A burro muer­to, ceba­da al rabo – Sabino Cua­dra y otros

Por pri­me­ra vez en nues­tra vida hemos reci­bi­do una car­ta del pre­si­den­te del Gobierno de Nafa­rroa en la que afir­ma que es un honor para él invi­tar­nos al «Home­na­je a los Fun­cio­na­rios y Emplea­dos de la Comu­ni­dad Foral jubi­la­dos duran­te 2010» en reco­no­ci­mien­to a «tan­tos años de tra­ba­jo y dedi­ca­ción a la ges­tión de los asun­tos públi­cos», don­de se nos entre­ga­rá una insig­nia y un diplo­ma. ¡Sen­ci­lla­men­te entra­ña­ble! O, dicho de otro modo, ¡tie­nen un morro que se lo pisan!

Afir­ma­mos lo ante­rior basán­do­nos en un par de razo­nes. La pri­me­ra se refie­re a que, a pesar de pre­su­mir Sanz de nues­tro incon­men­su­ra­ble régi­men foral, cuan­do hace tan solo ocho meses habló Madrid, su ague­rri­do Gobierno no dudó un solo momen­to a la hora de redu­cir un pro­me­dio del 5% en el suel­do a los más de 25.000 tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras a su ser­vi­cio. Si suma­mos a ello la pér­di­da de tres pun­tos debi­da al incre­men­to del IPC duran­te 2010, resul­ta que nues­tro poder adqui­si­ti­vo ha baja­do un 8% en tan solo un año. ¡Casi nada!

Lejos de la prác­ti­ca anti­gua del pase foral o de demos­trar siquie­ra la déci­ma par­te de los arres­tos que tuvie­ron hace poco más de un siglo los enton­ces dipu­tados fora­les de la Gama­za­da, el Gobierno de UPN tra­ga todo lo que le vie­ne de Madrid… sal­vo que sea la Ley del Abor­to, que eso sí que es con­tra­fue­ro. Los fon­dos que nece­si­tan hoy ban­que­ros y empre­sa­rios para salir de su cri­sis sal­drán de nues­tros bol­si­llos, que no del de ellos, y los nava­rrí­si­mos fue­ros de UPN segui­rán rin­dien­do plei­te­sía a sus nego­cios y a su Madrid. Ése es el Gobierno que pre­ten­de home­na­jear­nos el día 8.

Lo segun­do a seña­lar se refie­re a la inmen­sa cara­du­ra de nues­tro invic­to pró­cer, Miguel Sanz. Según cró­ni­cas ofi­cia­les, tras la refor­ma esta­tu­ta­ria de la CAN ‑Caja Nava­rra- y la crea­ción en la mis­ma de una fan­tas­ma­gó­ri­ca «Jun­ta de Enti­da­des Fun­da­do­ras», él será la úni­ca per­so­na del mun­do mun­dial ‑pito, pito, paja­ri­to- que cum­pli­rá los requi­si­tos fija­dos para cobrar duran­te toda su vida, como miem­bro per­ma­nen­te de ella, una retri­bu­ción que pue­de ron­dar los 60.000 euros/​año. Y, por si fue­ra poco, le han rega­la­do un relo­ji­llo que vale 4.500 euros. Pura bisu­te­ría, vamos.

«Yo, las cua­tro perras que ten­go las guar­do en la CAN», ha dicho Sanz. Se ve que lla­ma cua­tro perras a la suma de los más de 60.000 euros que per­ci­bió duran­te 2009 (los datos de 2010 se des­co­no­cen aún), deri­va­das de ser el pre­si­den­te de esa enti­dad y los 81.543 euros que le corres­pon­die­ron ese mis­mo año por diri­gir el Gobierno Foral. Cla­ro está, si tene­mos en cuen­ta que a él, tal como dijo en su día, 400 euros sólo le dan «para una cena y poco más», es nor­mal que con ese tren de vida aho­rre tan poco.

Vol­va­mos al prin­ci­pio. En la car­ta que nos ha envia­do Miguel Sanz dice que «será un honor muy espe­cial para mí reu­nir­me con todos los hom­bres y muje­res que han tra­ba­ja­do por Nava­rra duran­te tan­tos años». Pues mire vd., ¿qué quie­re que le diga­mos? El recuer­do que tene­mos de todos estos años pasa­dos es el de la pro­gre­si­va con­ver­sión de la Admi­nis­tra­ción foral en un cor­ti­jo en el que el ami­guis­mo, el ser­vi­lis­mo y la medio­cri­dad se han con­ver­ti­do en sus pie­dras angu­la­res; en el que la des­con­si­de­ra­ción para con el tra­ba­jo de la inmen­sa mayor par­te de la plan­ti­lla ha ido en aumen­to; en el que la pri­va­ti­za­ción de ser­vi­cios públi­cos se ha exten­di­do sin cesar en detri­men­to de nues­tro tra­ba­jo y en bene­fi­cio de clí­ni­cas, cole­gios, amis­ta­des y empre­sas pri­va­das, y en el que, por últi­mo, el cada vez mayor dis­fun­cio­na­mien­to en la aten­ción a la ciu­da­da­nía ha ido pare­jo al incre­men­to de una fal­sa «moder­ni­dad» que sólo entien­de de peri­fo­llos, celo­fa­nes, orga­ni­gra­mas de colo­res y cur­si­llos para jefes.

Resu­mi­mos y ter­mi­na­mos. Que pre­ci­sa­men­te el año en el que nos han redu­ci­do el suel­do un 8% de pro­me­dio y se apro­ba­do la refor­ma y empeo­ra­mien­to de régi­men de jubi­la­cio­nes y pen­sio­nes nos hable Sanz de home­na­jes es algo que cla­ma al cie­lo. Y que, mien­tras tan­to, él dis­fru­te de suel­dos y retri­bu­cio­nes de escán­da­lo, es como de juz­ga­do de guar­dia.

Hoy, 8 de febre­ro, día del home­na­je, no esta­re­mos allí para reír­le las gra­cias al pre­si­den­te o hacer­le la ola al rit­mo mar­ca­do por su jefe de pro­to­co­lo. Eso sí, media hora antes, a las 11:30 de la maña­na, nos con­cen­tra­re­mos allí mis­mo para recor­dar­le lo que le hemos con­ta­do en este escri­to. Pasa­mos de todas sus insig­nias, diplo­mas, foto­gra­fías y -¡dios nos libre!- apre­to­nes de manos. El mejor recuer­do que man­ten­dre­mos de nues­tros años de ser­vi­cio no será nada de esto, sino los lazos teji­dos duran­te todo este tiem­po con nues­tros com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras de tra­ba­jo. De ellos hemos reci­bi­do siem­pre amis­tad, apre­cio y apo­yo. De quie­nes pre­si­di­rán aquel acto, nada de nada. Con su pan se lo coman.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *