Pana­má: Esta­dos Uni­dos detrás de bases aero­na­va­les- Resu­men Lati­no­ame­ri­cano.

Esta­dos Uni­dos sigue amplian­do sus bases mili­ta­res en Amé­ri­ca Lati­na, en este caso en Pana­má

Resu­men Latinoamericano/​Alba TV - En sep­tiem­bre de 2008, a tra­vés de medios loca­les e inter­na­cio­na­les, el repu­dia­do Minis­tro de Gobierno y Jus­ti­cia, José Raúl Mulino, anun­ció que duran­te la visi­ta rea­li­za­da por Ricar­do Mar­ti­ne­lli a New York, ade­más de sonar la cam­pa­na en la bol­sa de valo­res, lan­zar en el Yan­kee Sta­dium, ir al con­cier­to de U2 y de pro­po­ner la ven­ta de Pana­má en la ONU (“We are open for Busi­ness”); se logró un acuer­do con la Secre­ta­ria de Esta­do grin­ga, Hillary Clin­ton, para esta­ble­cer dos bases mili­ta­res nava­les en el Pací­fi­co pana­me­ño: una en Bahía Piña, Darién, y la otra en Pun­ta Coca, sur de Vera­guas.

Ante las pro­tes­tas que des­per­ta­ron estas decla­ra­cio­nes, Mulino se apre­su­ró días des­pués a des­men­tir­se el mis­mo y seña­lar que las bases aero­na­va­les serán «neta­men­te pana­me­ñas». Dijo: “Es fal­so que los acuer­dos impli­quen de algu­na mane­ra mane­jos con EU o cual­quier gobierno extran­je­ro”.

Hoy, mien­tras Marrti­ne­lli se encuen­tra en otro via­je a Esta­dos Uni­dos a don­de acu­dió a pre­sen­ciar el Super Bowl, La Pren­sa ha publi­ca­do un repor­ta­je del que se des­pren­de que efec­ti­va­men­te Esta­dos Uni­dos está detrás de estas bases aero­na­va­les. Aquí el repor­ta­je de Betty Bran­nam Jaén des­de Washing­ton.

Según docu­men­tos obte­ni­dos por una agru­pa­ción paci­fis­ta en Esta­dos Uni­dos (EU), mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses han inver­ti­do millo­nes de dóla­res en la cons­truc­ción de ins­ta­la­cio­nes en Pana­má y han uti­li­za­do en el país avio­nes de espio­na­je sin tri­pu­la­ción (dro­nes, según se dice en inglés).

Pero el Gobierno esta­dou­ni­den­se insis­te en que estas no son “bases” suyas, sino asis­ten­cia que el Coman­do brin­da, a peti­ción de Pana­má, en la cons­truc­ción de “esta­cio­nes aero­na­va­les” que solo serán uti­li­za­das por las fuer­zas pana­me­ñas de segu­ri­dad. “No se asig­na­rá per­so­nal mili­tar de EU ni nin­gún otro per­so­nal del Gobierno de EU a estos sitios una vez ter­mi­ne la cons­truc­ción”, afir­mó un fun­cio­na­rio esta­dou­ni­den­se.

En cuan­to a los dro­nes, que for­mal­men­te se lla­man “Vehícu­los aéreos no tri­pu­la­dos” (UAV), el fun­cio­na­rio seña­ló que se tra­ta­ba de un “expe­ri­men­to” hecho entre junio y sep­tiem­bre de 2010, “para pro­bar la capa­ci­dad de la aero­na­ve +++ bus­car bar­cos invo­lu­cra­dos en el trá­fi­co ilí­ci­to”.

Los vue­los ope­ra­ron des­de el aero­puer­to de Tocu­men, para lo cual se con­tra­tó a Stark Aeros­pa­ce (una divi­sión de Israel Aeros­pa­ce Indus­tries). No obs­tan­te, los esta­dou­ni­den­ses sos­tie­nen que los fun­cio­na­rios del Senan (Ser­vi­cio Nacio­nal Aero­na­val) esta­ban en con­trol de las misio­nes y que todo fue debi­da­men­te coor­di­na­do con las auto­ri­da­des pana­me­ñas.

“El UAV no por­ta­ba armas y solo fue uti­li­za­do para obser­var las rutas del trá­fi­co de dro­gas”, pre­ci­só el fun­cio­na­rio esta­dou­ni­den­se.

John Lind­say-Poland, autor del libro Empe­ra­do­res en la jun­gla y direc­tor de la agru­pa­ción paci­fis­ta Fellowship of Recon­ci­lia­tion, es quien ha veni­do inves­ti­gan­do el asun­to. Según él, los docu­men­tos indi­can que “EU está vio­lan­do encu­bier­ta­men­te el espí­ri­tu de los tra­ta­dos Torri­jos-Car­ter, al con­ti­nuar sus acti­vi­da­des mili­ta­res a tra­vés de con­tra­tis­tas pri­va­dos en Pana­má”.

Según su aná­li­sis de los docu­men­tos obte­ni­dos, el Depar­ta­men­to de Defen­sa de EU ha fir­ma­do 715 con­tra­tos liga­dos con Pana­má des­de 1999, cuan­do por tra­ta­do se reti­ró la pre­sen­cia mili­tar esta­dou­ni­den­se del ist­mo. (Los docu­men­tos están dis­po­ni­bles en www​.usas​pen​ding​.gov).

Para 2011, según Lind­say-Poland, el Cuer­po de Inge­nie­ros del Ejér­ci­to Esta­dou­ni­den­se [U.S. Army Corps of Engi­neers] está pla­nean­do cons­truir ins­ta­la­cio­nes en Isla Gran­de, Puer­to Obal­día y El Por­ve­nir. Los docu­men­tos des­cri­ben estas ins­ta­la­cio­nes como “cen­tros de operaciones/​barracas de anti-nar­co­te­rro­ris­mo”. Pero el Gobierno esta­dou­ni­den­se seña­ló a este dia­rio que estos pro­yec­tos no se han apro­ba­do toda­vía; si se lle­gan a cons­truir, seña­ló el fun­cio­na­rio esta­dou­ni­den­se, la obra será desa­rro­lla­da prin­ci­pal­men­te por con­tra­tis­tas pana­me­ños.

Por otro lado, el fun­cio­na­rio con­fir­mó que el Coman­do Sur está invir­tien­do $6 millo­nes en cons­truir mue­lles y edi­fi­cios en La Pal­ma, Pun­ta Coco y Puer­to Piña, con el fin de faci­li­tar que las auto­ri­da­des pana­me­ñas hagan mejor patru­lla­je de las cos­tas para pre­ve­nir el trá­fi­co de dro­gas, armas, dine­ro y per­so­nas. Los docu­men­tos obte­ni­dos por Lind­say-Poland seña­lan el mon­to y la fecha de cada con­tra­to, pero no dan mayor deta­lle sobre cómo se mane­ja­rán las ins­ta­la­cio­nes.

Adi­cio­nal­men­te, Lind­say-Poland ha encon­tra­do con­tra­tos para la cons­truc­ción o reno­va­ción de ins­ta­la­cio­nes en Mete­tí, Yavi­za y Ram­ba­la.

Otros docu­men­tos hablan tam­bién de la cons­truc­ción de escue­las por el Cuer­po de Inge­nie­ros del Ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se, pero el direc­tor de ese orga­nis­mo ha dicho públi­ca­men­te que cada uno de sus sol­da­dos –inclu­yen­do los inge­nie­ros, pre­su­mi­ble­men­te– tie­ne la misión de “reco­lec­tar infor­ma­ción y/​o pro­veer inte­li­gen­cia”. Para Lind­say-Poland, esto reve­la “las dobles inten­cio­nes” de los mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses cuan­do desa­rro­llan pro­yec­tos supues­ta­men­te huma­ni­ta­rios.

Suma­do a lo ante­rior, los docu­men­tos obte­ni­dos por Lind­say-Poland mues­tran que EU ha con­ti­nua­do el pro­gra­ma de inves­ti­ga­ción tro­pi­cal en Pana­má, que antes se hacía bajo la tute­la del Tro­pic Test Cen­ter, solo que aho­ra se lle­va a cabo con empre­sas pri­va­das.

Los docu­men­tos se refie­ren a con­tra­tos por 12 millo-nes de dóla­res con Kvaes­ner Pro­cess Ser­vi­ces para “prue­bas tro­pi­ca­les” en Pana­má, y de 18 millo­nes de dóla­res con Trax Inter­na­cio­nal.

El Gobierno esta­dou­ni­den­se, por medio de un fun­cio­na­rio, sos­tu­vo que este pro­gra­ma es par­te de las inves­ti­ga­cio­nes que se hacen en cua­tro ambien­tes tro­pi­ca­les de alta hume­dad (Pana­má, Hon­du­ras, Suri­nam, y Hawai). Fin del repor­ta­je.

Recor­de­mos que en mayo del año pasa­do se denun­ció la pre­sen­cia de mili­ta­res y con­tra­tis­tas de Esta­dos Uni­dos en la pro­vin­cia de Darién. (Ver fotos)

Tam­po­co pode­mos pasar por alto el hecho cada vez más evi­den­te de la par­ti­ci­pa­ción de Pana­má den­tro del con­flic­to arma­do de Colom­bia y la estre­cha rela­ción mili­tar con el gobierno nar­co­pa­ra­mi­li­tar de ese país y el régi­men sio­nis­ta de Israel, lo cual ha sido cons­tan­te­men­te denun­cia­do por FRENADESO.

El edi­to­rial de hoy de La Pren­sa cues­tio­na:

“Aho­ra resul­ta que es un pro­yec­to con­jun­to entre Pana­má y Esta­dos Uni­dos. ¿Cuán­do sería infor­ma­da la socie­dad pana­me­ña de todo esto? Que des­de Tocu­men salen vue­los de espio­na­je no tri­pu­la­dos; que en Pana­má aún se lle­van a cabo inves­ti­ga­cio­nes tro­pi­ca­les simi­la­res a las que hacían los mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses, pero a tra­vés de empre­sas pri­va­das; que el Ejér­ci­to de Esta­dos Uni­dos pue­de reca­bar infor­ma­ción de inte­li­gen­cia median­te pro­gra­mas de ayu­da social. ¿Todo esto es, aca­so, par­te de un pro­gra­ma secre­to? Y si no lo es, ¿para qué ocul­tar­lo? Esto no hace más que crear dudas, sos­pe­chas y sus­pi­ca­cias”.

“El Gobierno nos debe aho­ra más expli­ca­cio­nes. Debe decir­nos cuál es exac­ta­men­te el alcan­ce de las misio­nes, de los acuer­dos, de las inves­ti­ga­cio­nes, cuán­to nos cues­ta todo este asun­to, y muchas otras pre­gun­tas deri­va­das de estos pro­gra­mas secre­tos”.

Por su par­te FRENADESO en sep­tiem­bre de 2009, tras las decla­ra­cio­nes de Mulino afir­mó:

Lue­go de la lar­ga lucha del pue­blo pana­me­ño por des­man­te­lar las bases mili­ta­res grin­gas, his­to­ria escri­ta con la san­gre gene­ro­sa de nues­tros héroes y már­ti­res, los nue­vos Judas y Bunau Vari­lla, pre­ten­den retro­traer la des­hon­ra que sig­ni­fi­có para dife­ren­tes gene­ra­cio­nes de pana­me­ños la pre­sen­cia de la sol­da­des­ca yan­qui en nues­tro sue­lo patrio.

Como patrio­tas, bajo nin­gún pre­tex­to pode­mos acep­tar vivir otra vez la ver­güen­za y la igno­mi­nia de ceder nues­tra sobe­ra­nía a una poten­cia impe­ria­lis­ta, tal como suce­dió en 1903 con el Tra­ta­do Hay Bunau Vari­lla sobre el Canal de Pana­má.

Hoy el Canal es nues­tro y no exis­ten, al menos de mane­ra for­mal, pre­sen­cia mili­tar extran­je­ra en nues­tro terri­to­rio.

Ade­más, este con­ve­nio ven­dría a echar por tie­rra la lla­ma­da neu­tra­li­dad de Pana­má y aten­ta con­tra la voca­ción de paz del pue­blo pana­me­ño.

Mar­ti­ne­lli se suma así al Gobierno Nar­co para­mi­li­tar de Alva­ro Uri­be en Colom­bia, que ha dado paso a la ins­ta­la­ción de 7 bases mili­ta­res nor­te­ame­ri­ca­nas, las cua­les cons­ti­tu­yen una ame­na­za para la tran­qui­li­dad y esta­bi­li­dad de la región y son, en defi­ni­ti­va, ram­pas de agre­sión con­tra los pue­blos, inclui­do el pro­pio pue­blo colom­biano.

Este anun­cio vie­ne a con­fir­mar la denun­cia de FRENADESO sobre la cons­truc­ción de una amplia pis­ta de ate­rri­za­je en Mete­tí, Darién, para ser usa­da por los avio­nes nor­te­ame­ri­ca­nos. Ver: http://​www​.fre​na​de​so​no​ti​cias​.org/mo….

Y es que Mar­ti­ne­lli ha deci­di­do ser par­te del eje pro yan­qui levan­ta­do por Washing­ton para hacer­le con­tra peso a los gobier­nos pro­gre­sis­tas que han veni­do sur­gien­do en Amé­ri­ca Lati­na. Este blo­que de la infa­mia inclu­ye a los gobier­nos reac­cio­na­rios de Colom­bia, Méxi­co, Cos­ta Rica, Perú y al Gobierno de fac­to de Rober­to Miche­let­ti.

Lla­ma­mos a los patrio­tas y revo­lu­cio­na­rios pana­me­ños a movi­li­zar­nos de mane­ra urgen­te con­tra la vuel­ta de los mili­ta­res grin­gos a Pana­má.

Recor­de­mos que los már­ti­res habla­ron cla­ro: ¡Bases No! Y no hay excu­sa nin­gu­na que jus­ti­fi­que la vuel­ta de bases mili­ta­res extran­je­ras en nues­tro terri­to­rio.

Fre­na­de­so.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *