Un fut­bo­lis­ta en la cor­te del rey Bor­bon- Ama­deo Mar­ti­nez Inglés

Des­de lue­go, este hom­bre empie­za a preo­cu­par­me muy seria­men­te. Yo no sé si es que la edad ha entra­do a saco en sus neu­ro­nas; o que ha aumen­ta­do sen­si­ble­men­te la dosis de Vega Sici­lia que se echa dia­ria­men­te al cole­to; o que está depri­mi­do por su enfer­me­dad y por­que ya no pue­de salir por ahí a fil­mar vídeos porno ni a cazar osos borra­chos; o que “cho­chea” ya un día sí y otro tam­bién; o que el tes­tícu­lo que dice Peña­fiel que le fal­ta lo des­equi­li­bra físi­ca y men­tal­men­te; o que el peso de la coro­na le pro­du­ce unas jaque­cas inso­por­ta­bles (dicen los que le cono­cen bien que se la pone muy fre­cuen­te­men­te en la inti­mi­dad); o que se cree Napo­león y, en con­se­cuen­cia, no sería extra­ño que muy pron­to lo vié­ra­mos ele­van­do a la supre­ma cate­go­ría cas­tren­se de almi­ran­tes y maris­ca­les a sus ami­gue­tes cor­te­sa­nos; o que tie­ne el par motor cor­po­ral muy bajo de revo­lu­cio­nes; o, sim­ple­men­te, que se ha vuel­to ton­to de repen­te (bueno, qui­zá lo fue­ra ya antes pero lo disi­mu­la­ba con el bueno de don Sabino a su vera)… pero este ciu­da­dano que los espa­ño­les, paso­tas como nadie, toda­vía man­te­ne­mos a cuer­po de rey en La Zar­zue­la des­pués de muchos años de ganar mucho y no tra­ba­jar nada, demues­tra estar mal, pero que muy mal, y debe­ría con toda urgen­cia pasar por la con­sul­ta de algún pro­bo psi­có­lo­go argen­tino. Que los hay, y muchos.

Por­que mira que con la que está cayen­do en este país, con casi cin­co millo­nes de para­dos, con un millón tres­cien­tas mil fami­lias sin nada que lle­var­se al esó­fa­go si no fue­ra por Cari­tas, con ocho millo­nes de pen­sio­nis­tas jugan­do al bin­go a diez cén­ti­mos el car­tón, con el fan­tas­ma del res­ca­te finan­cie­ro enci­ma de nues­tras cabe­zas, con la Mer­kel y su novio polí­ti­co Sar­kozzy macha­cán­do­nos a debe­res, con los mer­ca­dos inter­na­cio­na­les pres­tán­do­nos pla­ta casi a dia­rio y a cara de perro para que los virre­yes regio­na­les pue­dan seguir sién­do­lo, con el PIB nacio­nal bajan­do y la infla­ción repun­tan­do, o sea, con la temi­da “estan­fla­ción” ya entre noso­tros y, ade­más y pre­ci­sa­men­te, en el día en el que el mun­do ente­ro esta­ba pen­dien­te de cien­tos de miles de valien­tes ciu­da­da­nos egip­cios que se juga­ban la vida por la demo­cra­cia y la liber­tad en el cen­tro de El Cai­ro, va este des­ocu­pa­do de La Zar­zue­la, este para­do de oro, este ex fran­quis­ta de pro y demó­cra­ta sobre­ve­ni­do, este noble muti­la­do (no de gue­rra por la patria sino de jol­go­rio pro­fe­sio­nal en las pis­tas de Baquei­ra Beret), este rey extem­po­rá­neo con paten­te de cor­so fran­quis­ta (la Cons­ti­tu­ción del 78), y se pone a repar­tir mar­que­sa­dos a dies­tro y sinies­tro entre sus ami­gue­tes y cono­ci­dos de cier­to renom­bre. Como si aquí y aho­ra, en esta Espa­ña de la demo­cra­cia, la mise­ria y el cabreo (que ya sal­drá), no hubie­ra pasa­do nada en unos cuan­tos siglos y los ciu­da­da­nos de este país fué­ra­mos, ade­más de muy pacien­tes y pelo­tas con el que man­da (que lo somos), toda­vía súb­di­tos de su majes­tad el rey felón Fer­nan­do VII; o del borra­cho y putañe­ro Alfon­so XIII; o de la nin­fó­ma­na con coro­na Isa­bel II. Por poner sólo algu­nos ejem­plos que les sue­ne más o menos a la gen­te.

Comen­zan­do su par­ti­cu­lar repar­to de pre­mios, canon­jías y reco­no­ci­mien­tos regios, con mar­que­sa­do inclui­do, en la per­so­na del oron­do y bona­chón selec­cio­na­dor nacio­nal de fút­bol, Vicen­te del Bos­que, con el que yo, por supues­to, y aun­que no me gus­ta ni veo este popu­lar deporte/​negocio de masas, no ten­go nin­gún con­ten­cio­so per­so­nal ¡fal­ta­ría más! pero que, a mi modes­to enten­der, hizo más bien poco para que “la roja” (a par­tir de aho­ra debe­rá lla­mar­se “la azul”) gana­ra la pelo­ti­ta esa dora­da que acre­di­ta los sufri­mien­tos y las peri­pe­cias que nues­tros juga­do­res balom­pé­di­cos tuvie­ron que supe­rar en los rui­do­sos esta­dios de Sudá­fri­ca el verano pasa­do; y que los medios de comu­ni­ca­ción espa­ño­les no han deja­do toda­vía de mos­trar una y otra vez a los ciu­da­da­nos de este país, afi­cio­na­dos o no. Y digo esto por­que a mi modes­to enten­der, y repi­to que soy un lego en la mate­ria, fue el entre­na­dor del FC Bar­ce­lo­na, el señor Guar­dio­la, el que puso a dis­po­si­ción de la selec­ción espa­ño­la un feno­me­nal equi­po de fút­bol, cohe­sio­na­do, con­jun­ta­do, entre­na­do, tec­ni­fi­ca­do y con una moral de hie­rro, que sería la almen­dra y la esen­cia del que lue­go pon­dría en jue­go en el cam­peo­na­to del mun­do el aho­ra mar­qués bor­bó­ni­co, Exc­mo señor D. Vicen­te del Bos­que; ape­nas com­ple­men­ta­do, eso sí, con tres o cua­tro juga­do­res espa­ño­les del extra­mu­ros cata­lán.

Pero, bueno, allá el bueno de don Vicen­te con este rega­li­to enve­ne­na­do que le ha hecho el ali­caí­do monar­ca que toda­vía man­te­ne­mos los espa­ño­les en su reti­ro dora­do de La Zar­zue­la. Que se cree, y lo peor es que se le con­sien­te, que toda­vía esta­mos en la épo­ca en la que sus des­pre­cia­bles ante­pa­sa­dos bor­bó­ni­cos juga­ban a los mar­que­ses, los con­des, los duques, los gran­des de Espa­ña, los vali­dos, los nobles, las putas caras, los ala­bar­de­ros, los pala­cios, las bodas reales, la estu­pi­dez real, el latro­ci­nio regio y la mise­ria y el atra­so de millo­nes de sacri­fi­ca­dos súb­di­tos. Y todo eso ¡enté­ren­se de una puñe­te­ra vez el ciu­da­dano Bor­bón y la ralea pos fran­quis­ta que le rodea y apo­ya! ha pasa­do ya a la his­to­ria. O, por lo menos (tam­po­co quie­ro ven­der la piel del oso antes de cazar­lo como hace Rajoy), tie­ne todas las tra­zas de estar a pun­to de pasar. O de vol­ver a pasar, en esta oca­sión defi­ni­ti­va­men­te.

Mire un poqui­to estos días al nor­te de Áfri­ca, señor Bor­bón, en lugar de dedi­car­se a per­der el tiem­po fabri­can­do mar­que­ses que ni puñe­te­ra fal­ta nos hacen a los espa­ño­les en estos momen­tos ya que aquí lo que nece­si­ta­mos de ver­dad son inge­nie­ros, arqui­tec­tos, infor­má­ti­cos, inves­ti­ga­do­res, médi­cos, téc­ni­cos espe­cia­li­za­dos… etc, etc (jus­to lo que nos pide la espa­bi­la­da jefe del Gobierno ale­mán), vea lo que les está pasan­do a los jeri­fal­tes polí­ti­cos que nun­ca han sido ele­gi­dos demo­crá­ti­ca­men­te por sus pue­blos y se arre­bu­jan en sus pol­tro­nas años y años (usted sí fue ele­gi­do por el pue­blo espa­ñol pero solo por uno y que lle­va­ba, ade­más, una pis­to­la al cin­to) y pon­ga su bar­ba a remo­jar. Y la de su vás­ta­go, el muy pre­pa­ra­do don Feli­pe el astu­riano. Por­que qui­zá pron­to, y a pesar de esa Cons­ti­tu­ción del 78 que le rega­la­ron los fran­quis­tas para blin­dar su coro­na y su rei­na­do, ten­ga usted que afei­tar­se la suya y ayu­dar a afei­tár­se­la a su que­ri­do hijo y mari­do de la popu­lar Leti. Varo­nil queha­cer que, segu­ra­men­te, y a poco que la cosa sal­ga medio bien, ten­gan ambos que apu­rar a bor­do del heli­cóp­te­ro de guar­dia en La Zar­zue­la…

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *