Ramón Llan­qui­leo, un pre­so polí­ti­co Mapu­che

La lucha Mapu­che del Lleu-Lleu, una lucha Mapu­che y anti­ca­pi­ta­lis­ta

R. L: Pri­me­ro que nada, deja­re en cla­ro mi con­di­ción de Mapu­che, par­tien­do con rela­tar una par­te de mi infan­cia, mis estu­dios bási­cos, mis estu­dios secun­da­rios, mi incor­po­ra­ción al movi­mien­to Mapu­che, mi reen­cuen­tro con mi iden­ti­dad y con mi mun­do. Pos­te­rior­men­te daré cuen­ta de mi mili­tan­cia en si, de mi com­pro­mi­so en el pro­ce­so de recons­truc­ción nacio­nal de nues­tro pue­blo, para lue­go lle­gar a dejar cla­ro en fren­te de este tri­bu­nal mi con­di­ción de mili­tan­te Mapu­che, y con la con­si­guien­te con­se­cuen­cias de ser un per­se­gui­do polí­ti­co por par­te de este Esta­do. Como quie­ro demos­trar y como ha que­da­do demos­tra­do duran­te estos tres meses y un poco más que lle­va­mos el jui­cio en don­de por un lado tene­mos una defen­sa par­ti­cu­lar y por otro lado tene­mos una defen­sa publi­ca del Esta­do. Ade­más, como los pre­sen­tes se darán cuen­ta, el Esta­do chi­leno esta inter­vi­nien­do direc­ta­men­te en este jui­cio por los seño­res abo­ga­dos que lo repre­sen­tan, suma­dos a ellos los seño­res fis­ca­les, y por otro lado los seño­res repre­sen­tan­tes de las empre­sas fores­ta­les, una de la segun­da fuer­za eco­nó­mi­ca de este país. En con­cre­to, quie­ro dejar de mani­fies­to que el movi­mien­to al cual per­te­nez­co se enfren­ta al sis­te­ma ECONOMICO que se pre­ten­de ins­ta­lar en el terri­to­rio Mapu­che y espe­cí­fi­ca­men­te en la zona del Lago Lleu-Lleu.

Enton­ces quie­ro dejar cla­ro des­de ya de que la situa­ción que nos ha lle­va­do a asu­mir este jui­cio es jus­ta­men­te este fin del tra­ta­mien­to que se vie­ne desa­rro­llan­do des­de hace un tiem­po atrás, en don­de están invo­lu­cra­dos miem­bros de comu­ni­da­des Mapu­che enfren­ta­dos direc­ta­men­te a los intere­ses eco­nó­mi­cos que se pre­ten­den y que ya están ins­ta­la­dos en el terri­to­rio Mapu­che. En este caso intere­ses de carác­ter eco­nó­mi­co fores­tal, intere­ses mine­ros, intere­ses de las empre­sas due­ñas de las aguas. En con­cre­to es eso que quie­ro dejar de mani­fies­to, es una pelea entre los mas pobres de los pobres, en este caso somos noso­tros los Mapu­che, y los gran­des gru­pos eco­nó­mi­cos que en este caso están sien­do repre­sen­ta­dos por el Esta­do y sal­va­guar­da­dos por ese mis­mo. Eso quie­ro dejar de mani­fies­to.

P. del T: seño­res abo­ga­dos pue­den empe­zar el inte­rro­ga­to­rio.

La infan­cia de Ramón Llan­qui­leo: des­po­jo terri­to­rial, colo­ni­za­ción y pobre­za

Adol­fo Mon­tiel: Por favor le vamos a hacer unas con­sul­tas. Le roga­ría que mire al tri­bu­nal para no dejar mal enten­di­do. Por favor no mire a los abo­ga­dos. Cuén­te­nos de su niñez, su lugar de naci­mien­to, su ori­gen, sus padres. Señor impu­tado por favor.

R. L: Para tra­tar de situar un poco el lugar don­de yo vivo, es una reduc­ción Mapu­che que que­do hecha por 1920, 1910, des­pués de haber sido expul­sa­do de lo que se cono­ce como el fun­do Tra­na­que­pe. En ese enton­ces, era pro­pie­dad del Señor Ova­lle y que pos­te­rior­men­te pasó a pro­pie­dad de los seño­res Ebens­per­ger. Soy pro­duc­to de una fami­lia muy pobre. Mi padre era un cam­pe­sino, pos­te­rior­men­te tra­ba­jo como tra­ba­ja­dor fores­tal en muchos luga­res. Mi madre es arte­sa­na en lana. En reali­dad para poder gra­fi­car, hay una situa­ción de pobre­za que la vivi­mos duran­te toda la infan­cia, pue­do decir que soy el cuar­to hijo de 7 hijos que tuvie­ron mis padres. Pos­te­rior­men­te lue­go del falle­ci­mien­to de mi her­mano lle­gue a ocu­par el ter­cer lugar. Recuer­do una infan­cia muy dura mar­ca­da por la pobre­za. Y si no mal lo recuer­do hubie­ron momen­tos en los cua­les fal­to la comi­da, y muchos de los her­ma­nos que vivi­mos por allí sabe­mos que duran­te la dic­ta­du­ra, en los 80, la situa­ción de nues­tra comu­ni­dad era muy gra­ve, y en algu­na oca­sión sola­men­te se tenia un poco de papa, locro e yuyo, y con eso almor­zá­ba­mos y sobre­vi­vía­mos.

Enton­ces comen­cé a tra­ba­jar por la fami­lia Jor­que­ra que era colo­nos de la zona que habían lle­ga­do en los años 30 al sec­tor. Y recuer­do haber tra­ba­ja­do para los seño­res Pablo Jor­que­ra, Gerar­do Jor­que­ra, Juan Jor­que­ra, Bruno Jor­que­ra con quien igual había una rela­ción de tra­ba­ja­dor. Por lo mis­mo con­ser­vo bas­tan­te res­pe­to por ellos, el tra­ba­jo no fue dis­cri­mi­na­to­rio. No es así cuan­do ingre­se al cole­gio, ense­ñan­za bási­ca. A pesar de que nues­tra pobla­ción el nume­ro de estu­dian­tes que había éra­mos mayo­ría los Mapu­che. Pero aun así al inte­rior de este cole­gio había chi­le­nos que nos dis­cri­mi­na­ban bas­tan­te. Pue­do decir que hemos sufri­do la dis­cri­mi­na­ción tam­bién.

Mili­tan­cia comu­nis­ta

Pos­te­rior­men­te des­pués de haber ter­mi­na­do la ense­ñan­za bási­ca, me voy a estu­diar en un liceo Fores­tal acá en la comu­na ¿ (18.28) que es el ins­ti­tu­to de edu­ca­ción rural, y don­de comen­cé a tener algu­na acer­ca­mien­to con gen­te que supues­ta­men­te plan­tea­ba la lucha con los pobres. Es así como empe­cé a vin­cu­lar­me con gen­te vin­cu­la­da al Par­ti­do Comu­nis­ta. Me recuer­do haber ingre­sa­do a la juven­tud comu­nis­ta alre­de­dor del año 96. Pero a la vez en el liceo recuer­do que había un gru­po cul­tu­ral Mapu­che al cual me inte­gro y al cual pos­te­rior­men­te me hago res­pon­sa­ble de diri­gir­lo. Así en el 98, don­de ya esta­ba con­clu­yen­do la ense­ñan­za media, comen­cé a ver­me que había un con­flic­to, que las comu­ni­da­des comen­za­ban a recu­pe­rar sus tie­rras que con­si­de­ra­ban pro­pias. En vis­ta de eso yo tam­bién comen­cé a inte­rio­ri­zar­me un poco de mi his­to­ria, comen­cé a leer mucho, tam­bién comen­cé a leer en rela­ción a los hechos ocu­rri­dos antes de los 90, antes de la dic­ta­du­ra mili­tar, y me fui ente­ran­do de la situa­ción de per­se­cu­ción y de ase­si­na­tos por par­te de un régi­men dic­ta­to­rial que pode­mos con­si­de­rar como fas­cis­ta.

El com­pro­mi­so con el pro­ce­so de recu­pe­ra­ción de tie­rras Si bien es cier­to ya comien­zo a tener mi for­ma­ción como pro­fe­sio­nal. Comien­zo a inte­rio­ri­zar­me de esta reali­dad de las comu­ni­da­des don­de había des­de fal­ta de agua, ni don­de pas­to­rear un ani­mal, ni don­de sem­brar una papa o tri­go. Por que si bien es cier­to la situa­ción que pasa­ba en mi lugar, no es dis­tin­ta de la situa­ción que pasa­ba en todas las otras comu­ni­da­des. Eso sig­ni­fi­ca­ba pobre­za y espe­cial­men­te fal­ta de espa­cio para cul­ti­var y para criar. Vien­do esta reali­dad, sien­to la nece­si­dad a res­pal­dar esta deman­da. Por que a raíz de los ante­ce­den­tes his­tó­ri­cos que exis­tían y que exis­ten, esas deman­das son jus­tas. Tam­bién, vien­do la con­for­ma­ción del Esta­do chi­leno en esta par­te del terri­to­rio nacio­nal que hoy se cono­ce, me fui ente­ran­do que a noso­tros nos fue­ron arre­ba­tan­do la tie­rra a san­gre y fue­go.

Es así como me comien­zo a ente­rrar de un señor que se lla­ma­ba el coro­nel Cor­ne­lio Saa­ve­dra que había paci­fi­ca­do jus­ta­men­te la pro­vin­cia de Arau­co. En esta paci­fi­ca­ción, no obe­de­cía a un hecho, ni a la nece­si­dad de ellos, sino que fue una deci­sión por par­te del Esta­do, y es así como revi­san­do tam­bién ante­ce­den­tes his­tó­ri­cos que el 2 de Julio de 1852 jus­ta­men­te se crea la pri­me­ra ley en don­de se incor­po­ra el terri­to­rio de Arau­co al domi­nio del Esta­do chi­leno. Enton­ces bus­can­do todos esos ante­ce­den­tes, empe­cé a lle­gar a la con­clu­sión que el pue­blo Mapu­che es un pue­blo ocu­pa­do mili­tar­men­te, polí­ti­ca­men­te y admi­nis­tra­ti­va­men­te por el Esta­do chi­leno. Por lo tan­to, fren­te a esta situa­ción, encon­trán­do­me con otros her­ma­nos en este jui­cio, la pre­gun­ta que per­so­nal­men­te me hago: noso­tros si somos un pue­blo ocu­pa­do por este Esta­do, ¿este Esta­do nos dará las garan­tías por un jui­cio jus­to? Es lo que me pre­gun­to.

Aho­ra bien siguien­do con el rela­to sobre mis estu­dios y el pro­ce­so de invo­lu­crar­me, el reen­cuen­tro con mi mun­do, eso ter­mi­na alre­de­dor del año 98. Des­de ya dere­cha­men­te, me pro­du­ce la nece­si­dad de apo­yar los pro­ce­sos de recu­pe­ra­ción que se desa­rro­llan en la pro­vin­cia de Arau­co y tam­bién en la Nove­na Región.

De Cuyin­co a Trai­guen, a recu­pe­rar las tie­rras usur­pa­das

A. M: Bue­nos días don Ramón. Don Ramón, reto­man­do la decla­ra­ción empe­za­do ayer, podría usted decir al tri­bu­nal cual fue su acti­vi­dad en rela­ción con el con­flic­to que usted lla­ma entre el Esta­do chi­leno y la nación o pue­blo Mapu­che.

Ramón Llan­qui­leo: Bue­nos días su seño­ría, bue­nos días a todos los pre­sen­tes en la sala. Reto­man­do lo que ayer rela­ta­ba a su seño­ría sobre la, prin­ci­pal­men­te sobre mi infan­cia para que se con­si­de­re a que tipo de per­so­na se esta juz­gan­do. Alre­de­dor del año 1998, fin del año 98 espe­cí­fi­ca­men­te, prin­ci­pio del año 99, había un pro­ce­so de recu­pe­ra­ción de tie­rra que se esta­ba desa­rro­llan­do en la zona, en el sec­tor de Cuyin­co, en la comu­na de los Ala­mos, don­de la fami­lia Fren recla­ma­ba dere­cho ances­tral sobre su terri­to­rio que esta­ba en mano de Bos­que Arau­co. A par­tir de esta fecha, comien­zo a visi­tar esta comu­ni­dad, comien­zo a visi­tar su gen­te, que esta­ba vivien­do en espe­cie de Rukas. Y ya den­tro de esta fecha tam­bién tome una deci­sión muy impor­tan­te que era jus­ta­men­te no hacer­me par­te o seguir­me invo­lu­cran­do en el pro­ce­so de chi­le­ni­dad, es decir deje de lado los estu­dios con el fin de entre­gar­me a tiem­po com­ple­to a res­pal­dar esas recu­pe­ra­cio­nes de tie­rra que se esta­ban desa­rro­llan­do espe­cí­fi­ca­men­te en Coyin­co y en otra zona de la pro­vin­cia de Arau­co. Pos­te­rior a eso y creo que al mis­mo momen­to tam­bién, se esta­ba desa­rro­llan­do un pro­ce­so de tie­rra en la zona de Trai­guen en don­de tam­bién fui a res­pal­dar este pro­ce­so de recu­pe­ra­ción de tie­rra y así fui inte­grán­do­me a todo el pro­ce­so de recu­pe­ra­ción de tie­rra que como ayer lo men­cio­na­ba per­so­nal­men­te con­si­de­ro que es un pro­ce­so jus­to, ya que esto se sos­tie­ne en dos ele­men­tos prin­ci­pa­les.

Leyes chi­le­nas y pos­ter­ga­ción Mapu­che: la colo­ni­za­ción del terri­to­rio Mapu­che

Dos ele­men­tos prin­ci­pa­les que deto­nan, que deto­nan esos pro­ce­sos de recu­pe­ra­ción de tie­rra, que deto­nan la deman­da Mapu­che, en don­de por un lado el Esta­do chi­leno gene­ro una polí­ti­ca a tra­vés de las leyes con el fin de ir vali­dan­do la ocu­pa­ción, con el fin de ir entre­gan­do esos terri­to­rios Mapu­che a colo­nos prin­ci­pal­men­te extran­je­ros, colo­nos que algún momen­to y hubo una dis­cu­sión Mapu­che al inte­rior de la eli­te polí­ti­ca de ese enton­ces, en don­de se prio­ri­za­ba la colo­ni­za­ción con extran­je­ros, ya que esta gen­te era intere­sa­da en el desa­rro­llo y en la indus­tria, y no es así con colo­nos chi­le­nos que goza­ban de muy mala fama, de ser inclu­so mal hecho­res que se esta­ban apro­pian­do de esas tie­rras. En vir­tud de eso, el Esta­do comien­za a res­pal­dar todas esas accio­nes a tra­vés de las leyes. Como ante­rior­men­te, ayer igual lo men­cio­na­ba, una de las prin­ci­pa­les leyes que se dic­tan es la ley del 2 de Julio de 1852 don­de el Esta­do chi­leno ane­xa el terri­to­rio Mapu­che que has­ta este enton­ces o has­ta esta fecha GOZABA de auto­no­mía, auto­no­mía que había sida reco­no­ci­da en dife­ren­tes par­la­men­tos por la coro­na espa­ño­la y el Esta­do, per­dón el pue­blo-nación Mapu­che.

Enton­ces la reali­dad que se venia vien­do a fina­les de los 90, era una reali­dad que se sus­ten­ta­ba en que el des­po­jo había sido ampa­ra­do por las leyes que había sido dic­ta­das por el Esta­do. En ese enton­ces había que civi­li­zar a los bár­ba­ros, había que civi­li­zar a los sal­va­jes. Eso era el con­cep­to que se venia desa­rro­llan­do. Y suce­de una situa­ción bien impor­tan­te, que lo que se cono­cía como el terri­to­rio Mapu­che paso a lla­mar­se terri­to­rio de colo­ni­za­ción, todo ampa­ra­do en las leyes. En con­cre­to, la usur­pa­ción vio­len­ta, la masa­cre, el geno­ci­dio fue ampa­ra­da por las leyes del Esta­do chi­leno. Las cifras hablan por si solas: 600 000 muer­tos, otros hablan de 700 000 que le cos­to al pue­blo Mapu­che esta gue­rra de geno­ci­dio. En la prac­ti­ca en que se tra­du­jo eso, eso tam­bién esta en la memo­ria his­tó­ri­ca de nues­tros anti­guos, de nues­tros Cui­fi­ke­che, en don­de se dice que venían los chi­le­nos con un ejer­ci­to muy pro­fe­sio­nal des­pués de la gue­rra del Paci­fi­co, venían con fusi­les, que­man­do rukas, ase­si­nan­do muje­res, matan­do niños, y en algu­nos casos que­man­do fami­lias ente­ras al inte­rior de sus rukas. Esa reali­dad se vivió sin men­tir­les, inclu­so has­ta 1930, 1940.

Enton­ces para reto­mar, por un lado tene­mos las leyes que dice que es nece­sa­rio incor­po­rar el terri­to­rio al Sur del Bio-Bio al Esta­do chi­leno, por que esos terri­to­rios tie­nen recur­sos natu­ra­les, por que esos terri­to­rios tie­nen sue­los para la indus­tria agrí­co­la y en ese tiem­po esos sue­los tenían bos­ques nati­vos que se usa­ron para la cons­truc­ción de líneas férreas, así como tam­bién por la cons­truc­ción de gran­des vivien­das prin­ci­pal­men­te en la capi­tal. Como ya el pue­blo Mapu­che se nos había arrin­co­na­do, se nos había redu­ci­do, era nece­sa­rio una cosa que es trans­cen­den­tal por el Esta­do chi­leno, que es civi­li­zar­nos bajo su con­cep­to, bajos sus for­mas. Es así como empie­zan a ins­ta­lar sus pri­me­ras escue­las por aque­llos tiem­pos jesui­tas y capu­chi­nos en don­de se va a estu­diar y apren­der el idio­ma cas­te­llano, la mayo­ría hijos de Lon­kos y comen­za­mos a hablar el cas­te­llano.

Así tam­bién nos tra­je­ron su reli­gión, al final lle­ga­mos a una reali­dad en que esta­mos con un pue­blo abso­lu­ta­men­te des­trui­do, des­es­truc­tu­ra­do, sin terri­to­rio, sin iden­ti­dad, sin su cul­tu­ra pro­pia, sin su reli­gión pro­pia. Y es esta reali­dad que tra­jo con­si­go pobre­za, mise­ria, des­nu­tri­ción, ham­bre. El Esta­do chi­leno no hace más que agu­di­zar toda esa polí­ti­ca duran­te todos esos años. Polí­ti­ca que tra­jo deses­pe­ro en nues­tras comu­ni­da­des, tra­jo migra­ción hacia las ciu­da­des, aumen­tan­do el cor­dón peri­fé­ri­co en las ciu­da­des, en don­de nues­tra gen­te o se ha con­ver­ti­do en delin­cuen­tes, o se ha con­ver­ti­do en dro­ga­dic­tos. Pos­te­rior­men­te a eso como la reduc­ción has­ta el día de hoy sigue tan igual, y en don­de el Esta­do no ha teni­do nin­gu­na volun­tad polí­ti­ca de resol­ver este con­flic­to, las comu­ni­da­des qui­sie­ron bus­car y inclu­sos nues­tros abue­los qui­sie­ron bus­car resol­ver este con­flic­to por la vía legal.

Es así como nues­tros anti­guos fue­ron a los tri­bu­na­les de indios, a los Juz­ga­dos de indios que eran en Vic­to­ria e iban a caba­llos, se demo­ra­ban un día ente­ro, con el fin de recla­mar las tie­rras que le habían sido usur­pa­dos y que habían sido entre­ga­dos a colo­nos extran­je­ros, res­pues­tas que nun­ca las tuvie­ron. Res­pues­tas que no la han teni­do has­ta el día de hoy, por que a raíz de toda esta situa­ción de deses­pe­ro la gen­te de las comu­ni­da­des ha hecho pro­pio el dere­cho a recla­mar, pero lamen­ta­ble­men­te ante el recla­mo, cual es la repues­ta, solo para situar el lago Lleu-Lleu, ante la apro­pia­ción de los recur­sos natu­ra­les, seño­ría en el lago Lleu-Lleu si uste­des tie­nen la posi­bi­li­dad en algún momen­to podrán dar­se cuen­ta que el 70 o el 80% de la ribe­ra del lago Lleu-Lleu per­te­ne­ce a las empre­sas fores­ta­les. Sin ir mas allá, las empre­sas fores­ta­les tie­nen más de un millón y medio de hec­tá­reas, o sea de las dos empre­sas fores­ta­les, una empre­sa fores­tal tie­ne el doble o el tri­ple de lo que tie­ne en tie­rra o en terri­to­rio todo el pue­blo Mapu­che. Ese con­flic­to, esa reali­dad se ha inten­tan­do ocul­tar aquí.

Por otro lado que es lo que esta en dis­cu­sión, la ins­ta­la­ción de empre­sas mine­ras en el lago Lleu-Lleu o en la cor­di­lle­ra Nahuel­bu­ta, que trae­rá con­si­go por las comu­ni­da­des eso. El lago Lleu-Lleu ya no le per­te­ne­ce a las comu­ni­da­des del sec­tor, el 80% de esta agua esta en mano de Ende­sa Espa­ña. Enton­ces nues­tro recla­mo es legí­ti­mo, nues­tras deman­das son legí­ti­mas. Eso solo por ver la ame­na­za direc­ta. Pero por otro lado noso­tros vemos la reali­dad que hay en nues­tras comu­ni­da­des, hay pobre­za, hay ham­bre, hay alcoho­lis­mo. Ante esta reali­dad per­so­nal­men­te yo me he pro­pues­to cam­biar­la. Yo no soy alcohó­li­co, soy una per­so­na. Y como unos por allí unos poli­cías, no se si bien inten­cio­na­dos, dije­ron si efec­ti­va­men­te Ramón es una per­so­na res­pec­ta­da, Ramón es una per­so­na tra­ba­ja­do­ra, como no iban a poder a esta con­clu­sión si todos los días me vigi­la­ban, todos los días me vigi­la­ban.

En con­cre­to quie­ro lle­gar a este pun­to. La poli­cía y los seño­res fis­ca­les se le olvi­do decir que mi casa toda­vía tie­ne piso de tie­rra, de que en mi espa­cio a pena ten­go una col­cho­ne­ta para dor­mir. Pero no es el momen­to de venir a vic­ti­mi­zar­se, yo sola­men­te quie­ro dejar de mani­fies­to la reali­dad que hay, la reali­dad que tene­mos, enton­ces ante esta reali­dad per­so­nal­men­te yo me he pro­pues­to inten­tar cam­biar­la, pero no bajo la lógi­ca actual. Su seño­ría, noso­tros como pue­blo indí­ge­na nos han nega­do todo. No tene­mos ni siquie­ra la posi­bi­li­dad de hablar nues­tra pro­pia len­gua, no pode­mos hablar de fuer­za, de espí­ri­tu, que hay en la tie­rra, de expre­sar nues­tra cos­mo­vi­sión, nues­tra for­ma de ver el mun­do, por que sabe­mos si nos van a enten­der.

¿Quie­nes son los terro­ris­tas?

En con­cre­to, hay dos reali­da­des, hay dos mun­dos, el mun­do chi­leno que noso­tros lo defi­ni­mos como el mun­do occi­den­tal, que tie­ne otra for­ma de ver la vida, que tie­ne otra for­ma de ver el mun­do, y el mun­do nues­tro en don­de noso­tros tene­mos otra for­ma de ver el mun­do, tene­mos otro con­cep­to, don­de noso­tros no que­re­mos des­truir nues­tro mun­do en que esta­mos, noso­tros que­re­mos defen­der lo que con­si­de­ra­mos nues­tra madre, nues­tra madre, la Nuke Mapu. Eso lo que noso­tros que­re­mos defen­der. Los meno­kos se están secan­do, meno­ko sig­ni­fi­ca pan­tano, los mon­tes se están secan­do. A noso­tros hoy día se nos quie­re, y los seño­res fis­ca­les se han encar­ga­do de decir­nos que somos terro­ris­tas, que somos terro­ris­tas, resul­ta tan iró­ni­co, no se no encuen­tro pala­bra para defi­nir este con­cep­to, terro­ris­ta noso­tros! Enton­ces que seria Cor­ne­lio Saa­ve­dra, que seria Her­nán Tri­sano! Memo­ria e his­to­ria de la auto­no­mía Mapu­che

A. M: Don Ramón per­do­na que lo inte­rrum­pe pero que­rría hacer­le una con­sul­ta res­pe­to a lo que aca­ba de expo­ner, usted hablo de algu­nos tra­ta­dos o par­la­men­tos que habría cele­bra­do la nación-pue­blo Mapu­che con la coro­na espa­ño­la e inclu­so con la nacien­te Repú­bli­ca chi­le­na, podría usted, si es que se acuer­da, nom­brar algu­nos de esos docu­men­tos jurí­di­cos.

R. L: Si. Yo creo que eso es tam­bién par­te de la cul­tu­ra gene­ral que se ha pre­ten­di­do ocul­tar, que la his­to­ria de los par­la­men­tos entre la coro­na espa­ño­la y el pue­blo Mapu­che. Y pos­te­rior­men­te ten­go enten­di­da, si no me equi­vo­co, se hizo con pos­te­rio­ri­dad a la con­for­ma­ción de Chi­le como Repu­bli­ca. Recuer­do el par­la­men­to de Qui­lin en 1641, en esa fecha apro­xi­ma­da­men­te, pos­te­rior­men­te el par­la­men­to de Tapihue vien­do un poca la his­to­ria y revi­sán­do­la alre­de­dor de 1774 y este par­la­men­to resul­ta intere­san­te, por que en este par­la­men­to la coro­na espa­ño­la reco­no­ce una fron­te­ra con el pue­blo Mapu­che que es la fron­te­ra del Bio-Bio, en don­de efec­ti­va­men­te al pue­blo Mapu­che se le reco­no­ce su auto­no­mía y por con­si­guien­te su liber­tad. Y des­pués ten­go enten­di­do que se hizo un par­la­men­to con el Esta­do chi­leno que en este momen­to no lo recuer­do. Pero eso debe­ría hacer par­te de la cul­tu­ra gene­ral tan­to de noso­tros como Mapu­che y de la socie­dad chi­le­na, si es que exis­tía esta volun­tad de cono­cer esta par­te de la his­to­ria.

Resis­ten­cia a la hege­mo­nía fores­tal en terri­to­rio Mapu­che

A. M: Don Ramón, ¿podría usted rela­tar al tri­bu­nal fren­te a este diag­nos­ti­co que usted ha seña­la­do tan cla­ra­men­te cual fue la acti­tud con­cre­ta de las comu­ni­da­des Mapu­che don­de usted se inser­ta? Tri­bu­na­les y CONADI como ins­tan­cia insa­tis­fac­to­ria de reso­lu­ción de las deman­das Mapu­che

R. L: La vía para recu­pe­rar esas tie­rras roba­das, mal adqui­ri­das has­ta el año 95, 96, inclu­so has­ta la fecha es la vía legal. Pero esta vía legal lamen­ta­ble­men­te no tuvie­ron res­pues­tas para las deman­das de las comu­ni­da­des, no tuvie­ron res­pues­tas! O si han teni­do res­pues­tas en el últi­mo tiem­po, ha sido de acuer­do a las for­mas como el Esta­do ha deci­di­do. Eso sig­ni­fi­ca que si bien es cier­to el Esta­do ha hecho unas devo­lu­cio­nes de tie­rras, unas com­pras de tie­rras, la mayo­ría de los casos, no se devuel­ven las tie­rras que se deman­dan y que están alre­de­dor de una empre­sa fores­tal. Sino lo que ha hecho el Esta­do chi­leno es tra­tar de SACAR a los mapu­ches y lle­var­los a otros luga­res en don­de están entre medio de par­ce­le­ros chi­le­nos y en don­de la gen­te se sume y se sumer­ge en los que es la socie­dad domi­nan­te de este lugar, o sea la chi­le­ni­dad.

La hege­mo­nía Fores­tal

A. M: Don Ramón, usted nom­bro una empre­sa fores­tal que tie­ne mas tie­rra que el pue­blo Mapu­che, ¿que empre­sa es esta?

R. L: Esta empre­sa es Bos­que Arau­co.

A. M: Y ¿hay otras empre­sas que tie­nen tie­rras den­tro de lo que usted lla­ma terri­to­rio del pue­blo Mapu­che?

R. L: De hecho, uno de los seño­res que esta aquí es repre­sen­tan­te de una empre­sa que es Fores­tal. No me que­da cla­ro toda­vía si este hom­bre repre­sen­ta Fores­tal Minin­co o Fores­tal Cre­cex. Pero en el caso par­ti­cu­lar de Fores­tal Minin­co es una empre­sa que nos debe­ría lla­mar la aten­ción en que tiem­po se hizo sus recur­sos y den­tro de este mis­mo jui­cio ha que­da­do cla­ro que por lo menos las pro­pie­da­des en el sec­tor de Cho­que estas pro­pie­da­des han pasa­do a mano de las empre­sas fores­ta­les alre­de­dor de 1979, en pleno régi­men mili­tar. Como bien es sabi­do, el régi­men mili­tar, prio­ri­zo la entre­ga de esas tie­rras a las empre­sas fores­ta­les, hacien­do un espe­cie de rema­te pero que en la prac­ti­ca pare­ce como un rega­lo, por que si bien es cier­to el decre­to 701 que es un decre­to de fomen­to a la acti­vi­dad fores­tal, resul­ta que a las empre­sas fores­ta­les el Esta­do chi­leno lo bene­fi­cio con este decre­to en don­de se cubría casi el 100% de los cos­tos para la implan­ta­ción de esas plan­ta­cio­nes fores­ta­les.

Enton­ces tene­mos a Fores­tal Minin­co con un patri­mo­nio gigan­tes­co, aquí tam­bién duran­te el jui­cio nos pudi­mos dar cuen­ta que los seño­res, si no me equi­vo­co, el jefe de área, de la pro­vin­cia, o de la zona, vino a dejar cla­ro que ellos eran due­ños de muchas tie­rras en la pro­vin­cia. Por otro lado tene­mos Fores­tal Vol­te­rra que tam­bién tie­ne un patri­mo­nio muy intere­san­te. Pero su seño­ría aquí hay otra situa­ción que igual se ha que­da­do, o que se ha pre­ten­di­do silen­ciar, hay una polí­ti­ca del Esta­do que ha defi­ni­do Chi­le como un país fores­tal. ¿Que sig­ni­fi­ca eso? Aumen­tar la pro­duc­ción por exi­gen­cias de los mer­ca­dos inter­na­cio­na­les tan­tos de celu­lo­sas y otros deri­va­dos de la made­ra. Enton­ces? El Esta­do tam­bién como el pri­mer momen­to solo bene­fi­ció a las gran­des empre­sas con el decre­to 701 y pos­te­rior­men­te que modi­fi­ca­ron este decre­to 701 en don­de se dijo tene­mos que bene­fi­ciar tam­bién al peque­ño cam­pe­sino. Es así como la mayo­ría de los cam­pe­si­nos pro­duc­tos de la modi­fi­ca­ción que se da por esta­ble­cer plan­ta­cio­nes fores­ta­les han ido plan­tan­do sus tie­rras. Pero la pro­duc­ción final ¿don­de esta ter­mi­nan­do? En los gran­des con­sor­cios agre­ros, gran­des con­sor­cios made­ros que a la vez tie­nen inver­sio­nes en dis­tin­tos ámbi­tos: Copec, Fala­be­lla por nom­brar algu­nos.

A. M: Don Ramón, fren­te a la pre­sen­cia de los gran­des gru­pos fores­ta­les ¿que hace el pue­blo Mapu­che?

Fores­ta­les y fal­ta de agua

R. L: La des­truc­ción. Eso trae direc­ta­men­te la des­truc­ción de la vida Mapu­che y del mun­do Mapu­che. Se han adue­ña­do de nues­tros cerros cere­mo­nia­les, han seca­do las ver­tien­tes de don­de las comu­ni­da­des extraen agua. Se me vie­ne a la cabe­za inme­dia­ta­men­te esta situa­ción que en este momen­to alre­de­dor de vein­te comu­nas o mas hay camio­nes de argi­des repar­tien­do agua. Por ejem­plo: Colli­pu­lli. Uno se pre­gun­ta­ra ¿por que Colli­pu­lli? Luma­co, Puren, Gal­va­rino son comu­nas que en este mis­mo momen­to andan camio­nes argi­des repar­tien­do agua. ¿Por que? Por que las empre­sas fores­ta­les ocu­pa­ron el cerro don­de salían estas ver­tien­tes. Aho­ra uno se pre­gun­ta que más pro­du­ce el esta­ble­ci­mien­to de un bos­que de pinos o euca­lip­tos. Y yo creo que aquí no es nece­sa­rio a lo mejor entrar a rela­tar por que unos podrían decir ¡no, son inven­tos!. Su seño­ría creo que en coti­dia­ni­dad por allí en alguno momen­to ha teni­do la opor­tu­ni­dad de entrar a esos bos­ques, a esos bos­ques de las empre­sas fores­ta­les en don­de no exis­te mas que pinos y euca­lip­tos. No hay árbo­les que noso­tros con­si­de­ra­mos nati­vos, en las que­bra­das no hay medi­ci­na que para noso­tros es impor­tan­te. En con­cre­to ha traí­do unos pro­ble­mas tan gra­ve que en algu­nos luga­res y en algu­nas zonas hay comu­ni­da­des que están des­apa­re­cien­do. Aho­ra uno se podría pre­gun­tar ¿Son inven­tos? ¿Noso­tros esta­mos mag­ni­fi­can­do el pro­ble­ma?

Eso es así.

El Esta­do chi­leno, un Esta­do al ser­vi­cio del capi­tal

A. M: Don Ramón, den­tro de este con­flic­to que nos ha con­ta­do, ¿cual fue la acti­tud del Esta­do chi­leno?

R. L: Lamen­ta­ble­men­te, el Esta­do chi­leno des­de su ini­cio fue diri­gi­do por la oli­gar­quía crio­lla, asien­te, que siem­pre bus­co velar por sus pro­pios intere­ses. Res­pues­tas posi­ti­vas enton­ces para noso­tros como pue­blo y para las comu­ni­da­des ¿Podrán haber? Podrán haber res­pues­tas posi­ti­vas cuan­do el gobierno a tra­vés de sus fis­ca­les en con­jun­to con las empre­sas fores­ta­les no hacen mas que cri­mi­na­li­zar las deman­das de las comu­ni­da­des. Pero no resul­ta casual que esta res­pues­ta ha sido así, si el fon­do, y eso es una apre­cia­ción per­so­nal, el Esta­do chi­leno no es más que un ins­tru­men­to de los gran­des gru­pos eco­nó­mi­cos.

Muchos dirán ¡que radi­cal esta pos­tu­ra!. ¿Quie­nes man­dan en este país? Los gru­pos eco­nó­mi­cos!

Nega­ción, repre­sión y cri­mi­na­li­za­ción de las expre­sio­nes (polí­ti­cas) Mapu­che

A. M: Don Ramón, ¿En que for­ma cri­mi­na­li­zan?

R. L: Pri­me­ro ellos par­ten acu­san­do a noso­tros que somos vio­len­tos. Pero se han olvi­da­do de todo el daño que nos han hecho a noso­tros. El esta­do en algún momen­to se ha pues­to a ana­li­zar su polí­ti­ca en rela­ción a noso­tros. ¿Aca­so no es vio­len­cia alcoho­li­zar a nues­tra gen­te? ¿Aca­so no es vio­len­cia man­te­ner­nos en cár­ce­les al aire libre que son las reduc­cio­nes? ¿Aca­so no es vio­len­cia que nos nie­gan nues­tra pro­pia len­gua? Nues­tros padres decían cuan­do noso­tros lle­ga­mos a la escue­la nos obli­ga­ron a hablar el cas­te­llano. Y toda vez que hablá­ba­mos nues­tra len­gua, los pro­fe­so­res nos cas­ti­ga­ban. Hoy día ¿que se dice? No todos los que van a los Ngui­lla­tun o que andan par­ti­ci­pan­do en las cues­tio­nes Mapu­ches, o los evan­gé­li­cos por ejem­plo dicen eso es bru­je­ría.

¿Bru­je­ría? Pero ¿Quien ha acu­na­do este con­cep­to? Enton­ces noso­tros nos pre­gun­ta­mos eso es vio­len­cia. Y nos res­pon­da­mos eso es vio­len­cia. Nos han nega­do todos nues­tros dere­chos polí­ti­cos y terri­to­ria­les duran­te todos estos años y el Esta­do no ha hecho abso­lu­ta­men­te nada. Es más. Se ha hecho cóm­pli­ce de los atro­pe­llos que han exis­ti­do en con­tra de nues­tro pue­blo. Pero ¿De que for­ma? Toda­via siguen matan­do. Toda­vía siguen matan­do. Sus agen­tes siguen matan­do cobar­de­men­te, por la espal­da, y sin posi­bi­li­dad de defen­der­nos. ¿Alex Lemun? Muer­to. ¿Matias Catri­leo? Muer­to ¿Men­do­za Collio? Muer­to. ¿Por que? Por inten­tar recu­pe­rar espa­cios usur­pa­dos. Eso es vio­len­cia. Y a noso­tros nos vie­nen a decir que somos terro­ris­tas. Su seño­ría, noso­tros no tene­mos nues­tras manos man­cha­das con san­gre. Nues­tra lucha no ha sido más que defen­der lo nues­tro. Aho­ra en rela­ción a eso mis­mo, al ase­si­na­to por la espal­da, resul­ta, inclu­so lle­gar a risa, a noso­tros por enca­be­zar una lucha, por desa­rro­llar una idea que apun­ta a que noso­tros tene­mos que tra­tar de sacu­dir­nos de toda esta situa­ción, de pobre­za, de toda esta situa­ción de mise­ria, por por­tar esta pro­pues­ta, por lle­var­la a las comu­ni­da­des, el Esta­do a tra­vés de sus fis­ca­les esta pidien­do con­de­nas por mas de 103 años. En cam­bio por el cara­bi­ne­ro, el señor Wal­ter Ramí­rez que ase­sino por la espal­da Matias Catri­leo, le die­ron 3 años fir­man­do. La pre­gun­ta es: ¿quie­nes son vio­len­tos? ¿Quie­nes?

A. M: Pero en la zona que usted vive y tra­ba­ja, con­cre­ta­men­te ¿Que acción reali­zo el Esta­do chi­leno de lo que usted nom­bra cri­mi­na­li­za­ción?

R. L: A par­tir del año 99, cuan­do yo comien­zo a tener par­ti­ci­pa­ción en estos pro­ce­sos de lucha, y de hecho las comu­ni­da­des alre­de­dor del lago Lleu-Lleu comen­za­ron a deman­dar tie­rras usur­pa­das, inclu­so al inte­rior del pro­pio titu­lo de Mer­ced, que fue­ron títu­los entre­gaos pos­te­rior a la reduc­ción, comen­za­ron a ser per­se­gui­dos, algu­nos encar­ce­la­dos. Y las deman­das que estas comu­ni­da­des tenían fue­ron cri­mi­na­li­za­das con la con­se­cuen­te mili­ta­ri­za­ción de la zona del lago Lleu-Lleu. Aquí mis­mo ha que­da­do de mani­fies­to que cara­bi­ne­ros de Chi­le tenia dos cam­pa­mien­tos mili­ta­ri­za­dos en dos pun­tos. Uno el lado Nor­te del lago Lleu-Lleu y otro en el lado Sur del lago Lleu-Lleu. Y ade­más todo un tra­ba­jo de inte­li­gen­cia entre comi­llas que ha que­da­do de mani­fies­to en este tri­bu­nal tam­bién, en don­de el gobierno puso gen­te alta­men­te espe­cia­li­za­do for­ma­do en el FBI nor­te­ame­ri­cano, algu­nos for­ma­dos según lo que dice la pren­sa en algu­nos, en el Mosad israe­lí, inclu­so con fis­ca­les for­ma­dos en el FBI. Enton­ces ha sido la repues­ta del gobierno: mili­ta­ri­zar, per­se­guir y eso ha ocu­rri­do en la zona alre­de­dor del lago Lleu-Lleu, hecho que no es la excep­ción.

Pablo Orte­ga: ¿Y la mili­ta­ri­za­ción usted fue rea­li­za­da solo por cara­bi­ne­ros?

R. L: Hay una cosa tam­bién que ha sido tapa­da pero que de algu­na for­ma que­do en evi­den­cia tam­bién, que cuan­do las empre­sas fores­ta­les veían ame­na­za­dos sus intere­ses con­tra­ta­ban guar­dias, guar­dias de dudo­sa, dudo­sas repu­tación. Pues aquí mis­mo en este tri­bu­nal ha que­da­do de mani­fies­to que eran ex mili­ta­res, ex cara­bi­ne­ros. Inclu­so hay una empre­sa de segu­ri­dad que era, que pres­ta­ba ser­vi­cio a las empre­sas fores­ta­les y esta­ba diri­gi­do por un señor de ape­lli­do Itu­rria­ga Neu­man. Enton­ces ten­dría­mos cara­bi­ne­ros, la guar­dia pri­va­da de las fores­ta­les y ade­más todo el tra­ba­jo de inte­li­gen­cia que como vimos en este tri­bu­nal en este tri­bu­nal lo rea­li­za­ba per­so­nal de la Poli­cía de Inves­ti­ga­ción. Y ade­más en su momen­to en el lago Lleu-Lleu fue­ron pues­tos en algu­nos pues­tos per­so­nal de la Arma­da de Chi­le. Enton­ces esta reali­dad efec­ti­va­men­te exis­tía y aho­ra no tan­go cono­ci­mien­to pues­to que debe hacer alre­de­dor de dos años que estoy en pri­sión. Des­co­noz­co si esta reali­dad con­ti­núa.

Iti­ne­ra­rio social, cul­tu­ral y polí­ti­co de un mili­tan­te Mapu­che: los cami­nos hacia la for­ma­ción de una con­cien­cia Mapu­che

P. O: Señor Llan­qui­leo, ade­más de vivir a Trai­guen, ¿Usted vivió en otro lado? ¿Ha esta­do en otro lado?

R. L: Como aquí ha que­da­do de mani­fies­to por una cues­tión de moral estoy tra­tan­do de decir la ver­dad. Duran­te este tiem­po en Trai­guen, tuve la opor­tu­ni­dad de cono­cer algu­nas reali­da­des más allá de mi pue­blo y reci­bí una invi­ta­ción a un encuen­tro de orga­ni­za­cio­nes socia­les e indí­ge­nas en Bue­nos Aires, Argen­ti­na. Y a par­tir de allí, comien­zo a tener algu­nas rela­cio­nes con… bueno de hecho a este encuen­tro par­ti­ci­pa­ron her­ma­nos de dis­tin­tos luga­res, dis­tin­tos paí­ses con los cua­les esta­blez­co rela­cio­nes. Pero me que­do un tiem­po a cono­cer la reali­dad de los barrios pobres de Argen­ti­na. Y hay una cosa súper anec­dó­ti­ca, según la visión que tenia noso­tros los negros, de piel moreno, los de piel oscu­ra, sola­men­te está­ba­mos con­de­na­do a la pobre­za, pero allá en Argen­ti­na en los barrios vi gen­te de ojos rubios o sea de ojos ver­des cabe­llo rubio que esta­ban en medio del basu­ral selec­cio­nan­do car­to­nes y latas. Des­pués de eso, cono­cer un poco esta reali­dad, comen­cé a… pro­duc­to de los con­tac­tos con algu­na gen­te de las orga­ni­za­cio­nes indí­ge­nas prin­ci­pal­men­te de Ame­ri­ca Lati­na, comien­zo a hacer un via­je lar­go y comen­cé a vivir y a estar algún tiem­po en algu­nos luga­res.

Con los pobres y los indí­ge­nas de Ame­ri­ca Lati­na

P. O: ¿Podría decir­nos en que luga­res estu­vo?

R. L: Pos­te­rior­men­te a Argen­ti­na, estu­ve en Boli­via a cono­cer el movi­mien­to indí­ge­na y prin­ci­pal­men­te la reali­dad de algu­nos pue­blos indí­ge­nas: Que­chua, Ayma­ra y Gua­ri­ni que se agru­pa entorno al movi­mien­to indí­ge­na Pacha­ku­ti. Estu­ve un tiem­po allí, des­pués pos­te­rior­men­te como había otra reali­dad impor­tan­te, el movi­mien­to indí­ge­na tenia una fuer­za impor­tan­te en Ecua­dor, fui en Ecua­dor en algu­nas comu­ni­da­des.

Y pos­te­rior­men­te hubo un encuen­tro de jóve­nes indí­ge­nas en Vene­zue­la, estu­ve un tiem­po allí, cono­cí algu­nas expe­rien­cias que se esta­ban desa­rro­llan­do en este enton­ces, ya sea expe­rien­cias orga­ni­za­ti­vas del movi­mien­to popu­lar, tam­bién algu­nas expe­rien­cias orga­ni­za­ti­vas que se esta­ban dan­do en los pue­blos indí­ge­nas, tuve la opor­tu­ni­dad de cono­cer una reali­dad muy dis­tin­ta de la de aquí. Allá los indí­ge­nas en Vene­zue­la tie­nen la posi­bi­li­dad de estar en la Asam­blea Nacio­nal, son par­la­men­ta­rios. Y es bien cier­to que sus deman­das son reco­no­ci­das. Inclu­so hay una cosa bien impor­tan­te, a pesar que algu­nos pue­den tener disi­den­cia con el gobierno vene­zo­lano, el gobierno Vene­zo­lano res­pe­ta el con­ve­nio 169, le da pro­tec­ción a los pue­blos indí­ge­nas. Tam­bién pude ver la expe­rien­cia que el gobierno esta­ba desa­rro­llan­do en los barrios, por ejem­plo la ofer­ta de estu­dios por algu­nos adul­tos, cono­cí su sis­te­ma de dis­tri­bu­ción de mer­ca­de­ría, sis­te­ma de mer­ca­do, cono­cí su sis­te­ma de salud.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *