[Fotos] Inter­ven­ción ínte­gra de Rufi Etxe­be­rria en Euskalduna

EgunHori04.jpg

En pri­mer lugar agra­de­cer a los orga­ni­za­do­res el esfuer­zo rea­li­za­do para la cele­bra­ción de este acto y, agra­de­cer, como no, vues­tra pre­sen­cia en esta pre­sen­ta­ción de los esta­tu­tos de la nue­va for­ma­ción política.

Nos ha pare­ci­do ade­cua­do este for­ma­to para, públi­ca­men­te y de mane­ra direc­ta, des­bro­zar los sus­ten­tos, com­pro­mi­sos y prin­ci­pios que defi­nen el nue­vo pro­yec­to polí­ti­co y orga­ni­za­ti­vo que esta sema­na se pre­sen­ta­rá ofi­cial­men­te en Madrid. Con ello, ade­más de evi­tar inter­pre­ta­cio­nes dis­tor­sio­na­das, hemos que­ri­do con­ci­tar el apo­yo a una lega­li­za­ción nece­sa­ria, fun­da­men­tal para que avan­ce­mos de for­ma irre­ver­si­ble hacia una paz y nor­ma­li­za­ción polí­ti­ca pro­gre­si­va como ante­sa­la indis­pen­sa­ble de cual­quier diá­lo­go y nego­cia­ción entre todas las fuer­zas polí­ti­cas de nues­tro país.

Ya lo anun­cia­mos el 27 de Noviem­bre en Iru­ñea. La Izquier­da Aber­tza­le va a plan­tear la lega­li­za­ción de un nue­vo pro­yec­to polí­ti­co y orga­ni­za­ti­vo asu­mien­do en todos sus con­te­ni­dos los requi­si­tos que se esta­ble­cen en la Ley de Partidos.

En este acto, con inde­pen­den­cia de la per­so­na­li­dad jurí­di­ca de los pro­mo­to­res de la nue­va for­ma­ción, la Izquier­da Aber­tza­le quie­re, una vez más, remar­car que en esa apues­ta y com­pro­mi­so no hay esca­pis­mos lite­ra­rios sino un paso deter­mi­nan­te, cohe­ren­te y de no retorno con la tra­yec­to­ria abier­ta con las reso­lu­cio­nes reco­gi­das en el docu­men­to “Zutik Eus­kal Herria”. Por eso, que­re­mos decir con cla­ri­dad que la deman­da de lega­li­za­ción esta liga­da a un pun­to de infle­xión polí­ti­co y orga­ni­za­ti­vo, al fir­me com­pro­mi­so de alcan­zar un esce­na­rio de paz y solu­cio­nes democráticas.
Lo hemos dicho, vamos a cum­plir la Ley, sí. Una Ley que, que­re­mos tam­bién denun­ciar, se vie­ne ins­tru­men­ta­li­zan­do con intere­ses neta­men­te polí­ti­cos mas allá del carác­ter demo­crá­ti­co o no de sus con­te­ni­dos nor­ma­ti­vos. Una opi­nión y con­vic­ción que, a nues­tro enten­der, es com­par­ti­da por la gran mayo­ría de la socie­dad vas­ca que ha vis­to como su volun­tad popu­lar era defor­ma­da en las ins­ti­tu­cio­nes repre­sen­ta­ti­vas para favo­re­cer opcio­nes e intere­ses polí­ti­cos con­cre­tos. Una reali­dad que, algu­nos, pre­ten­den man­te­ner a ultran­za con inde­pen­den­cia de eva­lua­cio­nes jurí­di­cas y democráticas.

Esta deci­sión de cum­pli­men­tar los requi­si­tos lega­les es, pues, el resul­tan­te de una refle­xión, deba­te y deci­sión autó­no­ma y sobe­ra­na rea­li­za­da por la Izquier­da Aber­tza­le. No esta­mos ante un rega­te en cor­to a la nor­ma­ti­va legal sino ante un paso cohe­ren­te con nues­tras deci­sio­nes y com­pro­mi­sos por cons­truir un esce­na­rio de paz y solu­cio­nes demo­crá­ti­cas des­de don­de desa­rro­llar nues­tro legí­ti­mo pro­yec­to polí­ti­co, un paso para, sin con­di­cio­na­mien­tos de nin­gu­na natu­ra­le­za, depo­si­tar los cam­bios polí­ti­cos y socia­les en la volun­tad demo­crá­ti­ca de la ciu­da­da­nía. Una acti­tud que, tam­bién, recla­ma­mos y exi­gi­mos al Gobierno español.

En los dos últi­mos años la Izquier­da Aber­tza­le ha rea­li­za­do una refle­xión con con­clu­sio­nes de carác­ter estra­té­gi­co. Hemos ana­li­za­do muchas cosas: el con­tex­to inter­na­cio­nal, la evo­lu­ción social y polí­ti­ca de los últi­mos 12 años con Liza­rra-Gara­zi como refe­ren­cia, la nece­si­dad de un esce­na­rio de no vio­len­cia y demo­cra­cia, las tras­for­ma­cio­nes que en cla­ve eco­nó­mi­ca, social y de valo­res se dan en la socie­dad vas­ca, la evo­lu­ción del mar­co auto­nó­mi­co, su ago­ta­mien­to polí­ti­co y la exi­gen­cia mayo­ri­ta­ria de un nue­vo sta­tus que res­pe­te la nación vas­ca y su legí­ti­mo dere­cho a deci­dir, o los acti­vos y pasi­vos que la situa­ción eco­nó­mi­ca inter­na­cio­nal pue­de pro­por­cio­nar a aque­llos y aque­llas que que­re­mos cons­truir para Eus­kal Herria un pro­yec­to eco­nó­mi­co y social jus­to y solidario.

En defi­ni­ti­va, una refle­xión con muchos acti­vos y pasi­vos, una refle­xión retros­pec­ti­va que todos los agen­tes polí­ti­cos debe­rían rea­li­zar en pro­fun­di­dad para ser capa­ces de ofre­cer solu­cio­nes paci­fi­cas y demo­crá­ti­cas a una socie­dad atra­ve­sa­da por la vio­len­cia y múl­ti­ples vul­ne­ra­cio­nes de dere­chos indi­vi­dua­les y colec­ti­vos y, tam­bién en un plano más glo­bal, con­di­cio­na­da por la dic­ta­du­ra de los mer­ca­dos y sus mer­ca­de­res ins­ti­tu­cio­na­les. Pero, repe­ti­mos, una refle­xión de alcan­ce his­tó­ri­co que mar­ca un antes y un des­pués en nues­tra trayectoria.

Como con­se­cuen­cia de la mis­ma la Izquier­da Aber­tza­le ha saca­do tres gran­des con­clu­sio­nes o refe­ren­cias de ges­tión en su pro­yec­to político:

En pri­mer lugar, y como eje deter­mi­nan­te, la apues­ta por un Pro­ce­so Demo­crá­ti­co que cie­rre un ciclo de con­fron­ta­ción vio­len­ta adop­tan­do una posi­ción cla­ra y fir­me por las vías exclu­si­va­men­te polí­ti­cas y demo­crá­ti­cas. Esta apues­ta por un pro­ce­so demo­crá­ti­co esta pivo­ta­da, tal como se reco­ge en el acuer­do de Ger­ni­ka, en:

La exi­gen­cia de un esce­na­rio de no vio­len­cia con garan­tías y de nor­ma­li­za­ción polí­ti­ca pro­gre­si­va como con­di­cio­nes para cual­quier diá­lo­go y nego­cia­ción polí­ti­ca; es decir, no hay pro­ce­so de diá­lo­go y nego­cia­ción sin un esce­na­rio de ausen­cia de vio­len­cia con garan­tías y res­ta­ble­ci­mien­to de míni­mos democráticos.
La asun­ción de los prin­ci­pios Mit­chell en el mar­co del diá­lo­go polí­ti­co como con­se­cuen­cia de lo anterior.
La asun­ción que la úni­ca garan­tía y tute­la­je del diá­lo­go polí­ti­co recae en la pro­pia socie­dad vas­ca y sus agen­tes polí­ti­cos, sin­di­ca­les y sociales.
El impul­so de un pro­ce­so de diá­lo­go, nego­cia­ción y acuer­do que inte­gre a todas las cul­tu­ras polí­ti­cas posi­bi­li­tan­do un mar­co demo­crá­ti­co don­de todos los pro­yec­tos polí­ti­cos sean posi­bles. Así pues, el obje­ti­vo polí­ti­co de ese pro­ce­so será más demo­cra­cia y res­pe­to a todos los derechos.

En segun­do lugar, cam­biar la cul­tu­ra polí­ti­ca en el ámbi­to sobe­ra­nis­ta, inde­pen­den­tis­ta y pro­gre­sis­ta impul­san­do la con­ver­gen­cia y la acu­mu­la­ción de fuer­zas como ins­tru­men­tos para inci­dir en el cam­bio polí­ti­co y social. Hemos sido y somos inde­pen­den­tis­tas, somos socia­lis­tas, cree­mos en la nación vas­ca y su legí­ti­mo dere­cho a deci­dir su futu­ro, cree­mos en otro mode­lo socio­eco­nó­mi­co para una socie­dad más jus­ta y soli­da­ria. Y todo ello lo tene­mos que tra­ba­jar con otros sec­to­res polí­ti­cos, sin­di­ca­les y socia­les gene­ran­do mayo­rías demo­crá­ti­cas que vayan modi­fi­can­do posi­cio­nes ins­ti­tu­cio­na­les y socia­les. Es decir, apos­ta­mos por una polí­ti­ca de alian­zas amplia y efi­caz para hacer efec­ti­vo el cam­bio polí­ti­co en la sen­da independentista.

Y en ter­cer lugar, impul­sar un nue­vo pro­yec­to polí­ti­co y orga­ni­za­ti­vo mar­can­do un pun­to de infle­xión y supera­ción de mode­los anteriores.

Así pues, esta­mos ante un deba­te y reso­lu­cio­nes que mar­can un pun­to de infle­xión de con­se­cuen­cias direc­tas en los prin­ci­pios que la nue­va for­ma­ción polí­ti­ca sitúa en sus esta­tu­tos para recla­mar su legalidad.
Deci­mos pun­to de infle­xión por­que, huyen­do de con­tex­tua­li­za­cio­nes polí­ti­cas sobre actua­cio­nes vio­len­tas, la Izquier­da Aber­tza­le ha resuel­to desa­rro­llar su pro­yec­to polí­ti­co por vías exclu­si­va­men­te polí­ti­cas y democráticas.

El com­pro­mi­so, pues, de este nue­vo pro­yec­to con las vías exclu­si­va­men­te polí­ti­cas y demo­crá­ti­cas es fir­me e ine­quí­vo­co, no estan­do suje­to a varia­bles tác­ti­cas o fac­to­res coyun­tu­ra­les. En eso no hay mar­cha atrás posible.

En con­se­cuen­cia de lo ante­rior en los esta­tu­tos que se van a pre­sen­tar, la Izquier­da Aber­tza­le recha­za y se opo­ne al uso de la vio­len­cia, o la ame­na­za de su uti­li­za­ción, para el logro de obje­ti­vos polí­ti­cos y, eso inclu­ye la vio­len­cia de ETA, si la hubie­ra, en cual­quie­ra de sus manifestaciones.

De for­ma expli­ci­ta el nue­vo pro­yec­to polí­ti­co y orga­ni­za­ti­vo de la Izquier­da Aber­tza­le ni jus­ti­fi­ca ni ampa­ra el uso de la vio­len­cia, cual­quie­ra que sea el ori­gen o natu­ra­le­za de la mis­ma. Y, en con­se­cuen­cia, recha­za el uso de cual­quier tipo de vio­len­cia, coac­ción o con­ni­ven­cia polí­ti­ca u orga­ni­za­ti­va con orga­ni­za­cio­nes que la uti­li­cen para obte­ner fines u obje­ti­vos políticos.

Por tan­to, recha­zo expli­ci­to de la vio­len­cia y no con­ni­ven­cia de nin­gu­na natu­ra­le­za con la mis­ma son con­se­cuen­cias direc­tas de nues­tra apues­ta por las vías exclu­si­va­men­te polí­ti­cas y demo­crá­ti­cas y así que­da­rá refle­ja­do en los esta­tu­tos de la nue­va formación.

Asi­mis­mo, en los esta­tu­tos de la nue­va for­ma­ción se remar­ca su total auto­no­mía y sobe­ra­nía defen­dien­do el fun­cio­na­mien­to demo­crá­ti­co de sus estruc­tu­ras y recha­zan­do cual­quier tipo de subor­di­na­ción y/​o depen­den­cia. Cues­tión que nos pare­ce impor­tan­te destacar.

Con todo ello, la Izquier­da Aber­tza­le, des­de la reafir­ma­ción en sus obje­ti­vos inde­pen­den­tis­tas y socia­lis­tas, en su apues­ta por un cam­bio polí­ti­co y social, esta­ble­ce prin­ci­pios demo­crá­ti­cos ine­quí­vo­cos para con­tri­buir a la supera­ción de cual­quier tipo de vio­len­cia, a la con­so­li­da­ción de un esce­na­rio de paz y demo­cra­cia, de vigen­cia real de los dere­chos indi­vi­dua­les y colectivos.

Este es el nue­vo pro­yec­to polí­ti­co y orga­ni­za­ti­vo que la Izquier­da Aber­tza­le pre­sen­ta­rá en los pró­xi­mos días en el Regis­tro de Aso­cia­cio­nes Polí­ti­cas del Minis­te­rio de Inte­rior. Fir­me en sus obje­ti­vos polí­ti­cos, en sus refe­ren­cias de cam­bio polí­ti­co y social, en su volun­tad por un esce­na­rio de paz y solu­cio­nes demo­crá­ti­cas para Eus­kal Herria. Y por otro lado, cla­ro en sus prin­ci­pios y com­pro­mi­sos para res­pon­der a los requi­si­tos lega­les establecidos.

Estos son los prin­ci­pios y com­pro­mi­sos bási­cos que se reco­gen en los esta­tu­tos de la nue­va for­ma­ción. Así pues, ante la comu­ni­dad inter­na­cio­nal, medios de comu­ni­ca­ción, per­so­na­li­da­des aquí pre­sen­tes y, espe­cial­men­te, ante la socie­dad vas­ca la Izquier­da Aber­tza­le deman­da la lega­li­za­ción del nue­vo pro­yec­to polí­ti­co y organizativo.

Eus­kal Herria, 7 de Febre­ro de 2011

— — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — —

Valo­ra­ción de Boltxe Kolektiboa

El esta­do ha per­di­do su pul­so con la izquier­da Aber­tza­le. ETA está cum­plien­do sus acuer­dos con la Comi­sión Inter­na­cio­nal de Media­ción, de hecho Con­fe­bask con­fe­sa­ba estos días que no han lle­ga­do car­tas exi­gien­do el impues­to revo­lu­cio­na­rio a los empresarios.

Igual­men­te la Izquier­da Aber­tza­le cum­ple con sus com­pro­mi­sos y es una vez más el esta­do quien no lo hace. Sin embar­go el mun­do mira hacia Madrid, su acti­tud es simi­lar a la del gobierno sio­nis­ta israe­lí, a la mano abier­ta vas­ca Espa­ña y sus pode­res fác­ti­cos res­pon­den con más represión.

En la agen­da polí­ti­ca de Eus­kal Herria están los pre­sos y pre­sas polí­ti­cos vas­cos, su reuni­fi­ca­ción urgen­te en Eus­kal Herria como paso pre­vio a su libe­ra­ción, el fin de la doc­tri­na Parot y el cese del hos­ti­ga­mien­to poli­cial a la juven­tud y a los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras vascas.

El tiem­po corre con­tra el impe­ria­lis­mo espa­ñol, si no hay una res­pues­ta posi­ti­va a la pro­pues­ta de paz de la Izquier­da Aber­tza­le el esta­do espa­ñol se da la mano con los car­ni­ce­ros y geno­ci­das israe­líes en el con­flic­to pales­tino y como Israel, su posi­ción numan­ti­na cede­rá al impul­so inter­na­cio­nal y a la pro­pia acción popular.

La lega­li­za­ción tam­bién va a ser fru­to de una bata­lla de nues­tro pue­blo y de las fuer­zas soli­da­rias sin duda algu­na y hoy se ha dado el pri­mer paso por res­ta­ble­cer la ver­da­de­ra volun­tad popu­lar aho­ra suplan­ta­da por el gol­pis­mo espa­ñol a tra­vés del ile­gí­ti­mo gobierno de López apo­ya­do por PP y el gru­po de Rosa Díez en Vas­con­ga­das y del esta­do de excep­ción per­ma­nen­te impues­to a Nafa­rroa por UPN-PP-PSN.

EgunHori01jpg.jpg

Inte­gran­tes de la izquier­da aber­tza­le se diri­gen al Pala­cio Eus­kal­du­na de Bil­bo, don­de se han pre­sen­ta­do los prin­ci­pio y esta­tu­tos de la nue­va for­ma­ción de la izquier­da aber­tza­le. (Mari­sol RAMIREZ/​ARGAZKI PRESS)

EgunHori02.jpg

Fotó­gra­fos y cáma­ras de tele­vi­sión rodean a Rufi Etxe­be­rria e Iñi­go Iruin en el Pala­cio Eus­kal­du­na de Bil­bo. (Rafa RIVAS/​AFP)

EgunHori03.jpg

Rufi Etxe­be­rria ha expli­ca­do el «ancla­je polí­ti­co» en el que nace la nue­va for­ma­ción de la izquier­da aber­tza­le ante los reu­ni­dos en el Eus­kal­du­na. (Mari­sol RAMIREZ/​ARGAZKI PRESS

EgunHori05.jpg

Jose­ba Per­mach con­ser­va con Juan­jo­xe Petri­ko­re­na ante la mira­da son­rien­te de Tasio Erki­zia. (Rafa RIVAS/​AFP)

EgunHori06.jpg

Una aba­rro­ta­da sala sigue aten­ta­men­te la inter­ven­ción de Rufi Etxe­be­rria. (Rafa RIVAS/​AFP)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.