El inter­na­cio­na­lis­mo revo­lu­cio­na­rio para la cons­truc­ción del socia­lis­mo en el siglo XXI – Dax Tos­cano Sego­via

A lo lar­go de la his­to­ria huma­na han sido la soli­da­ri­dad y la cola­bo­ra­ción lo que ha per­mi­ti­do a los pue­blos cons­truir mejo­res con­di­cio­nes de vida para su exis­ten­cia.

Las tesis que sos­tie­nen que los seres huma­nos son egoís­tas por natu­ra­le­za, no tie­ne nin­gu­na vali­dez cien­tí­fi­ca. Son las con­di­cio­nes mate­ria­les las que con­di­cio­nan el sur­gi­mien­to de cier­tos com­por­ta­mien­tos entre los indi­vi­duos. Egoís­mo, celos, envi­dia, indi­vi­dua­lis­mo, son con­duc­tas que tie­nen como cau­sa fun­da­men­tal la exis­ten­cia de la pro­pie­dad pri­va­da sobre los medios de pro­duc­ción, los pro­duc­tos obte­ni­dos como resul­ta­do del tra­ba­jo, las per­so­nas y el pro­pio cono­ci­mien­to humano.

El des­pia­da­do sis­te­ma capi­ta­lis­ta, sobre todo en su fase impe­ria­lis­ta, ha exa­cer­ba­do las con­duc­tas más abe­rran­tes entre las per­so­nas, des­hu­ma­ni­zán­do­las cada vez más, mien­tras los obje­tos, las cosas son más impor­tan­tes que los mis­mos huma­nos que las pro­du­cen.

Los EE.UU., con­jun­ta­men­te con sus alia­dos euro­peos y el sio­nis­mo israe­lí, han des­ata­do una nue­va y más agre­si­va cam­pa­ña de mili­ta­ri­za­ción del pla­ne­ta, que inclu­ye gue­rras pre­ven­ti­vas, terro­ris­mo blan­co y fabri­ca­ción de arma­men­tos cada vez más sofis­ti­ca­dos. La huma­ni­dad se enfren­ta ante el serio ries­go de des­apa­re­cer de la faz del pla­ne­ta, hecho agra­va­do por la des­truc­ción del medio ambien­te pro­vo­ca­do por el irra­cio­nal sis­te­ma capi­ta­lis­ta de pro­duc­ción. Las dos gue­rras mun­dia­les demues­tran la bru­ta­li­dad de los explo­ta­do­res y la bar­ba­rie a la que el capi­ta­lis­mo ha con­du­ci­do a la huma­ni­dad. Igual de bru­ta­les han sido las agre­sio­nes que los impe­ria­lis­tas fran­ce­ses y yan­quis des­ata­ron con­tra Arge­lia y Viet­nam, como igual de san­gui­na­rias son hoy las agre­sio­nes con­tra Afga­nis­tán e Irak, per­pe­tra­das por los Esta­dos Uni­dos con la com­pli­ci­dad de Euro­pa y el Esta­do de Israel.

Las cri­mi­na­les dic­ta­du­ras mili­ta­res del cono sur en Amé­ri­ca Lati­na duran­te la déca­da de 1970, que goza­ron del res­pal­do del impe­ria­lis­mo yan­qui y las bur­gue­sías crio­llas, son el cla­ro ejem­plo de lo que los deten­ta­do­res del poder en las socie­da­des capi­ta­lis­tas son capa­ces de hacer cuan­do los pue­blos tra­tan de cons­truir una socie­dad dis­tin­ta. Los fas­cis­tas no esca­ti­ma­ron nin­gún medio, nin­gún recur­so para per­se­guir, dete­ner, tor­tu­rar, ase­si­nar y des­apa­re­cer a las y los revo­lu­cio­na­rios de dis­tin­tos luga­res de Amé­ri­ca Lati­na en todo el mun­do. Eso se lle­vó a cabo a tra­vés del maca­bro Plan Cón­dor.

Creer, por tan­to, en los lla­ma­dos a la “paz” y a la “uni­dad nacio­nal” que los explo­ta­do­res hacen a tra­vés de sus apa­ra­tos ideo­ló­gi­cos des­ti­na­dos a alie­nar y embru­te­cer a las per­so­nas, como son la reli­gión, el sis­te­ma edu­ca­ti­vo y los medios de comu­ni­ca­ción, es una equi­vo­ca­ción tre­men­da del pue­blo explo­ta­do y de sus orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias.

Las bur­gue­sías, el impe­ria­lis­mo, más allá de las pug­nas que pue­dan exis­tir entre ellas para apro­piar­se mayor­men­te de la rique­za de los pue­blos, cuan­do ven peli­grar su exis­ten­cia, se alían para enfren­tar­se a sus enemi­gos de cla­se. Los explo­ta­do­res con­sen­suan entre ellos para garan­ti­zar su exis­ten­cia, pero ade­más pre­ten­den “fabri­car el con­sen­so” entre la pobla­ción a tra­vés de diver­sos meca­nis­mos de alie­na­ción, para así lograr que las masas inte­rio­ri­cen su dis­cur­so mis­ti­fi­ca­dor y lo hagan suyo.

La divi­sa revo­lu­cio­na­ria debe ser la uni­dad

Los pue­blos y fun­da­men­tal­men­te la cla­se tra­ba­ja­do­ra del mun­do no pue­den ser indi­fe­ren­tes ante lo que suce­de en cada rin­cón don­de un obre­ro, un cam­pe­sino, un ama de casa, un estu­dian­te, un jubi­la­do es explo­ta­do, repri­mi­do, piso­tea­do. Los explo­ta­do­res de hoy, al igual que los de anta­ño, tie­nen como obje­ti­vo divi­dir a los explo­ta­dos para poder ven­cer­los. Es pre­ci­so recor­dar que debi­do a esto, entre otras razo­nes, el nazi­fas­cis­mo pudo triun­far en Ale­ma­nia en el año 1933.

Fren­te a esta polí­ti­ca del impe­ria­lis­mo, las bur­gue­sías y las oli­gar­quías hay que levan­tar la ban­de­ra de la uni­dad revo­lu­cio­na­ria con accio­nes con­cre­tas. La máxi­ma de Bolí­var “uni­dad, uni­dad, uni­dad”, debe ser la divi­sa de quie­nes luchan por cons­truir una socie­dad mejor, tal como lo ha sen­ten­cia­do el pre­si­den­te Hugo Chá­vez Frías.

Marx y Engels expre­sa­ron una fra­se con­tun­den­te en el Mani­fies­to Comu­nis­ta: “Pro­le­ta­rios de todos los paí­ses uníos.” Estos gran­des revo­lu­cio­na­rios com­pren­die­ron des­de muy tem­prano la nece­si­dad de que la cla­se obre­ra se una para derro­tar a sus explo­ta­do­res. No se tra­ta sola­men­te de una con­sig­na polí­ti­ca, sino de un pen­sa­mien­to que encie­rra una pro­fun­da com­pren­sión de la reali­dad his­tó­ri­ca social. Si el sis­te­ma capi­ta­lis­ta es un sis­te­ma de domi­na­ción y expo­lio de carác­ter mun­dial, solo pue­de ser derro­ta­do con el con­cur­so de toda la cla­se tra­ba­ja­do­ra, de los explo­ta­dos a nivel mun­dial. La uni­dad no solo debe con­ce­bir­se a nivel nacio­nal, sino inter­na­cio­nal.

León Trotsky desa­rro­lló con más pro­fun­di­dad esta teo­ría, que se cono­ce con el nom­bre de “Revo­lu­ción per­ma­nen­te”. Los bol­che­vi­ques, guia­dos bajo las ense­ñan­zas de Lenin, siem­pre actua­ron con­se­cuen­te­men­te con la cau­sa del inter­na­cio­na­lis­mo pro­le­ta­rio.

No es posi­ble cons­truir una socie­dad dis­tin­ta a la capi­ta­lis­ta en un solo país. Se nece­si­ta ampliar los pro­ce­sos, exten­der­los, encen­der la lla­ma de la Revo­lu­ción Mun­dial. La coexis­ten­cia pací­fi­ca, enten­di­da como la fal­ta de soli­da­ri­dad polí­ti­ca entre las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias so pre­tex­to de evi­tar intro­mi­sio­nes en los asun­tos inter­nos de cada nación, ha con­lle­va­do al for­ta­le­ci­mien­to de la bur­gue­sía.

La social­de­mo­cra­cia y el sta­li­nis­mo han sido res­pon­sa­bles de ello, como lo evi­den­cia el fra­ca­so de la segun­da y ter­ce­ra inter­na­cio­nal.

El Che plan­teó “crear dos, tres Viet­nam”. Con esa fra­se, que hacía refe­ren­cia a una situa­ción muy par­ti­cu­lar en un momen­to his­tó­ri­co deter­mi­na­do, el gue­rri­lle­ro heroi­co seña­ló por un lado la nece­si­dad de com­ba­tir con con­tun­den­cia al impe­ria­lis­mo en cual­quier rin­cón del mun­do y, por otro, tra­ba­jar uni­dos des­de todos los ámbi­tos para defen­der a cual­quier pue­blo que sufra los emba­tes de los cri­mi­na­les yan­quis y sus alia­dos euro­peos. Bas­ta recor­dar las con­tun­den­tes pala­bras del Che para denun­ciar a los mer­ce­na­rios bel­gas que actua­ron en el Con­go, res­pon­sa­bles del ase­si­na­to de Patri­cio Lumum­ba, así como la agre­sión con­tra Arge­lia por par­te de los geno­ci­das fran­ce­ses.

La lucha tie­ne que ser en todo nivel: eco­nó­mi­co (boi­cot con­tra Israel, con­tra la trans­na­cio­nal Coca Cola, etc.), polí­ti­co (uni­dad entre orga­ni­za­cio­nes diver­sas para luchar con­tra los opre­so­res) cul­tu­ral (difu­sión, pro­mo­ción de lo que hacen las orga­ni­za­cio­nes de la cla­se tra­ba­ja­do­ra).

La soli­da­ri­dad tie­ne que ser efec­ti­va. No pue­de limi­tar­se a pan­fle­tos o con­sig­nas en perió­di­cos. Debe haber una movi­li­za­ción per­ma­nen­te. Las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias no pue­den, de nin­gu­na mane­ra, usar el dis­cur­so de los opre­so­res. Juz­gar, cen­su­rar a las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias como lo hizo José Sara­ma­go, el “comu­nis­ta hor­mo­nal”, con la gue­rri­lla colom­bia­na es una mues­tra feha­cien­te de incon­se­cuen­cia polí­ti­ca.

De igual mane­ra, debe sepa­rar­se la polí­ti­ca esta­tal, cuan­do exis­ten gobier­nos popu­la­res, de la polí­ti­ca de los movi­mien­tos, par­ti­dos y orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias en las que se sos­tie­nen esos gobier­nos.

Los revo­lu­cio­na­rios cuba­nos deben hacer una medi­ta­ción pro­fun­da sobre este asun­to para posi­bi­li­tar que sus orga­ni­za­cio­nes de masas, fun­da­men­tal­men­te el Par­ti­do Comu­nis­ta, se impli­quen abier­ta y deci­di­da­men­te con la lucha de los pue­blos. Ese es el lega­do que deja­ron el Coman­dan­te Manuel Piñei­ro Loza­da, así como otros vale­ro­sos com­ba­tien­tes que entre­ga­ron su vida por la cau­sa de la revo­lu­ción en el mun­do ente­ro como fue Car­los Con­ra­do de Jesús Alva­ra­do Marín (Mercy) padre del com­ba­tien­te de la segu­ri­dad del esta­do cubano, el inter­na­cio­na­lis­ta Percy Alva­ra­do Godoy.

Las calles, las pla­zas, las pare­des deben tomar­se no solo para lan­zar con­sig­nas o luchar por rei­vin­di­ca­cio­nes pun­tua­les de cada pue­blo, sino para expre­sar la más amplia soli­da­ri­dad con el movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio en el con­ti­nen­te y el mun­do ente­ro.

Los cin­co cuba­nos anti­te­rro­ris­tas pre­sos en EEUU podrán ser libe­ra­dos por esas accio­nes, Pales­ti­na no que­da­rá aban­do­na­da ante la vorá­gi­ne del sio­nis­mo, las orga­ni­za­cio­nes gue­rri­lle­ras colom­bia­nas no se verán ais­la­das ante las men­ti­ras del esta­do fas­cis­ta colom­biano, Eus­kal Herria sen­ti­rá el apo­yo incon­di­cio­nal para lograr su inde­pen­den­cia y la liber­tad de los pre­sos polí­ti­cos. Uni­dos somos fuer­tes, divi­di­dos pere­ce­re­mos.

Patria Gran­de, 24 de enero de 2011

La Hai­ne

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *