Egip­to: El régi­men gober­nan­te no es una nece­si­dad estra­té­gi­ca- James Petras

Comen­ta­rios para CX36 Radio Cen­te­na­rio del soció­lo­go nor­te­ame­ri­cano, Prof. James Petras des­de Esta­dos Uni­dos. Mar­tes 1 de febre­ro de 2011. www​.radio36​.com​.uy

Chury: Esta­mos para que nos ubi­que­mos en los comen­ta­rios tuyos, y te dejo la liber­tad de empe­zar con el tema que tu quie­ras arran­car.

Petras: Bueno, el gran tema del día son los acon­te­ci­mien­tos en Egip­to don­de tene­mos este gran enfren­ta­mien­to entre el pue­blo en las calles y el gobierno de Muba­rak y sus mili­ta­res en el otro lado. Y los Esta­dos Uni­dos jugan­do el jue­go típi­co de estas situa­cio­nes don­de por un lado cri­ti­can al régi­men y por otro lado siguen apo­yán­do­lo a par­tir de las con­sul­tas con los mili­ta­res, a par­tir de las ayu­das que siguen cana­li­zan­do.

Una cosa impor­tan­te a tomar en cuen­ta es que al momen­to que Washing­ton deci­de que ya no pue­de sal­var a la dic­ta­du­ra, está dis­pues­to a sacri­fi­car­lo para sal­var al Esta­do.

El régi­men gober­nan­te, el gobierno, no es una nece­si­dad estra­té­gi­ca. Lo que sí es impor­tan­te para el impe­rio nor­te­ame­ri­cano es sal­var al Esta­do, el apa­ra­to repre­si­vo, por­que al final de cuen­tas eso es lo que deter­mi­na la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca, las alian­zas estra­té­gi­cas. Hemos teni­do muchos casos en el pasa­do, don­de Washing­ton sacri­fi­ca ‑inclu­so ase­si­na- a un dic­ta­dor que ya ha per­di­do el con­trol del país. Tene­mos el caso de Tru­ji­llo en la Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na, o el de Somo­za, el dic­ta­dor de Nica­ra­gua, que a últi­mo momen­to deci­die­ron apo­yar a un gobierno de tran­si­ción pero fra­ca­sa­ron. Tene­mos el caso de Diem, el pre­si­den­te de Viet­nam [antes del triun­fo de la gue­rri­lla] y muchos ejem­plos más don­de Washing­ton deci­de cam­biar de caba­llo y bus­ca un recam­bio a par­tir de una figu­ra que pue­da cola­bo­rar con el vie­jo Esta­do.

En este caso no está cla­ro a quién ha ele­gi­do Washing­ton; pare­ce que el can­di­da­to prin­ci­pal es ElBa­ra­dei de un lado, y del otro lado algu­na figu­ra del vie­jo régi­men. Pero como se ha vis­to en el caso de Túnez, este tipo de recam­bios, o por lo menos cam­bios den­tro del vie­jo régi­men, no se los pue­de ven­der al pue­blo. En el caso egip­cio no está cla­ro toda­vía que los Esta­dos Uni­dos hayan deci­di­do cam­biar de caba­llos; siguen apo­yan­do a Muba­rak.

Estoy con­ven­ci­do de que las comu­ni­ca­cio­nes entre Washing­ton y Muba­rak son gran­des y con algu­nas difi­cul­ta­des tenien­do en cuen­ta que el dic­ta­dor no tie­ne nin­gu­na posi­bi­li­dad de que­dar­se en el país, inclu­so podría pasar que hubie­ran jui­cios lega­les si no tie­ne con­trol. Enton­ces lo que los dic­ta­do­res pien­san es que ellos tie­nen una alian­za estra­té­gi­ca con los Esta­dos Uni­dos, que son garan­tía abso­lu­ta de apo­yo. Mien­tras que para Esta­dos Uni­dos estos regí­me­nes son ins­tru­men­tos, es decir, mien­tras pue­den con­tro­lar el país, mien­tras pue­den cana­li­zar toda la ayu­da mili­tar para apo­yar a los Esta­dos Uni­dos en la región son úti­les; pero son apo­yos de rela­cio­nes tác­ti­cas. Washing­ton dice tex­tual­men­te, que lo que le impor­ta son sus intere­ses.

Mien­tras, las alian­zas son tem­po­ra­les y eso es lo que no entien­den todos estos dic­ta­do­res, que en el momen­to en que pier­den capa­ci­dad, se van. Como el caso de Pino­chet que reci­bió el apo­yo nor­te­ame­ri­cano duran­te casi 17 años y al final, con las movi­li­za­cio­nes, la con­fron­ta­ción, la lucha arma­da, las huel­gas gene­ra­les, deci­die­ron optar por un recam­bio o bus­có un recam­bio den­tro de la vie­ja Cons­ti­tu­ción y el vie­jo ejér­ci­to, cuan­do per­mi­tie­ron elec­cio­nes. El caso de lo que esta­mos vien­do en Egip­to tie­ne sus ante­ce­den­tes. Caso simi­lar al pac­to del Club Naval en Uru­guay don­de los mili­ta­res acor­da­ron con la inter­me­dia­ción de Esta­dos Uni­dos per­mi­tir la vuel­ta de la polí­ti­ca elec­to­ral a cam­bio de que no se toca­ra al ejér­ci­to, ni sus intere­ses.

Eso es lo que se está nego­cian­do en Egip­to aho­ra.

Chury: Sí, cono­ce­mos lo de Uru­guay. En defi­ni­ti­va para que apa­rez­ca como que algo cam­bia pero que todo siga igual como sigue hoy con los gobier­nos del Fren­te Amplio.

Petras: No es total­men­te igual en el sen­ti­do que per­mi­ten elec­cio­nes, per­mi­ten algu­na expre­sión libre; per­mi­ten algu­nos dere­chos demo­crá­ti­cos, pero la estruc­tu­ra eco­nó­mi­ca, la estruc­tu­ra del esta­do que­da den­tro del mar­co polí­ti­co de la polí­ti­ca neo­li­be­ral. Ese es el acuer­do: noso­tros per­mi­ti­mos libre expre­sión, elec­cio­nes, polí­ti­cos, Par­la­men­to. Mien­tas uste­des tie­nen que dejar intac­tas nues­tras alian­zas mili­ta­res, nues­tros intere­ses eco­nó­mi­cos y la capa­ci­dad de apo­yar­nos cuan­do lo nece­si­te­mos.

Aho­ra, lo que pasa es que en el Medio Orien­te un nue­vo gobierno, inclu­so de cen­tro, no pue­de con­ti­nuar cola­bo­ran­do en la mis­ma for­ma que Muba­rak, des­ca­ra­da­men­te alia­do del colo­nia­lis­mo, de la opre­sión de los pales­ti­nos con el blo­queo de Gaza. Eso va a per­ju­di­car a Israel. Cada gobierno ele­gi­do en Medio Orien­te ára­be obvia­men­te no pue­de ser un alia­do de Israel.

Segun­do, es muy posi­ble que un nue­vo gobierno no apo­ye las pro­vo­ca­cio­nes de alia­dos de los Esta­dos Uni­dos en El Líbano.

Ter­ce­ro: es muy pro­ba­ble que reti­re cual­quier apo­yo a las gue­rras en Afga­nis­tán e Irak por­que son polí­ti­cas que no tie­nen mucho más que diez por cien­to de apo­yo en el país.

Esta polí­ti­ca de Muba­rak apo­yan­do a Israel y las gue­rras, era suma­men­te impo­pu­lar. Y aho­ra con el cam­bio de gobierno, si siguen luchan­do y cam­bian el gobierno, por­que para mí no es abso­lu­ta­men­te segu­ro que el gobierno cai­ga, por­que hay muchas intri­gas entre mili­ta­res, nor­te­ame­ri­ca­nos, Muba­rak, y otros per­so­na­jes del apa­ra­to repre­si­vo. Es pro­ba­ble que cai­ga aun­que no está garan­ti­za­do.

Pero las impli­ca­cio­nes en la polí­ti­ca inter­na­cio­nal del Medio Orien­te son enor­mes y pue­den tener otro efec­to que es el de apo­yar nue­vos cam­bios por ejem­plo en Yemen. En Yemen aho­ra el gobierno sólo con­tro­la una frac­ción del país por­que en el nor­te hay rebe­lión, en el sur hay rebe­lio­nes, hay huel­gas gene­ra­les y mani­fes­ta­cio­nes. Si Egip­to cae, cae abrup­ta­men­te Yemen y des­pués entra­mos en el Gol­fo don­de Ara­bia Sau­di­ta es el régi­men más reac­cio­na­rio y ana­cró­ni­co. Des­pués tene­mos Jor­da­nia. Hay gran­des movi­li­za­cio­nes ya, ponien­do en cues­tión la polí­ti­ca del monar­ca que apo­ya a Israel y que cola­bo­ra con la CIA des­de hace muchos años, hace dos o tres gene­ra­cio­nes. Enton­ces todo el Medio Orien­te está en un pro­ce­so de trans­for­ma­ción.

Aho­ra, el éxi­to de la trans­for­ma­ción depen­de mucho de las alian­zas y la corre­la­ción de fuer­zas. Pero pode­mos decir que las cosas no van a con­ti­nuar como has­ta aho­ra. Y Washing­ton per­dien­do a estos cipa­yos va a que­dar muy debi­li­ta­do para con­ti­nuar la gue­rra en Irak y las ame­na­zas a Irán, lo que pue­de lle­var a un perío­do de más paz y más jus­ti­cia.

Chury: Petras, es poco común que el gobierno cen­tral de los Esta­dos Uni­dos lla­me a tan­tos emba­ja­do­res y a tan­tos repre­sen­tan­tes como en con­sul­ta. ¿A qué obe­de­ce esto, a lo que está pasan­do en Egip­to y el Medio Orien­te?

Petras: Bueno, como diji­mos aho­ra, hay un pro­ce­so de trans­for­ma­ción en el Medio Orien­te, que afec­ta la corre­la­ción de fuer­zas entre el pue­blo y el impe­ria­lis­mo. Y los Esta­dos Uni­dos no anti­ci­pa­ron estos cam­bios; se que­da­ron con los pan­ta­lo­nes bajos. Hace un mes las apre­cia­cio­nes eran de que Muba­rak está muy esta­ble, está muy en con­trol. Túnez es el otro caso. Una encues­ta de Washing­ton unas sema­nas antes de la caí­da pred­de­cía que el régi­men iba a con­ti­nuar. Y lo mis­mo en los otros paí­ses. Washing­ton siem­pre cal­cu­la en fun­ción de las fuer­zas mili­ta­res, y el gober­nan­te nun­ca tie­ne con­tac­to con las fuer­zas de aba­jo. En Egip­to la popu­la­ri­dad de los Esta­dos Uni­dos era la más baja en todo el mun­do, del 17 por cien­to de popu­la­ri­dad.

En este sen­ti­do Washing­ton hizo malos cálcu­los, mal aná­li­sis y aho­ra está cose­chan­do las con­se­cuen­cias. La con­sul­ta es para reorien­tar la polí­ti­ca fren­te a esta nue­va coyun­tu­ra; cómo sacri­fi­car algu­nos intere­ses para man­te­ner la hege­mo­nía.

Por esta razón la visión de Esta­dos Uni­dos como omni­po­ten­te, que ve las dic­ta­du­ras como para siem­pre, es muy equi­vo­ca­da. Y la izquier­da siem­pre exa­ge­ra la capa­ci­dad de E

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *