Oba­ma actuó en Hon­du­ras, igual que aho­ra en Egip­to – JM Alva­rez

La úni­ca fuer­za capaz de poner Egip­to patas arri­ba, la repre­sen­tan los Her­ma­nos Musul­ma­nes. Manio­bras de los medios occi­den­ta­les (que aho­ra dicen ser víc­ti­mas de los “par­ti­da­rios” de un Muba­rak a quien encum­bra­ron por­que daba “esta­bi­li­dad” en la región a cos­ta de los pales­ti­nos) diri­gi­das a con­fun­dir, afir­man que los Her­ma­nos Musul­ma­nes son com­pin­ches de Muba­rak, y no les impor­ta­ría aliar­se con quien los masa­cró o envió al exi­lio; todo para crear un cli­ma de opi­nión con­tra­ria a ese gru­po, cons­cien­tes de la sim­pa­tía que ha levan­ta­do, en el ámbi­to mun­dial, la lucha del pue­blo egip­cio.

Pero hete aquí que, según el canal de TV japo­nés NHK, los Her­ma­nos Musul­ma­nes, acep­ta­rían for­mar un Gobierno de tran­si­ción jun­to con otras fuer­zas mino­ri­ta­rias, y una de sus deci­sio­nes sería anu­lar el tra­ta­do de paz fir­ma­do con Israel.

“Des­pués de la renun­cia de Hos­ni Muba­rak y la crea­ción de un Gobierno de tran­si­ción, es pre­ci­so pro­ce­der a sus­pen­der el tra­ta­do de paz con Israel”, dijo uno de los líde­res de la orga­ni­za­ción a NHK. La orga­ni­za­ción entien­de que el acuer­do es per­ju­di­cial para los intere­ses de Egip­to y el mun­do ára­be.

El can­di­da­to [pro]estadounidense Moha­med El Bara­dei no lo pue­de hacer por razo­nes obvias, ade­más es el pre­fe­ri­do de una cla­se media casi extin­gui­da por el capi­ta­lis­mo, algo que en Egip­to saben bien. Por esa razón Oba­ma «exi­ge», por un lado, un Gobierno de tran­si­ción “rápi­do”, mien­tras por el otro, pre­sio­na a los altos man­dos mili­ta­res egip­cios para que el Ejér­ci­to con­ti­núe en una pos­tu­ra ‑insó­li­ta, y paté­ti­ca a la vez- pasi­va que bene­fi­cia a los repre­so­res que siguen ase­si­nan­do impu­ne­men­te. Esa acti­tud sir­ve para enfriar fer­vo­res revo­lu­cio­na­rios.

Bajo mi pun­to de vis­ta, Oba­ma le está dan­do lar­gas al con­flic­to aun­que simu­le lo con­tra­rio. El pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos es muy pre­vi­si­ble. Ya actuó (en sen­ti­do lite­ral) de esa mane­ra en Hon­du­ras y la estra­te­gia le salió bien; sin embar­go esto es Egip­to, y aquí inter­vie­nen fac­to­res más com­ple­jos. La cues­tión estri­ba en saber has­ta cuán­do segui­rán en esa posi­ción, y por qué ban­do se decan­ta­rán los, has­ta aho­ra, dubi­ta­ti­vos mili­ta­res.

http://​jmal​va​rez​blog​.blogs​pot​.com/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *