Túnez, Egip­to, Marrue­cos. Esas “dic­ta­du­ras ami­gas”- Igna­cio Ramo­net

¿Túnez, una dic­ta­du­ra? ¿Egip­to, una dic­ta­du­ra? Al ver cómo los medios de comu­ni­ca­ción se rego­dean aho­ra con la pala­bra «dic­ta­du­ra» apli­ca­da al Túnez de Ben Ali y al Egip­to de Muba­rak, los fran­ce­ses se han teni­do que pre­gun­tar si habían leí­do u oído bien. ¿Aca­so no son estos mis­mos medios de comu­ni­ca­ción y estos mis­mos perio­dis­tas los que han esta­do, duran­te déca­das, mar­ti­lleán­do­nos con que estos dos «paí­ses ami­gos» eran «Esta­dos mode­ra­dos»? ¿El des­pre­cia­ble tér­mino «dic­ta­du­ra», en el mun­do ara­bo­mu­sul­mán, no esta­ba reser­va­do exclu­si­va­men­te (tras la eli­mi­na­ción de la «terri­ble tira­nía» de Sadam Hus­sein en Irak) al régi­men ira­ní? ¿Enton­ces qué ocu­rre? ¿Es que hay otras dic­ta­du­ras en esa región? ¿Nos las habrán escon­di­do los medios de comu­ni­ca­ción de nues­tra ejem­plar demo­cra­cia?

Sea como fue­re, ése es una de las pri­me­ras reve­la­cio­nes que le debe­mos al suble­va­do pue­blo de Túnez. Su pro­di­gio­sa vic­to­ria ha libe­ra­do a los euro­peos de la «retó­ri­ca de hipo­cre­sía y de disi­mu­lo» en vigor en nues­tras can­ci­lle­rías y en nues­tros medios de comu­ni­ca­ción. Obli­ga­dos a des­en­mas­ca­rar­se, éstos hacen como que des­cu­bren lo que noso­tros ya sabía­mos des­de hacía mucho tiem­po [1], que las «dic­ta­du­ras ami­gas» no son más que regí­me­nes de opre­sión. Con res­pec­to al tema, los medios de comu­ni­ca­ción tan sólo han segui­do la «línea ofi­cial»: cerrar los ojos o mirar hacia otro lado, con­fir­man­do así la idea de que la pren­sa tan sólo es libre para con los débi­les y los pue­blos ais­la­dos. ¿Aca­so Nico­las Sar­kozy no ha teni­do el aplo­mo de afir­mar, a pro­pó­si­to del sis­te­ma mafio­so del clan Ben Ali-Tra­bel­si, que en Túnez, «había una des­es­pe­ran­za, un sufri­mien­to, un sen­ti­mien­to de asfi­xia de los que, hay que reco­no­cer­lo, no había­mos toma­do con­cien­cia de su dimen­sión».

» No había­mos toma­do con­cien­cia de su dimen­sión»… En 23 años… A pesar de la pre­sen­cia en el lugar de los ser­vi­cios diplo­má­ti­cos más pro­lí­fi­cos com­pa­ra­dos con cual­quier otro país del mun­do… A pesar de la cola­bo­ra­ción en todos los ámbi­tos de la segu­ri­dad (poli­cía, gen­dar­me­ría, inte­li­gen­cia…). A pesar de las estan­cias regu­la­res de los res­pon­sa­bles polí­ti­cos y mediá­ti­cos que han esta­ble­ci­do allí, sin com­ple­jos, su lugar de vaca­cio­nes [2]… A pesar de la pre­sen­cia en Fran­cia de diri­gen­tes exi­lia­dos de la opo­si­ción tune­ci­na, man­te­ni­dos al mar­gen, como apes­ta­dos, por par­te de las auto­ri­da­des fran­ce­sas y a los que prác­ti­ca­men­te se les ha prohi­bi­do el acce­so, duran­te déca­das, a los gran­des medios de comu­ni­ca­ción… ¡Cómo ha dege­ne­ra­do la demo­cra­cia!

En reali­dad, estos regí­me­nes auto­ri­ta­rios han esta­do (y con­ti­núan estan­do) bajo la com­pla­cien­te pro­tec­ción de las demo­cra­cias euro­peas en per­jui­cio de sus pro­pios valo­res y con el pre­tex­to de que cons­ti­tuían una defen­sa con­tra el isla­mis­mo radi­cal [3]. Se tra­ta del mis­mo argu­men­to cíni­co que, en la épo­ca de la Gue­rra Fría, uti­li­zó Occi­den­te para apo­yar a las dic­ta­du­ras mili­ta­res en Euro­pa (Espa­ña, Por­tu­gal, Gre­cia, Tur­quía) y en Amé­ri­ca Lati­na, con la pre­ten­sión de impe­dir de este modo la lle­ga­da del comu­nis­mo al poder.

Qué for­mi­da­ble lec­ción han dado las socie­da­des ára­bes suble­va­das a aque­llos que, en Euro­pa, no los des­cri­bían más que en tér­mi­nos mani­queos: es decir, como masas dóci­les some­ti­das a corrup­tos sátra­pas orien­ta­les, o como muche­dum­bres his­té­ri­cas poseí­das por el fana­tis­mo reli­gio­so. En cam­bio, sur­gen de pron­to, en las pan­ta­llas de nues­tros orde­na­do­res o de nues­tros tele­vi­so­res (cf. el admi­ra­ble tra­ba­jo de Al Jazee­ra), preo­cu­pa­dos por el pro­gre­so social, en abso­lu­to obse­sio­na­dos por la cues­tión reli­gio­sa, ávi­dos de liber­tad, har­tos de la corrup­ción, mien­tras denun­cian las des­igual­da­des y recla­man la demo­cra­cia para todos, sin excep­cio­nes.

Lejos de las cari­ca­tu­ras bina­rias, estos pue­blos no cons­ti­tu­yen una suer­te de «excep­ción ára­be», sino que se ase­me­jan, en sus aspi­ra­cio­nes polí­ti­cas, al res­to de socie­da­des urba­nas moder­nas ilus­tra­das. Una ter­ce­ra par­te de los tune­ci­nos y casi una cuar­ta par­te de los egip­cios nave­gan regu­lar­men­te por Inter­net. Como afir­ma Mou­lay Hicham El Alaoui: «Los nue­vos movi­mien­tos ya no están mar­ca­dos por los anti­guos anta­go­nis­mos como el anti­im­pe­ria­lis­mo, el anti­co­lo­nia­lis­mo o el anti­se­cu­la­ris­mo. Las mani­fes­ta­cio­nes de Túnez y El Cai­ro están des­pro­vis­tas de cual­quier sim­bo­lis­mo reli­gio­so. Es una rup­tu­ra gene­ra­cio­nal que refu­ta la tesis de la excep­cio­na­li­dad ára­be. Ade­más, son las nue­vas tec­no­lo­gías de comu­ni­ca­ción las que alien­tan estos movi­mien­tos. Éstos pro­po­nen una nue­va ver­sión de la socie­dad civil en la que el recha­zo al auto­ri­ta­ris­mo va de la mano del recha­zo a la corrup­ción [4]».

Gra­cias sobre todo a las redes socia­les digi­ta­les, las socie­da­des, tan­to en Túnez como en Egip­to, se han movi­li­za­do a una gran velo­ci­dad y han sido capa­ces de hacer tam­ba­lear el poder en un tiem­po récord. Antes inclu­so de que los movi­mien­tos tuvie­ran oca­sión de «madu­rar» y de favo­re­cer en su seno la emer­gen­cia de nue­vos diri­gen­tes. Se tra­ta de uno de los pocos casos en los que, sin líder, sin orga­ni­za­ción diri­gen­te y sin pro­gra­ma, la sim­ple diná­mi­ca de la exas­pe­ra­ción de las masas ha bas­ta­do para hacer triun­far una revo­lu­ción.

Es un momen­to frá­gil y sin duda las poten­cias ya están tra­ba­jan­do, sobre todo en Egip­to, para arre­glar la situa­ción de modo que «todo cam­bie para que no cam­bie nada», según el anti­guo ada­gio de Il Gat­to­par­do . Estos pue­blos que con­quis­tan sus liber­ta­des no deben olvi­dar el con­se­jo de Bal­zac: «Se aca­ba­rá con la pren­sa como se aca­ba con un pue­blo: con­ce­dién­do­le la liber­tad [5]». Las «demo­cra­cias de vigi­lan­cia» tie­nen infi­ni­ta­men­te más habi­li­dad para domes­ti­car, con toda legi­ti­mi­dad, a un pue­blo que las anti­guas dic­ta­du­ras. Pero esto no jus­ti­fi­ca en abso­lu­to su man­te­ni­mien­to. Ni debe sofo­car el fer­vor de derro­car a una tira­nía.

La caí­da de la dic­ta­du­ra tune­ci­na ha sido tan rápi­da que los otros pue­blos magre­bíes y ára­bes han lle­ga­do a la con­clu­sión de que estas auto­cra­cias ‑entre las más anti­guas del mun­do- se encon­tra­ban, en reali­dad, pro­fun­da­men­te car­co­mi­das y no eran más que «tigres de papel». La tesis se ha demos­tra­do con el caso de Egip­to.

Por lo que este impre­sio­nan­te levan­ta­mien­to de los pue­blos ára­bes hace pen­sar inevi­ta­ble­men­te en la gran pro­li­fe­ra­ción de revo­lu­cio­nes a tra­vés de Euro­pa en 1848: en Jor­da­nia, Yemen, Arge­lia, Siria, Ara­bia Sau­dí, Sudán y Marrue­cos.

En este últi­mo país, una monar­quía abso­lu­ta en la que el resul­ta­do de las «elec­cio­nes» (siem­pre ama­ña­das) con­ti­núa sien­do deter­mi­na­do por el sobe­rano, que desig­na según su cri­te­rio a los minis­tros lla­ma­dos «de sobe­ra­nía», varias dece­nas de fami­lias cer­ca­nas al trono siguen aca­pa­ran­do las prin­ci­pa­les rique­zas [6]. Los cables difun­di­dos por Wiki­Leaks han reve­la­do que en el país la corrup­ción alcan­za nive­les asom­bro­sos de inde­cen­cia, más ele­va­dos que en el Túnez de Ben Ali, y que las redes mafio­sas tenían todas como úni­co ori­gen el Pala­cio. Un país en el que la prác­ti­ca de la tor­tu­ra está gene­ra­li­za­da y la cen­su­ra de la pren­sa es cons­tan­te-

Sin embar­go, del mis­mo modo que el Túnez de Ben Ali, esta «dic­ta­du­ra ami­ga» se bene­fi­cia de una enor­me indul­gen­cia tan­to en nues­tros medios de comu­ni­ca­ción como entre la mayo­ría de nues­tros res­pon­sa­bles polí­ti­cos [7]. Éstos mini­mi­zan los sig­nos que mues­tran el comien­zo de un «con­ta­gio» de la revuel­ta. Ya se han inmo­la­do a lo bon­zo cua­tro per­so­nas. Se han pro­du­ci­do varias mani­fes­ta­cio­nes de soli­da­ri­dad con las revuel­tas de Túnez y de Egip­to en Tán­ger, en Fez y en Rabat [8]. Pre­sas del páni­co, las auto­ri­da­des han deci­di­do pre­ven­ti­va­men­te sub­ven­cio­nar los pro­duc­tos de pri­me­ra nece­si­dad para evi­tar las «revuel­tas del pan». Impor­tan­tes con­tin­gen­tes de tro­pas habrían sido reti­ra­dos del Saha­ra Occi­den­tal y diri­gi­dos a toda pri­sa hacia Rabat y Casa­blan­ca. El rey Moham­med VI y algu­nos cola­bo­ra­do­res se habrían tras­la­da­do expre­sa­men­te a Fran­cia, el fin de sema­na del 29 de enero, para con­sul­tar a exper­tos en mate­ria de man­te­ni­mien­to del orden del Minis­te­rio del Inte­rior fran­cés [9].

Aun­que las auto­ri­da­des des­mien­ten estas dos últi­mas infor­ma­cio­nes, es evi­den­te que la socie­dad marro­quí sigue con exal­ta­ción los acon­te­ci­mien­tos de Túnez y de Egip­to. Dis­pues­ta a unir­se al arre­ba­to de fer­vor revo­lu­cio­na­rio para des­ha­cer­se por fin del yugo feu­dal, y a pedir cuen­tas a todos aque­llos que, en Euro­pa y duran­te déca­das, fue­ron cóm­pli­ces de las «dic­ta­du­ras ami­gas».


Notas:

(1)Véase, por ejem­plo, Jac­que­li­ne Bou­cher, «La socie­dad tune­ci­na pri­va­da de la pala­bra», e Igna­cio Ramo­net, «Main de fer en Tuni­sie», Le Mon­de diplo­ma­ti­que . Res­pec­ti­va­men­te, febre­ro de 1996 y julio/​agosto de 1996.

(2) Al mis­mo tiem­po que Moham­med Boua­zi­zi se inmo­ló pren­dién­do­se fue­go el 17 de diciem­bre de 2010, que la insu­rrec­ción se expan­día a todo el con­jun­to del país y que dece­nas de tune­ci­nos rebel­des caían por las balas de la repre­sión de Ben Ali, para el alcal­de de París, Ber­trand Dela­noé, y la minis­tra de Asun­tos Exte­rio­res, Michè­le Alliot-Marie, era per­fec­ta­men­te nor­mal cele­brar ale­gre­men­te la noche de Navi­dad en Túnez.
(3) Al mis­mo tiem­po, y sin plan­tear­se apa­ren­te­men­te la con­tra­dic­ción, Washing­ton y sus alia­dos euro­peos apo­yan el régi­men teo­crá­ti­co y tirá­ni­co de Ara­bia Sau­dí, prin­ci­pal foco ofi­cial del isla­mis­mo más obs­cu­ran­tis­ta y más expan­sio­nis­ta.
(4) http://​www​.mede​lu​.org/​s​p​i​p​.​php ?article710
(5) Hono­ré de Bal­zac, Mono­gra­fía de la pren­sa pari­si­na: los perio­dis­tas , Comu­ni­ca­ción Social Edi­cio­nes y Publi­ca­cio­nes, 2009.
(6) Léa­se Igna­cio Ramo­net, «El pol­vo­rín Marrue­cos», Le Mon­de Diplo­ma­ti­que en espa­ñol , sep­tiem­bre de 2008.
(7) Des­de Nico­las Sar­kozy has­ta Ségo­lè­ne Royal, pasan­do por Domi­ni­que Strauss-Kahn que posee un « riad » en Marra­kech, varios diri­gen­tes polí­ti­cos fran­ce­ses no han teni­do nin­gún escrú­pu­lo a la hora de visi­tar esta «dic­ta­du­ra ami­ga» duran­te las recien­tes vaca­cio­nes de fin de año.
(8) El País, 30 de enero de 2011 http://​www​.elpais​.com/​.​.​/​M​a​n​i​f​e​s​t​a​c​i​o​n​e​s​/​T​a​n​g​e​r​/​R​a​bat
(9) Léa­se País , 30 de enero de 2011 http://​www​.elpais​.com/​.​.​M​o​h​a​m​e​d​/​V​I​/​v​a​/​v​a​c​a​c​i​o​nes .. y Pie­rre Has­ki, «Le dis­cret voya­ge du roi du Maroc dans son châ­teau de l’Oi­se», Rue89 , 29 de enero de 2011. http://www.rue89.com/..le-roi-du-maroc-en-voyage-discret…188096

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *