El oca­so de la medio­cra­cia- Car­lo Fra­bet­ti

Soy escri­tor pro­fe­sio­nal y vivo fun­da­men­tal­men­te de mis dere­chos de autor. Pero cada vez que en mis fre­cuen­tes via­jes a Lati­noa­mé­ri­ca des­cu­bro una edi­ción “pira­ta” de algu­na de mis obras, lejos de indig­nar­me o acon­go­jar­me me lle­vo una gran ale­gría, pues es una señal de que lo que escri­bo intere­sa a quie­nes no pue­den pagar el exce­si­vo pre­cio que se sue­le cobrar por los libros. Y estoy radi­cal­men­te en con­tra del canon por el prés­ta­mo de libros en las biblio­te­cas públi­cas, que supues­ta­men­te nos bene­fi­cia a los auto­res y que en reali­dad no es sino una manio­bra de los ver­da­de­ros pira­tas cul­tu­ra­les (las gran­des edi­to­ria­les y las gran­des ges­to­ras de dere­chos) para incre­men­tar aún más sus abu­si­vos bene­fi­cios; o sea, un paso más hacia la des­truc­ción de lo públi­co en aras del lucro de unos pocos, un nue­vo zar­pa­zo del capi­ta­lis­mo sal­va­je.

Quie­nes foto­co­pian mis libros, o los leen gra­tis en las biblio­te­cas, o se los bajan de Inter­net, no me roban ni me ame­na­zan, sino todo lo con­tra­rio: le dan sen­ti­do a mi tra­ba­jo y me ani­man a seguir hacién­do­lo; pues si he lle­ga­do al pun­to de ser “pira­tea­do” es, sen­ci­lla­men­te, por­que mi obra ya ha alcan­za­do un gra­do de difu­sión y de remu­ne­ra­ción supe­rior al que mere­ce. Y no se entien­da esto últi­mo como un alar­de de fal­sa modes­tia (y mucho menos de modes­tia autén­ti­ca), sino como el mero reco­no­ci­mien­to de que, en tér­mi­nos com­pa­ra­ti­vos (en com­pa­ra­ción con otros tra­ba­jos, quie­ro decir), cual­quier autor con pre­sen­cia en el mer­ca­do está reci­bien­do de la socie­dad mucho más de lo que le ha dado. O devuel­to, más bien, pues quie­nes pode­mos dedi­car­nos a algu­na acti­vi­dad voca­cio­nal y crea­ti­va, no hace­mos más que res­ti­tuir una peque­ña par­te de lo mucho que hemos reci­bi­do. Somos doble­men­te pri­vi­le­gia­dos: por el mero hecho de poder dedi­car­nos a algo que nos gra­ti­fi­ca y enri­que­ce, y por haber teni­do acce­so a la for­ma­ción nece­sa­ria para poder desa­rro­llar nues­tras capa­ci­da­des.

A lo lar­go de mi vida, he teni­do el pri­vi­le­gio de cono­cer per­so­nal­men­te a un buen núme­ro de gran­des artis­tas e inte­lec­tua­les. Y cuan­to mayor era su talen­to, más afor­tu­na­dos se sen­tían y más agra­de­ci­dos se mos­tra­ban, aun­que su acti­vi­dad no siem­pre fue­ra acom­pa­ña­da de unos ingre­sos sus­tan­cio­sos. Solo los medio­cres se que­jan; y cuan­do, por una u otra vía, con­si­guen encum­brar­se, se afe­rran a sus inme­re­ci­dos pri­vi­le­gios como los poli­ti­cas­tros a sus esca­ños y los eje­cu­ti­vi­llos a sus male­ti­nes. Solo los medio­cres que han con­se­gui­do el pre­mio de con­so­la­ción del “éxi­to” tie­nen mie­do de las nue­vas tec­no­lo­gías, es decir, de las nue­vas rela­cio­nes de inter­cam­bio que inevi­ta­ble­men­te gene­ran. Y con razón, por­que solo ellos tie­nen algo que per­der. Las nue­vas for­mas de repro­duc­ción y difu­sión de tex­tos, imá­ge­nes y soni­dos ame­na­zan tan­to el mono­po­lio de los gran­des medios de comu­ni­ca­ción como la hege­mo­nía de los medio­cres, anun­cian el final de ambas medio­cra­cias.

En esa últi­ma cena del anti­guo régi­men cul­tu­ral en la que se coló un lúci­do y valien­te Ama­dor Fer­nán­dez Sava­ter (la minis­tra debió de con­fun­dir­lo con su padre), se vio cla­ro quié­nes son los ver­da­de­ros depre­da­do­res, los ver­da­de­ros enemi­gos de la cul­tu­ra, que no son otros ‑y otras- que quie­nes quie­ren con­ver­tir­la en un coto y un mer­ca­do. Si algo tie­nen en común los invi­ta­dos a aque­lla bochor­no­sa “cena del mie­do” (con esca­sas y hon­ro­sas excep­cio­nes), es su con­di­ción de medio­cres encum­bra­dos, hom­bres y muje­res que en vano inten­tan com­pen­sar su fal­ta de talen­to con una mez­cla de ofi­cio­si­dad, opor­tu­nis­mo y sumi­sión a los pode­res esta­ble­ci­dos. Y que tiem­blan ante Inter­net de la mis­ma mane­ra ‑y por los mis­mos moti­vos- que el cle­ro y la noble­za del Medioe­vo tem­bla­ron ante la impren­ta.

Pues si la impren­ta hizo posi­ble la revo­lu­ción huma­nis­ta del Rena­ci­mien­to y el telé­gra­fo hizo posi­ble la revo­lu­ción socia­lis­ta, Inter­net, here­de­ra for­zo­sa de la impren­ta y de la tele­gra­fía, pro­pi­cia­rá una revo­lu­ción huma­na y social cuyas con­se­cuen­cias solo pode­mos vis­lum­brar. Y, como en todas las revo­lu­cio­nes, cae­rán las cabe­zas de los pri­vi­le­gia­dos y se levan­ta­rán las cabe­zas de los des­po­seí­dos. Ya se están levan­tan­do.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *