Nación Anda­lu­za ante la enési­ma trai­ción de CC.OO. y UGT a las cla­ses popu­la­res en este 2 de Febrero

Con el acuer­do que han fir­ma­do este 2 de Febre­ro, con Gobierno y Patro­nal, CC.OO. y UGT, estas cen­tra­les sin­di­ca­les han esce­ni­fi­ca­do un nue­vo acto de clau­di­ca­ción ante el Sis­te­ma y de subor­di­na­ción de los intere­ses de la cla­se obre­ra y el res­to de sec­to­res popu­la­res a los del Capi­tal. Sin embar­go, esta inne­ga­ble trai­ción no cons­ti­tu­ye una excep­ción ni un hecho ais­la­do, sino una cons­tan­te pre­me­di­ta­da man­te­ni­da por ambas des­de la fir­ma de los Pac­tos de la Mon­cloa, hace ya más de trein­ta años, y con­ti­nua­da has­ta aho­ra a tra­vés de los pac­tos de recon­ver­sión, acuer­dos de con­cer­ta­ción, etc.

Esta fir­ma es, igual­men­te, la res­pues­ta que dan al cla­mor de las cla­ses popu­la­res que les exi­gía que se opu­sie­sen fron­tal­men­te a los envi­tes del Sis­te­ma, enca­be­zan­do la lucha en defen­sa de sus intere­ses, toman­do la calle y apos­tan­do por la movi­li­za­ción y la huel­ga gene­ral. Tam­bién es la res­pues­ta a aque­llos sec­to­res de la izquier­da polí­ti­ca y sin­di­cal esta­ta­lis­ta que aún creían en la posi­bi­li­dad de la recon­duc­ción de ambas cen­tra­les hacia posi­cio­na­mien­tos trans­for­ma­do­res y de cla­se. A aque­llos que, en su inge­nui­dad, con­di­cio­na­ban sus estra­te­gias y acti­vi­da­des a la actua­ción y uni­dad de acción con unos sin­di­ca­tos que hace tiem­po que deja­ron de serlo.

Nación Anda­lu­za ya ha adver­ti­do en múl­ti­ples oca­sio­nes del enor­me y tras­cen­den­tal error que come­tían aque­llos que con­fun­den a CC.OO. y UGT con meros sin­di­ca­tos obre­ros refor­mis­tas a los que toda­vía era posi­ble hacer girar hacia la radi­ca­li­dad, recon­vir­tién­do­los en ejes aglu­ti­na­do­res e inclu­so en moto­res del enfren­ta­mien­to de los tra­ba­ja­do­res con­tra la rapi­ña capi­ta­lis­ta. Los sin­di­ca­tos obre­ros y de cla­se lo son, no como con­se­cuen­cia de for­ma­lis­mos dis­cur­si­vos, deno­mi­na­cio­nes, o en razón direc­ta a la tipo­lo­gía o el núme­ro de afi­lia­dos. Tam­po­co es una con­cep­tua­ción o ads­crip­ción de carác­ter inde­fi­ni­do o inal­te­ra­ble. Los sin­di­ca­tos de tra­ba­ja­do­res y de cla­se, lo son como con­se­cuen­cia y en lógi­ca cohe­ren­cia con las diná­mi­cas polí­ti­cas mantenidas.

Los hechos de todos estos años, y no sola­men­te ni prin­ci­pal­men­te este últi­mo, demues­tran a quie­nes sir­ven y se deben CC.OO. y UGT. Nin­gu­na de las agre­sio­nes empren­di­das por el Capi­tal y sus capa­ta­ces de la pseu­do-izquier­da ins­ti­tu­cio­na­li­za­da, con­tra la cla­se obre­ra y el res­to de sec­to­res popu­la­res, hubie­sen sido posi­bles de lle­var a la prác­ti­ca por el Sis­te­ma sin su con­sen­ti­mien­to y cola­bo­ra­ción. Hace déca­das que se trai­cio­na­ron a sí mis­mas y die­ron la espal­da a la defen­sa de los intere­ses obre­ros, para con­ver­tir­se, de fac­to, en par­te de la mis­ma admi­nis­tra­ción del Esta­do, en engra­na­jes esen­cia­les del régi­men para el con­trol y embau­ca­mien­to de los Pue­blos Tra­ba­ja­do­res bajo el yugo espa­ñol, desem­pe­ñan­do en este con­ti­nuis­mo neo­fran­quis­ta un papel simi­lar y equi­pa­ra­ble al del sin­di­ca­lis­mo ver­ti­cal duran­te la Dictadura.

Sobran los aná­li­sis, las expli­ca­cio­nes, las jus­ti­fi­ca­cio­nes y las espe­ras. Ha lle­ga­do, de for­ma inex­cu­sa­ble, la hora de dar una res­pues­ta cla­ra, con­tun­den­te e irre­ver­si­ble. Ante el evi­den­te y defi­ni­ti­vo aban­dono de posi­cio­nes obre­ras por par­te de CC.OO. y UGT, y su pase al cam­po de la defen­sa de los intere­ses del Sis­te­ma, solo cabe una res­pues­ta polí­ti­ca rea­lis­ta: la denun­cia del entre­guis­mo y el des­en­mas­ca­ra­mien­to de la trai­ción. Solo cabe una res­pues­ta sin­di­cal efec­ti­va: la de la uni­dad de acción del sin­di­ca­lis­mo anti­ca­pi­ta­lis­ta que per­mi­ta cons­truir una alter­na­ti­va de cla­se capaz de suplir y sus­ti­tuir a “los mayo­ri­ta­rios” como refe­ren­te entre los tra­ba­ja­do­res. Solo cabe una res­pues­ta per­so­nal con­se­cuen­te: el aban­dono de la mili­tan­cia en ambas cen­tra­les y la afi­lia­ción a las orga­ni­za­cio­nes de la izquier­da sin­di­cal com­ba­ti­va, la que se nie­ga a doble­gar­se y man­tie­ne levan­ta­da la ban­de­ra de la lucha de cla­ses y el triun­fo de la revo­lu­ción social.

Nación Anda­lu­za hace un lla­ma­mien­to gene­ral a todos los anda­lu­ces cons­cien­tes, con con­cien­cia nacio­nal y de cla­se, y en par­ti­cu­lar a los mili­tan­tes y sim­pa­ti­zan­tes de la izquier­da inde­pen­den­tis­ta, a aque­llos que aún se pudie­ran man­te­ner en CC.OO. y UGT, a que rom­pan con ambas cen­tra­les anti­sin­di­ca­les y se afi­lien al Sin­di­ca­to Anda­luz de Trabajadores/​as. Ins­ta­mos a todas las orga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les de cla­se a la uni­dad de acción anti­ca­pi­ta­lis­ta, a que cons­ti­tu­yan un blo­que alter­na­ti­vo del sin­di­ca­lis­mo de cla­se anda­luz. Los pasos ya dados en este sen­ti­do indi­can que hay aún camino por andar pero que no solo es posi­ble sino impres­cin­di­ble. [email protected] mili­tan­tes de Nación Anda­lu­za tra­ba­ja­mos hace tiem­po en esta línea uni­ta­ria y per­se­ve­ra­re­mos en ella. Por últi­mo, hace­mos un lla­ma­mien­to al pro­pio SAT a que impul­se y enca­be­ce dicho pro­ce­so en nues­tro país, de for­ma deci­di­da e inme­dia­ta. Es su deber his­tó­ri­co e inelu­di­ble para con el Pue­blo Tra­ba­ja­dor Anda­luz, su futu­ro y el de nues­tra tierra.

¡Por el Pue­blo Tra­ba­ja­dor Andaluz!

¡Por el triun­fo de la cla­se obrera!

¡Por Anda­lu­cía libre y socialista!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.