den­te, Barack Oba­ma, a las 19.30.

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

EGIPTO

La pla­za de la Libe­ra­ción se con­vier­te en una fies­ta

Miles y miles de egip­cios cele­bran el adiós del pre­si­den­te egip­cio con gri­tos y un mar de ban­de­ras

NURIA TESÓN | El Cai­ro 11/​02/​2011

El día espe­cial para la revuel­ta egip­cia se ha con­ver­ti­do en una fies­ta. Es día de rezo y los mani­fes­tan­tes anti-Muba­rak, con­cen­tra­dos en la pla­za de la Libe­ra­ción de El Cai­ro, han cele­bra­do con gri­tos y ondean­do las ban­de­ras el adiós de Muba­rak como pre­si­den­te de Egip­to. «El pue­blo ha hecho caer al régi­men», «El pue­blo y el Ejér­ci­to son uno», han sido algu­nos de los gri­tos de liber­tad más corea­dos con­tra un pre­si­den­te que se había afe­rra­do al poder pese al cla­mor de la calle y pese a los 30 años que lle­va­ba rigien­do los des­ti­nos de Egip­to.

«¡Gra­cias a Dios! He esta­do en paro por su cul­pa, la vida era horri­ble, aho­ra voy a empe­zar mi vida, voy a poder res­pi­rar», ase­gu­ra­ba a Reuters Ahmed, un joven de 35 años. «¡No pue­do creer que voy a ver a otro pre­si­den­te en mi vida! Nací duran­te el tiem­po de Sadat, pero sólo tenía cua­tro años cuan­do murió. Estoy abru­ma­do con la noti­cia de la dimi­sión de Muba­rak. Nada ni nadie podrá dete­ner al pue­blo egip­cio nun­ca más. Es una nue­va era», ase­gu­ra­ba She­rif El Hus­sei­ni, abo­ga­do de 33 años.

La pla­za ha sido des­de pri­me­ra hora de la maña­na un mar de ban­de­ras egip­cias ‑los ven­de­do­res de mer­chan­di­sing revo­lu­cio­na­rio están hacien­do su agos­to con la revuel­ta- y de egip­cios veni­dos de todo el país que recla­ma­ban la caí­da de Muba­rak. Miles y miles de per­so­nas aba­rro­tan la pla­za de la Libe­ra­ción y sus alre­de­do­res, así como las afue­ras del pala­cio pre­si­den­cial y la sede de la radio y la tele­vi­sión esta­tal.

Pese a la marea huma­na, los mani­fes­tan­tes encar­ga­dos de la segu­ri­dad, iden­ti­fi­ca­dos ya con pega­ti­nas, han esta­do cachean­do con­cien­zu­da­men­te a los que ingre­sa­ban en el epi­cen­tro de la revuel­ta. Pri­me­ro, era el Ejér­ci­to el que some­tía a los mani­fes­tan­tes a un some­ro con­trol de pasa­por­te. Lue­go, han sido son los pro­pios pro­mo­to­res de la revuel­ta los que han regis­tra­do a los que, tras espe­rar en colas de cien­tos de metros, han entra­do en la pla­za.

¿Hay más gen­te hoy en Tah­rir que cual­quier otro día de la revuel­ta? Impo­si­ble saber­lo. Lo que sí es cier­to es que la pro­tes­ta ha tras­pa­sa­do los lími­tes de la pla­za de la Libe­ra­ción y se ha exten­di­do por otros luga­res sim­bó­li­cos: miles de per­so­nas están apos­ta­das y han reza­do la ora­ción del vier­nes fren­te al edi­fi­cio de la radio­te­le­vi­sión esta­tal, mien­tras que otro nume­ro­so gru­po rodea el pala­cio pre­si­den­cial de Muba­rak.

En la pla­za de la Libe­ra­ción no cabe un alma des­de la hora del rezo, que ha coin­ci­di­do con el espe­ra­do men­sa­je de la cúpu­la mili­tar, cuyo papel en la cri­sis es deter­mi­nan­te. Una vez más, no ha ter­mi­na­do de incli­nar­se hacia nin­guno de los dos lados: ha pedi­do a los mani­fes­tan­tes que cejen en su pro­tes­ta, que se vayan a casa, pero que vigi­len para que se cum­plan sus deman­das. El comu­ni­ca­do mili­tar no ha teni­do nin­gún efec­to, nadie se ha ido a casa. Miles y miles de ban­de­ras egip­cias ondean en la pla­za y sus alre­de­do­res, don­de pro­li­fe­ran ade­más otras mer­ca­de­rías revo­lu­cio­na­rias: jer­seys con los colo­res de la ban­de­ra, cin­tas para el pelo con lemas como «el 25 de enero esta­ba allí» u «orgu­llo­so de ser egip­cio».

Así ata­via­dos, los mani­fes­tan­tes han pasa­do el día can­tan­do «Muba­rak ile­gal, Gobierno ile­gal», tomán­do­se des­can­sos para tomar un té o leer los perió­di­cos del día. Un gru­po de mani­fes­tan­tes pro­ce­den­tes de Man­su­ra, una ciu­dad al nor­te de El Cai­ro, ase­gu­ra­ba esta maña­na lle­var una sema­na en la pla­za, jun­to a las barri­ca­das metá­li­cas levan­ta­das por el Ejér­ci­to por don­de el pasa­do vier­nes se cola­ron los mato­nes de Muba­rak para reven­tar la pro­tes­ta y se ori­gi­nó una bata­lla cam­pal que dejó al menos 13 muer­tos. Ase­gu­ra­ban tam­bién que no se irían has­ta que el dic­ta­dor se rin­da. Y al final se rin­dió.

ARGELIA

La ten­sión se ele­va en Arge­lia: movi­li­za­ción sin pre­ce­den­tes de la Poli­cía fren­te a la mar­cha ile­gal

El Eje­cu­ti­vo movi­li­za has­ta 30 mil agen­tes en los pun­tos calien­tes del país ante la con­vo­ca­to­ria des­au­to­ri­za­da con­tra el Gobierno de maña­na en Argel, a la que Bute­fli­ka res­pon­de con tími­dos ges­tos de aper­tu­ra.

REDACCIÓN HO /​EUROPA PRESS.- Las auto­ri­da­des arge­li­nas han movi­li­za­do a 15.000 agen­tes de Poli­cía de cara a la mar­cha anti­gu­ber­na­men­tal con­vo­ca­da para el sába­do en Argel, que no cuen­ta con el per­mi­so per­ti­nen­te. De esta for­ma quie­ren evi­tar que se suce­dan saqueos y otras accio­nes vio­len­tas.

Se tra­ta del mayor núme­ro de fuer­zas de segu­ri­dad con­vo­ca­das con moti­vo de mani­fes­ta­cio­nes en Argel, infor­ma este vier­nes la agen­cia afri­ca­na APA, que se hace eco de noti­cias de los medios arge­li­nos. Ade­más se cal­cu­la que en total han sido lla­ma­dos unos 30.000 efec­ti­vos de varias ciu­da­des, sobre todo de Orán, Mestgha­nem y Tlem­cen. Estos poli­cías serán des­ple­ga­dos en el este, oes­te y cen­tro del país duran­te las pri­me­ras horas del sába­do.

Tími­dos ges­tos de Bute­fli­ka

Por otro lado el por­tal “Tout sur l’Al­ge­rie” reve­ló el jue­ves que el Gobierno del pre­si­den­te Abde­la­ziz Bute­fli­ka se dis­po­ne a auto­ri­zar las acti­vi­da­des de cua­tro nue­vas for­ma­cio­nes polí­ti­cas en vís­pe­ras de la mar­cha anti­gu­ber­na­men­tal.

“TSA” con­si­de­ra que el Gobierno arge­lino espe­ra que esta medi­da envíe una señal fuer­te a los ciu­da­da­nos y a la comu­ni­dad inter­na­cio­nal y reba­je la ten­sión social que vive el país, a la luz de los últi­mos acon­te­ci­mien­tos en Túnez y Egip­to.

Arge­lia: el gobierno des­ple­ga­rá a 20.000 poli­cías para impe­dir pro­tes­ta anti­gu­ber­na­men­tal

A su mane­ra, los vien­tos de cam­bio soplan tam­bién sobre Arge­lia. Si en Egip­to piden que se vaya Muba­rak, en Arge­lia quie­ren “aca­bar con el sis­te­ma”.

REDACCIÓN HO.- Has­ta esta maña­na que se ha pro­du­ci­do como infor­ma­ba Noti­ciasHO al con­tar que «El terro­ris­mo islá­mi­co saca cabe­za en Egip­to lla­man­do a la “yihad”, las cosas pare­cían cal­mar­se en la deno­mi­na­da “cri­sis medi­te­rrá­nea”. Aho­ra la noti­cia se diri­ge a Arge­lia que a dife­ren­cia de la cri­sis en Egip­to, la ver­sión arge­li­na, podría ver­se como algo pare­ci­do, pero no igual y de momen­to toca lo pru­den­te, obser­var y espe­rar.

La recién fun­da­da Coodi­na­do­ra Nacio­nal para el Cam­bio y la Demo­cra­cia (CNCD), que reagru­pa a par­ti­dos lai­cos, sin­di­ca­tos y ONG, ha con­vo­ca­do para el sába­do una gran mani­fes­ta­ción en Argel para exi­gir nada menos que «se vaya el sis­te­ma» polí­ti­co median­te el cual se gobier­na a los arge­li­nos.

Las auto­ri­da­des de Argel movi­li­za­rán a más de 20.000 poli­cías este sába­do para tra­tar de impe­dir la mar­cha con­vo­ca­da por la Coor­di­na­do­ra Nacio­nal por la Demo­cra­cia y el Cam­bio (CNDC), que no ha sido auto­ri­za­da pero cuyos orga­ni­za­do­res tie­nen inten­ción de seguir ade­lan­te con ella, según ha infor­ma­do este miér­co­les el por­tal “Tout sur l’Al­ge­rie”.

Según esta publi­ca­ción, la Poli­cía se dis­po­ne a patru­llar por toda la capi­tal para impe­dir que los mani­fes­tan­tes se con­gre­guen en la pla­za 1 de mayo, don­de está con­vo­ca­da la pro­tes­ta de la CNDC. El wali (gober­na­dor) de Argel, Moha­med Kebir Addou, se reu­nió ayer con los res­pon­sa­bles loca­les de segu­ri­dad y muni­ci­pa­les con el fin de pre­pa­rar­se con­tra la mar­cha.

Ade­más, se prohi­bi­rá cir­cu­lar a los auto­bu­ses el sába­do con el fin de evi­tar que los mani­fes­tan­tes de otros barrios pue­dan des­pla­zar­se. Este plan ya fue pro­ba­do con éxi­to duran­te la mar­cha prohi­bi­da de la Agru­pa­ción por la Cul­tu­ra y la Demo­cra­cia (RCD), un par­ti­do opo­si­tor, del pasa­do 22 de enero en Argel.

Ayer, los res­pon­sa­bles de la CNCD habían deci­di­do man­te­ner su con­vo­ca­to­ria de mani­fes­ta­ción en Argel, a pesar de que la pro­tes­ta ha sido prohi­bi­da por las auto­ri­da­des arge­li­nas. El gober­na­dor de Argel había empla­za­do a la coor­di­na­do­ra a cele­brar la pro­tes­ta en un edi­fi­cio de la capi­tal, una pro­pues­ta que han recha­za­do los orga­ni­za­do­res.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *