Haz lo que digo, no lo que hago – Hugo Ríus

La reve­la­ción no par­tió de nin­gu­na fuen­te de la izquier­da, sino de la muy ofi­cial Ofi­ci­na del Ins­pec­tor Gene­ral (OIG) que tuvo que ren­dir­se ante evi­den­cias dema­sia­do escan­da­lo­sas para una ima­gen del impe­rio ya de por sí bas­tan­te dete­rio­ra­da. Según admi­te el docu­men­to , la mayo­ría de los emplea­dos de las emba­ja­das esta­dou­ni­den­ses de los Emi­ra­tos Ára­bes, Omán, Kuwait y Ara­bia Sau­di­ta viven en con­di­cio­nes de haci­na­mien­to, sucie­dad y mise­ria que son “insa­nas e inse­gu­ras”.

En la for­za­da inves­ti­ga­ción empren­di­da se iden­ti­fi­có prác­ti­cas de con­tra­ta­ción que indi­can un ele­va­do ries­go de trá­fi­co de per­so­nas, tal como lo defi­ne la Orga­ni­za­ción Inter­na­cio­nal del Tra­ba­jo, pues­to que, la mayo­ría de los coci­ne­ros, jar­di­ne­ros, guar­das o el per­so­nal de lim­pie­za en Ban­gla­desh, Etio­pía, India, Nepal Fili­pi­nas o Sri Lan­ka reco­no­cie­ron que tuvie­ron que pagar ele­va­das can­ti­da­des en con­cep­to de tasas de con­tra­ta­ción duran­te el pro­ce­so de selec­ción.

Y cán­se­se usted enton­ces de leer y escu­char en medios pode­ro­sos y foros toda la dia­tri­ba sata­ni­za­do­ra que acos­tum­bra a gene­rar el Depar­ta­men­to de Esta­do con­tra cual­quier otro país que no le resul­te de su agra­do, acu­sán­do­lo de vio­la­ción de dere­chos huma­nos y corrup­ción. Algo así como que hagan lo que digo, pero no lo que hago…

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *