Auto­no­mías y len­guas – Jon Odrio­zo­la

El lla­ma­do Esta­do de las auto­no­mías, tan cues­tio­na­do últi­ma­men­te, fue un arre­glo impro­vi­sa­do en el que nun­ca cre­ye­ron sus pro­pios auto­res. Un emo­lien­te y una cor­ma a la vez. La pre­ten­sión de reba­jar las aspi­ra­cio­nes de las lla­ma­das «nacio­na­li­da­des his­tó­ri­cas» dio como resul­ta­do su diso­lu­ción en lo que se dio en lla­mar «café para todos» inven­tan­do tau­ma­túr­gi­ca­men­te auto­no­mías don­de jamás las hubo: una cha­pu­za, otra más. Inca­pa­ces de resol­ver el pro­ble­ma en ori­gen, crean otros. Y se lamen­tan aho­ra de que ese Esta­do auto­nó­mi­co es polí­ti­ca­men­te inma­ne­ja­ble y finan­cie­ra­men­te invia­ble. En reali­dad, año­ran el Esta­do con­cen­tra­cio­na­rio.

Recién en el Sena­do espa­ñol tuvo lugar un deba­te sobre estos temas y sur­gió la recu­rren­te polé­mi­ca sobre los «pin­ga­ni­llos». ¿Cómo pue­de ser, en qué cabe­za cabe, que sena­do­res cata­la­nes, vas­cos, galle­gos hablen en sus len­guas ver­ná­cu­las y no lo hagan en «espa­ñol», idio­ma que todos saben y hablan? Inclu­so adu­cen, evi­den­cian­do su nulo lábel demo­crá­ti­co, el aho­rro que supon­dría en tiem­pos de cri­sis en tra­duc­to­res des­pre­cian­do la fun­ción terri­to­rial del Sena­do, al menos en teo­ría. ¿Por qué, pues, no hablar en la koi­né espa­ño­la?

El lin­güis­ta madri­le­ño Juan Car­los Moreno Cabre­ra escri­bió un libro titu­la­do «El nacio­na­lis­mo lingüístico»,obra lumi­no­sa y corus­can­te, don­de des­ar­ti­cu­la la mecá­ni­ca iden­ti­fi­ca­ción que se hace entre «espa­ñol» y «cas­te­llano». O la fal­sa rela­ción y subor­di­na­ción que se esta­ble­ce entre dia­lec­to y len­gua.

Vie­ne a decir el autor,en síntesis,que se tra­ta de lle­var la supre­ma­cía o supe­rio­ri­dad polí­ti­ca, demo­grá­fi­ca, mili­tar o económica,al terreno lin­güís­ti­co, el «espa­ñol» en este caso. Dis­tin­gue entre dia­lec­tos (inclui­do el cas­te­llano como varie­dad lin­güís­ti­ca deri­va­da del latín), que son lenguas,y las «len­guas estándar»,que son regis­tros ela­bo­ra­dos ‑polí­ti­ca e ideo­ló­gi­ca­men­te por las éli­tes domi­nan­tes en su día‑, de mane­ra cul­ta y lite­ra­ria, en base a un dia­lec­to con­cre­to, el cas­te­llano en este caso.

Le impor­ta mucho recal­car que el cas­te­llano no se ha trans­for­ma­do mági­ca­men­te en «espa­ñol», tesis de Menén­dez Pidal, para quien, aca­bá­ra­mos, la len­gua cas­te­lla­na es la len­gua espa­ño­la por anto­no­ma­sia «sien­do el res­to de las len­guas penin­su­la­res cier­ta­men­te espa­ño­las, sí, pero no el espa­ñol por anto­no­ma­sia». Es este pen­sa­mien­to pida­liano el que pri­va y pro­li­fe­ra en el cor­pus nacio­na­lis­ta ‑incon­fe­sa­do- lin­güís­ti­co espa­ñol. Un nacio­na­lis­mo vela­do que no se pre­gun­ta que pue­da ser posi­ble hablar en el Sena­do en espa­ñol cana­rio o sevi­llano o argen­tino, algo impensable.¿Y aca­so no se habla del inglés nor­te­ame­ri­cano para dife­ren­ciar­lo del de Oxford, como hacía Oscar Wil­de en lo que era algo más que una bou­ta­de? Y no lo hace por­que está intere­sa­do en creer que son dia­lec­tos ‑como el «anda­luz»- de la len­gua están­dar espa­ño­la cuan­do, en reali­dad, esta últi­ma es una abs­trac­ción que no la habla nadie pues que las len­guas no nacen estan­da­ri­za­das sino que son cul­ti­va­das de una deter­mi­na­da mane­ra en una cul­tu­ra con­cre­ta a par­tir de los usos ora­les. O sea, pri­me­ro fue el hue­vo oral-colo­quial y, lue­go, la galli­na están­dar, y no al revés. Yo le daré al coco­li­che (una jer­ga, ojo, no una bebi­da.)

Fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *