Ecuador..seria preo­cu­pa­cion por el uso inde­bi­do de la figu­ra de terro­ris­mo

La Fede­ra­ción Inter­na­cio­nal de Dere­chos Huma­nos (FIDH), la Comi­sión Ecu­mé­ni­ca de Dere­chos Huma­nos (CEDHU), la Fun­da­ción Regio­nal de Ase­so­ría en Dere­chos Huma­nos (INREDH) y el Cen­tro de Dere­chos Eco­nó­mi­cos y Socia­les (CDES) expre­san su preo­cu­pa­ción por la cre­cien­te cri­mi­na­li­za­ción de la pro­tes­ta social de las comu­ni­da­des indí­ge­nas del Ecua­dor movi­li­za­das en la exi­gen­cia de sus dere­chos fren­te a la explo­ta­ción mine­ra a gran esca­la en sus terri­to­rios.

En efec­to, lue­go de las mani­fes­ta­cio­nes del 30 de sep­tiem­bre de 2009 en la pro­vin­cia de Moro­na San­tia­go, 7 diri­gen­tes Shuar han sido acu­sa­dos de terro­ris­mo orga­ni­za­do, 3 en cali­dad de auto­res y dete­ni­dos, 4 en cali­dad de encu­bri­do­res sin deten­ción y 4 sobre­seí­dos pro­vi­sio­nal­men­te (absuel­tos). El 1° de febre­ro de 2011, José Aca­cho Gon­zá­lez, Pre­si­den­te de la Fede­ra­ción Inter­pro­vin­cial de Cen­tros Shuar y uno de los indí­ge­nas acu­sa­dos, fue dete­ni­do en un ope­ra­ti­vo con­jun­to del Ejér­ci­to y la Poli­cía Nacio­nal. Ese mis­mo día fue­ron dete­ni­dos tam­bién Pedro Mashiant Cha­mik y Fidel Kani­ras Taish y con­du­ci­dos pri­me­ro a la Coman­dan­cia de la Poli­cía de Macas, lue­go a la cár­cel local y final­men­te, en horas de la tar­de, al penal Gar­cía Moreno en la ciu­dad de Qui­to.

El obje­to de las pro­tes­tas de sep­tiem­bre 2009 fue el pro­yec­to de Ley de Recur­sos Hídri­cos. Las comu­ni­da­des indí­ge­nas con­si­de­ran que dicho pro­yec­to no pro­te­ge las fuen­tes de agua de los daños que cau­san las acti­vi­da­des indus­tria­les, y que la Ley de Mine­ría no defi­ne de mane­ra pre­ci­sa las pre­cau­cio­nes que deben tomar las empre­sas titu­la­res de con­ce­sio­nes para evi­tar la con­ta­mi­na­ción de las reser­vas de agua.

La FIDH, CEDHU, INREDH y CDES con­si­de­ran que asi­mi­lar a los indí­ge­nas Shuar, movi­li­za­dos en la defen­sa de sus dere­chos, con el «terro­ris­mo» menos­ca­ba gra­ve­men­te los prin­ci­pios inter­na­cio­na­les en mate­ria del dere­cho a la pro­tes­ta y con­tra­vie­ne la defi­ni­ción inter­na­cio­nal de lo que cons­ti­tu­yen actos terro­ris­tas.

En ese sen­ti­do resul­ta preo­cu­pan­te la apli­ca­ción del artícu­lo 160.1 del Códi­go efec­tua­da por el Pre­si­den­te de la Cor­te Pro­vin­cial de Moro­na San­tia­go al emi­tir el auto de lla­ma­mien­to a jui­cio. Asi­mi­lar las accio­nes de pro­tes­ta social empren­di­das por el Pue­blo shuar en ejer­ci­cio de su dere­cho a la orga­ni­za­ción, a la liber­tad de aso­cia­ción y de expre­sión garan­ti­za­dos en la Cons­ti­tu­ción Polí­ti­ca del Ecua­dor y en ins­tru­men­tos inter­na­cio­na­les como la Con­ven­ción Ame­ri­ca­na y el Pac­to de Dere­chos Civi­les y Polí­ti­cos, con el deli­to de terro­ris­mo tipi­fi­ca­do en el Art. 160.1 de la legis­la­ción penal, des­vir­túa peli­gro­sa­men­te el mar­co jurí­di­co legal hacia la cri­mi­na­li­za­ción de la pro­tes­ta social. Más aún cuan­do el dere­cho a la resis­ten­cia está ple­na­men­te garan­ti­za­do en la actual Car­ta Polí­ti­ca del Ecua­dor.

Un acto de pro­tes­ta públi­ca no cons­ti­tu­ye deli­to de terro­ris­mo orga­ni­za­do, por lo tan­to el Esta­do en cum­pli­mien­to de su Cons­ti­tu­ción y obli­ga­cio­nes inter­na­cio­na­les debe absol­ver a los indí­ge­nas dete­ni­dos, sin per­jui­cio de inves­ti­gar de for­ma obje­ti­va e impar­cial la muer­te del pro­fe­sor Bos­co Wisu­ma. Exis­te el jus­to temor de que los indí­ge­nas men­cio­na­dos hayan sido impu­tados en esta cau­sa por el mero hecho de ser diri­gen­tes orga­ni­za­cio­na­les y/​o de haber­se opues­to, a tra­vés de una mani­fes­ta­ción públi­ca, al pro­yec­to de Ley de Recur­sos Hídri­cos incon­sul­to del Gobierno,. Por esta razón, nues­tras orga­ni­za­cio­nes con­de­nan la cri­mi­na­li­za­ción de la pro­tes­ta en el Ecua­dor así como el ape­lar a la jus­ti­cia nacio­nal para aca­llar las deman­das socia­les.

Cabe des­ta­car que estos hechos ocu­rren en el mar­co de la imple­men­ta­ción de mega­pro­yec­tos de mine­ría a cie­lo abier­to en terri­to­rios indí­ge­nas por par­te de empre­sas extran­je­ras, la cual, auna­da a la ausen­cia de vigi­lan­cia esta­tal a sus acti­vi­da­des, ha con­tri­bui­do a incre­men­tar la con­flic­ti­vi­dad social y a oca­sio­nar la vul­ne­ra­ción de los dere­chos fun­da­men­ta­les de las comu­ni­da­des. Las pro­tes­tas que se vie­nen desa­rro­llan­do a nivel nacio­nal des­de el 2005 están direc­ta­men­te vin­cu­la­das a la fal­ta de par­ti­ci­pa­ción de las pobla­cio­nes afec­ta­das en la ges­tión ambien­tal, a la ausen­cia de un pro­ce­so de diá­lo­go y de meca­nis­mos de con­sul­ta pre­via e infor­ma­da a la pobla­ción local, y por últi­mo, a la no-apli­ca­ción de la con­sul­ta indí­ge­na garan­ti­za­da por el Con­ve­nio 169 de la OIT y la Cons­ti­tu­ción.

Asi­mis­mo, la FIDH, la CEDHU, el INREDH y el CDES tam­bién expre­san su preo­cu­pa­ción por el hecho de que pese a las amnis­tías resuel­tas por la Asam­blea Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te en 2008 a favor de las per­so­nas afec­ta­das por inves­ti­ga­cio­nes y pro­ce­sos judi­cia­les enmar­ca­dos en accio­nes de defen­sa de del terri­to­rio y del agua, se con­ti­núe repri­mien­do, dete­nien­do y enjui­cian­do a ciu­da­da­nos com­pro­me­ti­dos con la exi­gi­bi­li­dad de los dere­chos de sus comu­ni­da­des.

Adi­cio­nal­men­te, recuer­dan que el dere­cho a la con­sul­ta pre­via, libre e infor­ma­da a las comu­ni­da­des y pue­blos indí­ge­nas está con­tem­pla­do en el artícu­lo 57 de la Cons­ti­tu­ción de la Repú­bli­ca del Ecua­dor así como en el artícu­lo 6 del Con­ve­nio 169 de la Orga­ni­za­ción Inter­na­cio­nal del Tra­ba­jo (OIT), y reite­ran su máxi­ma preo­cu­pa­ción por la vul­ne­ra­ción de dere­chos huma­nos en los con­tex­tos men­cio­na­dos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *