Comi­sio­nes Obre­ras y los lími­tes de la ver­güen­za- Manuel M. Nava­rre­te

En estas líneas pre­ten­do ofre­cer una res­pues­ta al artícu­lo del com­pa­ñe­ro Román Alon­so (coor­di­na­dor comar­cal de Izquier­da Uni­da en Vigo) apa­re­ci­do ayer en Rebe­lión. En este tex­to, Román Alon­so cri­ti­ca a Ánge­les Maes­tro, por otro artícu­lo pre­vio en el que ésta denun­cia­ba la trai­ción de los sin­di­ca­tos mayo­ri­ta­rios. Ade­más, Alon­so efec­túa una enco­na­da defen­sa de que los mili­tan­tes del PCE sigan desa­rro­llan­do su acti­vi­dad sin­di­cal den­tro de CC OO.

En un momen­to de éxta­sis, Alon­so lle­ga a decla­rar que Nines Maes­tro y la buro­cra­cia sin­di­cal más reac­cio­na­ria “se dan la mano”. Aun­que la fra­se se ini­cia con un mis­te­rio­so “hete aquí”, no va pre­ce­di­da por nin­gu­na casuís­ti­ca argu­men­tal (como cual­quie­ra pue­de com­pro­bar acce­dien­do al link). Debe­mos, no obs­tan­te, dis­cul­par a Alon­so: cier­ta­men­te sería com­pli­ca­do argu­men­tar por qué seguir en CC OO no es dar­se la mano con la buro­cra­cia que diri­ge dicho sin­di­ca­to pero, en cam­bio, orga­ni­zar otro sin­di­ca­to apar­te, bajo una diri­gen­cia dig­na, sí.

No obs­tan­te, Alon­so sí ofre­ce argu­men­tos de por qué con­ti­nuar con CC OO. Tra­ta­re­mos de ana­li­zar algu­nos:

  1. Hay que estar en CC OO por­que es la cen­tral con más afi­lia­ción sin­di­cal”. Sin embar­go, esto depen­de del mar­co de rela­cio­nes labo­ra­les que se adop­te como pers­pec­ti­va. Alon­so es galle­go y, en Gali­cia, el sin­di­ca­to mayo­ri­ta­rio es CIG. Ade­más, CIG es un sin­di­ca­to com­ba­ti­vo, que este 27 E fue capaz de orga­ni­zar una exi­to­sa y ejem­plar Huel­ga Gene­ral con­tra el recor­te de las pen­sio­nes. Cabe ima­gi­nar que, en esta huel­ga, Alon­so habrá sido un esqui­rol que habrá acu­di­do a su pues­to de tra­ba­jo, jalea­do por la mino­ría sin­di­cal a la que per­te­ne­ce. No en vano, el mis­mo día que la CIG desa­rro­lla­ba esta huel­ga, CC OO sella­ba con el gobierno el pac­to para recor­tar de las pen­sio­nes: esa indig­nan­te trai­ción his­tó­ri­ca.
  2. Hay que estar en CC OO por­que supo­ne una escue­la de sin­di­ca­lis­mo”. Sin embar­go, este argu­men­to es el clá­si­co cal­co des­con­tex­tua­li­za­do de los clá­si­cos (sí: todo un clá­si­co). Actual­men­te, la rela­ción entre la mino­ría afi­lia­da y su orga­ni­za­ción sin­di­cal se redu­ce al pago reli­gio­so de una cuo­ta, que es asu­mi­do como poco menos que otro impues­to, para tener dere­cho a asis­ten­cia jurí­di­ca gra­tui­ta en caso de con­flic­to.
  3. Hay que estar en CC OO por­que, si no, te aís­las de los tra­ba­ja­do­res que votan al PSOE o al PP”. Sin embar­go, la úni­ca mane­ra de man­te­ner la cohe­ren­cia de la argu­men­ta­ción alon­sia­na era esta­ble­cer una neta sepa­ra­ción entre lo polí­ti­co y lo sin­di­cal (por­que su pos­tu­ra es defen­der una opción polí­ti­ca de van­guar­dia, pero un sin­di­ca­lis­mo que se reba­je al atra­so del nivel actual de con­cien­cia de cla­se). Si esa barre­ra se difu­mi­na, como hace aho­ra sor­pren­den­te­men­te Alon­so, enton­ces su pro­pia pos­tu­ra se des­mo­ro­na, al per­der la poca lógi­ca inter­na que tenía. En ese caso, ¿por qué no mili­tar tam­bién en el PSOE, para no ais­lar­nos de la cla­se tra­ba­ja­do­ra que mayo­ri­ta­ria­men­te les vota? ¿No era la fun­ción del mili­tan­te ele­var el nivel de con­cien­cia de las masas, crear estruc­tu­ras de con­tra­po­der, de con­tra­he­ge­mo­nía? ¿O era tal vez dis­mi­nuir su pro­pio nivel de con­cien­cia y for­ta­le­cer las ins­ti­tu­cio­nes de la bur­gue­sía? ¿Debe­mos crear sin­di­ca­tos xenó­fo­bos e impe­ria­lis­tas, por­que la mayo­ría de la pobla­ción es xenó­fo­ba y apo­ya el impe­ria­lis­mo? Por otro lado, a día de hoy la inmen­sa mayo­ría de los tra­ba­ja­do­res no están sin­di­ca­dos y con­si­de­ran a CC OO, y con razón, un sin­di­ca­to corrup­to. ¿Por qué Román Alon­so no apo­ya a esa inmen­sa mayo­ría de la cla­se tra­ba­ja­do­ra?

El coor­di­na­dor comar­cal de IU en Vigo recu­rre, sin embar­go, a otra estra­te­gia dis­cur­si­va menos legí­ti­ma pero qui­zá más efec­ti­va: des­li­zar, entre argu­men­to y argu­men­to, un “hom­bre de paja” como supues­to rival de deba­te. Este hom­bre de paja es un fli­pa­do que está en con­tra de que su sin­di­ca­to nego­cie y prac­ti­que la ase­so­ría jurí­di­ca; un freak que quie­re, en suma, que su sin­di­ca­to no sea un sin­di­ca­to, sino un “par­ti­do revo­lu­cio­na­rio”. Qui­zá le fal­tó adjun­tar, para com­ple­tar la paro­dia, una cari­ca­tu­ra de Sid Vicius con su últi­mo basu­co y ban­de­ra roji­ne­gra.

Yo estoy afi­lia­do a un sin­di­ca­to que no es ni CC OO ni UGT: el SAT. Ade­más, man­ten­go bue­nas rela­cio­nes con com­pa­ñe­ros de otros sin­di­ca­tos de cla­se, y quie­ro decir­le a Alon­so que jamás he cono­ci­do a un solo sin­di­ca­lis­ta que no ten­ga cla­ro que la fun­cio­na­li­dad de un sin­di­ca­to es hacer tra­ba­jo sin­di­cal real; ganar con­flic­tos con­cre­tos, con­se­guir mejo­ras pun­tua­les para los tra­ba­ja­do­res; esta­ble­cer sec­cio­nes sin­di­ca­les, dele­ga­dos, comi­tés, etc.

El pro­ble­ma no es que CC OO no sea “revo­lu­cio­na­rio” (la fun­ción del sin­di­ca­to no es hacer la revo­lu­ción), sino que CC OO no es un sin­di­ca­to, sino un apa­ra­to del Esta­do, que hace sin­di­ca­lis­mo a la inver­sa, sin­di­ca­lis­mo para el patrón, nego­cian­do a la baja el suel­do de una por­ción cada vez menor de la cla­se obre­ra, obvian­do los pro­ble­mas de los jóve­nes, los pre­ca­rios, los inmi­gran­tes y las mayo­rías socia­les. Que todos sus líde­res pos­te­rio­res a Mar­ce­lino Cama­cho aca­ban, sin­to­má­ti­ca­men­te, como par­la­men­ta­rios neo­li­be­ra­les (Anto­nio Gutié­rrez) o miem­bros de la FAES (José María Fidal­go). Que CC OO es una inmen­sa estruc­tu­ra buro­crá­ti­ca, sobor­na­da con dine­ro públi­co para man­te­ner la “paz” y el “diá­lo­go social”. Que defien­de el Tra­ta­do de Maas­tricht y el “sen­ti­do de Esta­do”. Que ha asu­mi­do la far­sa de la “invia­bi­li­dad actual de las pen­sio­nes”, ya refu­ta­da por Vice­nç Nava­rro, Miren Etxe­za­rre­ta o Juan Torres López. Que ha asu­mi­do la far­sa de que hay que acep­tar las rece­tas neo­li­be­ra­les para evi­tar un “res­ca­te” como el de Argen­ti­na, Gre­cia o Irlan­da, cuan­do fue­ron pre­ci­sa­men­te esas rece­tas las que lle­va­ron a esos paí­ses a la quie­bra. Que “se ha pues­to el dogal”, como dijo Julio Angui­ta. Que expul­só de la direc­ción a Mar­ce­lino Cama­cho, en un autén­ti­co coup d’É­tat, por ese mis­mo moti­vo. Que conoz­co sin­di­ca­lis­tas que se pasa­ron 15 años de sus vidas inten­tan­do “cam­biar CC OO des­de den­tro”, en vano.

Pero Alon­so deja para el final el argu­men­to estre­lla de todos los esquil­ma­do­res de tex­tos que por la izquier­da cam­pan: la cita des­con­tex­tua­li­za­da de Lenin: “No actuar en el seno de los sin­di­ca­tos reac­cio­na­rios sig­ni­fi­ca aban­do­nar a las masas obre­ras insu­fi­cien­te­men­te desa­rro­lla­das o atra­sa­das a la influen­cia de los líde­res reac­cio­na­rios, de los agen­tes de la bur­gue­sía, de los obre­ros aris­tó­cra­tas u “obre­ros abur­gue­sa­dos””.

Una de las carac­te­rís­ti­cas más anti-mar­xis­tas de la Biblia es la vali­dez eter­na de todas sus afir­ma­cio­nes, más allá de las cir­cuns­tan­cias his­tó­ri­cas deter­mi­na­das. Y, efec­ti­va­men­te, una de las opcio­nes que tene­mos ante noso­tros es fun­dar una nue­va reli­gión en la que sus­ti­tu­ya­mos a Dios por Lenin (inclu­so si nues­tro tex­to sagra­do pro­ce­de de un deba­te tan coyun­tu­ral como el reco­gi­do en La enfer­me­dad infan­til del izquier­dis­mo).

Pero exis­te otra posi­bi­li­dad, que es basar­nos en otra pro­cla­ma de Lenin, bas­tan­te menos coyun­tu­ral (y bas­tan­te más de prin­ci­pios): esa que habla­ba de la nece­si­dad de un “aná­li­sis con­cre­to de la situa­ción con­cre­ta”. En este caso, vere­mos que:

  1. La cita de Lenin, ubi­ca­da en el con­tex­to en el que fue redac­ta­da, era una crí­ti­ca a los ultra­iz­quier­dis­tas ale­ma­nes (Gor­ter, Pan­ne­koek), que defen­dían la pos­tu­ra de no estar ni en par­ti­dos ni en sin­di­ca­tos, sino sólo en “con­se­jos obre­ros”.
  2. Nadie serio pue­de pre­ten­der que Lenin defen­de­ría una sola pos­tu­ra sin­di­cal váli­da tan­to para una situa­ción de dic­ta­du­ra abier­ta como para un con­tex­to de “demo­cra­cia” bur­gue­sa. Ale­ma­nia era una férrea dic­ta­du­ra, en la que no exis­tían ili­mi­ta­das posi­bi­li­da­des de sin­di­ca­ción. Asi­mis­mo, bajo el régi­men de Fran­co, era lógi­co actuar en el Sin­di­ca­to Ver­ti­cal, por­que no exis­tía otra opción.
  3. La cita de Lenin no dice que sólo haya que par­ti­ci­par en sin­di­ca­tos reac­cio­na­rios, sino que se debe actuar en ellos. Ni siquie­ra aun­que la tomá­ra­mos al pie de la letra (lo que, por otro lado, sería ridícu­lo) podría­mos dedu­cir de ella que sólo se pue­da tra­ba­jar en sin­di­ca­tos reac­cio­na­rios, y menos aún la mono­rre­fe­ren­cia­li­dad sin­di­cal en CC OO apro­ba­do por el últi­mo con­gre­so del PCE. Evi­den­te­men­te, la polí­ti­ca sin­di­cal más sana y sen­sa­ta sería par­ti­ci­par en el sin­di­ca­to más con­ve­nien­te a tus cir­cuns­tan­cias, y no en uno dic­ta­do por la-línea-ofi­cial-de-tu-par­ti­do.
  4. Inclu­so los sin­di­ca­tos “reac­cio­na­rios” de enton­ces (reac­cio­na­rios por­que no apo­ya­ban la insu­rrec­ción arma­da pro­le­ta­ria en Ale­ma­nia) eran una glo­ria com­pa­ra­dos con las actua­les CC OO y UGT. Al menos eran sin­di­ca­tos que lucha­ban y con­se­guían mejo­ras, y no apa­ra­tos de Esta­do cedien­do y cedien­do dere­chos en cada refor­ma labo­ral, siem­pre a la baja. Ade­más, Lenin, por morir en 1924, no pudo cono­cer el fenó­meno de la libe­ra­ción en masa de cua­dros sin­di­ca­les.
  5. En 1920, en el II Con­gre­so de la Inter­na­cio­nal, Lenin afir­mó que sólo unos años antes, duran­te la gran gue­rra, los sin­di­ca­tos habían sido cola­bo­ra­do­res de la bur­gue­sía en el some­ti­mien­to de las masas obre­ras. De lo que se dedu­ce que su pos­tu­ra ante el sin­di­ca­lis­mo no era una ver­dad eter­na, sino sim­ple­men­te coyun­tu­ral; y que esgri­mir una cita de Lenin, que se refe­ría a otro país dis­tin­to en otro siglo dis­tin­to no es un argu­men­to, sino una insen­sa­tez sal­va­je.
  6. Dado que CC OO (o cual­quier otro sin­di­ca­to actual­men­te exis­ten­te) no ha exis­ti­do eter­na­men­te (¿hay algo más anti-mar­xis­ta que no adver­tir el carác­ter his­tó­ri­co de una ins­ti­tu­ción huma­na?), debió haber un momen­to en el que dicho sin­di­ca­to fue­ra crea­do. Y dado que se crea­ba algo nue­vo, debió renun­ciar­se a la mayo­ría sin­di­cal ante­rior (en este caso, el Sin­di­ca­to Ver­ti­cal OSE). Si en deter­mi­na­das cir­cuns­tan­cias pue­de hacer­se esto, se está admi­tien­do que en deter­mi­na­das cir­cuns­tan­cias la cita de Lenin no tie­ne vigen­cia (lo que, en reali­dad, era bas­tan­te obvio para cual­quie­ra, excep­tuan­do a algu­nos mar­xis­tó­lo­gos muy sesu­dos). Y no hay otra cir­cuns­tan­cia his­tó­ri­ca en la que los supues­tos “sin­di­ca­tos” hayan trai­cio­na­do tan­to a la cla­se obre­ra como aho­ra aquí.

En suma, ha lle­ga­do el momen­to de replan­tear­nos deter­mi­na­dos pro­ble­mas. No me exten­de­ré más. Sólo me gus­ta­ría sub­ra­yar que, des­pués del 27 E, ya nadie pue­de negar sin­ce­ra­men­te (por­que esto ya sólo pue­de negar­se des­de el borre­guis­mo de la pos­tu­ra-ofi­cial-de-par­ti­do) que ha lle­ga­do el momen­to de cons­truir otro sin­di­ca­lis­mo, por lo que pro­pon­go dejar de idea­li­zar al KKE grie­go en abs­trac­to y emu­lar la prác­ti­ca polí­ti­ca que le lle­vó a cons­ti­tuir el PAME (renun­cian­do a con­ti­nuar en los sin­di­ca­tos mayo­ri­ta­rios grie­gos); y que esto es radi­cal­men­te impo­si­ble en el inte­rior de una estruc­tu­ra tan per­fec­ta y minu­cio­sa­men­te coop­ta­da como es CC OO. Todos lo sabe­mos: lo que debe­mos deci­dir aho­ra es si segui­mos hacién­do­nos los ton­tos unos cuan­tos años más o empe­za­mos a tra­ba­jar ya, de una vez por todas, en esa direc­ción.

— — — — — — — — — — -

PD
: Quie­ro acla­rar que exi­jo y man­ten­go el máxi­mo res­pe­to para todos aque­llos sin­di­ca­lis­tas que luchan, inde­pen­dien­te­men­te de bajo qué sin­di­ca­to desa­rro­llen su acti­vi­dad sin­di­cal, aun­que sea en CC OO y aun­que sea en la UGT. Pero lo que no pode­mos per­mi­tir es el empleo de argu­men­ta­cio­nes tram­po­sas y ofen­si­vas, como las de Román Alon­so. Tam­po­co que esas bases nos sal­ten al cue­llo cada vez que cri­ti­ca­mos a sus direc­cio­nes, por­que, en ese caso, las bases se están alian­do a dichas direc­cio­nes, que, en teo­ría, pre­ten­dían cam­biar.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *