El tru­co del almen­dru­co – Iña­ki Urda­ni­bia

Los sin­di­ca­tos de obe­dien­cia esta­tal ‑nun­ca mejor dicho, ya que al final no son más que seres sumi­sos a las órde­nes y con­ve­nien­cias del Esta­do, el mons­truo más frío entre los mons­truos, del que habla­se Nietzsche‑, en su afán de ven­der su adul­te­ra­da mer­ca­de­ría, sue­len hablar de sí mis­mos como «sin­di­ca­tos de cla­se», opo­nien­do el tér­mino a los que ellos cali­fi­can, des­pec­ti­va­men­te, «sin­di­ca­tos nacio­na­lis­tas». El len­gua­je no es ino­cen­te y en esta oca­sión, con tan sibi­li­na cole­ti­lla, menos si cabe. Se pre­ten­de enfren­tar dos for­mas de hacer sin­di­ca­lis­mo: una, la suya, sería la que se preo­cu­pa de defen­der los intere­ses de los tra­ba­ja­do­res (con indi­si­mu­la­dos aplau­sos de la patro­nal y los gober­nan­tes por la res­pon­sa­bi­li­dad mos­tra­da para que siga fun­cio­nan­do el nego­cio), mien­tras que la otra no sería más que una for­ma de esqui­var el espi­no­so asun­to de las cla­ses para defen­der pos­tu­la­dos nacio­na­les, exclu­si­vis­tas… ergo bur­gue­ses.

No hace fal­ta haber estu­dia­do Cien­cias Polí­ti­cas ni nada por el esti­lo para ver que no son las pala­bras las que trans­for­man los hechos ‑dejan­do de lado los per­for­ma­ti­vos de Aus­tin…-, sino que dicho en pro­sai­co, y evan­gé­li­co, por sus hechos los cono­ce­réis. Vea­mos el pro­gra­ma que defien­den los dis­tin­tos sin­di­ca­tos y vea­mos su polí­ti­ca rei­vin­di­ca­ti­va y de acción fren­te a las tro­pe­lías del capi­tal y sus sabue­sos, y de ahí podrá deci­dir­se dón­de situa­mos a cada cual sin eti­que­ti­tas enga­ño­sas ni cli­chés este­reo­ti­pa­dos . Si en este uso de cier­tos tér­mi­nos se ve con niti­dez la inten­ción de enga­ñar des­ca­li­fi­can­do, lo mis­mo pue­de apli­car­se a tér­mi­nos como «izquier­da» o «socia­lis­mo»; en lo refe­ren­te a la «dere­cha», no hay tan­to enga­ño, ya que las cosas están cla­ri­tas como el agua cris­ta­li­na.

Vien­do el com­por­ta­mien­to de los sin­di­ca­tos de los que hablo, pare­ce que al hablar de cla­se se refie­ren a la domi­nan­te, o si no es que están hablan­do de las cla­ses exis­ten­tes en los trans­por­tes lla­ma­dos públi­cos: unos van en pri­me­ra y otros en segun­da; obvia­men­te ellos via­jan en la pri­me­ra de las nom­bra­das, pues son gen­te de cate­go­ría y no arras­tra­dos. Lo que han fir­ma­do, y vie­nen fir­man­do, estos finan­cia­dos sin­di­ca­tos, resul­ta tan tram­po­so como el par­to de las mon­ta­ñas que, tras armar un revue­lo del copón, die­ron a luz un raton­ci­to, que ejem­pli­fi­ca­ba Mao; los nego­cian­tes, en supues­to nom­bre de los dere­chos de los tra­ba­ja­do­res simu­la­ron en un pri­mer tiem­po unos ama­gos de ame­na­za para al final tra­gar todo lo que les han echa­do y más. En este orden de cosas, la prác­ti­ca mos­tra­da por estos sin­di­ca­lis­tas de pega no hace sino con­fir­mar aque­llo que ya afir­ma­se Antón Pan­ne­koeck en su tiem­po al decir que los diri­gen­tes sin­di­ca­les se van asen­tan­do y buro­cra­ti­zan­do, a la vez que hacen suyo el pro­gra­ma de la patro­nal, y empe­ñán­do­se, un día sí y otro tam­bién, en lograr pac­tos inter­cla­sis­tas que en el fon­do, y en la for­ma, no son sino la acep­ta­ción pura y dura de los plan­tea­mien­tos de la patro­nal y sus laca­yos guber­na­men­ta­les, ador­nán­do­los con cier­ta ver­bo­rrea obre­ris­ta para que cue­le mejor y des­mo­vi­li­ce con mayor efi­ca­cia, y a vivir que son dos días. Eso es lo que en este caso, como en muchos otros, vemos en los pac­tos que fir­man sin chis­tar los sin­di­ca­lis­tas guays. No es bala­dí afir­mar que es obvio que no van a mor­der la mano de quie­nes les ali­men­tan, ya que si fue­ra por sus cuo­tas, no alcan­za­rían ni para una sim­ple mesa de Ikea.

Así las cosas, lo que resul­ta de todo pun­to de vis­ta increí­ble es ver a gen­tes que se han movi­do duran­te lar­gos años de mili­tan­cia en ambien­tes de izquier­da radi­cal chu­pan­do del bote y embe­lle­cien­do las nefas­tas polí­ti­cas de sus sin­di­ca­tos, en los que ocu­pan car­gos de res­pon­sa­bi­li­dad. Uno se pre­gun­ta cómo es posi­ble tal acti­tud, y no halla otra res­pues­ta que pen­sar que o bien les gus­ta figu­rar o bien hay que acep­tar lo que les echen para aga­rrar­se a la jubi­la­ción tras los años ser­vi­dos… o las dos a la vez. Y lo digo con abso­lu­ta sin­ce­ri­dad y con­ven­ci­mien­to, ya que aun no sien­do espe­cia­lis­ta en estos veri­cue­tos, uno tie­ne su dig­ni­dad y es capaz de com­pren­der que cuan­do uno es pisa­do, lo menos que pue­de hacer es gri­tar y pro­tes­tar, a no ser que sea un vege­tal o un cacho de pie­dra. Cual­quie­ra que con­ser­ve un pelín de hones­ti­dad y que sepa leer pue­de con­ven­cer­se de las fala­cias ven­di­das por la patro­nal, por sus ser­vi­do­res ‑el gobierno‑, por sus sin­di­ca­lis­tas laca­yu­nos y por toda la cohor­te de perio­dis­tas y ter­tu­lia­nos que mien­ten como bella­cos en defen­sa de lo que hay, que de cara a su tren de vida es el corres­pon­dien­te al mejor de los mun­dos posi­bles. Para con­ven­cer­se de ello, reite­ro, dos libros vie­nen que ni pin­ta­dos: el uno escri­to por Ciu­da­dano Pérez, titu­la­do «¿Pen­sio­nes en peli­gro? Que la ban­ca pague lo que debe», edi­ta­do por El Vie­jo Topo, y otro de varios auto­res (coor­di­na­dos por Anto­nio Antón), que lle­va por explí­ci­to títu­lo «La refor­ma del sis­te­ma de pen­sio­nes», edi­ta­do por Tala­sa. Tras las lec­tu­ras reco­men­da­das, que expli­can meri­dia­na­men­te el asun­to, quien con­ti­núe tra­gan­do las men­ti­ras de sus gurús sin­di­ca­les sin rom­per el car­net es que ha per­di­do cual­quier sen­ti­do de la pro­bi­dad y no es capaz más que de seguir, al modo de los miem­bros de un cie­go reba­ño, las voces de los amos, repi­tien­do sus bala­das y enga­ños, y sabi­do es, y a algu­nos les vie­ne al pelo por la com­ba­ti­vi­dad que han soli­do mos­trar y mues­tran en la actua­li­dad, que ‑como dije­se Vic­tor Hugo- un león que imi­ta a otro aca­ba con­vir­tién­do­se en un mono.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *