Lucha de cla­ses con otro nom­bre – Vice­nçs Nava­rro

Esta­mos vivien­do la ava­lan­cha con­ser­va­do­ra-neo­li­be­ral lide­ra­da por la can­ci­ller Ange­la Mer­kel, que pro­po­ne rea­li­zar refor­mas en la euro­zo­na enca­mi­na­das a mejo­rar la com­pe­ti­ti­vi­dad de los paí­ses que la com­po­nen a base de redu­cir los sala­rios y los dere­chos labo­ra­les. En tal pos­tu­ra se pre­su­po­ne que la com­pe­ti­ti­vi­dad depen­de en gran medi­da de los sala­rios, de mane­ra que su varia­ción a la baja pro­du­ci­rá un aumen­to al alza de la com­pe­ti­ti­vi­dad, al per­mi­tir una baja­da de pre­cios, lo que hará que los pro­duc­tos sean más bara­tos y con ello aumen­ta­rá su com­pe­ti­ti­vi­dad. Como apo­yo a su teo­ría, Mer­kel hace refe­ren­cia a Ale­ma­nia, cuya ele­va­da com­pe­ti­ti­vi­dad se basa, según la can­ci­ller, en la “mode­ra­ción sala­rial”, la pala­bra uti­li­za­da en el dis­cur­so neo­li­be­ral para defi­nir un pro­ce­so en el que los sala­rios están estan­ca­dos o dis­mi­nu­yen mien­tras que la pro­duc­ti­vi­dad aumen­ta.

El pro­ble­ma de tal teo­ría es que los datos no apo­yan tales tesis. Como muy bien ha docu­men­ta­do Ronald Jans­sen en su artícu­lo Euro­pean Eco­no­mic Gover­nan­ce: The Next Big Hold Up On Wages, en la revis­ta Social Euro­pe Jour­nal
(02−03−2001), la famo­sa com­pe­ti­ti­vi­dad ale­ma­na tie­ne muy poco que ver con el nivel de los sala­rios, con su mode­ra­ción o con los pre­cios de los pro­duc­tos que Ale­ma­nia expor­ta. El éxi­to de las expor­ta­cio­nes ale­ma­nas no se basa en sus pre­cios, tal como ha docu­men­ta­do la pro­pia Comi­sión Euro­pea. Esta, en un infor­me de 2010, con­clu­yó que el cre­ci­mien­to de las expor­ta­cio­nes ale­ma­nas duran­te el perio­do 1999 – 2008 (un cre­ci­mien­to anual del 7,3%) se debió pri­mor­dial­men­te al cre­ci­mien­to de los mer­ca­dos impor­ta­do­res. Sólo un 0,3% se debía al cam­bio de pre­cios de los pro­duc­tos expor­ta­dos. El mila­gro expor­ta­dor ale­mán se debe, prin­ci­pal­men­te, al enor­me cre­ci­mien­to de las impor­ta­cio­nes de pro­duc­tos ale­ma­nes por par­te sobre todo de las eco­no­mías emer­gen­tes. Tales pro­duc­tos son manu­fac­tu­ras, equi­pa­mien­tos de tec­no­lo­gías Tele­com, infra­es­truc­tu­ra de trans­por­tes y otros. El éxi­to de las expor­ta­cio­nes se debe, por lo tan­to, al know how y muy poco a los pre­cios de los pro­duc­tos. Estu­dios eco­no­mé­tri­cos rea­li­za­dos en Ale­ma­nia han mos­tra­do que una reduc­ción del 10% en su pre­cio sólo aumen­ta­ría las expor­ta­cio­nes un 4%.
De estos y otros datos se dedu­ce que la mode­ra­ción sala­rial que ha teni­do lugar duran­te este perio­do en Ale­ma­nia no era para redu­cir los pre­cios (que no se redu­je­ron), sino para aumen­tar los bene­fi­cios empre­sa­ria­les, que alcan­za­ron nive­les sin pre­ce­den­tes. El por­cen­ta­je de bene­fi­cios del sec­tor empre­sa­rial en los sec­to­res manu­fac­tu­re­ros y otros sec­to­res expor­ta­do­res aumen­ta­ron, de un 36% del valor aña­di­do bru­to en 2004, al 41% en 2008. Mien­tras, los sala­rios per­ma­ne­cie­ron cons­tan­tes.

Y ahí está la razón del dis­cur­so con­ser­va­dor-neo­li­be­ral. El obje­ti­vo no es la defen­sa de la eco­no­mía o de la com­pe­ti­ti­vi­dad, sino de los intere­ses de las gran­des empre­sas (inclu­yen­do tam­bién, por cier­to, a los ban­cos) a cos­ta de los intere­ses de los tra­ba­ja­do­res. Es lo que antes se lla­ma­ba lucha de cla­ses, lo cual aho­ra se enmas­ca­ra bajo el dis­cur­so de la com­pe­ti­ti­vi­dad. Y este es el mode­lo que la can­ci­ller Mer­kel y su par­ti­do (per­te­ne­cien­te a la mis­ma fami­lia polí­ti­ca que el Par­ti­do Popu­lar en Espa­ña) desean implan­tar en la UE. Estos intere­ses empre­sa­ria­les y finan­cie­ros son los que aho­ra están pro­mo­vien­do con el mis­mo dis­cur­so en Espa­ña, pre­sio­nan­do para que exis­ta un des­cen­so de los sala­rios. Desean que los sala­rios bajen para que aumen­ten sus bene­fi­cios, argu­men­tan­do que la reduc­ción de los sala­rios hará mejo­rar las expor­ta­cio­nes y con ello la eco­no­mía. Pero las expor­ta­cio­nes en Espa­ña han con­ti­nua­do cre­cien­do, tal como han ido cre­cien­do tam­bién la pro­duc­ti­vi­dad y los sala­rios, en por­cen­ta­jes, por cier­to, muy simi­la­res a Ale­ma­nia, como bien ha docu­men­ta­do Mark Weis­brot en su artícu­lo Spain’s Trou­ble are Tied to Euro­zo­ne Poli­cies, en The Guar­dian
(29−01−2001). En reali­dad, como en Ale­ma­nia, la varia­bi­li­dad en los pre­cios no es deter­mi­nan­te del tama­ño de las expor­ta­cio­nes espa­ño­las. Tam­bién, como en Ale­ma­nia, la deman­da de los paí­ses impor­ta­do­res es la cla­ve. Redu­cir los sala­rios en Espa­ña a fin de afec­tar a la com­pe­ti­ti­vi­dad reque­ri­rá un recor­te sala­rial muy sus­tan­cial para que ello se note. Y este recor­te afec­ta­rá muy nega­ti­va­men­te a la deman­da inter­na.

Y ahí está el meo­llo de la cues­tión en Espa­ña y en la UE. Sus expor­ta­cio­nes no depen­den tan­to del pre­cio de sus pro­duc­tos, sino de la deman­da de estos, lo cual depen­de, a su vez, del cre­ci­mien­to de los mer­ca­dos domés­ti­cos e impor­ta­do­res, que son en su mayo­ría los paí­ses de la euro­zo­na. Las expor­ta­cio­nes espa­ño­las se basan en pro­duc­tos de tec­no­lo­gía alta y media (pro­duc­tos manu­fac­tu­ra­dos), como en Ale­ma­nia, y pro­duc­tos agrí­co­las, pes­ca y arte­sa­nía de baja y media tec­no­lo­gía, cuyas expor­ta­cio­nes y con­su­mo depen­den más de su cali­dad que de su pre­cio. El mejor deter­mi­nan­te de las expor­ta­cio­nes espa­ño­las es el cre­ci­mien­to de la capa­ci­dad adqui­si­ti­va de los paí­ses impor­ta­do­res, tales como Ale­ma­nia (que depen­de del nivel de sus sala­rios). De ahí que la reduc­ción sala­rial tan­to en Ale­ma­nia como en Espa­ña (y en otros paí­ses de la euro­zo­na) va pre­ci­sa­men­te en con­tra del aumen­to del comer­cio, pues depri­me la deman­da tan­to domés­ti­ca como exte­rior, retra­san­do nota­ble­men­te la capa­ci­dad de recu­pe­ra­ción de las eco­no­mías euro­peas.

Lo que está ocu­rrien­do en la euro­zo­na es que los intere­ses finan­cie­ros y de las gran­des empre­sas están uti­li­zan­do la cri­sis, que ellos mis­mos crea­ron, para con­se­guir lo que siem­pre desea­ron: la reduc­ción e inclu­so eli­mi­na­ción de los dere­chos socia­les, labo­ra­les e inclu­so polí­ti­cos de las cla­ses popu­la­res en gene­ral y de la cla­se tra­ba­ja­do­ra en espe­cial. Y esto es de lo que debe infor­mar­se a la pobla­ción.

Vice­nç Nava­rro es Cate­drá­ti­co de Polí­ti­cas Públi­cas de la Uni­ver­si­tat Pom­peu Fabra y exca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía de la Uni­ver­si­tat de Bar­ce­lo­na.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *