Nación Anda­lu­za ante la enési­ma trai­ción de CC.OO. y UGT a las cla­ses popu­la­res en este 2 de Febre­ro

Con el acuer­do que han fir­ma­do este 2 de Febre­ro, con Gobierno y Patro­nal, CC.OO. y UGT, estas cen­tra­les sin­di­ca­les han esce­ni­fi­ca­do un nue­vo acto de clau­di­ca­ción ante el Sis­te­ma y de subor­di­na­ción de los intere­ses de la cla­se obre­ra y el res­to de sec­to­res popu­la­res a los del Capi­tal. Sin embar­go, esta inne­ga­ble trai­ción no cons­ti­tu­ye una excep­ción ni un hecho ais­la­do, sino una cons­tan­te pre­me­di­ta­da man­te­ni­da por ambas des­de la fir­ma de los Pac­tos de la Mon­cloa, hace ya más de trein­ta años, y con­ti­nua­da has­ta aho­ra a tra­vés de los pac­tos de recon­ver­sión, acuer­dos de con­cer­ta­ción, etc.

Esta fir­ma es, igual­men­te, la res­pues­ta que dan al cla­mor de las cla­ses popu­la­res que les exi­gía que se opu­sie­sen fron­tal­men­te a los envi­tes del Sis­te­ma, enca­be­zan­do la lucha en defen­sa de sus intere­ses, toman­do la calle y apos­tan­do por la movi­li­za­ción y la huel­ga gene­ral. Tam­bién es la res­pues­ta a aque­llos sec­to­res de la izquier­da polí­ti­ca y sin­di­cal esta­ta­lis­ta que aún creían en la posi­bi­li­dad de la recon­duc­ción de ambas cen­tra­les hacia posi­cio­na­mien­tos trans­for­ma­do­res y de cla­se. A aque­llos que, en su inge­nui­dad, con­di­cio­na­ban sus estra­te­gias y acti­vi­da­des a la actua­ción y uni­dad de acción con unos sin­di­ca­tos que hace tiem­po que deja­ron de ser­lo.

Nación Anda­lu­za ya ha adver­ti­do en múl­ti­ples oca­sio­nes del enor­me y tras­cen­den­tal error que come­tían aque­llos que con­fun­den a CC.OO. y UGT con meros sin­di­ca­tos obre­ros refor­mis­tas a los que toda­vía era posi­ble hacer girar hacia la radi­ca­li­dad, recon­vir­tién­do­los en ejes aglu­ti­na­do­res e inclu­so en moto­res del enfren­ta­mien­to de los tra­ba­ja­do­res con­tra la rapi­ña capi­ta­lis­ta. Los sin­di­ca­tos obre­ros y de cla­se lo son, no como con­se­cuen­cia de for­ma­lis­mos dis­cur­si­vos, deno­mi­na­cio­nes, o en razón direc­ta a la tipo­lo­gía o el núme­ro de afi­lia­dos. Tam­po­co es una con­cep­tua­ción o ads­crip­ción de carác­ter inde­fi­ni­do o inal­te­ra­ble. Los sin­di­ca­tos de tra­ba­ja­do­res y de cla­se, lo son como con­se­cuen­cia y en lógi­ca cohe­ren­cia con las diná­mi­cas polí­ti­cas man­te­ni­das.

Los hechos de todos estos años, y no sola­men­te ni prin­ci­pal­men­te este últi­mo, demues­tran a quie­nes sir­ven y se deben CC.OO. y UGT. Nin­gu­na de las agre­sio­nes empren­di­das por el Capi­tal y sus capa­ta­ces de la pseu­do-izquier­da ins­ti­tu­cio­na­li­za­da, con­tra la cla­se obre­ra y el res­to de sec­to­res popu­la­res, hubie­sen sido posi­bles de lle­var a la prác­ti­ca por el Sis­te­ma sin su con­sen­ti­mien­to y cola­bo­ra­ción. Hace déca­das que se trai­cio­na­ron a sí mis­mas y die­ron la espal­da a la defen­sa de los intere­ses obre­ros, para con­ver­tir­se, de fac­to, en par­te de la mis­ma admi­nis­tra­ción del Esta­do, en engra­na­jes esen­cia­les del régi­men para el con­trol y embau­ca­mien­to de los Pue­blos Tra­ba­ja­do­res bajo el yugo espa­ñol, desem­pe­ñan­do en este con­ti­nuis­mo neo­fran­quis­ta un papel simi­lar y equi­pa­ra­ble al del sin­di­ca­lis­mo ver­ti­cal duran­te la Dic­ta­du­ra.

Sobran los aná­li­sis, las expli­ca­cio­nes, las jus­ti­fi­ca­cio­nes y las espe­ras. Ha lle­ga­do, de for­ma inex­cu­sa­ble, la hora de dar una res­pues­ta cla­ra, con­tun­den­te e irre­ver­si­ble. Ante el evi­den­te y defi­ni­ti­vo aban­dono de posi­cio­nes obre­ras por par­te de CC.OO. y UGT, y su pase al cam­po de la defen­sa de los intere­ses del Sis­te­ma, solo cabe una res­pues­ta polí­ti­ca rea­lis­ta: la denun­cia del entre­guis­mo y el des­en­mas­ca­ra­mien­to de la trai­ción. Solo cabe una res­pues­ta sin­di­cal efec­ti­va: la de la uni­dad de acción del sin­di­ca­lis­mo anti­ca­pi­ta­lis­ta que per­mi­ta cons­truir una alter­na­ti­va de cla­se capaz de suplir y sus­ti­tuir a “los mayo­ri­ta­rios” como refe­ren­te entre los tra­ba­ja­do­res. Solo cabe una res­pues­ta per­so­nal con­se­cuen­te: el aban­dono de la mili­tan­cia en ambas cen­tra­les y la afi­lia­ción a las orga­ni­za­cio­nes de la izquier­da sin­di­cal com­ba­ti­va, la que se nie­ga a doble­gar­se y man­tie­ne levan­ta­da la ban­de­ra de la lucha de cla­ses y el triun­fo de la revo­lu­ción social.

Nación Anda­lu­za hace un lla­ma­mien­to gene­ral a todos los anda­lu­ces cons­cien­tes, con con­cien­cia nacio­nal y de cla­se, y en par­ti­cu­lar a los mili­tan­tes y sim­pa­ti­zan­tes de la izquier­da inde­pen­den­tis­ta, a aque­llos que aún se pudie­ran man­te­ner en CC.OO. y UGT, a que rom­pan con ambas cen­tra­les anti­sin­di­ca­les y se afi­lien al Sin­di­ca­to Anda­luz de Trabajadores/​as. Ins­ta­mos a todas las orga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les de cla­se a la uni­dad de acción anti­ca­pi­ta­lis­ta, a que cons­ti­tu­yan un blo­que alter­na­ti­vo del sin­di­ca­lis­mo de cla­se anda­luz. Los pasos ya dados en este sen­ti­do indi­can que hay aún camino por andar pero que no solo es posi­ble sino impres­cin­di­ble. [email protected] mili­tan­tes de Nación Anda­lu­za tra­ba­ja­mos hace tiem­po en esta línea uni­ta­ria y per­se­ve­ra­re­mos en ella. Por últi­mo, hace­mos un lla­ma­mien­to al pro­pio SAT a que impul­se y enca­be­ce dicho pro­ce­so en nues­tro país, de for­ma deci­di­da e inme­dia­ta. Es su deber his­tó­ri­co e inelu­di­ble para con el Pue­blo Tra­ba­ja­dor Anda­luz, su futu­ro y el de nues­tra tie­rra.

¡Por el Pue­blo Tra­ba­ja­dor Anda­luz!

¡Por el triun­fo de la cla­se obre­ra!

¡Por Anda­lu­cía libre y socia­lis­ta!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *