Las bar­bas del vecino – Lillian Lechu­ga

En cuan­to se supo de la explo­sión social en Egip­to, el pre­si­den­te Barack Oba­ma se reu­nió con el Con­se­jo de Segu­ri­dad Nacio­nal. Qué se supo­ne que ten­ga que hacer Washing­ton en otro país a cuyo pue­blo es al que le corres­pon­de resol­ver sus pro­ble­mas. Pues no poca cosa, por­que en cual­quier des­en­la­ce, el gobierno del Poto­mac podría per­der influen­cia en la región don­de, des­de el fin del nas­se­ris­mo, ha sido el “guía espi­ri­tual” de todos los gobier­nos anti­po­pu­la­res de la región don­de se encuen­tran las mayo­res reser­vas petro­le­ras.

Temien­do el ascen­so al poder de quie­nes no comul­guen con sus polí­ti­cas, aho­ra abo­ga cíni­ca­men­te por­que se haga la tran­si­ción lo más rápi­do posi­ble. Por su par­te, el pri­mer minis­tro israe­lí, Netan­yahu advier­te sobre el peli­gro de una des­es­ta­bi­li­za­ción en la región pro­vo­ca­da por las revuel­tas del pue­blo egip­cio. Esta­dos Uni­dos tam­bién aler­ta al ejér­ci­to egip­cio para que pro­te­ja el Canal de Suez.

El humil­de ven­de­dor de fru­tas que se inmo­ló en Túnez jamás ima­gi­nó que des­en­ca­de­na­ría un movi­mien­to que otras fuer­zas no habían podi­do lograr.

El empe­ci­na­mien­to de Muba­rak de no aban­do­nar el poder has­ta sep­tiem­bre tie­ne sobre ascuas a Esta­dos Uni­dos y gobier­nos euro­peos pues las pro­tes­tas que han teni­do como esce­na­rio prin­ci­pal la cai­ro­ta pla­za Tah­rir, podrían radi­ca­li­zar un movi­mien­to bien a la izquier­da y, según algu­nos exper­tos, has­ta des­en­ca­de­nar una revo­lu­ción.

La secre­ta­ria de Esta­do de Barack Oba­ma , con el cinis­mo que carac­te­ri­za a los polí­ti­cos yan­quis ha dicho a CNN que Washing­ton ha esta­do duran­te 30 años al lado del pue­blo egip­cio, mien­tras con la habi­li­dad de quien posee ten­tácu­los via­ja­ba la Clin­ton a entre­vis­tar­se con el pre­si­den­te hai­tiano Rene Pre­val para indi­car­le quién debe y quien no, aspi­rar a la pre­si­den­cia de ese pau­pé­rri­mo y des­di­cha­do país cuan­do se haga la segun­da vuel­ta de unas elec­cio­nes que comen­za­ron en noviem­bre y toda­vía no se sabe el resul­ta­do. Y, por supues­to, sacar­se una foto con enfer­mos de cóle­ra como hizo la con­gre­sis­ta anti­cu­ba­na, Ros Leh­ti­nen en su papel de secre­ta­ria del comi­té de Rela­cio­nes Exte­rio­res de la Cáma­ra.

Mien­tras todo esto ocu­rre, la Clin­ton con­vo­ca a los repre­sen­tan­tes diplo­má­ti­cos yan­quis de las 260 repre­sen­ta­cio­nes de Esta­dos Uni­dos en más de 180 paí­ses para una reu­nión sin pre­ce­den­tes en el Depar­ta­men­to de Esta­do el pró­xi­mo lunes. Pare­cen estar ato­si­ga­dos con las reve­la­cio­nes de Wiki­leaks, que más que infor­mar­nos, nos con­fir­mó lo ya sabi­do de tan­ta intro­mi­sión en otros paí­ses con gue­rras y ame­na­zas de más gue­rras. Y aho­ra, con algo que no con­ta­ban: el des­per­tar de estos pue­blos.

Las abis­ma­les des­igual­da­des socia­les en Egip­to, duran­te tres déca­das han pro­vo­ca­do que un pue­blo ham­brea­do por las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les, pro­ta­go­ni­ce de repen­te una revuel­ta popu­lar incon­te­ni­ble y exi­ja la des­ti­tu­ción de Hos­ni Muba­rak. Pare­ce metás­ta­sis de lo ocu­rri­do en Tunez don­de la repre­sión y la enor­me des­igual­dad social, la corrup­ción y el nepo­tis­mo fue­ron el deto­nan­te de la mayor revuel­ta popu­lar en ese país ára­be que obli­gó al dic­ta­dor Ben Alí y su fami­lia, enri­que­ci­dos de mane­ra indig­nan­te, a huir a Ara­bia Sau­di­ta median­te los aus­pi­cios del gobierno pari­sino. Las pro­tes­tas siguen, el peli­gro no ha pasa­do, que­dó un sus­ti­tu­to del pro­pio régi­men y las mili­cias arma­das en acción.

Mien­tras tan­to, en El Cai­ro, Ale­jan­dría y otras ciu­da­des siguen las masi­vas pro­tes­tas popu­la­res fren­te a una repre­sión poli­cial que ha pro­vo­ca­do ya un núme­ro inde­ter­mi­na­do de muer­tos y cien­tos de heri­dos. Lo que suce­dió en Tunez, lo que ocu­rre en Egip­to, podrían ser el espe­jo de even­tua­les revuel­tas en otros paí­ses del área que no pue­den ser igno­ra­das por Washing­ton y otras poten­cias occi­den­ta­les, espe­cial­men­te Israel, dada una even­tual orga­ni­za­ción de los movi­mien­tos de opo­si­ción y el sur­gi­mien­to de un lide­raz­go que los arti­cu­le y con­duz­ca a una revo­lu­ción en cade­na.

El soció­lo­go Sau­ri Khia­ri ha sen­ten­cia­do que “no hay ser­vi­dum­bre volun­ta­ria, sino la espe­ra pacien­te del momen­to de la eclo­sión”. Y es que esos pue­blos que sufren ham­bre y han resis­ti­do tan­ta opre­sión y sopor­ta­do tan­ta corrup­ción pro­ve­nien­te de dic­ta­du­ras res­pal­da­das por Washing­ton -le inyec­tan 2 billo­nes de dóla­res anua­les al gobierno de El Cai­ro- son capa­ces de rebe­lar­se aún cuan­do hace solo unos días pare­cía impo­si­ble lo que está suce­dien­do hoy. Qui­zás por­que en este mun­do tan inter­co­mu­ni­ca­do y comu­ni­ca­do, las ver­da­de­ras noti­cias no ganan titu­la­res, has­ta que explo­tan, como una gra­na­da, en las nari­ces de quie­nes las igno­ran. Cuan­do un vol­cán erup­cio­na, mucha lava acu­mu­la­da hay en sus entra­ñas.

Esa lava tie­ne his­to­ria. No olvi­dar la toma del poder por Nas­ser en Egip­to, el triun­fo del movi­mien­to de Nkru­ma en Gha­na, pri­mer país que obtu­vo su inde­pen­den­cia en Afri­ca, la Con­fe­ren­cia de Ban­dung, la pri­me­ra reu­nión inter­na­cio­nal de paí­ses inde­pen­dien­tes de Asia y Afri­ca, el acto sobe­rano de Egip­to nacio­na­li­zan­do el Canal de Suez y la res­pues­ta del ata­que mili­tar de Israel, Fran­cia y Rei­no Uni­do.

Aque­lla ola de rebel­día que hace 50, 40, 30 años modi­fi­có el mapa polí­ti­co de la región derro­can­do dic­ta­do­res en Irán, Indo­ne­sia, Filipinas…tiene momen­tos de glo­ria que no pue­den ser barri­dos del alma de los pue­blos, como las mara­vi­llas del museo de El Cai­ro y un día rever­de­cen para ajus­tar­le cuen­tas a aque­llos que trai­cio­na­ron los idea­les de inde­pen­den­cia en el altar de los bene­fi­cios per­so­na­les.

Otros gobier­nos anti­po­pu­la­res de la región se apre­su­ran a hacer cam­bios, qui­zás recor­dan­do el vie­jo ada­gio que invi­ta a poner en remo­jo las bar­bas cuan­do las del vecino comien­zan a arder.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *