¿Cuar­ta ola de crea­ción de esta­dos en Euro­pa? – Jai­me López

Duran­te el siglo XX se han pro­du­ci­do tres gran­des olea­das de crea­ción de esta­dos, con el derrum­be de los impe­rios oto­mano y aus­tro-hún­ga­ro tras la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, con los pro­ce­sos de des­co­lo­ni­za­ción en la segun­da mitad del siglo, y por últi­mo con el colap­so del régi­men sovié­ti­co a fina­les de los años ochen­ta. Por otra par­te, a prin­ci­pios del siglo XXI encon­tra­mos deman­das de auto­go­bierno en esta­dos con­so­li­da­dos de Euro­pa y Amé­ri­ca del Nor­te, algu­nas de las cua­les plan­tean nue­vas fór­mu­las ins­ti­tu­cio­na­les o, inclu­so, la crea­ción de nue­vos esta­dos.

En este esce­na­rio es rele­van­te plan­tear­se: ¿Has­ta qué pun­to pue­de resul­tar plau­si­ble pen­sar en una cuar­ta ola de crea­ción de esta­dos? ¿De qué pue­de depen­der? ¿Nos pue­de ser­vir de algo exa­mi­nar la expe­rien­cia de los nue­vos esta­dos apa­re­ci­dos con el derrum­be de los paí­ses comu­nis­tas? Éstas son las pre­gun­tas que enmar­can el estu­dio «Nue­vas esta­ta­li­da­des y pro­ce­sos de sobe­ra­nía» que se pre­sen­tó hace unas sema­nas en el Par­la­men­to Euro­peo.

Hay muchas mane­ras de plan­tear­se un estu­dio de este tipo, en nues­tro caso nos pro­pu­si­mos el estu­dio trans­ver­sal de los casos don­de se pre­sen­tan estas deman­das sobe­ra­nis­tas con­jun­ta­men­te con los casos de crea­ción de nue­vos esta­dos en Euro­pa. En total se esco­gie­ron 17 casos de estu­dio. Diez casos de crea­ción de nue­vos esta­dos euro­peos que cubren gran par­te de los nue­vos esta­dos de la ter­ce­ra olea­da: Bos­nia, Eslo­va­quia, Eslo­ve­nia, Esto­nia, Koso­vo, Leto­nia, Litua­nia, Mace­do­nia, Mon­te­ne­gro, Ucra­nia; seis casos de socie­da­des euro­peas con mino­rías terri­to­ria­les que pre­sen­tan deman­das de pro­fun­di­za­ción de su auto­go­bierno y de refor­ma ins­ti­tu­cio­nal: Cata­lun­ya, Esco­cia, Eus­ka­di, Flan­des, Groen­lan­dia, Irlan­da del Nor­te y, por últi­mo, un caso en Nor­te Amé­ri­ca, den­tro de la OCDE, que ha ser­vi­do de mode­lo en el que se han refle­ja­do algu­nas de estas socie­da­des: Que­bec.

Las prin­ci­pa­les con­clu­sio­nes del estu­dio pue­den divi­dir­se en tres blo­ques.

En lo que res­pec­ta a los posi­bles can­di­da­tos, pue­de des­car­tar­se, de entra­da, cual­quier hipó­te­sis que haga refe­ren­cia a una varia­ble geo­de­mo­grá­fi­ca como deter­mi­nan­te para mar­car nin­gu­na dife­ren­cia expli­ca­ti­va entre can­di­da­tos a con­ver­tir­se en nue­vos esta­dos y los que ya lo son.

En segun­do lugar, des­de el pun­to de vis­ta de los ele­men­tos dis­tin­ti­vos y de cohe­sión res­pec­to del esta­do del que for­man par­te todos estos casos, lo que podría­mos lla­mar los fac­to­res sobre los que se cons­tru­ye el demos pro­pio subes­ta­tal, no obser­va­mos más fac­to­res don­de estas comu­ni­da­des o nacio­nes sin esta­do se con­vir­tie­ron en esta­dos que allí don­de esto no se ha dado. Al con­tra­rio, si exa­mi­na­mos los nue­vos esta­dos apa­re­ci­dos a par­tir de los años 90 nos damos cuen­ta de que estas socie­da­des pre­sen­tan menos fac­to­res dis­tin­ti­vos res­pec­to de los «esta­dos matriz» de los que for­ma­ban par­te que los que pre­sen­tan algu­nas mino­rías terri­to­ria­les o «nacio­nes sin esta­do» que encon­tra­mos actual­men­te en demo­cra­cias libe­ra­les con­so­li­da­das y que recla­man nue­vas fór­mu­las de enca­je en sus res­pec­ti­vos esta­dos.

De hecho, si exa­mi­na­mos un mapa de las auto­de­no­mi­na­das nacio­nes sin esta­do en Euro­pa, nos damos cuen­ta de que allí don­de las rei­vin­di­ca­cio­nes sobe­ra­nis­tas están más estruc­tu­ra­das social y polí­ti­ca­men­te, coin­ci­den en tener estas tres carac­te­rís­ti­cas:

Pri­me­ra­men­te, haber dis­pues­to de ins­ti­tu­cio­nes pro­pias en en la edad moder­na (XV-XVIII) o/​y…

En segun­do tér­mino, no per­te­ne­cer a la cul­tu­ra mayo­ri­ta­ria o domi­nan­te del esta­do matriz del que for­man par­te, toman­do como indi­ca­dor la exis­ten­cia de una len­gua o/​y reli­gión dife­ren­te, y…

Por últi­mo, dis­po­ner de algún tipo de admi­nis­tra­ción públi­ca pro­pia, y algún gra­do de reco­no­ci­mien­to ins­ti­tu­cio­nal vin­cu­la­do a ella, fru­to de pro­ce­sos de des­cen­tra­li­za­ción polí­ti­ca y admi­nis­tra­ti­va, lo que le per­mi­te dis­po­ner en la actua­li­dad de un sis­te­ma de par­ti­dos pro­pio.

Uti­li­zan­do un len­gua­je colo­quial podría­mos hablar de dos ligas en cuan­to a la estruc­tu­ra­ción social y polí­ti­ca de las rei­vin­di­ca­cio­nes de las mino­rías terri­to­ria­les. En la pri­me­ra liga habría nacio­nes o mino­rías con las carac­te­rís­ti­cas men­cio­na­das.

El segun­do obje­ti­vo de la inves­ti­ga­ción nos enca­mi­na­ba hacia el examen de las tran­si­cio­nes de aque­llos demos que se con­vir­tie­ron en nue­vos esta­dos. Natu­ral­men­te, el con­tex­to es muy sin­gu­lar e irre­pe­ti­ble. El derrum­ba­mien­to de un régi­men polí­ti­co, el régi­men comu­nis­ta y sovié­ti­co. Dejan­do de lado, pues, el con­tex­to pue­den des­ta­car­se algu­nos ele­men­tos que no son sub­ra­ya­dos habi­tual­men­te.

En pri­mer lugar, los movi­mien­tos socia­les que recla­ma­ban un nue­vo enca­je den­tro del Esta­do, no eran inde­pen­den­tis­tas o sece­sio­nis­tas en pri­mer tér­mino, sino fun­da­men­tal­men­te de deman­da de más demo­cra­cia. Nin­guno de los movi­mien­tos que se con­vir­tie­ron, final­men­te, en sece­sio­nis­tas lo era en un prin­ci­pio. Por eso los movi­mien­tos socia­les con­si­guie­ron ser tan amplios y trans­ver­sa­les.

En la trans­for­ma­ción de estos movi­mien­tos en recla­ma­cio­nes de signo sece­sio­nis­ta es cla­ve el papel del esta­do matriz, la res­pues­ta nega­ti­va a cam­bios ins­ti­tu­cio­na­les que garan­ti­cen un mejor enca­je (des­de el pun­to de vis­ta de las par­ti­cu­la­ri­da­des cul­tu­ra­les y terri­to­ria­les) y más demo­cra­cia. Lo que la lite­ra­tu­ra poli­to­ló­gi­ca ha deno­mi­na­do fai­lu­re of recog­ni­tion.

El ejem­plo para­dig­má­ti­co de la impor­tan­cia de la res­pues­ta por par­te del esta­do es Ucra­nia don­de en el inter­va­lo de ocho meses se hicie­ron sen­dos refe­ren­dos. En el pri­me­ro un 70% vota­ba a favor de seguir for­man­do par­te de la fede­ra­ción sovié­ti­ca, y en el segun­do un 90% vota­ba a favor de la inde­pen­den­cia. Entre medio, hubo el inten­to de gol­pe de esta­do invo­lu­cio­nis­ta que que­ría vol­ver atrás en el pro­ce­so de des­cen­tra­li­za­ción y demo­cra­ti­za­ción.

Este nue­vo esque­ma ana­lí­ti­co nos per­mi­te lle­gar a nue­vas con­clu­sio­nes con las que ana­li­zar las deman­das de más auto­go­bierno que se están pro­du­cien­do actual­men­te en esta­dos como el Rei­no Uni­do, Bél­gi­ca, Dina­mar­ca, Cana­dá o Espa­ña. En este sen­ti­do se obser­van dos tipos de res­pues­ta: mode­lo cana­dien­se-danés-bri­tá­ni­co-bel­ga y mode­lo espa­ñol.

Tan­to en Esco­cia, como en Que­bec, como en Irlan­da del Nor­te, Groen­lan­dia y Flan­des se han dado reco­no­ci­mien­tos de la exis­ten­cia de un demos dis­tin­to al que cons­ti­tu­ye el con­jun­to de la socie­dad del esta­do matriz bajo fór­mu­las diver­sas. Por con­tra, la res­pues­ta esta­tal es com­ple­ta­men­te dife­ren­te en Cata­lun­ya y Eus­ka­di, don­de no sólo no se pro­du­ce un reco­no­ci­mien­to explí­ci­to de la iden­ti­dad nacio­nal dis­tin­ta, sino que se pos­tu­la la exis­ten­cia de una úni­ca nación espa­ño­la. Lo que nos lle­va a decir que es aquí don­de la cuer­da se está ten­san­do más.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *