Revi­lla inco­rrec­to y su ami­go ima­gi­na­rio – Jose María Loren­zo Espi­no­sa

Aca­ba de salir una bio­gra­fía del actual pre­si­den­te de Can­ta­bria en la que se repa­sa su vida inter­na y exter­na. Títu­lo: «Revi­lla, polí­ti­ca­men­te inco­rrec­to». Los datos apor­ta­dos en este tex­to y en pos­te­rio­res entre­vis­tas para publi­ci­tar­lo pre­go­nan su cono­ci­do popu­lis­mo de anchoa y taxi, ade­más de un fran­quis­mo gené­ti­co con­fe­sa­do y otras vir­tu­des no menos fri­kies. No fal­ta una auto­se­me­jan­za con Sadam Hus­seim (y no sólo por el bigo­te) y las con­sa­bi­das amis­ta­des o cer­ca­nías fol­kló­ri­cas a reyes, mar­que­ses, ban­que­ros, pre­si­den­tes y… a un miem­bro de ETA. Una exhaus­ti­va bio­gra­fía, en casi 500 pági­nas, que no hace sino con­fir­mar el afo­ris­mo de Vol­tai­re: «el secre­to para abu­rrir con­sis­te en con­tar­lo todo».

El pre­si­den­te cán­ta­bro se sumó a la pro­mo­ción y ven­ta del libro, apa­re­cien­do en libre­rías y entre­vis­tas, rese­ñas, ano­ta­cio­nes y otras espe­cies en perió­di­cos o sema­na­rios del gru­po Vocen­to, «El Mun­do»… Todos ellos para­fra­sea­ban las bio­grá­fi­cas pági­nas, repi­tien­do has­ta la sacie­dad los prin­ci­pa­les ítems y neu­ras de Revi­lla.

Entre ellas hay una espe­cial­men­te denun­cia­ble. Una que Revi­lla ador­na siem­pre con fal­se­da­des, cuan­do no con insul­tos. Es la que se refie­re a la supues­ta «amis­tad» que man­tu­vo con Txa­bi Etxe­ba­rrie­ta. O sea, la mis­ma que pue­den man­te­ner el agua y el acei­te. Cuan­do Revi­lla habla una y otra vez de Txa­bi o de la fun­da­ción de ETA, con­fun­de fechas, per­so­nas, sitios… O sim­ple­men­te se los inven­ta, como al decir que su «ami­go» era fun­da­dor de ETA, o que ésta se fun­dó en su cla­se de Sarri­ko. Es sólo una peque­ña mues­tra de la igno­ran­cia y per­ver­sión que mez­clan sus his­to­rias, en las que no fal­ta el deli­rio de pre­sen­tar­se como gran líder estu­dian­til de Eus­ka­di, cuan­do no pasa­ba de mero par­ti­ci­pan­te en reunio­nes o mani­fes­ta­cio­nes.

Hay un tipo de tras­torno men­tal, el del ami­go ima­gi­na­rio, que sufren algu­nos niños que han teni­do una infan­cia mar­gi­nal y soli­ta­ria. Una expe­rien­cia de este tipo, dicen los psi­quia­tras, pue­de mar­car para siem­pre. No es raro que los afec­ta­dos se inven­ten per­so­na­jes o ami­gos inexis­ten­tes, con quie­nes hablan y a quie­nes recu­rren de dis­tin­tas mane­ras para librar­se del com­ple­jo. En un niño, este supues­to pue­de ser una sali­da. En un adul­to es un pro­ble­ma cró­ni­co. Dicen que se ali­via con pas­ti­llas. Pero no se cura e inclu­so se agra­va con la edad.

Digo esto por­que el mis­mo Revi­lla con­fie­sa que a los once años tuvo que pasar un cal­va­rio seme­jan­te al lle­gar a la capi­tal: «…me trau­ma­ti­zó que los niños de San­tan­der se rie­sen de que habla­se todo con la «u», de mi mane­ra de ves­tir, de lo colo­ra­do que era, de la pin­ta de pue­blo que tenía… Me mar­gi­na­ron mucho y tuve muy pocos ami­gos».

Han pasa­do cin­cuen­ta años y este hom­bre insis­te en afir­mar, jalea­do por perio­dis­tas carro­ñe­ros, que Txa­bi Etxe­ba­rrie­ta era su ami­go, «muy ami­go». A quien des­de lue­go admi­ra­ba, pero sólo como estu­dian­te. Ocul­ta, por supues­to, que Txa­bi era sobre todo admi­ra­ble por sus cua­li­da­des per­so­na­les, su talen­to polí­ti­co, sus inquie­tu­des inte­lec­tua­les, su entre­ga mili­tan­te o su elo­cuen­cia para hablar en públi­co… Así lo recuer­dan al menos quie­nes de ver­dad lo cono­cie­ron. Una per­so­na­li­dad atra­yen­te y popu­lar entre los estu­dian­tes de Sarri­ko. Alguien polí­ti­ca e inte­lec­tual­men­te caris­má­ti­co para todos, inclui­do el joven mar­gi­na­do de San­tan­der. No sería extra­ño que, entre admi­ra­ción y envi­dia, Revi­lla des­de el fon­do de su trau­ma infan­til lo eli­gie­ra enton­ces como «ami­go ima­gi­na­rio».

Des­de lue­go no hay nin­gún tes­ti­mo­nio docu­men­tal ni tes­ti­fi­cal que prue­be esta supues­ta amis­tad entre ambos, más allá del hecho de estu­diar la mis­ma carre­ra, o coin­ci­dir en algu­na cons­pi­ra­ción estu­dian­til de la épo­ca, en la que par­ti­ci­pa­ban no menos de cin­cuen­ta per­so­nas. Revi­lla, en su deli­rio y frus­tra­ción, qui­zá con­fun­de matri­cu­lar­se en la mis­ma Facul­tad o estar en la mis­ma reu­nión con una amis­tad rese­ña­ble. Y con esa sim­ple cer­ca­nía inven­ta un mun­do de rela­ción, de ir y venir a cla­se, estu­diar jun­tos, fre­cuen­tar su casa «por­que siem­pre le daban de cenar» y has­ta man­te­ner una riva­li­dad elec­to­ral con Txa­bi. Cosas que, curio­sa­men­te, sal­vo él, nadie recuer­da.

Nadie de la Facul­tad, ni de aque­lla casa, ni los fami­lia­res, ni quie­nes la visi­ta­ban asi­dua­men­te y eran de ver­dad ami­gos de los Etxe­ba­rrie­ta sabe nada de esta ima­gi­na­ria amis­tad, ni corro­bo­ran las afir­ma­cio­nes inven­ta­das de Revi­lla. Y se mues­tran asom­bra­dos cuan­do el cán­ta­bro cita una y otra vez estos supues­tos. Tam­po­co les cons­ta a los ex com­pa­ñe­ros de Facul­tad que Revi­lla fue­se alguien des­ta­ca­do en la épo­ca, ni mucho menos cer­cano en lo per­so­nal a Txa­bi o a su fami­lia.

Pero hay más y más gra­ve. Con un ami­go se pue­de estar de acuer­do o no. Y si éste tie­ne una sig­ni­fi­ca­ción polí­ti­ca (yo diría his­tó­ri­ca) como la tuvo Txa­bi, se pue­de sim­pa­ti­zar o dis­cre­par inclu­so cin­cuen­ta años des­pués. Pero es des­pre­cia­ble que en las decla­ra­cio­nes de Revi­lla aso­men con fre­cuen­cia el insul­to o la infa­mia, para refe­rir­se a «su ami­go». Un caso para­le­lo de per­te­nen­cia a la mis­ma Facul­tad, y con inquie­tu­des comu­nes aque­llos años, se daba por ejem­plo entre Txa­bi y Joa­quín Legui­na y otras per­so­nas que han teni­do des­pués pues­tos rele­van­tes en la polí­ti­ca vas­ca y espa­ño­la. Todos han teni­do siem­pre la ele­gan­cia de tra­tar con res­pe­to su recuer­do. En cam­bio, su «ami­go» Revi­lla le lla­ma «hijo puta» cada dos por tres, con una fami­lia­ri­dad algo más que inco­rrec­ta. Un cali­fi­ca­ti­vo que por su repe­ti­ción obse­si­va, en mi opi­nión, es de juz­ga­do direc­to. Y que en todo caso retra­ta fiel­men­te al muchas veces retra­ta­do y tele­vi­sa­do mal­pre­si­den­te de los cán­ta­bros. Que, por cier­to, resul­ta que gobier­na con el apo­yo del PSOE.

Entre sus tor­pes recla­mos, a Revi­lla le gus­ta decir con­ti­nua­men­te que Etxe­ba­rrie­ta mató a un guar­dia civil, pero olvi­da siem­pre que a Txa­bi tam­bién lo mata­ron… varios guar­dias civi­les. Y sobre todo que aque­lla des­gra­cia­da muer­te cayó como una losa emo­cio­nal y polí­ti­ca sobre su pue­blo. Y esto no es un recuer­do inven­ta­do. Lamen­ta­ble­men­te fue real. Por­que, en efec­to, Txa­bi era real y ver­da­de­ro. Autén­ti­co en vida y muer­te. Un ami­go no inven­ta­do para tan­tos que le llo­ra­ron aquel día de 1968. Un líder caris­má­ti­co invol­vi­da­ble. En cam­bio, es fal­so, o muy dudo­so, que se con­si­de­ra­se algu­na vez siquie­ra cer­cano al señor Revi­lla.

Así que, «ami­go» pre­si­den­te, según me dicen, en casa de los Etxe­ba­rrie­ta usted ni estu­vo, ni está… ni se le espe­ra.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *