Altos car­gos de UGT aca­pa­ran pisos pro­te­gi­dos en la Villa Olím­pi­ca – Xabier Barre­ra

Los lla­ma­dos pisos de pro­tec­ción ofi­cial son un tipo de vivien­das pen­sa­das para aquel seg­men­to de la pobla­ción que, por el cos­te de las uni­da­des, no pue­de acce­der al mer­ca­do libre, sobre todo en los tiem­pos de bur­bu­ja inmo­bi­lia­ria. Ade­más de las admi­nis­tra­cio­nes, hay otras enti­da­des que rea­li­zan este ser­vi­cio, tales como empre­sas pri­va­das, sin­di­ca­tos y aso­cia­cio­nes de veci­nos. Una de estas fin­cas, en con­cre­to un edi­fi­cio de pro­tec­ción ofi­cial levan­ta­do por Llar Unió Cata­lo­nia, la coope­ra­ti­va de vivien­das de la UGT, a menos de 30 metros de la ave­ni­da de Icà­ria, la ram­bla de la Vila Olím­pi­ca, reúne una selec­ta comu­ni­dad de veci­nos, nada menos que par­te de la cúpu­la del mis­mo sin­di­ca­to que levan­tó el edi­fi­cio sobre terreno muni­ci­pal.

Según cons­ta en la docu­men­ta­ción con­sul­ta­da por EL PERIÓDICO, entre los due­ños de los pisos se halla el actual secre­ta­rio de Orga­ni­za­ción de UGT-Cata­lun­ya, Jor­di Cama­llon­ga; Ramon Cebrian, secre­ta­rio gene­ral de la fede­ra­ción se Ser­vi­cios Públi­cos, y María Hele­na Álva­rez Suá­rez, sin car­go en el sin­di­ca­to y her­ma­na del secre­ta­rio gene­ral, Josep Maria Álva­rez. Apa­re­ce, tam­bién, algún otro miem­bro des­ta­ca­do del sin­di­ca­to, como el res­pon­sa­ble muni­ci­pal de Pro­gra­mas de la Ofi­ci­na de la Vivien­da muni­ci­pal, Enric Cre­ma­des. Para la otor­ga­ción de estos pisos de pro­tec­ción ofi­cial, el nivel de ren­ta de los deman­dan­tes es, obvia­men­te, cla­ve. Nin­guno de los docu­men­tos ana­li­za­dos per­mi­te sos­pe­char que, si bien el uso y dis­fru­te de los pisos por par­te de la cúpu­la del sin­di­ca­to no es pre­ci­sa­men­te la moti­va­ción que sus­ten­ta la exis­ten­cia de vivien­das de pro­tec­ción ofi­cial, se haya come­ti­do nin­gún tipo de irre­gu­la­ri­dad.

TERRAZA DE 57 METROS

El edi­fi­cio en cues­tión tie­ne entra­da por dos calles. La de Ávi­la, que da acce­so a pisos de 80 metros cua­dra­dos, y en el mejor de los casos terra­za de 32, apar­ca­mien­to y tras­te­ro, y por el pasa­je del Gene­ral Bas­sols. Los inqui­li­nos VIP ‑Cama­llon­ga y Álva­rez Suá­rez- ocu­pan los pisos a los que se acce­de des­de el pasa­je y que cuen­tan con 90 metros cua­dra­dos ‑en plan­ta o dúplex‑, una seño­ra terra­za de 57 metros cua­dra­dos (ella) o un patio de 40 (él). Y, como todos, pla­za para el poco sos­te­ni­ble coche y tras­te­ro.

No es lo úni­co que une a los altos car­gos y a la fami­liar. La com­pra la hicie­ron todos el mis­mo día, el 26 de sep­tiem­bre del 2008.

Fuen­tes cer­ca­nas al secre­ta­rio gene­ral de UGT-Cata­lun­ya seña­la­ron que la adju­di­ca­ción de estos pisos fue hecha por «sor­teo». Es decir, que la gra­cio­sa com­po­si­ción de la comu­ni­dad de veci­nos se debe, por tan­to, al azar. Man­tie­nen que el sor­teo de esta pro­mo­ción de vivien­das se hizo jun­to con otras dos y que el piso final­men­te adqui­ri­do por María Hele­na Álva­rez Suá­rez, la her­ma­na, no era «su pri­me­ra opción». Josep Maria Álva­rez ocu­pa aho­ra el piso en que, pre­ci­sa­men­te, vivía su fami­liar antes de mudar­se a la Vila Olím­pi­ca.

CRITERIOS DE ADJUDICACIÓN

Los cri­te­rios de adju­di­ca­ción que se siguie­ron enton­ces, aun vigen­tes en las pro­mo­cio­nes que sigue hacien­do la enti­dad sin­di­cal, van en fun­ción de los pun­tos que se adju­di­can a cada deman­dan­te en fun­ción de los años de anti­güe­dad como mili­tan­te y de los años que hace que se halla en lis­ta de espe­ra. Esta­ble­ci­dos los dis­tin­tos nive­les por los pun­tos, se pro­ce­de a un sor­teo entre igua­les.

El solar don­de se levan­tó el edi­fi­cio ‑cuyas obras fina­li­za­ron en el 2008- fue cedi­do por el ayun­ta­mien­to al sin­di­ca­to. La orde­na­ción urba­nís­ti­ca del [email protected] obli­ga a ceder una edi­fi­ca­bi­li­dad de 0,3 metros cua­dra­dos de techo por metro cua­dra­do de solar al ayun­ta­mien­to para la cons­truc­ción de vivien­da públi­ca.

Según cons­ta en los docu­men­tos, y pre­vé la ley, al cabo de 15 años de la fecha de adju­di­ca­ción del piso ‑paga­do siem­pre a un pre­cio muy infe­rior al de mer­ca­do- los pro­pie­ta­rios podrán soli­ci­tar que se reca­li­fi­que su vivien­da y podrán ven­der­la libre­men­te. Es decir, en el caso de los altos car­gos, a par­tir del 26 de sep­tiem­bre del 2023.

El piso en la zona más bara­to que este dia­rio ha encon­tra­do en una web inmo­bi­lia­ria (93 metros cua­dra­dos, sin terra­za y con pár­king) está a la ven­ta aho­ra, febre­ro del 2011, tras meses de des­cen­so de los pre­cios, por 450.000 euros. El pre­cio de mer­ca­do de las vivien­das, en sep­tiem­bre del 2008, cabe pen­sar que era sen­si­ble­men­te supe­rior.

El Perió­di­co

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *