Des­nu­dos fren­te a la liber­tad – Anto­nio Alva­rez Solis

Ante esos esta­tu­tos, el Gobierno espa­ñol y los par­ti­dos que lo sopor­tan inclu­so des­de la opo­si­ción opo­nen obli­ga­cio­nes ideo­ló­gi­cas a cum­plir que no cer­ti­fi­can un mayor pro­gre­so demo­crá­ti­co, sino que per­si­guen una humi­lla­ción his­tó­ri­ca que aspi­ra a la des­truc­ción inter­na de la nue­va for­ma­ción vas­ca. Vano empe­ño. Nece­dad polí­ti­ca. Inca­pa­ci­dad inte­lec­tual para cons­truir lo nue­vo, que en Espa­ña siem­pre ofen­de por­que afec­ta a la secu­lar segu­ri­dad rural que la mue­ve. El Par­ti­do Popu­lar ha des­ve­la­do de nue­vo la vio­len­cia here­da­da en su cons­truc­ción y el Par­ti­do Socia­lis­ta ha ini­cia­do una gue­rra de gue­rri­llas con todo su per­fil serrano.

En pri­mer lugar tan­to socia­lis­tas como «popu­la­res» con­si­de­ran viva la acción mili­tar de ETA a lo lar­go de su his­to­ria, inclu­yen­do su lucha con­tra el fran­quis­mo. ¿Se pue­de pen­sar así cuan­do se está ante la ofer­ta de un nue­vo esce­na­rio de con­vi­ven­cia? ¿Pue­de con­ce­bir­se la reali­dad como un dra­ma inmó­vil en el que per­ma­nen­te unos son los bue­nos y otros los malos? ¿Vale ante la deci­di­da ofer­ta demo­crá­ti­ca de Sor­tu echar el ancla en fon­dos bajos y revuel­tos?

Por­que ése es el pro­ble­ma: los fon­dos bajos y revuel­tos de una polí­ti­ca espa­ño­la que man­tie­ne un edi­fi­cio sin cimien­tos mora­les ni seve­ri­dad con­cep­tual. Espa­ña no pue­de admi­tir cla­se algu­na de cla­ri­dad por­que esa cla­ri­dad des­ve­la­ría su pro­pio per­fil trá­gi­co.

Si no hay una víc­ti­ma sobre el ara esta­tal, ¿qué pue­den socia­lis­tas y «popu­la­res» ofre­cer a masas vocin­gle­ras que se com­por­tan bron­ca­men­te asi­das a una his­to­ria inmó­vil?

Sor­tu ha logra­do remo­ver los cimien­tos de muchas cosas. Aho­ra habrá que res­pon­der a esta tran­qui­la pero deci­di­da volun­tad de enten­di­mien­to con una acep­ta­ción cla­ra o con una saña enfer­mi­za. No hay más sali­das. No valen ya para los obser­va­do­res sere­nos los retrué­ca­nos de unos comen­ta­ris­tas, encas­ti­lla­dos en un perio­dis­mo con herrum­bre his­tó­ri­ca, para enre­dar el hilo cla­ro de una pro­pues­ta demo­crá­ti­ca que inclu­ye el recha­zo de todas las vio­len­cias ¡Abso­lu­ta­men­te de todas! Ni valen tam­po­co las posi­bles mani­fes­ta­cio­nes de la calle tozu­da­men­te espa­ño­la para rese­car el nue­vo bro­te de demo­cra­cia.

No esta­mos ante la posi­ble resu­rrec­ción de unas masas que pidan ante el Cau­di­llo la devo­lu­ción de Gibral­tar con insul­tos a la comu­ni­dad inter­na­cio­nal. Habi­tar en Euro­pa, aun­que esa Euro­pa esté migra­da por mil con­tra­dic­cio­nes, obli­ga a mane­jar hoga­ño una dia­léc­ti­ca míni­ma­men­te razo­na­ble.

He pasea­do la calle, leí­do a fon­do los perió­di­cos y escu­cha­do la radio con aten­ción, y de todo este tra­ba­jo he vuel­to con una úni­ca segu­ri­dad: o los polí­ti­cos y el Gobierno de Espa­ña acep­tan la nue­va vía de diá­lo­go y par­ti­ci­pa­ción o será la pro­pia Espa­ña la que se que­de con las manos pre­sas en su pro­pia y áci­da masa. Aho­ra ya no es la hora de Eus­ka­di, sino la hora de Espa­ña.

La voz espa­ño­la debe­rá des­cu­brir si tras sus con­de­nas exis­te una radi­cal preo­cu­pa­ción por el terro­ris­mo, cosa que ya no apa­re­ce en las encues­tas o si, por el con­tra­rio, está úni­ca­men­te reple­ta de temor a la inde­pen­den­cia de la nación vas­ca. Si es así, el tan­to de cul­pa por el corres­pon­dien­te desas­tre demo­crá­ti­co ya no podrán car­gar­lo a la ciu­da­da­nía vas­ca, sino que ten­drán que ano­tar­lo en la con­ta­bi­li­dad espa­ño­la. Dejen, pues, de jugar con el dolor de las víc­ti­mas ‑que que­da reco­no­ci­do en el recha­zo a la vio­len­cia, sea cual sea el ori­gen de esa vio­len­cia- y con­fron­te Madrid, con sereno y sóli­do pen­sa­mien­to, el momen­to de aper­tu­ra polí­ti­ca y moral que ofre­ce la nue­va for­ma­ción polí­ti­ca vas­ca.

Se tra­ta, pues, nada menos que de ingre­sar en la moder­ni­dad para hablar con su len­gua­je. Cua­tro­cien­tos años lar­gos de parra­fa­das solem­nes y esté­ri­les obli­gan a los polí­ti­cos espa­ño­les a salir del roño­so cas­ca­rón para asu­mir un len­gua­je equi­li­bra­do y fruc­tí­fe­ro.

La reali­dad que aca­ba de abrir­se ple­na­men­te en tie­rra vas­ca obli­ga, no obs­tan­te, a for­mu­lar una serie de repa­ros en torno al gran acon­te­ci­mien­to.

En pri­mer lugar, pare­ce asom­bro­so que algu­nas aso­cia­cio­nes de fun­cio­na­rios, y hablo aho­ra del sin­di­ca­to poli­cial que ha expre­sa­do su horror ante la nue­va posi­bi­li­dad polí­ti­ca, se per­mi­tan ade­lan­tar su pos­tu­ra de recha­zo a la ofer­ta de Sor­tu. Los fun­cio­na­rios poli­cia­les están para per­se­guir posi­bles deli­tos en auxi­lio de los jue­ces y bajo su seve­ro con­trol y no para expre­sar un pro­ta­go­nis­mo que no les corres­pon­de. Qui­zá toda esta pala­bre­ría des­cu­bra, una vez más, el fon­do de un Esta­do en el que domi­na el mal anar­quis­mo naci­do de una detes­ta­ble y enre­ve­sa­da gober­na­ción. Qui­zá. Ni la Poli­cía ingle­sa, ni la ale­ma­na, ni la fran­ce­sa, ni las pru­den­tes y dis­ci­pli­na­das poli­cías nór­di­cas expre­san jamás su pos­tu­ra moral en torno a un fenó­meno polí­ti­co. Si esto acon­te­cie­ra, esas extra­ñas pos­tu­ras serían inme­dia­ta­men­te des­au­to­ri­za­das por los polí­ti­cos que rigen los des­ti­nos de su país.

Pero entre noso­tros se ha dado a los dife­ren­tes cuer­pos poli­cia­les no sola­men­te la auto­ri­dad dele­ga­da para prac­ti­car su genuino tra­ba­jo, que ha de hacer­se con toda cor­te­sía hacia los ciu­da­da­nos, sino que ade­más se les ha dota­do de la facul­tad de pre-jui­cio sobre aque­llas mate­rias que pre­ci­san de otros des­ve­los y otros pode­res. Esto pone de relie­ve, uni­do a otras mani­fes­ta­cio­nes asi­mis­mo visi­bles, el abu­so anti­de­mo­crá­ti­co con que se emplea un fun­cio­na­ria­do de per­fil man­chú.

La cues­tión res­pec­to a la gran ofer­ta de la izquier­da aber­tza­le radi­ca aho­ra en el lar­go escar­ne­ci­mien­to que se ha hecho de la mis­ma no sola­men­te por Madrid, sino por par­te de una serie de agen­tes polí­ti­cos y socia­les vas­cos que nun­ca han enten­di­do ple­na­men­te lo que supon­dría la inde­pen­den­cia de Eus­ka­di, como prin­ci­pio, ade­más, de la libe­ra­ción de toda Eus­kal Herria.

Estos agen­te polí­ti­cos y socia­les vas­cos han usa­do con­cep­tos como el de auto­de­ter­mi­na­ción o de sobe­ra­nía de for­ma volan­de­ra y capri­cho­sa según nece­si­ta­ran que el vien­to hin­cha­se sus velas. La ver­dad es que siem­pre tuvie­ron sus ojos pues­tos en Madrid no para mejo­rar una estra­te­gia nacio­na­lis­ta, sino para extraer otro cal­de­ro de agua mila­gro­sa del pozo del Esta­do. Su com­pla­cen­cia fren­te al Esta­do espa­ñol ha sido ínti­ma y cons­tan­te­men­te sos­te­ni­da. La lega­li­za­ción de Sor­tu no pue­de com­pla­cer­les ple­na­men­te por­que habrán de acep­tar su com­pa­ñía via­je­ra en el trán­si­to elec­to­ral si de ver­dad aspi­ran a reco­brar el Gobierno vas­co.

Pero tam­bién es cier­to que si se impi­de la nave­ga­ción polí­ti­ca de Sor­tu, la vali­dez de esos agen­tes poli­cro­ma­dos y de sus par­ti­dos aho­ra ya bas­tan­te ines­ta­bles que­da­rá que­bran­ta­da pro­fun­da­men­te. La pre­ten­sión lega­li­za­do­ra que pro­ta­go­ni­za Sor­tu obli­ga a lim­piar fon­dos con urgen­cia en las otras naves que for­man la flo­ta polí­ti­ca vas­ca.

Y bien, ¿qué hará aho­ra Madrid? A Zapa­te­ro le gus­ta­ría una juga­da a la cata­la­na, o sea, lega­li­zar Sor­tu y pro­ce­der lue­go a limar­lo con­ve­nien­te­men­te. A Rubal­ca­ba le com­pla­ce­ría, creo, que el aber­tza­lis­mo fue­ra des­trui­do por los jue­ces. A los «popu­la­res» les con­for­ta­ría que con­ti­nua­se la gue­rra anti­vas­ca. Y al PSE no creo que le gus­te siquie­ra que se remue­van ni las aguas super­fi­cia­les de una situa­ción tan difí­cil­men­te logra­da.

El caso es dar con el pla­to que pue­dan tra­gar los espa­ño­les den­tro de su aver­sión a la mesa vas­ca. Esto es, se tra­ta de jugar a los dos paños de la mesa tras haber­la reto­ca­do con vio­len­cia y fal­se­dad para que ten­ga sola­men­te uno.

La deci­sión sigue, pues, en las manos vas­cas de aque­llos que aman real­men­te a Eus­kal Herria. La nue­va bata­lla aca­ba de empe­zar.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *