La deten­ción de un espía israe­lí en Egip­to sugie­re lo que se jue­gan Washing­ton y Tel Aviv – La Hai­ne

Un vídeo ama­teur en el que se mues­tra la deten­ción en Egip­to de un supues­to espía per­te­ne­cien­te a la Uni­dad de Reco­no­ci­mien­to del Esta­do Mayor Israe­lí, el Saye­ret Mat­kal, indi­ca lo preo­cu­pa­do que está Tel Aviv por el tor­be­llino en el que está inmer­so el régi­men de Muba­rak y sugie­re que hay ya en mar­cha inten­tos de des­es­ta­bi­li­zar la revo­lu­ción popu­lar egip­cia por par­te de fuer­zas exter­nas.

Mien­tras tan­to, el sabo­ta­je del prin­ci­pal gaso­duc­to egip­cio-israe­lí, lle­va­do a cabo en la madru­ga­da de hoy (sába­do) por ata­can­tes des­co­no­ci­dos en la ciu­dad de El Arish, situa­da al nor­te del Sinaí, podría ser el comien­zo de una cam­pa­ña para des­es­ta­bi­li­zar Egip­to y legi­ti­mar otra inter­ven­ción extran­je­ra en ese país, inter­ven­ción que favo­re­ce­ría los esfuer­zos israe­líes y esta­dou­ni­den­ses para sal­var al régi­men que tan leal­men­te ha ser­vi­do sus intere­ses y que aho­ra está esca­pan­do a su con­trol.

El vídeo (1), que se ha trans­mi­ti­do por el canal ira­ní Press TV (2), mues­tra cómo el ejér­ci­to egip­cio se lle­va a un hom­bre no iden­ti­fi­ca­do en medio de los gri­tos de los mani­fes­tan­tes con­tra el gobierno. Hay infor­ma­cio­nes que advier­ten que fue­ron los mani­fes­tan­tes quie­nes ini­cial­men­te apre­sa­ron a dos israe­líes cuan­do via­ja­ban en un coche en medio de un esce­na­rio de vio­len­tos enfre­na­mien­tos en la capi­tal del país, El Cai­ro.

Esos inci­den­tes se pro­du­cen tras los recien­tes comu­ni­ca­dos del gobierno israe­lí en los que afir­ma que “sigue muy de cer­ca” el levan­ta­mien­to popu­lar en Egip­to, levan­ta­mien­to que, tras once días de mani­fes­ta­cio­nes en la calle desa­fian­do el toque de que­da por todo el país, ame­na­za con derro­car al régi­men de trein­ta años de dura­ción de Muba­rak, que ha con­ta­do con tan­to apo­yo de EEUU. A pesar de los inten­tos del régi­men para sacar a la gen­te de la calle a gol­pes, con pie­dras, cuchi­llos, armas y bom­bas de gaso­li­na, el movi­mien­to de pro­tes­ta sigue fir­me­men­te ade­lan­te negán­do­se a clau­di­car, de hecho es cada día más fuer­te.

Sólo hace unos días se infor­ma­ba de que Israel había envia­do equi­pa­mien­to para dis­per­sar a las mul­ti­tu­des a la ase­dia­da dic­ta­du­ra de Muba­rak, con la que Tel Aviv y Washing­ton cuen­tan como “impor­tan­te alia­do”.

Según el Midd­le East Moni­tor, fuen­tes del gobierno israe­lí dicen que el esta­do de Israel ha pues­to “todas sus capa­ci­da­des” a dis­po­si­ción del Gene­ral Omar Sulei­man, el recién desig­na­do vice­pre­si­den­te por Muba­rak y des­de hace mucho tiem­po cola­bo­ra­dor del Mos­sad, para “pro­te­ger al régi­men de Egip­to” (3). Los medios occi­den­ta­les están ven­dien­do a Sulei­man como el apa­ren­te here­de­ro desig­na­do por Washing­ton para un régi­men post-Muba­rak.

Des­de una pers­pec­ti­va más amplia, que­da cla­ro que Tel Aviv, y sobre todo su patro­ci­na­dor de Washing­ton, están petri­fi­ca­dos por la ame­na­za que el levan­ta­mien­to egip­cio repre­sen­ta para todos sus intere­ses vita­les en Orien­te Medio, Áfri­ca del Nor­te y más allá. Esto expli­ca las febri­les comu­ni­ca­cio­nes mili­ta­res y diplo­má­ti­cas de la pasa­da sema­na entre esas dos capi­ta­les y El Cai­ro. Si pien­san en ello, las vehe­men­tes comu­ni­ca­cio­nes del pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se Oba­ma y todos los altos fun­cio­na­rios de su gobierno, las segu­ri­da­des de ayu­da mili­tar des­de Washing­ton y Tel Aviv, la des­ca­ra­da intro­mi­sión en los asun­tos de un esta­do supues­ta­men­te sobe­rano, y aho­ra, al pare­cer, la impli­ca­ción de agen­tes secre­tos, todo ello nos habla de una cosa: páni­co.

Israel está vien­do cómo pier­de a un alia­do y cola­bo­ra­dor cla­ve –el Egip­to del apa­ra­to mili­tar de Muba­rak- para la eje­cu­ción de una gue­rra cri­mi­nal con­tra el pue­blo pales­tino y sus agre­sio­nes con­tra el Líbano, Siria e Irán. Sin su cóm­pli­ce egip­cio, la capa­ci­dad de Israel para empren­der gue­rras en la región se ve sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te debi­li­ta­da.

Para Washing­ton, las apues­tas son inclu­so más altas. Tan­to Egip­to como Israel son pie­dras angu­la­res de las ambi­cio­nes impe­ria­les. Para el redil esta­dou­ni­den­se, la pér­di­da de Egip­to –con una pobla­ción de más de 80 millo­nes de habi­tan­tes, la mayor del mun­do ára­be- supon­dría la mis­ma cla­se de trau­ma del que Washing­ton está aún recu­pe­rán­do­se des­de que per­dió al Shah de Irán a cau­sa de la revo­lu­ción ira­ní de hace 32 años. Con la inmi­nen­te pér­di­da aña­di­da de Egip­to –un líder natu­ral para el mun­do ára­be cuyo papel posi­ti­vo ha sido dis­tor­sio­na­do y supri­mi­do por EEUU median­te su títe­re Mubarak‑, el trau­ma que se apo­de­ra­rá de los dise­ños geo­po­lí­ti­cos de EEUU será aún mayor.

Un Egip­to ver­da­de­ra­men­te inde­pen­dien­te y demo­crá­ti­co ases­ta­ría un gol­pe fatal a la inje­ren­cia y el beli­cis­mo impe­ria­lis­ta. Sin el régi­men de Muba­rak o de cual­quier otro que Washing­ton pue­da mane­jar, el efec­to domi­nó de un Egip­to libe­ra­do de la domi­na­ción esta­dou­ni­den­se envia­ría otro gol­pe fatal, menos for­mi­da­ble, que ayu­da­ría a que se vinie­ran aba­jo los regí­me­nes de la zona apo­ya­dos por EEUU.

Esto, des­de lue­go, serían bue­nas nue­vas para la región y más allá en aras al esta­ble­ci­mien­to de gobier­nos que sir­van a los intere­ses eco­nó­mi­cos de sus pue­blos en opo­si­ción a las peque­ñas eli­tes corrup­tas y a sus amos de Washing­ton. Podría tam­bién ser posi­ti­vo para una nue­va era de rela­cio­nes pací­fi­cas en una región aso­la­da por el con­flic­to don­de hay espe­cial­men­te un pue­blo, el pales­tino, que tan­to tiem­po lle­va luchan­do y espe­ran­do jus­ti­cia.

Ser­vi­ría de inten­sa lec­ción para todos aque­llos que pue­dan pen­sar inge­nua­men­te de otra mane­ra. Washing­ton, con sus maqui­na­cio­nes y pre­va­ri­ca­cio­nes, está demos­tran­do que se opo­ne fir­me­men­te a todas las posi­bles vir­tu­des y resul­ta­dos que una revo­lu­ción demo­crá­ti­ca en Egip­to podría aca­rrear. El enmas­ca­ra­do que tan­to tiem­po lle­va ator­men­tan­do a esta región está sien­do des­cu­bier­to.

El pue­blo de Egip­to no sólo está derro­can­do a un tirano y su régi­men des­pó­ti­co. Está, por mor de la fuer­za de su lucha por la demo­cra­cia, reve­lan­do la bru­tal reali­dad de la impli­ca­ción del gobierno de Esta­dos Uni­dos en su país y en el mun­do.

Por todas estas razo­nes, tene­mos que ase­gu­rar­nos de que el impe­rio no devuel­va arte­ra­men­te el gol­pe. Ade­más de la edul­co­ra­da diplo­ma­cia de ida y vuel­ta para ayu­dar a Egip­to en una “tran­si­ción orde­na­da” (lo que sig­ni­fi­ca res­tau­rar el orden en fun­ción de los intere­ses esta­dou­ni­den­ses), pode­mos tam­bién espe­rar más ope­ra­cio­nes secre­tas en ese país por par­te de las fuer­zas de con­tra­in­sur­gen­cia israe­líes y esta­dou­ni­den­ses que tra­ta­rán de hacer cuan­to esté en su mano para frus­trar que el pue­blo egip­cio con­si­ga sus dere­chos demo­crá­ti­cos. Si mira­mos hacia atrás, pode­mos ver por qué los ira­níes tuvie­ron, por nece­si­dad, que adop­tar una posi­ción hos­til hacia EEUU tras su revo­lu­ción. El eje israe­lo-esta­dou­ni­den­se es la fuer­za más des­es­ta­bi­li­za­do­ra y ame­na­zan­te para la paz en Orien­te Medio y en todo el mun­do.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *