El parra­pleo- Mikel Ari­za­le­ta

Al final de esta sema­na de lar­gas sen­ta­das, de muchas pala­bras entre el Gobierno de Zapa­te­ro, CC​.OOO y UGT, de reunio­nes de cúpu­las del PP y PSOE, de dimes y dire­tes entre Ara­lar y EA, lue­go de un bla­bla­blá gene­ral…, me invi­tó al cum­plea­ños de su hijo Harald Mar­tens­tein, que vino con su Zeit maga­zin en el soba­co.

El pro­sit fue un monó­lo­go de padre:

“Me sien­to orgu­llo­so de mi hijo, me espe­tó. Me recuer­da a un famo­so per­so­na­je his­tó­ri­co, al Con­de von Molt­ke, jefe del Esta­do Mayor pru­siano en la gue­rra fran­co-ale­ma­na de 187071. A Molt­ke se le cono­cía por el alias del “gran silen­te”. No le gus­ta­ba hablar. En una deli­be­ra­ción del Esta­do Mayor podía ocu­rrir per­fec­ta­men­te que pasa­ra dos horas sin hablar. Y que de pron­to se levan­ta­ra, abrie­ra la boca y pro­nun­cia­ra una fra­se de esas que hacen his­to­ria, como por ejem­plo: “Mar­char sepa­ra­dos, gol­pear uni­dos”. Para, a con­ti­nua­ción, sen­tar­se y pro­se­guir la reu­nión en silen­cio. La gue­rra esta­ba ya prác­ti­ca­men­te gana­da. Había que mar­char sepa­ra­dos y gol­pear uni­dos. Pen­sán­do­lo bien era todo lo que cabía hacer­se.

Una vez Molt­ke debía pro­nun­ciar un dis­cur­so sobre la monar­quía ante el cuer­po de ofi­cia­les asis­ten­te y lleno de expec­ta­ción. El dis­cur­so fue tan genial que pue­de ser repro­du­ci­do aquí ínte­gra­men­te: “¡Seño­res, el empe­ra­dor, hurra, hurra, hurra!”. Mejor no pudo expre­sar el pen­sar del cuer­po de ofi­cia­les. Mi hijo está hecho de la mis­ma made­ra. Sólo que el ejér­ci­to no va a sacar par­ti­da de su inge­nio mili­tar, va a ser de los pri­me­ros que no ten­gan que cum­plir el ser­vi­cio mili­tar.

Por su mane­ra de ser, en la escue­la mi hijo ha obte­ni­do duran­te años peo­res notas que las mere­ci­das. Por ejem­plo, en una mate­ria hacia un examen de un nota­ble cla­ro y obte­nía un apro­ba­do ras­pa­do. Al poner nota se vie­ne valo­ran­do un 50% des­de hace un tiem­po la deno­mi­na­da “apor­ta­ción oral”. En mi tiem­po esto juga­ba un papel cuan­do había duda entre dos notas, pero no más. En cla­se había una cha­va­la tími­da, que duran­te mi estan­cia en la escue­la jamás le oí una pala­bra y siem­pre saca­ba sobre­sa­lien­tes; hoy día es una abo­ga­da exi­to­sa. Gen­te retraí­da, tími­da, dis­cri­mi­na­da por nues­tro sis­te­ma o nega­dos para la auto­ex­po­si­ción, pue­den ofre­cer muchas cosas por­que, a menu­do, son muy inte­li­gen­tes y refle­xi­vos. Acos­tum­bra­dos a pen­sar antes de hablar, resul­ta que para cuan­do han cavi­la­do pasó el tren y se que­da­ron en el andén. Ése es el pro­ble­ma.

Con­si­de­ro esta “apor­ta­ción oral” un mito, su exal­ta­ción un sín­to­ma de nues­tro tiem­po. En el examen en cla­se es la mane­ra más obje­ti­va de valo­rar y saber si uno domi­na la mate­ria y sabe emplear­la. Alguien levan­ta la mano cuan­do cree saber la res­pues­ta, cuan­do no sabe no levan­ta. Pero lo que de ver­dad no se sabe se mues­tra en los exá­me­nes. Oral­men­te resul­ta fácil tram­pear, pre­gun­tar al vecino u hojear en el libro, es más fácil enga­ñar depen­dien­do del piqui­to de oro que uno ten­ga. Sé lo qué digo. Se edu­ca a la gen­te a parra­plear, a ser pes­to­so, a exhi­bir­se, para la jun­gla.

Qui­zá fue­ra una sali­da. Veo que hoy día se pue­de dis­cri­mi­nar sin nin­gún pro­ble­ma a las per­so­nas refle­xi­vas, no así a los impe­di­dos. Y es que por fin dis­cri­mi­nar a los impe­di­dos se ha con­ver­ti­do en tabú. Tam­bién median­te un pro­ce­so modé­li­co se podría lograr que un ser refle­xi­vo fue­ra reco­no­ci­do como estor­bo, como impe­di­men­to; y has­ta qui­zá el caso podría defen­der­lo con éxi­to aque­lla mucha­cha silen­cio­sa y tími­da de mi escue­la. Su lema, ¿por qué no?, podría ser: “¡No hay por qué hablar siem­pre, hurra, hurra, hurra!”.

No sea que al final ten­ga­mos que reser­var tam­bién pla­zas espe­cia­les para refle­xi­vos, igual que para muje­res e impe­di­dos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *