Washing­ton se enfren­ta a las revuel­tas ára­bes: Sacri­fi­car dic­ta­do­res para sal­var al Esta­do- James Petras/​La Hai­ne

Una aper­tu­ra polí­ti­ca limi­ta­da pue­de con­du­cir a que se divi­dan a las fuer­zas anti-Muba­rak entre los defen­so­res de la demo­cra­cia social y los del elec­to­ra­lis­mo neo­li­be­ral

Intro­duc­ción

Para enten­der la polí­ti­ca del régi­men de Oba­ma hacia Egip­to, hacia la dic­ta­du­ra de Muba­rak y hacia el levan­ta­mien­to popu­lar es esen­cial situar­lo en un con­tex­to his­tó­ri­co. El pun­to esen­cial es que Washing­ton, tras varias déca­das de estar pro­fun­da­men­te arrai­ga­do en las estruc­tu­ras esta­ta­les de las dic­ta­du­ras ára­bes, des­de Túnez a Marrue­cos, Egip­to, Yemen, Líbano, Ara­bia Sau­dí y la Auto­ri­dad Pales­ti­na, está tra­tan­do de reorien­tar su polí­ti­ca para incor­po­rar y/​o inser­tar polí­ti­cos libe­ra­les elec­tos en las con­fi­gu­ra­cio­nes de poder exis­ten­tes.

Aun­que la mayo­ría de comen­ta­ris­tas y perio­dis­tas vier­ten tone­la­das de tin­ta sobre los “dile­mas” del poder de Esta­dos Uni­dos, sobre lo nove­do­so de los acon­te­ci­mien­tos de Egip­to y los dia­rios pro­nun­cia­mien­tos polí­ti­cos de Washing­to, exis­ten abun­dan­tes pre­ce­den­tes his­tó­ri­cos que resul­tan esen­cia­les para enten­der la direc­ción estra­té­gi­ca de la polí­ti­ca de Oba­ma.

Ante­ce­den­tes his­tó­ri­cos

La polí­ti­ca exte­rior de Esta­dos Uni­dos cuen­ta con un exten­so his­to­rial de ins­ta­lar, finan­ciar, armar y apo­yar regí­me­nes dic­ta­to­ria­les que res­pal­dan sus polí­ti­cas e intere­ses impe­ria­les, siem­pre que man­ten­gan el con­trol sobre sus pue­blos.

En el pasa­do, pre­si­den­tes repu­bli­ca­nos y demó­cra­tas tra­ba­ja­ron estre­cha­men­te duran­te más de 30 años con la dic­ta­du­ra de Tru­ji­llo en la Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na; ins­ta­la­ron el régi­men auto­crá­ti­co de Diem en el Viet­nam pre-revo­lu­cio­na­rio en la déca­da de 1950; cola­bo­ra­ron con dos gene­ra­cio­nes de los regí­me­nes de terror de la fami­lia Somo­za en Nica­ra­gua; finan­cia­ron y pro­mo­vie­ron el gol­pe de Esta­do mili­tar en Cuba en 1952, en Bra­sil en 1964, en Chi­le en 1973, y en Argen­ti­na en 1976 , así como sus pos­te­rio­res regí­me­nes repre­si­vos. Cuan­do los levan­ta­mien­tos popu­la­res desa­fia­ron esas dic­ta­du­ras res­pal­da­das por Esta­dos Uni­dos y pare­cía pro­ba­ble que triun­fa­ra una revo­lu­ción social y polí­ti­ca, Washing­ton res­pon­dió con una polí­ti­ca de tres vías: cri­ti­car públi­ca­men­te las vio­la­cio­nes de los dere­chos huma­nos y abo­gar por refor­mas demo­crá­ti­cas; indi­car de mane­ra pri­va­da el man­te­ni­mien­to del apo­yo al gober­nan­te; y en ter­cer lugar, bus­car una éli­te alter­na­ti­va que pudie­ra subs­ti­tuir a quien esta­ba en el car­go con­ser­van­do el apa­ra­to del Esta­do, el sis­te­ma eco­nó­mi­co y el apo­yo a los intere­ses estra­té­gi­cos impe­ria­les esta­dou­ni­den­ses.

Para Esta­dos Uni­dos no hay rela­cio­nes estra­té­gi­cas sólo intere­ses impe­ria­les per­ma­nen­tes: pre­ser­var el Esta­do clien­te. Las dic­ta­du­ras asu­men que sus rela­cio­nes con Washing­ton son estra­té­gi­cas, de ahí su sor­pre­sa y su cons­ter­na­ción cuan­do se sacri­fi­can para sal­var el apa­ra­to del Esta­do. Ante el temor de la revo­lu­ción, Washing­ton tuvo clien­tes dés­po­tas reti­cen­tes a mar­char­se ase­si­na­dos (Tru­ji­llo y Diem). A algu­nos se les pro­por­cio­na refu­gios en el extran­je­ro (Somo­za, Batis­ta), a otros se les pre­sio­na para que com­par­tan el poder (Pino­chet) o se les nom­bra pro­fe­so­res visi­tan­tes en Har­vard, Geor­ge­town o en algún otro pues­to aca­dé­mi­co “de pres­ti­gio”.

El cálcu­lo de Washing­ton sobre cuán­do remo­de­lar el régi­men se basa en una esti­ma­ción de la capa­ci­dad del dic­ta­dor para enfren­tar­se a la rebe­lión polí­ti­ca, de la fuer­za y la leal­tad de las fuer­zas arma­das y de la exis­ten­cia de un sus­ti­tu­to malea­ble. El ries­go de espe­rar dema­sia­do tiem­po, de que­dar­se con el dic­ta­dor, es que el levan­ta­mien­to se radi­ca­li­ce: el cam­bio sub­si­guien­te barre tan­to al régi­men como al apa­ra­to esta­tal, con­vir­tien­do una revuel­ta polí­ti­ca en una revo­lu­ción social. Jus­to un ‘error de cálcu­lo’ de ese tipo se pro­du­jo en 1959 en el perío­do pre­vio a la revo­lu­ción cuba­na, cuan­do Washing­ton se man­tu­vo al lado de Batis­ta y no fue capaz de pre­sen­tar una coa­li­ción alter­na­ti­va pro esta­dou­ni­den­se via­ble y vin­cu­la­da al vie­jo apa­ra­to esta­tal. Un error de cálcu­lo simi­lar ocu­rrió en Nica­ra­gua cuan­do el pre­si­den­te Car­ter, al tiem­po que cri­ti­ca­ba a Somo­za, aguan­tó y se man­tu­vo pasi­vo mien­tras se derro­ca­ba al régi­men y las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias des­truían al ejér­ci­to, a la poli­cía secre­ta y al apa­ra­to de inte­li­gen­cia, entre­na­dos por Esta­dos Uni­dos e Israel, y pasó a nacio­na­li­zar las pro­pie­da­des esta­dou­ni­den­ses y a desa­rro­llar una polí­ti­ca exte­rior inde­pen­dien­te.

Washing­ton se movió con mayor ini­cia­ti­va en Lati­noa­mé­ri­ca en la déca­da de 1980. Pro­mo­vió tran­si­cio­nes elec­to­ra­les nego­cia­das que sus­ti­tu­ye­ron a los dic­ta­do­res por mane­ja­bles polí­ti­cos neo­li­be­ra­les elec­tos, quie­nes se com­pro­me­tie­ron a pre­ser­var el apa­ra­to esta­tal exis­ten­te, a defen­der a las éli­tes extran­je­ras y loca­les, y a res­pal­dar la polí­ti­ca regio­nal e inter­na­cio­nal de Esta­dos Uni­dos.

Las lec­cio­nes del pasa­do y la polí­ti­ca actual

Oba­ma ha sido extre­ma­da­men­te reti­cen­te a derro­car a Muba­rak por varias razo­nes, aun cuan­do el movi­mien­to cre­ce en núme­ro y se pro­fun­di­za el sen­ti­mien­to anti-Washing­ton. La Casa Blan­ca tie­ne muchos clien­tes en todo el mun­do —entre ellos Hon­du­ras, Méxi­co, Indo­ne­sia, Jor­da­nia y Arge­lia— que creen tener una rela­ción estra­té­gi­ca con Washing­ton y quie­nes per­de­rían con­fian­za en su futu­ro si Muba­rak fue­ra aban­do­na­do.

En segun­do lugar, las influ­yen­tes orga­ni­za­cio­nes pro-israe­líes de Esta­dos Uni­dos (AIPAC, los pre­si­den­tes de las prin­ci­pa­les orga­ni­za­cio­nes judías esta­dou­ni­den­ses) y su ejér­ci­to de escri­bas han movi­li­za­do a los líde­res del Con­gre­so para que pre­sio­nen a la Casa Blan­ca con que siga apos­tan­do por Muba­rak ya que es Israel el prin­ci­pal bene­fi­cia­rio de un dic­ta­dor atra­gan­ta­do para los egip­cios (y los pales­ti­nos) pero a los pies del Esta­do judío.

Como resul­ta­do, el régi­men de Oba­ma se ha movi­do len­ta­men­te; con mie­do y bajo la pre­sión del cre­cien­te movi­mien­to popu­lar egip­cio, bus­ca una fór­mu­la polí­ti­ca alter­na­ti­va que eli­mi­ne a Muba­rak, man­ten­ga y for­ta­lez­ca el poder polí­ti­co del apa­ra­to esta­tal, e incor­po­re una alter­na­ti­va elec­to­ral civil como medio de des­mo­vi­li­zar y des­ra­di­ca­li­zar el vas­to movi­mien­to popu­lar.

El prin­ci­pal obs­tácu­lo para derro­car a Muba­rak es que un sec­tor impor­tan­te del apa­ra­to del Esta­do, espe­cial­men­te los 325.00 miem­bros de la Fuer­zas de Segu­ri­dad Cen­tral y los 60.000 de la Guar­dia Nacio­nal, se encuen­tran direc­ta­men­te bajo el man­do del Minis­te­rio del Inte­rior y de Muba­rak. En segun­do lugar, los gene­ra­les del Ejér­ci­to (468.500 miem­bros) han refor­za­do a Muba­rak duran­te 30 años y se han enri­que­ci­do gra­cias a su con­trol sobre las muy lucra­ti­vas empre­sas de una amplia gama de sec­to­res. No apo­ya­rán nin­gu­na “coa­li­ción” civil que pon­ga en cues­tión sus pri­vi­le­gios eco­nó­mi­cos y su poder para esta­ble­cer los pará­me­tros polí­ti­cos de cual­quier sis­te­ma elec­to­ral. El coman­dan­te supre­mo de las fuer­zas arma­das de Egip­to es clien­te de Esta­dos Uni­dos des­de hace mucho tiem­po y un ser­vi­cial cola­bo­ra­dor de Israel.

Oba­ma está deci­di­da­men­te a favor de cola­bo­rar con y garan­ti­zar la pre­ser­va­ción de estas ins­tan­cias coer­ci­ti­vas. Pero nece­si­ta asi­mis­mo con­ven­cer­les de la subs­ti­tu­ción de Muba­rak y de que per­mi­tan un nue­vo régi­men que pue­da des­ac­ti­var el movi­mien­to de masas cada vez más opues­to a la hege­mo­nía esta­dou­ni­den­se y a la sumi­sión a Israel. Oba­ma hará todo lo nece­sa­rio para man­te­ner la cohe­sión del Esta­do y evi­tar divi­sio­nes que pue­dan con­du­cir a un movi­mien­to de masas —la alian­za de los sol­da­dos que podría con­ver­tir la revuel­ta en una revo­lu­ción.

Washing­ton ha abier­to con­ver­sa­cio­nes con los sec­to­res libe­ra­les e isla­mis­tas más con­ser­va­do­res del movi­mien­to anti-Muba­rak. Al prin­ci­pio tra­tó de con­ven­cer­los de que nego­cia­sen con Muba­rak —un calle­jón sin sali­da que fue recha­za­do por todos los sec­to­res de la opo­si­ción de arri­ba a aba­jo. A con­ti­nua­ción, Oba­ma tra­tó de ven­der una fal­sa “pro­me­sa” de Muba­rak: que no par­ti­ci­pa­ría en las elec­cio­nes den­tro de nue­ve meses.

El movi­mien­to y sus diri­gen­tes recha­za­ron esa pro­pues­ta tam­bién. Así que Oba­ma lan­zó la retó­ri­ca de “cam­bios inme­dia­tos” pero sin nin­gu­na medi­da de fon­do que la res­pal­da­ra. Para con­ven­cer a Oba­ma de su man­te­ni­do poder entre las bases, Muba­rak envió al lum­pen matón de su poli­cía secre­ta a que se apo­de­ra­se vio­len­ta­men­te de las calles del movi­mien­to. Una prue­ba de fuer­za: el Ejér­ci­to no hizo nada; el asal­to hizo subir la apues­ta de una gue­rra civil de con­se­cuen­cias radi­ca­les. Washing­ton y la UE pre­sio­na­ron al régi­men de Muba­rak para que echa­ra mar­cha atrás — por aho­ra. Pero la ima­gen de un ejér­ci­to favo­ra­ble a la demo­cra­cia se vio empa­ña­da por los muer­tos y por miles de heri­dos.

A medi­da que la pre­sión del movi­mien­to se inten­si­fi­ca, Oba­ma está pre­sio­na­do por el lobby israe­lí favo­ra­ble a Muba­rak y su comi­ti­va del Con­gre­so, por una par­te, y por otra, por ase­so­res con cono­ci­mien­tos que le piden que siga las prác­ti­cas del pasa­do y avan­ce de for­ma deci­di­da sacri­fi­can­do al régi­men para sal­var al Esta­do aho­ra que la opción elec­to­ral de libe­ra­les-isla­mis­tas sigue estan­do aún sobre la mesa.

Pero Oba­ma duda, y cual pre­ca­vi­do crus­tá­ceo, se mue­ve hacia los lados y hacia atrás, cre­yen­do que su pro­pia retó­ri­ca gran­di­lo­cuen­te es un sus­ti­tu­to de la acción… con la espe­ran­za de que tar­de o tem­prano, el levan­ta­mien­to aca­ba­rá en muba­ra­kis­mo sin Muba­rak: un régi­men capaz de des­mo­vi­li­zar a los movi­mien­tos popu­la­res y dis­pues­to a pro­mo­ver elec­cio­nes que den lugar a repre­sen­tan­tes ele­gi­dos que sigan la línea gene­ral de sus pre­de­ce­so­res.

Sin embar­go, hay muchas incer­ti­dum­bres en una remo­de­la­ción polí­ti­ca: una ciu­da­da­nía demo­crá­ti­ca, el 83% des­fa­vo­ra­ble a Washing­ton, posee­rá la expe­rien­cia de la lucha y la liber­tad para exi­gir un reajus­te polí­ti­co, espe­cial­men­te, dejar de ser el poli­cía que hace cum­plir el blo­queo israe­lí sobre Gaza, y pres­tar apo­yo a los títe­res de Esta­dos Uni­dos en el Nor­te de Áfri­ca, en Líbano, Yemen, Jor­da­nia y Ara­bia Sau­dí. En segun­do lugar, las elec­cio­nes libres abri­rán el deba­te y aumen­ta­rán la pre­sión para un mayor gas­to social, para la expro­pia­ción del impe­rio de seten­ta mil millo­nes de dóla­res del clan Muba­rak y de sus com­pin­ches capi­ta­lis­tas que saquean la eco­no­mía. Las masas exi­gi­rán la redis­tri­bu­ción del gas­to públi­co del exa­ge­ra­do apa­ra­to repre­si­vo al empleo pro­duc­ti­vo que gene­re pues­tos de tra­ba­jo.

Una aper­tu­ra polí­ti­ca limi­ta­da pue­de con­du­cir a un segun­do asal­to en el que nue­vos con­flic­tos socia­les y polí­ti­cos divi­dan a las fuer­zas anti-Muba­rak, un con­flic­to entre los defen­so­res de la demo­cra­cia social y los par­ti­da­rios del elec­to­ra­lis­mo eli­tis­ta neo­li­be­ral. El momen­to de la lucha con­tra la dic­ta­du­ra es sólo la pri­me­ra fase de una lucha pro­lon­ga­da hacia la eman­ci­pa­ción defi­ni­ti­va no sólo en Egip­to sino en todo el mun­do ára­be. El resul­ta­do depen­de del gra­do en que las masas desa­rro­llen su pro­pia orga­ni­za­ción inde­pen­dien­te y a sus líde­res.

Artícu­lo ori­gi­nal: http://​petras​.lahai​ne​.org/​a​r​t​i​c​u​l​o​.​p​h​p​?​p​=​1​837 – Tra­duc­ción para Rebe­lión de Loles Oli­ván

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *