Washing­ton se enfren­ta a las revuel­tas ára­bes: Sacri­fi­car dic­ta­do­res para sal­var al Esta­do- James Petras/​La Haine

Una aper­tu­ra polí­ti­ca limi­ta­da pue­de con­du­cir a que se divi­dan a las fuer­zas anti-Muba­rak entre los defen­so­res de la demo­cra­cia social y los del elec­to­ra­lis­mo neoliberal

Intro­duc­ción

Para enten­der la polí­ti­ca del régi­men de Oba­ma hacia Egip­to, hacia la dic­ta­du­ra de Muba­rak y hacia el levan­ta­mien­to popu­lar es esen­cial situar­lo en un con­tex­to his­tó­ri­co. El pun­to esen­cial es que Washing­ton, tras varias déca­das de estar pro­fun­da­men­te arrai­ga­do en las estruc­tu­ras esta­ta­les de las dic­ta­du­ras ára­bes, des­de Túnez a Marrue­cos, Egip­to, Yemen, Líbano, Ara­bia Sau­dí y la Auto­ri­dad Pales­ti­na, está tra­tan­do de reorien­tar su polí­ti­ca para incor­po­rar y/​o inser­tar polí­ti­cos libe­ra­les elec­tos en las con­fi­gu­ra­cio­nes de poder existentes.

Aun­que la mayo­ría de comen­ta­ris­tas y perio­dis­tas vier­ten tone­la­das de tin­ta sobre los “dile­mas” del poder de Esta­dos Uni­dos, sobre lo nove­do­so de los acon­te­ci­mien­tos de Egip­to y los dia­rios pro­nun­cia­mien­tos polí­ti­cos de Washing­to, exis­ten abun­dan­tes pre­ce­den­tes his­tó­ri­cos que resul­tan esen­cia­les para enten­der la direc­ción estra­té­gi­ca de la polí­ti­ca de Obama.

Ante­ce­den­tes históricos

La polí­ti­ca exte­rior de Esta­dos Uni­dos cuen­ta con un exten­so his­to­rial de ins­ta­lar, finan­ciar, armar y apo­yar regí­me­nes dic­ta­to­ria­les que res­pal­dan sus polí­ti­cas e intere­ses impe­ria­les, siem­pre que man­ten­gan el con­trol sobre sus pueblos.

En el pasa­do, pre­si­den­tes repu­bli­ca­nos y demó­cra­tas tra­ba­ja­ron estre­cha­men­te duran­te más de 30 años con la dic­ta­du­ra de Tru­ji­llo en la Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na; ins­ta­la­ron el régi­men auto­crá­ti­co de Diem en el Viet­nam pre-revo­lu­cio­na­rio en la déca­da de 1950; cola­bo­ra­ron con dos gene­ra­cio­nes de los regí­me­nes de terror de la fami­lia Somo­za en Nica­ra­gua; finan­cia­ron y pro­mo­vie­ron el gol­pe de Esta­do mili­tar en Cuba en 1952, en Bra­sil en 1964, en Chi­le en 1973, y en Argen­ti­na en 1976 , así como sus pos­te­rio­res regí­me­nes repre­si­vos. Cuan­do los levan­ta­mien­tos popu­la­res desa­fia­ron esas dic­ta­du­ras res­pal­da­das por Esta­dos Uni­dos y pare­cía pro­ba­ble que triun­fa­ra una revo­lu­ción social y polí­ti­ca, Washing­ton res­pon­dió con una polí­ti­ca de tres vías: cri­ti­car públi­ca­men­te las vio­la­cio­nes de los dere­chos huma­nos y abo­gar por refor­mas demo­crá­ti­cas; indi­car de mane­ra pri­va­da el man­te­ni­mien­to del apo­yo al gober­nan­te; y en ter­cer lugar, bus­car una éli­te alter­na­ti­va que pudie­ra subs­ti­tuir a quien esta­ba en el car­go con­ser­van­do el apa­ra­to del Esta­do, el sis­te­ma eco­nó­mi­co y el apo­yo a los intere­ses estra­té­gi­cos impe­ria­les estadounidenses.

Para Esta­dos Uni­dos no hay rela­cio­nes estra­té­gi­cas sólo intere­ses impe­ria­les per­ma­nen­tes: pre­ser­var el Esta­do clien­te. Las dic­ta­du­ras asu­men que sus rela­cio­nes con Washing­ton son estra­té­gi­cas, de ahí su sor­pre­sa y su cons­ter­na­ción cuan­do se sacri­fi­can para sal­var el apa­ra­to del Esta­do. Ante el temor de la revo­lu­ción, Washing­ton tuvo clien­tes dés­po­tas reti­cen­tes a mar­char­se ase­si­na­dos (Tru­ji­llo y Diem). A algu­nos se les pro­por­cio­na refu­gios en el extran­je­ro (Somo­za, Batis­ta), a otros se les pre­sio­na para que com­par­tan el poder (Pino­chet) o se les nom­bra pro­fe­so­res visi­tan­tes en Har­vard, Geor­ge­town o en algún otro pues­to aca­dé­mi­co “de prestigio”.

El cálcu­lo de Washing­ton sobre cuán­do remo­de­lar el régi­men se basa en una esti­ma­ción de la capa­ci­dad del dic­ta­dor para enfren­tar­se a la rebe­lión polí­ti­ca, de la fuer­za y la leal­tad de las fuer­zas arma­das y de la exis­ten­cia de un sus­ti­tu­to malea­ble. El ries­go de espe­rar dema­sia­do tiem­po, de que­dar­se con el dic­ta­dor, es que el levan­ta­mien­to se radi­ca­li­ce: el cam­bio sub­si­guien­te barre tan­to al régi­men como al apa­ra­to esta­tal, con­vir­tien­do una revuel­ta polí­ti­ca en una revo­lu­ción social. Jus­to un ‘error de cálcu­lo’ de ese tipo se pro­du­jo en 1959 en el perío­do pre­vio a la revo­lu­ción cuba­na, cuan­do Washing­ton se man­tu­vo al lado de Batis­ta y no fue capaz de pre­sen­tar una coa­li­ción alter­na­ti­va pro esta­dou­ni­den­se via­ble y vin­cu­la­da al vie­jo apa­ra­to esta­tal. Un error de cálcu­lo simi­lar ocu­rrió en Nica­ra­gua cuan­do el pre­si­den­te Car­ter, al tiem­po que cri­ti­ca­ba a Somo­za, aguan­tó y se man­tu­vo pasi­vo mien­tras se derro­ca­ba al régi­men y las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias des­truían al ejér­ci­to, a la poli­cía secre­ta y al apa­ra­to de inte­li­gen­cia, entre­na­dos por Esta­dos Uni­dos e Israel, y pasó a nacio­na­li­zar las pro­pie­da­des esta­dou­ni­den­ses y a desa­rro­llar una polí­ti­ca exte­rior independiente.

Washing­ton se movió con mayor ini­cia­ti­va en Lati­noa­mé­ri­ca en la déca­da de 1980. Pro­mo­vió tran­si­cio­nes elec­to­ra­les nego­cia­das que sus­ti­tu­ye­ron a los dic­ta­do­res por mane­ja­bles polí­ti­cos neo­li­be­ra­les elec­tos, quie­nes se com­pro­me­tie­ron a pre­ser­var el apa­ra­to esta­tal exis­ten­te, a defen­der a las éli­tes extran­je­ras y loca­les, y a res­pal­dar la polí­ti­ca regio­nal e inter­na­cio­nal de Esta­dos Unidos.

Las lec­cio­nes del pasa­do y la polí­ti­ca actual

Oba­ma ha sido extre­ma­da­men­te reti­cen­te a derro­car a Muba­rak por varias razo­nes, aun cuan­do el movi­mien­to cre­ce en núme­ro y se pro­fun­di­za el sen­ti­mien­to anti-Washing­ton. La Casa Blan­ca tie­ne muchos clien­tes en todo el mun­do —entre ellos Hon­du­ras, Méxi­co, Indo­ne­sia, Jor­da­nia y Arge­lia— que creen tener una rela­ción estra­té­gi­ca con Washing­ton y quie­nes per­de­rían con­fian­za en su futu­ro si Muba­rak fue­ra abandonado.

En segun­do lugar, las influ­yen­tes orga­ni­za­cio­nes pro-israe­líes de Esta­dos Uni­dos (AIPAC, los pre­si­den­tes de las prin­ci­pa­les orga­ni­za­cio­nes judías esta­dou­ni­den­ses) y su ejér­ci­to de escri­bas han movi­li­za­do a los líde­res del Con­gre­so para que pre­sio­nen a la Casa Blan­ca con que siga apos­tan­do por Muba­rak ya que es Israel el prin­ci­pal bene­fi­cia­rio de un dic­ta­dor atra­gan­ta­do para los egip­cios (y los pales­ti­nos) pero a los pies del Esta­do judío.

Como resul­ta­do, el régi­men de Oba­ma se ha movi­do len­ta­men­te; con mie­do y bajo la pre­sión del cre­cien­te movi­mien­to popu­lar egip­cio, bus­ca una fór­mu­la polí­ti­ca alter­na­ti­va que eli­mi­ne a Muba­rak, man­ten­ga y for­ta­lez­ca el poder polí­ti­co del apa­ra­to esta­tal, e incor­po­re una alter­na­ti­va elec­to­ral civil como medio de des­mo­vi­li­zar y des­ra­di­ca­li­zar el vas­to movi­mien­to popular.

El prin­ci­pal obs­tácu­lo para derro­car a Muba­rak es que un sec­tor impor­tan­te del apa­ra­to del Esta­do, espe­cial­men­te los 325.00 miem­bros de la Fuer­zas de Segu­ri­dad Cen­tral y los 60.000 de la Guar­dia Nacio­nal, se encuen­tran direc­ta­men­te bajo el man­do del Minis­te­rio del Inte­rior y de Muba­rak. En segun­do lugar, los gene­ra­les del Ejér­ci­to (468.500 miem­bros) han refor­za­do a Muba­rak duran­te 30 años y se han enri­que­ci­do gra­cias a su con­trol sobre las muy lucra­ti­vas empre­sas de una amplia gama de sec­to­res. No apo­ya­rán nin­gu­na “coa­li­ción” civil que pon­ga en cues­tión sus pri­vi­le­gios eco­nó­mi­cos y su poder para esta­ble­cer los pará­me­tros polí­ti­cos de cual­quier sis­te­ma elec­to­ral. El coman­dan­te supre­mo de las fuer­zas arma­das de Egip­to es clien­te de Esta­dos Uni­dos des­de hace mucho tiem­po y un ser­vi­cial cola­bo­ra­dor de Israel.

Oba­ma está deci­di­da­men­te a favor de cola­bo­rar con y garan­ti­zar la pre­ser­va­ción de estas ins­tan­cias coer­ci­ti­vas. Pero nece­si­ta asi­mis­mo con­ven­cer­les de la subs­ti­tu­ción de Muba­rak y de que per­mi­tan un nue­vo régi­men que pue­da des­ac­ti­var el movi­mien­to de masas cada vez más opues­to a la hege­mo­nía esta­dou­ni­den­se y a la sumi­sión a Israel. Oba­ma hará todo lo nece­sa­rio para man­te­ner la cohe­sión del Esta­do y evi­tar divi­sio­nes que pue­dan con­du­cir a un movi­mien­to de masas —la alian­za de los sol­da­dos que podría con­ver­tir la revuel­ta en una revolución.

Washing­ton ha abier­to con­ver­sa­cio­nes con los sec­to­res libe­ra­les e isla­mis­tas más con­ser­va­do­res del movi­mien­to anti-Muba­rak. Al prin­ci­pio tra­tó de con­ven­cer­los de que nego­cia­sen con Muba­rak —un calle­jón sin sali­da que fue recha­za­do por todos los sec­to­res de la opo­si­ción de arri­ba a aba­jo. A con­ti­nua­ción, Oba­ma tra­tó de ven­der una fal­sa “pro­me­sa” de Muba­rak: que no par­ti­ci­pa­ría en las elec­cio­nes den­tro de nue­ve meses.

El movi­mien­to y sus diri­gen­tes recha­za­ron esa pro­pues­ta tam­bién. Así que Oba­ma lan­zó la retó­ri­ca de “cam­bios inme­dia­tos” pero sin nin­gu­na medi­da de fon­do que la res­pal­da­ra. Para con­ven­cer a Oba­ma de su man­te­ni­do poder entre las bases, Muba­rak envió al lum­pen matón de su poli­cía secre­ta a que se apo­de­ra­se vio­len­ta­men­te de las calles del movi­mien­to. Una prue­ba de fuer­za: el Ejér­ci­to no hizo nada; el asal­to hizo subir la apues­ta de una gue­rra civil de con­se­cuen­cias radi­ca­les. Washing­ton y la UE pre­sio­na­ron al régi­men de Muba­rak para que echa­ra mar­cha atrás — por aho­ra. Pero la ima­gen de un ejér­ci­to favo­ra­ble a la demo­cra­cia se vio empa­ña­da por los muer­tos y por miles de heridos.

A medi­da que la pre­sión del movi­mien­to se inten­si­fi­ca, Oba­ma está pre­sio­na­do por el lobby israe­lí favo­ra­ble a Muba­rak y su comi­ti­va del Con­gre­so, por una par­te, y por otra, por ase­so­res con cono­ci­mien­tos que le piden que siga las prác­ti­cas del pasa­do y avan­ce de for­ma deci­di­da sacri­fi­can­do al régi­men para sal­var al Esta­do aho­ra que la opción elec­to­ral de libe­ra­les-isla­mis­tas sigue estan­do aún sobre la mesa.

Pero Oba­ma duda, y cual pre­ca­vi­do crus­tá­ceo, se mue­ve hacia los lados y hacia atrás, cre­yen­do que su pro­pia retó­ri­ca gran­di­lo­cuen­te es un sus­ti­tu­to de la acción… con la espe­ran­za de que tar­de o tem­prano, el levan­ta­mien­to aca­ba­rá en muba­ra­kis­mo sin Muba­rak: un régi­men capaz de des­mo­vi­li­zar a los movi­mien­tos popu­la­res y dis­pues­to a pro­mo­ver elec­cio­nes que den lugar a repre­sen­tan­tes ele­gi­dos que sigan la línea gene­ral de sus predecesores.

Sin embar­go, hay muchas incer­ti­dum­bres en una remo­de­la­ción polí­ti­ca: una ciu­da­da­nía demo­crá­ti­ca, el 83% des­fa­vo­ra­ble a Washing­ton, posee­rá la expe­rien­cia de la lucha y la liber­tad para exi­gir un reajus­te polí­ti­co, espe­cial­men­te, dejar de ser el poli­cía que hace cum­plir el blo­queo israe­lí sobre Gaza, y pres­tar apo­yo a los títe­res de Esta­dos Uni­dos en el Nor­te de Áfri­ca, en Líbano, Yemen, Jor­da­nia y Ara­bia Sau­dí. En segun­do lugar, las elec­cio­nes libres abri­rán el deba­te y aumen­ta­rán la pre­sión para un mayor gas­to social, para la expro­pia­ción del impe­rio de seten­ta mil millo­nes de dóla­res del clan Muba­rak y de sus com­pin­ches capi­ta­lis­tas que saquean la eco­no­mía. Las masas exi­gi­rán la redis­tri­bu­ción del gas­to públi­co del exa­ge­ra­do apa­ra­to repre­si­vo al empleo pro­duc­ti­vo que gene­re pues­tos de trabajo.

Una aper­tu­ra polí­ti­ca limi­ta­da pue­de con­du­cir a un segun­do asal­to en el que nue­vos con­flic­tos socia­les y polí­ti­cos divi­dan a las fuer­zas anti-Muba­rak, un con­flic­to entre los defen­so­res de la demo­cra­cia social y los par­ti­da­rios del elec­to­ra­lis­mo eli­tis­ta neo­li­be­ral. El momen­to de la lucha con­tra la dic­ta­du­ra es sólo la pri­me­ra fase de una lucha pro­lon­ga­da hacia la eman­ci­pa­ción defi­ni­ti­va no sólo en Egip­to sino en todo el mun­do ára­be. El resul­ta­do depen­de del gra­do en que las masas desa­rro­llen su pro­pia orga­ni­za­ción inde­pen­dien­te y a sus líderes.

Artícu­lo ori­gi­nal: http://​petras​.lahai​ne​.org/​a​r​t​i​c​u​l​o​.​p​h​p​?​p​=​1​837 – Tra­duc­ción para Rebe­lión de Loles Oliván

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.