Arqui­tec­tos y peo­nes del por­ve­nir- Joxe Mari Ola­rra

Por ello ini­cio estas líneas des­ta­can­do la impor­tan­cia de que sin­to­ni­ce­mos debi­da­men­te el con­jun­to de los ele­men­tos que se con­ju­gan en el nue­vo tiem­po polí­ti­co que ini­cia­mos. Nos juga­mos todo en ello.

A lo lar­go del últi­mo medio siglo, la lucha en Eus­kal Herria y la liber­tad ha hecho posi­ble que nues­tro pue­blo no sólo siga vivo, sino que se encuen­tre actual­men­te en un momen­to de ebu­lli­ción polí­ti­ca que lo ha saca­do a la luz del mun­do. Hubo tiem­po de resis­ten­cia, de aco­me­ti­da; momen­tos funes­tos jun­to a otros tumul­tuo­sos. Luces y som­bras. Pero ni Espa­ña ni Fran­cia han logra­do asi­mi­lar­nos en todo este tiem­po. Esta es una vic­to­ria que debe­mos pro­cla­mar con el mayor de los hono­res cada vez que abu­rran con esa can­ti­ne­la del «están derro­ta­dos y des­le­gi­ti­ma­dos». Curio­sa con­clu­sión en la que los supues­tos ven­ci­dos resul­ta que son pre­ci­sa­men­te quie­nes han fija­do los pará­me­tros de este tiem­po nue­vo.

Gra­cias a estos cin­co dece­nios de lucha hemos alcan­za­do el momen­to his­tó­ri­co en el que esta­mos pre­pa­ra­dos para afron­tar un cam­bio de ciclo polí­ti­co. Y lo hemos hecho. Hemos gene­ra­do esa modi­fi­ca­ción de los pará­me­tros del enfren­ta­mien­to des­de nues­tro pro­pio aná­li­sis e ini­cia­ti­va; des­de nues­tra madu­rez polí­ti­ca y res­pon­sa­bi­li­dad his­tó­ri­ca con la nación vas­ca.

Es impor­tan­te que sea­mos cons­cien­tes y haya­mos inte­rio­ri­za­do el sig­ni­fi­ca­do de la uni­la­te­ra­li­dad , por­que ha mar­ca­do de mane­ra fun­da­men­tal la ópti­ca y los retos a los que nos hemos enfren­ta­do.

Que la apues­ta de la izquier­da aber­tza­le ha sido uni­la­te­ral sig­ni­fi­ca que no ha habi­do nada acor­da­do con el Esta­do. Es decir, que avan­za­re­mos tan­to hacia la inde­pen­den­cia como sea­mos capa­ces de inci­dir en la socie­dad vas­ca, de movi­li­zar­la y orga­ni­zar­la; en defi­ni­ti­va, de con­di­cio­nar al Esta­do has­ta el pun­to de obli­gar­le demo­crá­ti­ca­men­te a tener que asu­mir de mane­ra inex­cu­sa­ble la sobe­ra­na volun­tad del pue­blo vas­co.

No hay más. Eso es todo. Aquí no hay fór­mu­las mági­cas ni quien nos mue­va el árbol. Ya no hay nadie delan­te abrien­do camino o suplien­do nues­tras impo­ten­cias o mie­dos, nadie que con su abso­lu­ta entre­ga gene­ro­sa a la patria nos cubra las espal­das o nos saque las cas­ta­ñas del fue­go.

Ese abono ha cadu­ca­do: o sem­bra­mos todos o no vere­mos los fru­tos.

Si en este tiem­po cru­cial que vivi­mos alguien pien­sa que­dar­se espe­ran­do a que haya acon­te­ci­mien­tos memo­ra­bles que ven­gan dados, si alguien pre­ten­de estar a ver­las venir a la plá­ci­da som­bra de una iku­rri­ña, si aún que­da quien crea que esto es cosa de cua­tro polí­ti­cos volun­ta­rio­sos que le van a ofre­cer bom­bo­nes de sobe­ra­nía en ban­de­ja de pla­ta, ya pue­de ir des­per­tán­do­se y pre­pa­rán­do­se para tra­ba­jar.

No pode­mos per­mi­tir­nos aho­ra tener aber­tza­les miran­do al cie­lo como espe­ran­do a la anun­cia­ción des­de la resi­den­cia vaca­cio­nal. Esa irres­pon­sa­bi­li­dad per­so­nal nos pue­de salir a un pre­cio dema­sia­do caro como pue­blo.

De ante­rio­res frus­tra­dos pro­ce­sos hemos apren­di­do que no supi­mos acti­var todo el poten­cial de nues­tra base social. La ilu­sión y la espe­ran­za pro­vo­ca­ron un des­lum­bra­mien­to tal que nues­tra gen­te se que­dó para­li­za­da aguar­dan­do la gran noti­cia, con­ven­ci­da de que el reco­rri­do hacia la demo­cra­cia y la paz esta­ba ya pac­ta­do en una suer­te de feliz armis­ti­cio.

Tene­mos tam­bién que man­te­ner un equi­li­brio acti­vo en nues­tro com­por­ta­mien­to polí­ti­co y per­so­nal. La mayo­ría de los medios de comu­ni­ca­ción, voce­ros del Esta­do, inten­tan subir­nos a la mon­ta­ña rusa de la bipo­la­ri­dad; hoy satu­ran a la socie­dad de men­sa­jes posi­ti­vos ponién­do­la exul­tan­te y maña­na abren un oscu­ro abis­mo a sus pies; hoy todo luz y maña­na todo túnel. Es la intere­sa­da estra­te­gia de res­trin­gir el aná­li­sis polí­ti­co a cir­cuns­tan­cias con­cre­tas apli­can­do lue­go el rit­mo del pén­du­lo que va de la ilu­sión a la frus­tra­ción. Es el pén­du­lo del hip­no­ti­za­dor que pre­ten­de tomar­nos por mio­pes polí­ti­cos.

Que no se nos olvi­de que los pasos de la izquier­da aber­tza­le son de lar­go alcan­ce y por ello es impres­cin­di­ble obser­var­los y ana­li­zar­los, afron­tar­los con pro­fun­di­dad y pers­pec­ti­va. Sólo así esta­re­mos vacu­na­dos con­tra jue­gos tram­po­sos, que los habrá.

El Esta­do va a tra­tar de fre­nar el desa­rro­llo de este nue­vo tiem­po, cons­cien­te de que nada podrá hacer si somos capa­ces de acti­var la ener­gía de la socie­dad. No hay nada que deten­ga a un pue­blo en mar­cha. Es pro­ba­ble que su pri­me­ra pre­ten­sión sea enfan­gar el terreno con retó­ri­ca vacía y enga­ño­sa. De hecho, es algo que ya está hacien­do colo­can­do a su gus­to las «líneas rojas» y los lis­ta­dos de exi­gen­cia a la izquier­da aber­tza­le.

Enfan­gar el tiem­po polí­ti­co y abun­dar en la retó­ri­ca para asen­tar­se en el inmo­vi­lis­mo, por ahí irán. Inclu­so no podre­mos des­car­tar que recu­rran una y otra vez a la repre­sión, al chan­ta­je. Bus­ca­rán el has­tío de la socie­dad y que sus sec­to­res polí­ti­cos más acti­vos se estan­quen en el abu­rri­mien­to. En ese terreno ganan. En su fan­go no avan­za­mos.

Ade­más, man­ten­gá­mo­nos bien des­pier­tos, no sea que el hecho de que nues­tra ini­cia­ti­va haya sido uni­la­te­ral lo inter­pre­ten como car­ta blan­ca para el abu­so y la pre­po­ten­cia.

A la izquier­da aber­tza­le le corres­pon­de la res­pon­sa­bi­li­dad de dar al tras­te con esa tác­ti­ca per­ni­cio­sa, rom­per esas líneas de fren­te del Esta­do que, a fin de cuen­tas, no son más que expre­sio­nes de su impo­ten­cia.

Los aber­tza­les de izquier­da somos los cata­li­za­do­res de la socie­dad vas­ca; ener­gía de trans­for­ma­ción. Y como tal, tene­mos la obli­ga­ción de vol­car sobre la socie­dad la marea del inde­pen­den­tis­mo para que cale has­ta las raí­ces más pro­fun­das.

No tene­mos nada que demos­trar, sólo trans­mi­tir; ser agua e inun­dar con nues­tro men­sa­je has­ta el rin­cón más insos­pe­cha­do de la tie­rra vas­ca.

Para cum­plir con esta apa­sio­nan­te tarea no es sufi­cien­te con pro­cla­mar­se inde­pen­den­tis­ta, sino que hay que ejer­cer como tal. Ya no valen las excu­sas, cada aber­tza­le tie­ne la res­pon­sa­bi­li­dad de con­ver­tir­se en la per­so­ni­fi­ca­ción del inde­pen­den­tis­mo por el que lucha­mos. Si que­re­mos poner Eus­kal Herria en la tran­si­ción hacia la cons­ti­tu­ción de su pro­pio esta­do sobe­rano debe­mos actuar como tal des­de ya mis­mo, ini­cian­do a par­tir de noso­tros la trans­for­ma­ción.

Si ejer­ce­mos el inde­pen­den­tis­mo des­de todas las ver­tien­tes de la vida coti­dia­na, lo asu­mi­mos como un deber para con Eus­kal Herria y las futu­ras gene­ra­cio­nes, no habrá posi­bi­li­dad algu­na por par­te de los esta­dos de dete­ner nues­tra mar­cha hacia la sobe­ra­nía y el ejer­ci­cio de la volun­tad popu­lar. Pero hay que hacer­lo. Es la cla­ve de este tiem­po.

Todo aber­tza­le debe asu­mir el deber de hacer calar el inde­pen­den­tis­mo en la socie­dad para alcan­zar ese momen­to en el que poder rom­per la últi­ma ama­rra con los esta­dos, y que no les que­de más reme­dio que reco­no­cer Eus­kal Herria, su sobe­ra­nía nacio­nal e inte­gri­dad terri­to­rial.

Tene­mos nues­tro idio­ma, cul­tu­ra, tra­di­cio­nes, medios de comu­ni­ca­ción pro­pios, osten­ta­mos nues­tros sím­bo­los nacio­na­les , apo­ya­mos a nues­tro depor­tis­tas, artis­tas, per­so­na­jes que­ri­dos y repre­sen­ta­ti­vos de nues­tra tie­rra; somos una nación, un pue­blo, una socie­dad, un por­ve­nir… pode­mos per­fec­ta­men­te des­de ya mis­mo vivir como vas­cos de Eus­kal Herria rom­pien­do las sogas que nos siguen man­te­nien­do cau­ti­vos de unos esta­dos que no son más que las­tre para nues­tro desa­rro­llo, para nues­tro pro­pio por­ve­nir.

Todo aber­tza­le tie­ne el deber de ser peón y arqui­tec­to de la nue­va Eus­kal Herria. Ésa es la cla­ve. No hay más. En ello resi­de la vic­to­ria.

No pode­mos fallar.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *