Gol­pis­mo homo­fó­bi­co – La cole­ti­lla

Masacre en Honduras

Por regla gene­ral las aso­na­das gol­pis­tas de cor­te reac­cio­na­rio tie­nen la carac­te­rís­ti­ca de des­atar el bes­tia­rio de los ins­tin­tos más oscu­ros, siguien­do un patrón impues­to y repro­du­ci­do sin fal­ta des­de los tiem­pos del fas­cis­mo euro­peo, en la Espa­ña del fran­quis­mo y en la Ale­ma­nia nazi, don­de se exter­mi­na­ban con sañas seg­men­tos de pobla­ción arbi­tra­ria­men­te repu­dia­dos por las fuer­zas impues­tas en el poder.

Hon­du­ras, que aca­pa­ra hoy pro­por­cio­nal­men­te las cifras más altas de vio­len­cia del con­ti­nen­te, no ha esca­pa­do de ese sinies­tro tim­bre iden­ti­fi­ca­dor si con­si­de­ra­mos las alar­ma­men­tes denun­cias de hechos de tal natu­ra­le­za que se han incre­men­ta­do des­de la rup­tu­ra cons­ti­tu­cio­nal en 2009 has­ta su con­ti­nua­dor régi­men actual. Los rela­tos en poder de gru­pos de dere­chos huma­nos, sobre ame­tra­lla­mien­tos calle­je­ros y tor­tu­ras pre­vias a los ase­si­na­tos de homo­se­xua­les y trans­gé­ne­ros, son tan espe­luz­nan­tes en sus deta­lles que me abs­ten­go de repro­du­cir­los en estas pági­nas.

Según estas fuen­tes nin­gún caso ha sido inves­ti­ga­do ni escla­re­ci­do ante una poli­cía into­ca­ble en su impu­ni­dad, que es la que sem­bró en el país cen­tro­ame­ri­cano el gol­pis­mo y sus aus­pi­cia­do­res del Nor­te.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *