Capi­ta­lis­mo de desas­tre para Hon­du­ras

Al Con­gre­so Nacio­nal de Hon­du­ras ha lle­ga­do una ini­cia­ti­va legis­la­ti­va que, de ser apro­ba­da como ley, auto­ri­za­ría la crea­ción de “Ciu­da­des Mode­lo” o “Regio­nes Admi­nis­tra­ti­vas Espe­cia­les”, lo que con­fir­ma­ría, u

Capi­ta­lis­mo de desas­tre para Hon­du­ras

na vez más, la doc­tri­na del cho­que y la teo­ría del capi­ta­lis­mo de desas­tre estu­dia­das y des­cri­tas por la escri­to­ra y perio­dis­ta cana­dien­se Nao­mí Klein en su libro “The Shock Doc­tri­ne: The Rise of Disas­ter Capi­ta­lism”, publi­ca­do en 2007.

Tales “ciu­da­des mode­lo” serían micro esta­dos loca­li­za­dos en terri­to­rio hon­du­re­ño res­pec­to a los cua­les el Esta­do de Hon­du­ras haría renun­cia for­mal de su papel de vela­dor por el cum­pli­mien­to de sus pro­pias leyes, así como de las deci­sio­nes de las ins­ti­tu­cio­nes nacio­na­les. Esas ciu­da­des ten­drían su pro­pia mone­da, su gobierno, su poli­cía, su adua­na y sus tri­bu­na­les.

El pro­yec­to pre­vé con­ce­der, ini­cial­men­te, unos mil kiló­me­tros cua­dra­dos del terri­to­rio hon­du­re­ño para que con­tra­tis­tas extran­je­ros ins­ta­len fábri­cas ensam­bla­do­ras de compu­tado­ras, bar­cos, tur­bi­nas, vehícu­los y otras pro­duc­cio­nes de alto com­po­nen­te labo­ral.

Serán colo­nias en las que tra­ba­ja­rán y vivi­rán inde­fi­ni­da­men­te muchos miles de pobla­do­res. Allí esta­rán suje­tos a las leyes espe­cia­les que esta­ble­ce­rán las cor­po­ra­cio­nes trans­na­cio­na­les y serán tra­ta­dos como extran­je­ros en su pro­pio país.

Se tra­ta, quien lo duda, de un pro­yec­to de colo­ni­za­ción impe­rial que repre­sen­ta­ría un pri­mer paso para la entre­ga de la sobe­ra­nía nacio­nal al capi­tal extran­je­ro y el comien­zo de la liqui­da­ción del Esta­do de Hon­du­ras.

La ini­cia­ti­va legis­la­ti­va fue pro­mo­vi­da por la Emba­ja­da de los Esta­dos Uni­dos que invi­tó al país al empre­sa­rio Paul Romer quien, según se dijo, ha fomen­ta­do pro­yec­tos simi­la­res en otras par­tes del mun­do. El empre­sa­rio ofre­ció en días recien­tes decla­ra­cio­nes acer­ca de este pro­yec­to, que se supo­ne aus­pi­cia­do por el gobierno de fac­to.

El fatí­di­co gol­pe de Esta­do que pade­ció Hon­du­ras en 2010, al igual que los terri­bles desas­tres natu­ra­les sufri­dos en el pro­pio año por Chi­le y Hai­tí, uni­dos a la cala­mi­to­sa epi­de­mia de cóle­ra en esta últi­ma nación, más la reac­ción opor­tu­nis­ta de Esta­dos Uni­dos en todos estos casos, han des­per­ta­do jus­ti­fi­ca­dos temo­res de que Lati­noa­mé­ri­ca, en su con­jun­to, esté des­ti­na­da a ser pasi­va de la apli­ca­ción de la doc­tri­na del capi­ta­lis­mo de desas­tre con sus glo­ba­li­zan­tes pro­pó­si­tos neo­li­be­ra­les ante nue­vas situa­cio­nes de cho­que, casua­les o pre­vi­si­bles.

Tén­ga­se en cuen­ta que la coyun­tu­ra por que atra­vie­sa Esta­dos Uni­dos no le es pro­pi­cia para recu­rrir a nue­vas gue­rras como solu­ción de cor­to pla­zo para su actual cri­sis mul­ti­fac­to­rial, las­tra­da como está la super­po­ten­cia por sus aún abier­tas cru­za­das con­tra Irak y Afga­nis­tán.

Des­pués de todo, nada nue­vo habría en que la admi­nis­tra­ción actual de Esta­dos Uni­dos se apro­pie de una doc­tri­na polí­ti­co-mili­tar que se basa en el apro­ve­cha­mien­to de desas­tres, espon­tá­neos o indu­ci­dos, valién­do­se de ellos para intro­du­cir solu­cio­nes que actúen a favor de sus desig­nios hege­mó­ni­cos impe­ria­lis­tas.

His­tó­ri­ca­men­te, cali­fi­ca­rían den­tro de esta doc­tri­na muchos desas­tres secre­ta­men­te pro­vo­ca­dos por la super­po­ten­cia para bene­fi­ciar­se con su solu­ción. Recuér­den­se, des­de la explo­sión auto sus­ci­ta­da del aco­ra­za­do Mai­ne en la bahía de La Haba­na en 1898 para entrar en gue­rra con­tra Espa­ña y hacer­se de sus colo­nias, has­ta la decla­ra­ción en 1960 del blo­queo a Cuba para pro­vo­car una situa­ción de ham­bre y mise­ria de la que se cul­pa­ría al gobierno de la isla y man­te­ner el aco­so has­ta nues­tros días cual espa­da de Damo­cles sobre la esta­bi­li­dad de la nación cuba­na.

Con el desas­tre pro­vo­ca­do por el gol­pe de Esta­do en Hon­du­ras que ins­tru­men­tó Washing­ton usan­do a la oli­gar­quía hon­du­re­ña como chi­vo expia­to­rio, se inten­ta­ba un bene­fi­cio inme­dia­to para la polí­ti­ca exte­rior de Esta­dos Uni­dos hacia Lati­noa­mé­ri­ca fre­nan­do la corrien­te hacia la inde­pen­den­cia y la izquier­da que aun sub­sis­te y, even­tual­men­te, inver­tir­la. Pero, sin dudas, el desas­tre pre­sen­te era pre­vi­si­ble.

El régi­men de fac­to, pri­me­ra­men­te con Rober­to Miche­let­ti al fren­te y enca­be­za­do aho­ra por Por­fi­rio Lobo, ins­tru­men­tos ambos de la oli­gar­quía ple­ga­da al impe­rio, no ha podi­do impo­ner­se, ni en lo interno, ni a nivel regio­nal e inter­na­cio­nal, con un cos­to polí­ti­co que está sien­do asu­mi­do por la diplo­ma­cia esta­dou­ni­den­se en tiem­pos en los que care­ce de la sol­ven­cia nece­sa­ria y sufi­cien­te para ello.

Pero Washing­ton pudo haber pre­vis­to para el caso apro­ve­char el desas­tre ganan­do tiem­po con pro­yec­tos como el de las “ciu­da­des mode­lo” neo­li­be­ra­les, antes que pre­ten­der un impo­si­ble regre­so al orden ante­rior al gol­pe o apre­su­rar la vuel­ta a una nor­ma­li­dad que le enfren­ta­ría a un pue­blo que ya no es aquel mis­mo ins­tru­men­to dócil que con­tro­la­ba la oli­gar­quía.

A ape­nas un año de haber sido obli­ga­do al exi­lio el pre­si­den­te cons­ti­tu­cio­nal Manuel Zela­ya, hoy Coor­di­na­dor Gene­ral de la Resis­ten­cia, Hon­du­ras pare­ce inexo­ra­ble­men­te abo­ca­da a la revo­lu­ción lla­ma­da a apor­tar a su pue­blo toda la inde­pen­den­cia y la jus­ti­cia

Al Con­gre­so Nacio­nal de Hon­du­ras ha lle­ga­do una ini­cia­ti­va legis­la­ti­va que, de ser apro­ba­da como ley, auto­ri­za­ría la crea­ción de “Ciu­da­des Mode­lo” o “Regio­nes Admi­nis­tra­ti­vas Espe­cia­les”, lo que con­fir­ma­ría, una vez más, la doc­tri­na del cho­que y la teo­ría del capi­ta­lis­mo de desas­tre estu­dia­das y des­cri­tas por la escri­to­ra y perio­dis­ta cana­dien­se Nao­mí Klein en su libro “The Shock Doc­tri­ne: The Rise of Disas­ter Capi­ta­lism”, publi­ca­do en 2007.

Tales “ciu­da­des mode­lo” serían micro esta­dos loca­li­za­dos en terri­to­rio hon­du­re­ño res­pec­to a los cua­les el Esta­do de Hon­du­ras haría renun­cia for­mal de su papel de vela­dor por el cum­pli­mien­to de sus pro­pias leyes, así como de las deci­sio­nes de las ins­ti­tu­cio­nes nacio­na­les. Esas ciu­da­des ten­drían su pro­pia mone­da, su gobierno, su poli­cía, su adua­na y sus tri­bu­na­les.

El pro­yec­to pre­vé con­ce­der, ini­cial­men­te, unos mil kiló­me­tros cua­dra­dos del terri­to­rio hon­du­re­ño para que con­tra­tis­tas extran­je­ros ins­ta­len fábri­cas ensam­bla­do­ras de compu­tado­ras, bar­cos, tur­bi­nas, vehícu­los y otras pro­duc­cio­nes de alto com­po­nen­te labo­ral.

Serán colo­nias en las que tra­ba­ja­rán y vivi­rán inde­fi­ni­da­men­te muchos miles de pobla­do­res. Allí esta­rán suje­tos a las leyes espe­cia­les que esta­ble­ce­rán las cor­po­ra­cio­nes trans­na­cio­na­les y serán tra­ta­dos como extran­je­ros en su pro­pio país.

Se tra­ta, quien lo duda, de un pro­yec­to de colo­ni­za­ción impe­rial que repre­sen­ta­ría un pri­mer paso para la entre­ga de la sobe­ra­nía nacio­nal al capi­tal extran­je­ro y el comien­zo de la liqui­da­ción del Esta­do de Hon­du­ras.

La ini­cia­ti­va legis­la­ti­va fue pro­mo­vi­da por la Emba­ja­da de los Esta­dos Uni­dos que invi­tó al país al empre­sa­rio Paul Romer quien, según se dijo, ha fomen­ta­do pro­yec­tos simi­la­res en otras par­tes del mun­do. El empre­sa­rio ofre­ció en días recien­tes decla­ra­cio­nes acer­ca de este pro­yec­to, que se supo­ne aus­pi­cia­do por el gobierno de fac­to.

El fatí­di­co gol­pe de Esta­do que pade­ció Hon­du­ras en 2010, al igual que los terri­bles desas­tres natu­ra­les sufri­dos en el pro­pio año por Chi­le y Hai­tí, uni­dos a la cala­mi­to­sa epi­de­mia de cóle­ra en esta últi­ma nación, más la reac­ción opor­tu­nis­ta de Esta­dos Uni­dos en todos estos casos, han des­per­ta­do jus­ti­fi­ca­dos temo­res de que Lati­noa­mé­ri­ca, en su con­jun­to, esté des­ti­na­da a ser pasi­va de la apli­ca­ción de la doc­tri­na del capi­ta­lis­mo de desas­tre con sus glo­ba­li­zan­tes pro­pó­si­tos neo­li­be­ra­les ante nue­vas situa­cio­nes de cho­que, casua­les o pre­vi­si­bles.

Tén­ga­se en cuen­ta que la coyun­tu­ra por que atra­vie­sa Esta­dos Uni­dos no le es pro­pi­cia para recu­rrir a nue­vas gue­rras como solu­ción de cor­to pla­zo para su actual cri­sis mul­ti­fac­to­rial, las­tra­da como está la super­po­ten­cia por sus aún abier­tas cru­za­das con­tra Irak y Afga­nis­tán.

Des­pués de todo, nada nue­vo habría en que la admi­nis­tra­ción actual de Esta­dos Uni­dos se apro­pie de una doc­tri­na polí­ti­co-mili­tar que se basa en el apro­ve­cha­mien­to de desas­tres, espon­tá­neos o indu­ci­dos, valién­do­se de ellos para intro­du­cir solu­cio­nes que actúen a favor de sus desig­nios hege­mó­ni­cos impe­ria­lis­tas.

His­tó­ri­ca­men­te, cali­fi­ca­rían den­tro de esta doc­tri­na muchos desas­tres secre­ta­men­te pro­vo­ca­dos por la super­po­ten­cia para bene­fi­ciar­se con su solu­ción. Recuér­den­se, des­de la explo­sión auto sus­ci­ta­da del aco­ra­za­do Mai­ne en la bahía de La Haba­na en 1898 para entrar en gue­rra con­tra Espa­ña y hacer­se de sus colo­nias, has­ta la decla­ra­ción en 1960 del blo­queo a Cuba para pro­vo­car una situa­ción de ham­bre y mise­ria de la que se cul­pa­ría al gobierno de la isla y man­te­ner el aco­so has­ta nues­tros días cual espa­da de Damo­cles sobre la esta­bi­li­dad de la nación cuba­na.

Con el desas­tre pro­vo­ca­do por el gol­pe de Esta­do en Hon­du­ras que ins­tru­men­tó Washing­ton usan­do a la oli­gar­quía hon­du­re­ña como chi­vo expia­to­rio, se inten­ta­ba un bene­fi­cio inme­dia­to para la polí­ti­ca exte­rior de Esta­dos Uni­dos hacia Lati­noa­mé­ri­ca fre­nan­do la corrien­te hacia la inde­pen­den­cia y la izquier­da que aun sub­sis­te y, even­tual­men­te, inver­tir­la. Pero, sin dudas, el desas­tre pre­sen­te era pre­vi­si­ble.

El régi­men de fac­to, pri­me­ra­men­te con Rober­to Miche­let­ti al fren­te y enca­be­za­do aho­ra por Por­fi­rio Lobo, ins­tru­men­tos ambos de la oli­gar­quía ple­ga­da al impe­rio, no ha podi­do impo­ner­se, ni en lo interno, ni a nivel regio­nal e inter­na­cio­nal, con un cos­to polí­ti­co que está sien­do asu­mi­do por la diplo­ma­cia esta­dou­ni­den­se en tiem­pos en los que care­ce de la sol­ven­cia nece­sa­ria y sufi­cien­te para ello.

Pero Washing­ton pudo haber pre­vis­to para el caso apro­ve­char el desas­tre ganan­do tiem­po con pro­yec­tos como el de las “ciu­da­des mode­lo” neo­li­be­ra­les, antes que pre­ten­der un impo­si­ble regre­so al orden ante­rior al gol­pe o apre­su­rar la vuel­ta a una nor­ma­li­dad que le enfren­ta­ría a un pue­blo que ya no es aquel mis­mo ins­tru­men­to dócil que con­tro­la­ba la oli­gar­quía.

A ape­nas un año de haber sido obli­ga­do al exi­lio el pre­si­den­te cons­ti­tu­cio­nal Manuel Zela­ya, hoy Coor­di­na­dor Gene­ral de la Resis­ten­cia, Hon­du­ras pare­ce inexo­ra­ble­men­te abo­ca­da a la revo­lu­ción lla­ma­da a apor­tar a su pue­blo toda la inde­pen­den­cia y la jus­ti­cia

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *