El inmi­gran­te es nues­tro her­mano – JM Alva­rez

Esta entra­da va diri­gi­da, espe­cial­men­te, a quie­nes cla­ma­ban con­tra la lle­ga­da de inmi­gran­tes a Espa­ña.
Ànge­la Mer­kel vie­ne a Madrid. Ade­más de a dar órde­nes sobre el rum­bo eco­nó­mi­co que debe seguir el régi­men (la Trai­ción Social no es sufi­cien­te, tiem­po al tiem­po) pare­ce que trae bajo el bra­zo algu­na pro­pues­ta más.
Y es que, gra­cias a la rela­ti­va bonan­za eco­nó­mi­ca de la que dis­fru­ta, momen­tá­nea­men­te, la nación teu­to­na, Mer­kel cree que unos 700.000 tra­ba­ja­do­res espa­ño­les de todos los sec­to­res, cua­li­fi­ca­dos y no, podrían desa­rro­llar su labor en Ale­ma­nia (mano de obra bara­ta), al menos has­ta que la cri­sis vuel­va a recru­de­cer­se.
Un pue­blo incul­to no tie­ne memo­ria, por eso está con­de­na­do a repe­tir su tris­te pasa­do. ¿Qué dirán aque­llos ena­je­na­dos oron­dos y cómo­dos que, has­ta hace bien poco, cla­ma­ban con­tra la lle­ga­da de afri­ca­nos y lati­no­ame­ri­ca­nos por­que venían a Espa­ña a “qui­tar­les el tra­ba­jo” y aho­ra son ellos los obli­ga­dos a emi­grar? ¿Y qué pen­sa­rán cuan­do la situa­cion eco­nó­mi­ca ale­ma­na vuel­va a empeo­rar y les escu­pan en la cara sus mis­mas pala­bras?
Un inmi­gran­te es un her­mano. Lo úni­co que nos es ajeno, es el capi­ta­lis­mo que explo­ta a todos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *