Las redes socia­les en el capi­ta­lis­mo cog­ni­ti­vo – José Ramón I. Alba

El “tiem­po cedi­do” un con­cep­to pro­ce­den­te del capi­ta­lis­mo indus­trial y con­ta­mi­na­do para inten­tar sua­vi­zar la explo­ta­ción ha sido aho­ra rever­ti­do por el capi­ta­lis­mo cog­ni­ti­vo. Ese tiem­po cedi­do se reuti­li­za y se des­ti­na, en gran medi­da de for­ma espon­tá­nea, para la pro­duc­ción de capi­tal en for­ma de cono­ci­mien­to y su explo­ta­ción a tra­vés de las tec­no­lo­gías. En muchos casos los usua­rios (pro­su­mi­do­res) de las redes socia­les nos con­ver­ti­mos en tra­ba­ja­do­res no asa­la­ria­dos de un sis­te­ma de pro­duc­ción que exce­de a los cáno­nes for­dis­tas y tay­lo­ria­nos. El tiem­po cedi­do se con­vier­te en tiem­po de pro­duc­ción y lo hace des­de un para­dig­ma que nada tie­ne que ver con los acti­vos eco­nó­mi­cos tra­di­cio­na­les. Por ello, entre otras cosas y por mucho que se empe­ñen de modo cie­go y pro­tec­cio­nis­ta, la ges­tión eco­nó­mi­ca del cono­ci­mien­to no resi­de en la regu­la­ción mer­can­til de la pro­pie­dad inte­lec­tual, eso es lo de menos y otro asun­to, la ver­da­de­ra para­do­ja resi­de en que la explo­ta­ción de los rédi­tos de esta gene­ra­ción de cono­ci­mien­to se acu­mu­la en unas pocas manos a tra­vés de su dis­tri­bu­ción por medios y meca­nis­mos pro­pie­ta­rios con voca­ción e inte­rés de bene­fi­cio. La desala­ri­za­ción del tra­ba­jo. Tú gene­ras, tú com­par­tes y la indus­tria de la tec­no­lo­gía se bene­fi­cia. Si bien el cono­ci­mien­to se ha con­ver­ti­do en un recur­so esen­cial, su dis­tri­bu­ción sigue sien­do pro­pie­ta­ria. El sis­te­ma capi­ta­lis­ta evo­lu­cio­na en cuan­to a los medios de explo­ta­ción pero no en cuan­to a los intere­ses. Si antes el capi­tal era la fuer­za físi­ca y quie­nes menos bene­fi­cio obte­nían eran los que gene­ra­ban esa fuer­za hoy ocu­rre lo mis­mo con la fuer­za inte­lec­tual.

La explo­ta­ción del capi­ta­lis­mo cog­ni­ti­vo no se fun­da­men­ta por ello en la dico­to­mía tra­ba­ja­dor-fuer­za y la dis­tri­bu­ción de sus exce­den­tes sino en la por­ta­bi­li­dad de ese mis­mo cono­ci­mien­to. Por ello el inte­rés mani­fes­ta­do des­de cier­tas super­es­truc­tu­ras por supe­rar la bre­cha digi­tal no resi­de en la con­cien­cia altruis­ta por ofre­cer opor­tu­ni­da­des para que todo el mun­do acce­da a las tec­no­lo­gías y sus maqui­na­rias sino en el inte­rés por que ese cono­ci­mien­to pue­da cir­cu­lar amplia y abun­dan­te­men­te y por lo tan­to gene­rar bene­fi­cios. (Un ejem­plo evi­den­te lo pode­mos ver en la tele­fo­nía móvil ¿es posi­ble que se pue­dan rega­lar apa­ra­tos sin tener en cuen­ta sus cos­tes de fabri­ca­ción? Sí, tenien­do en cuen­ta que lo que gene­ra bene­fi­cio no es su ven­ta sino su uso). En la medi­da en que esos cana­les de comu­ni­ca­ción sean más o menos sus­tan­cia­les, sean de uso mayo­ri­ta­rio, ese cono­ci­mien­to pue­de cir­cu­lar y gene­rar valor exógeno, eso es, no para quie­nes lo pro­du­cen sino para quie­nes lo dis­tri­bu­yen. Otro asun­to, incues­tio­na­ble y no quie­ro decir lo con­tra­rio, es que esa tec­no­lo­gía es ver­da­de­ra­men­te nece­sa­ria y que pro­du­ce un desa­rro­llo evi­den­te. Pero se tra­ta del mis­mo para­dig­ma que movi­li­za el capi­tal indus­trial: no es que el tra­ba­jo no sea nece­sa­rio y que, por tan­to, trai­ga pro­gre­so a la comu­ni­dad, sino que ese pro­gre­so pro­vie­ne de los exce­den­tes y que sin una garan­tía de sobre­lu­cro no ten­dría el menor inte­rés para el capi­tal. Es nece­sa­rio tener cla­ro que el tra­ba­jo, físi­co o inte­lec­tual, no se ofre­ce de un modo altruis­ta.

Con ello, nues­tro tiem­po y lugar de tra­ba­jo se han expan­di­do de modo abso­lu­to sin que ten­ga­mos nin­gún con­trol ni sobre sus ren­tas ni sobre sus efec­tos. Sir­ve como bene­fi­cio para ter­ce­ros y lo hace sin esa nece­sa­ria co-res­pon­sa­bi­li­dad que, aun­que difu­sa, irre­gu­lar y muchas veces injus­ta, exis­te en el capi­ta­lis­mo indus­trial. Si quien tenía la pro­pie­dad (tie­rra, indus­tria…) tenía el poder sobre lo ela­bo­ra­do (pro­duc­tos, mer­can­cías…) aho­ra quien tie­ne ese poder no es quien con­tro­la la pro­pie­dad (la pro­pie­dad en este caso somos noso­tros mis­mos) sino quien con­tro­la sus flu­jos. Es decir, de modo indi­rec­to y exter­na­li­za­do se obtie­ne ren­di­mien­to sin nece­si­dad algu­na de poseer el lugar de pro­duc­ción. Con dos enor­mes ven­ta­jas: el cono­ci­mien­to no se ago­ta con su con­su­mo, por una par­te, y, por otra no es nece­sa­ria inver­sión ni man­te­ni­mien­to del lugar de pro­duc­ción. Tre­men­da arti­ma­ña del capi­tal. De este modo el cono­ci­mien­to gene­ra­do des­de el tra­ba­jo espon­tá­neo (exis­te una gran dife­ren­cia entre el tra­ba­jo espon­tá­neo y el volun­ta­rio) y des­de la filo­so­fía del bien común gene­ra una plus­va­lía deri­va­da que depen­de de los meca­nis­mos de dis­tri­bu­ción y trans­mi­sión. La expro­pia­ción del cono­ci­mien­to que mucho tie­ne que ver con la expro­pia­ción de la cul­tu­ra.

Vaya­mos con otro asun­to. ¿Cómo medi­mos la rela­ción valor-pro­duc­ción si, como hemos dicho, no pode­mos defi­nir un tiem­po estric­to y exac­to para la pro­duc­ción de ese cono­ci­mien­to? Mien­tras en la orga­ni­za­ción indus­trial exis­te un tiem­po de tra­ba­jo y un tiem­po de no-tra­ba­jo no tene­mos tan cla­ra esa dife­ren­cia cuan­do el pro­duc­to gene­ra­do es inte­lec­tual. Es difí­cil deli­mi­tar los tiem­pos de pro­duc­ción y no pro­duc­ción ya que en cual­quier momen­to lo pode­mos gene­rar y dis­tri­buir (tec­no­lo­gía móvil, conec­ti­vi­dad ubi­cua). La jor­na­da labo­ral no exis­te.

Resul­ta evi­den­te que quie­nes esta­mos inser­tos como pie­zas en el men­cio­na­do capi­ta­lis­mo cog­ni­ti­vo no lo esta­mos por per­te­ne­cer a una estruc­tu­ra labo­ral tra­di­cio­nal, es decir, no tra­ba­ja­mos (la mayor par­te de nues­tro tiem­po) para nadie en con­cre­to sino que nues­tra fuer­za de tra­ba­jo, colec­ti­va en si mis­ma, está dedi­ca­da a satis­fa­cer el enri­que­ci­mien­to inte­lec­tual glo­bal, por una par­te, median­te la dis­tri­bu­ción volun­ta­ria de nues­tros sabe­res (esta es la par­te ama­ble del asun­to), y, por otra, al enri­que­ci­mien­to mate­rial de quie­nes ponen “a nues­tra dis­po­si­ción” los cana­les y las tec­no­lo­gías. ¿Para quién tra­ba­ja­mos enton­ces y sin nece­si­dad de con­tra­to? ¿Dón­de que­da el prin­ci­pio de esca­sez sobre el que se sus­ten­ta el capi­ta­lis­mo indus­trial si el cono­ci­mien­to no es esca­so y ade­más lo mul­ti­pli­ca­mos sin nece­si­dad de con­trol logís­ti­co ni de alma­ce­na­mien­to? Si el for­dis­mo plan­tea­ba el poder des­de la pro­pie­dad aho­ra esa pro­pie­dad se cen­tra en el con­trol de los flu­jos. Devie­ne con ello un para­dig­ma extra­or­di­na­rio: cuan­to más se expan­de la pro­duc­ción de cono­ci­mien­to más se con­cen­tran los cen­tros de poder que ges­tio­nan los flu­jos de ese cono­ci­mien­to. La expro­pia­ción inte­lec­tual dife­ri­da.

Pero, sien­do cons­cien­tes de esto, démos­le otra lec­tu­ra. Al no exis­tir una pro­duc­ti­vi­dad con­tro­la­da suje­ta a leyes de mer­ca­do, fue­ra tam­bién de las lógi­cas de acu­mu­la­ción y gene­ra­do des­de un sis­te­ma supra­in­di­vi­dual colec­ti­vo, el valor de lo gene­ra­do se fun­da­men­ta en su gran capa­ci­dad de repli­ca­bi­li­dad (que nada tie­ne que ver con la repro­duc­ti­bi­li­dad ya que esa sí nece­si­ta ele­men­tos físi­cos y tan­gi­bles). En todo caso mani­fes­tar mi más abso­lu­ta incli­na­ción por la pro­duc­ción espon­tá­nea de cono­ci­mien­to así como mi fer­vien­te defen­sa de su libre dis­tri­bu­ción. De hecho cual­quie­ra que haya podi­do expe­ri­men­tar la inter­co­mu­ni­ca­ción y el inter­cam­bio inte­lec­tual en red com­pren­de­rá la inmen­sa capa­ci­dad de cre­ci­mien­to que todo ello con­lle­va. Úni­ca­men­te debe­mos ser cons­cien­tes, debe­mos tener cla­ro que por más que nos quie­ran hacer creer que ni esas redes de inter­cam­bio ni la cacarea­da supera­ción de la bre­cha digi­tal están ahí por prin­ci­pios altruis­tas. Ser cons­cien­tes y rever­tir.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *