Los Car­ni­ce­ros de Mála­ga (Febre­ro de 1937)- Car­los Tena

Vaya por delan­te que el titu­lar ele­gi­do para este artícu­lo no alu­de a esos hon­ra­dos pro­fe­sio­na­les, sino para denun­ciar una vez más la mise­ria moral de quie­nes, como el monar­ca actual, se nie­gan a con­de­nar las masa­cres que la rebe­lión fas­cis­ta de 1936, coman­da­da por un geno­ci­da, cuya dic­ta­du­ra cau­só la muer­te por eje­cu­ción, tor­tu­ra, ham­bre o garro­te vil, de cien­tos de miles de ciu­da­da­nos, fie­les a la lega­li­dad vigen­te en aque­llos años, cuan­do la Repú­bli­ca y la liber­tad se pal­pa­ban en todas las comu­ni­da­des.

En estos días de febre­ro se cum­ple un ani­ver­sa­rio más del ase­si­na­to a san­gre fría de miles de hom­bres, muje­res y niños, cuan­do huían de Mála­ga hacia Alme­ría, esca­pan­do de la repre­sión habi­tual ejer­ci­da por los amo­ti­na­dos de una bue­na par­te del ejér­ci­to espa­ñol, en la que des­ta­ca­ban los gene­ra­les y jefes pro­ce­den­tes de la noble­za (nun­ca peor dicho) nacio­nal, la alta socie­dad (sucie­dad, sería más cabal) y demás hor­das fie­les a ese espí­ri­tu tan cris­tiano, que con­sis­tía en desollar o des­cuar­ti­zar comu­nis­tas, rap­tar niños para entre­gár­se­los a las fami­lias ricas sin hijos e ir a misa todos los domin­gos.

El docu­men­tal titu­la­do Málaga,1937: La Carre­te­ra de la Muer­te*, con guión y direc­ción de Juan Madrid*, que el pro­pio autor reali­zó y pre­sen­tó en 2006 ante la TV cuba­na, cuen­ta la dra­má­ti­ca his­to­ria (tan­to como dece­nas de casos simi­la­res habi­dos en aque­llos tres años de ven­gan­za y deli­rio san­grien­to) de la toma de Mála­ga, así como la reti­ra­da de una gran par­te de la pobla­ción civil por la carre­te­ra de la cos­ta, hacia Alme­ría.

Ani­mo a las jóve­nes gene­ra­cio­nes para que vean las estre­me­ce­do­ras imá­ge­nes del bom­bar­deo que sufrie­ron aque­llas per­so­nas, por par­te de las tro­pas fran­quis­tas, ale­ma­nas e ita­lia­nas, así como la terri­ble situa­ción en el inte­rior de la ciu­dad y el éxo­do hacia Alme­ría de una muche­dum­bre enlo­que­ci­da de pavor. Es cier­to que no exis­te una cifra exac­ta del núme­ro de des­pla­za­dos, pero los tes­ti­mo­nios reco­gi­dos por algu­nos super­vi­vien­tes indi­can que podría alcan­zar la de cien mil. Esa colum­na, de varios kiló­me­tros, fue bom­bar­dea­da sal­va­je­men­te des­de el aire por la avia­ción de Hitler y Mus­so­li­ni, y des­de el mar por la arma­da de Fran­co.

Uno de los per­so­na­jes cla­ve en el sal­va­men­to de cien­tos de vidas, fue el médi­co cana­dien­se Nor­man Bethu­ne*, ads­cri­to a las Bri­ga­das Inter­na­cio­na­les, quien en un alar­de de inge­nio pro­fe­sio­nal impro­vi­só un qui­ró­fano móvil, con plas­ma refri­ge­ra­do, mon­ta­do en una ambu­lan­cia, que sir­vió para hacer tras­fu­sio­nes en las cer­ca­nías del fren­te. Con ese vehícu­lo lle­gó a Alme­ría y des­de allí, cuan­do supo de la caía de Mála­ga, puso rum­bo a la ciu­dad, para ayu­dar a esos miles de refu­gia­dos que aba­rro­ta­ban la carre­te­ra. Des­de aquel momen­to no dejó de hacer con­ti­nuos via­jes para, sin des­can­so ni repo­so, trans­por­tar, inter­ve­nir y curar de sus terri­bles heri­das a dece­nas de per­so­nas con el cuer­po des­tro­za­do.

Los horro­res de estos hechos (la muer­te, el ham­bre, el can­san­cio, el mie­do, la angus­tia y la deses­pe­ra­ción de los mala­gue­ños) que­da­ron refle­ja­dos en el inquie­tan­te rela­to, El cri­men de la carre­te­ra Mála­ga-Alme­ría*, que escri­bió el pro­pio Bethu­ne, ilus­tra­do con vein­ti­séis foto­gra­fías de su cola­bo­ra­dor Hazen Sise. (Me he toma­do la liber­tad de reco­ger unos pasa­jes del rela­to, jus­to al final del artícu­lo, con el obje­to de que los más jóve­nes ten­gan acce­so a ese sin­gu­lar tes­ti­mo­nio, hur­ta­do a una inmen­sa mayo­ría de ciu­da­da­nos que aún con­fían en este régi­men, cuya monar­quía jamás ha con­de­na­do aque­lla bar­ba­rie)

Hago mío el men­sa­je que me lle­ga pro­ce­den­te de El Foro por la Memo­ria His­tó­ri­ca, de Mála­ga, que como todos los años quie­re home­na­jear a los ciu­da­da­nos que inten­ta­ron esca­par de la muer­te segu­ra. Una hui­da impro­vi­sa­da que fue tram­pa mor­tal para miles de ino­cen­tes, que caían en el asfal­to ame­tra­lla­dos por los rebel­des espa­ño­les y los sol­da­dos del ejér­ci­to ale­mán e ita­liano, mien­tras los cru­ce­ros Cana­rias, Balea­res y Cer­ve­ra, bom­bar­dea­ban a la inmen­sa cara­va­na que dis­cu­rría por aquel camino, al filo de la cos­ta, con acan­ti­la­dos que impe­dían la hui­da hacia el mar y las pla­yas.

Casi quin­ce mil per­so­nas murie­ron ase­si­na­das, en tan­to una cifra pare­ci­da desis­tió y regre­só a sus luga­res de ori­gen, entre­gán­do­se a las fuer­zas opre­so­ras, pen­san­do que al no haber come­ti­do deli­to alguno, nada tenían que temer. La reali­dad fue muy dis­tin­ta, ya que la mayo­ría fue­ron pro­ce­sa­dos en jui­cios suma­rí­si­mos y con­de­na­dos a penas que iban de la eje­cu­ción inme­dia­ta, a las de pri­sión con más de vein­te años de cár­cel. Des­de 1937 has­ta 1957, los fusi­la­mien­tos que hubo en Mála­ga fue­ron incon­ta­bles.

Estos días se cum­plen 74 años de aque­llos infa­mes hechos, pero el sar­cas­mo his­tó­ri­co es que aún no se sabe sino una peque­ña par­te de la ver­dad. La socie­dad en su con­jun­to debe cono­cer lo ocu­rri­do, como prue­ba de este bes­tial geno­ci­dio con­tra la pobla­ción civil, come­ti­do en nom­bre de un régi­men, de un cri­mi­nal, al que el Rey de Espa­ña se nie­ga a con­de­nar.

Hubo cien­tos de car­ni­ce­ros en aque­llos años. El cono­ci­do como Car­ni­ce­ri­to de Mála­ga no fue sólo aquel cana­lla lla­ma­do Car­los Arias Nava­rro (que sigue sien­do Gran­de de Espa­ña, y al que se dedi­có un par­que que lle­va su nom­bre en Madrid), sino todos y cada uno de los man­dos, civi­les y mili­ta­res, res­pon­sa­bles de la masa­cre que reco­ge el docu­men­tal de Juan Madrid.

Qué sar­cas­mo cons­ta­tar que este régi­men, que se dice demo­crá­ti­co, exi­ja que para que un par­ti­do polí­ti­co sea lega­li­za­do, deba con­de­nar pre­via­men­te la vio­len­cia de ETA. La otra cara de la mone­da es com­pro­bar que se man­ten­gan intac­tos miles de sím­bo­los fran­quis­tas, hacien­do así apo­lo­gía de aquel terro­ris­mo infa­me, callan­do ante hechos como los hoy se recuer­dan en Mála­ga y Alme­ría. O con­de­na­mos todas las vio­len­cias, o rom­pe­mos la bara­ja.

Notas:

1. http://​www​.nun​ca​mas​.org/​d​e​s​c​a​r​g​a​r​/​1​1​1​7​5​6​/​l​a​-​m​e​m​o​r​i​a​-​r​e​c​o​b​r​a​d​a​-​m​e​g​a​u​p​l​o​a​d​f​i​l​e​f​a​c​t​o​r​y​.​h​tml

2. Juan Madrid (Mála­ga, 12 de junio de 1947) escri­tor, perio­dis­ta y guio­nis­ta de cine y TV. Licen­cia­do en His­to­ria Con­tem­po­rá­nea por la Uni­ver­si­dad de Sala­man­ca, ha sido redac­tor en dia­rios y revis­tas nacio­na­les e inter­na­cio­na­les. Ha publi­ca­do más de cua­ren­ta libros, de los que algu­nos se han lle­va­do al cine, como Nada que hacer (Gerar­do Herre­ro, 1987), Días Con­ta­dos, diri­gi­do por Ima­nol Uri­be (1994) y Tán­ger, rea­li­za­da por él mis­mo. Fue el guio­nis­ta de la serie de tele­vi­sión Bri­ga­da Cen­tral. Ejer­ce regu­lar­men­te la docen­cia en ins­ti­tu­cio­nes de Espa­ña, Fran­cia, Ita­lia, Argen­ti­na y Cuba, des­ta­can­do entre otras la que desa­rro­lla en la Escue­la Inter­na­cio­nal de Cine y TV de San Anto­nio de los Baños (Cuba). Es uno de los escri­to­res de nove­la negra más con­si­de­ra­dos por la crí­ti­ca euro­pea.

3. Nor­man Bethu­ne (Gra­venhurst, Cana­dá, 1890 – 1939), des­cu­bri­dor de varias téc­ni­cas inno­va­do­ras de ciru­gía (entre ellas la del trans­por­te de san­gre para su pos­te­rior trans­fu­sión), murió de sep­ti­ce­mia en Chi­na, duran­te la gue­rra chino-japo­ne­sa, a con­se­cuen­cia de un cor­te que sufrió duran­te una ope­ra­ción de urgen­cia, bajo cir­cuns­tan­cias extre­mas, ante el avan­ce del ejér­ci­to impe­rial japo­nés, el 12 de Noviem­bre de 1939. En Chi­na se le vene­ra como uno de los gran­des héroes nacio­na­les.

4. (Frag­men­tos extraí­dos de El cri­men de la carre­te­ra Mála­ga-Alme­ría, del Dr. Bethu­ne)

«Los nacio­na­lis­tas entra­ron en lo que prác­ti­ca­men­te era una ciu­dad desier­ta, del mis­mo modo que habían hecho en cada pue­blo y ciu­dad ase­dia­da en Espa­ña. Ima­gí­nen­se a 100.000 hom­bres, muje­res y niños, dis­po­nién­do­se a mar­char a pie, en bus­ca de refu­gio en una ciu­dad situa­da a casi 200 kiló­me­tro. Pero era la una úni­ca carre­te­ra que podían tomar.

Ese camino, limí­tro­fe por un lado con las altas mon­ta­ñas de Sie­rra Neva­da, y por el otro, con el mar, se encuen­tra sobre la lade­ra de unos acan­ti­la­dos. La ciu­dad que deben alcan­zar es Alme­ría. El via­je a que esas muje­res, ancia­nos y niños debían enfren­tar­se les lle­va­rá a 5 días y 5 noches de camino, al menos. No encon­tra­rán ali­men­tos en los pue­blos, ni tre­nes, ni auto­bu­ses para trans­por­tar­los. Así lo hicie­ron, aun­que tenían los pies reple­tos de lla­gas, en tan­to los fas­cis­tas bom­bar­dea­ban des­de el aire y dis­pa­ra­ban des­de los bar­cos de gue­rra.

Lle­ga­mos a Alme­ría con un camión refri­ge­ra­do, car­ga­do de san­gre alma­ce­na­da en Bar­ce­lo­na. Nues­tra inten­ción era con­ti­nuar hacia Mála­ga para efec­tuar trans­fu­sio­nes a los heri­dos. Allí supi­mos que Mála­ga había caí­do, por lo que fui­mos adver­ti­dos de no ir más lejos, ya que nadie podía saber aho­ra don­de esta­ba la línea del fren­te enemi­go, aun­que todos esta­ban segu­ros de que la ciu­dad de Motril había sucum­bi­do a las tro­pas rebel­des.

Sali­mos por la tar­de a las seis por la carre­te­ra de Mála­ga y a unas cuan­tos kiló­me­tros más allá nos encon­tra­mos con una lamen­ta­ble pro­ce­sión. Unos cin­co mil niños meno­res de diez años, de los que al menos, mil de ellos iban des­cal­zos y cubier­tos con una sola pren­da. Estos iban col­ga­dos de sus madres o aga­rra­dos a sus manos. El ince­san­te torren­te de gen­te lle­gó a ser tan den­so, que ape­nas podía­mos cir­cu­lar entre aque­lla muche­dum­bre. A ochen­ta y ocho kiló­me­tros de Alme­ría nos supli­ca­ron que no fué­se­mos más lejos, ya que los fas­cis­tas esta­ban jus­to detrás.

Pen­sa­mos que lo mejor era vol­ver y comen­zar a poner a sal­vo los peo­res casos. Era difí­cil ele­gir cua­les lle­var­se, ya que nues­tro coche era ase­dia­do por una mul­ti­tud de madres angus­tia­das y padres que con los bra­zos exten­di­dos que suje­ta­ban a sus hijos. Sus ojos y cara apa­re­cían hin­cha­dos, con­ges­tio­na­dos tras cua­tro días bajo el sol y el pol­vo.

Dos­cien­tos kiló­me­tros de mise­ria. Cua­tro días con sus cua­tro noches escon­dién­do­se entre las coli­nas, cami­nan­do de noche agru­pa­dos en un sóli­do blo­que, hom­bres, muje­res, niños gri­tan­do los nom­bres de sus fami­lia­res des­apa­re­ci­dos, per­di­dos entre la mul­ti­tud.

¿Cómo podía­mos ele­gir entre lle­var­nos a un niño murién­do­se de disen­te­ría o entre una madre que nos con­tem­pla­ba silen­cio­sa­men­te, con los ojos hun­di­dos, lle­van­do con­tra su pecho a un niño naci­do en la carre­te­ra hacía dos días?. Muchas ancia­nas aban­do­na­ron, se ten­dían a los lados de la carre­te­ra y espe­ra­ban la muer­te.

Deci­di­mos vaciar la ambu­lan­cia de todo su valio­so con­te­ni­do para crear espa­cio libre, y lle­var­nos pri­me­ro a los niños y a las madres, pero lue­go la sepa­ra­ción entre padre e hijo, mari­do y mujer se hizo dema­sia­do cruel para poder sopor­tar­la. Aca­ba­mos por lle­var­nos a las fami­lias con mayor núme­ro de hijos peque­ños, y a los niños soli­ta­rios de los que había cen­te­na­res, sin padres. Lle­vá­ba­mos a trein­ta o cua­ren­ta per­so­nas en cada via­je duran­te tres días suce­si­vos a Alme­ría, al Hos­pi­tal del Soco­rro Rojo Inter­na­cio­nal, don­de reci­bían cui­da­dos médi­cos, comi­da y ropa.

La inago­ta­ble devo­ción de mis com­pa­ñe­ros, el fotó­gra­fo Hazen Sise y de Tho­mas Wors­ley, con­duc­tor del camión, sal­vó muchas vidas. Se alter­na­ban para con­du­cir día y noche, ida y vuel­ta, dur­mien­do en medio de la carre­te­ra entre via­je y via­je, sin comi­da, excep­to pan seco y naran­jas.

Y aho­ra vie­ne la bar­ba­rie final. No con­ten­tos con bom­bar­dear y ame­tra­llar a esta pro­ce­sión de cam­pe­si­nos inde­fen­sos, a lo lar­go de esta lar­ga carre­te­ra, cuan­do el peque­ño puer­to de Alme­ría esta­ba reple­to de refu­gia­dos, con unas cua­ren­ta mil per­so­nas exhaus­tas creían que en aquel puer­to esta­ba la sal­va­ción, fui­mos masi­va­men­te bom­bar­dea­dos por avio­nes fas­cis­tas ale­ma­nes e ita­lia­nos.

La sire­na dio la alar­ma 30 segun­dos antes de que caye­ra la pri­me­ra bom­ba. Los pilo­tos no hicie­ron esfuer­zo alguno por alcan­zar los bar­cos de gue­rra del Gobierno repu­bli­cano, que esta­ban en el puer­to, ni por bom­bar­dear las barri­ca­das. Deli­be­ra­da­men­te, arro­ja­ron diez enor­mes bom­bas en el cen­tro mis­mo de la ciu­dad, don­de dor­mían api­ña­dos miles de per­so­nas sobre la cal­za­da. Des­pués de que hubie­sen pasa­do los avio­nes reco­gí en mis bra­zos a tres niños des­tro­za­dos, jus­to enfren­te del Comi­té Pro­vin­cial para la Eva­cua­ción de Refu­gia­dos, don­de hablan esta­do espe­ran­do a que les die­ran una taza de leche y un tro­zo de pan seco, que era el úni­co ali­men­to.

Fue una ver­da­de­ra car­ni­ce­ría. Las calles apa­re­cían reple­tas de cadá­ve­res y mori­bun­dos, alum­bra­da sola­men­te por el res­plan­dor ana­ran­ja­do de los edi­fi­cios en lla­mas. En aque­lla semi oscu­ri­dad, los lamen­tos de los niños heri­dos, los chi­lli­dos de las madres ago­ni­zan­tes, las mal­di­cio­nes de los hom­bres, iban ele­ván­do­se en un solo gri­to masi­vo.

¿Cuál había sido el cri­men que esa inde­fen­sa pobla­ción civil para ser ase­si­na­dos de este modo tan san­grien­to? Su úni­co deli­to fue haber vota­do a un Gobierno, com­pues­to por per­so­nas encar­ga­das de miti­gar la abru­ma­do­ra car­ga de siglos de codi­cia capi­ta­lis­ta

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *