Afga­nis­tán: la gue­rra que no tie­ne fin – Rick Rozoff

La mayor fuer­za mili­tar extran­je­ra jamás des­ple­ga­da en Afga­nis­tán se halla ya inmer­sa en el déci­mo año de una gue­rra que se ha con­ver­ti­do en la más lar­ga y en la más letal del siglo XXI.

Alre­de­dor de 154.000 sol­da­dos ocu­pan­tes, casi dos ter­cios de ellos esta­dou­ni­den­ses y el res­to de otras cin­cuen­ta nacio­nes, han empren­di­do un con­flic­to arma­do que con cada año que pasa se hace más mor­tí­fe­ro.

Al prin­ci­pio de este mes, la Agen­ce Fran­ce-Press cal­cu­la­ba que en Afga­nis­tán habían muer­to unas 10.000 per­so­nas a lo lar­go de 2010. Basán­do­se en las cifras ofi­cia­les del gobierno afgano y en la pági­na en Inter­net ica­sual­ties, ese núme­ro de víc­ti­mas que alcan­za nive­les de record apa­re­cía docu­men­ta­do por cate­go­rías:

  • EEUU y sus alia­dos de la Orga­ni­za­ción del Tra­ta­do del Atlán­ti­co Nor­te, jun­to a otras diver­sas nacio­nes aso­cia­das con la Orga­ni­za­ción, per­die­ron 711 sol­da­dos, un incre­men­to nota­ble res­pec­to al año pre­ce­den­te cuan­do la cifra total de muer­tos fue de 521.

Los res­tan­tes 9.370 muer­tos eran afga­nos. Según AFP, se dis­tri­buían así:

  • 810 sol­da­dos del gobierno, 1.292 poli­cías, 2.043 civi­les y 5.225 per­so­nas a las que se refie­re como “mili­tan­tes”. No se sabe bien cuán­tos de los muer­tos de la últi­ma cate­go­ría debe­rían estar inclui­dos, de for­ma mucho más apro­pia­da, en la cate­go­ría pre­ce­den­te. Las Nacio­nes Uni­das, por ejem­plo, infor­ma­ron que en los pri­me­ros diez meses del pasa­do año habían muer­to ase­si­na­dos 2.412 civi­les, más 3.803 heri­dos, un incre­men­to de un 20% res­pec­to a 2009.

Los com­ba­tes y los muer­tos cre­cie­ron en inten­si­dad en la medi­da en que el año lle­ga­ba a su fin, a la vez que se incre­men­ta­ban los ata­ques con bom­bar­deos y las ope­ra­cio­nes terres­tres de con­tra­in­sur­gen­cia.

El mes de febre­ro del pasa­do año, las fuer­zas de la OTAN lan­za­ron la Ope­ra­ción Mosh­ta­rak en la pro­vin­cia de Hel­mand, la mayor ofen­si­va has­ta la fecha en la gue­rra que empe­zó el 7 de octu­bre de 2001. Al menos 15.000 sol­da­dos extran­je­ros y guber­na­men­ta­les afga­nos per­pe­tra­ron un des­pro­por­cio­na­do atra­que con­tra unos pocos cien­tos de com­ba­tien­tes tali­ba­nes con­vir­tien­do a la pobla­ción de Mar­jah en la prin­ci­pal víc­ti­ma.

Al siguien­te mes, las fuer­zas de EEUU y la OTAN empe­za­ron la Ope­ra­ción Omaid para con­se­guir el con­trol de la ciu­dad de Kan­dahar, capi­tal de la pro­vin­cia del mis­mo nom­bre, y pre­pa­ra­ron la Ope­ra­ción Ham­ka­ri para la pro­vin­cia, que se ha veni­do repe­ti­da­men­te retra­san­do debi­do en gran par­te al fra­ca­so de la dila­ta­da e incon­clu­sa ofen­si­va en la veci­na Hel­mand. La ofen­si­va Ham­ka­ri no se puso en mar­cha has­ta sep­tiem­bre y en una esca­la menos ambi­cio­sa que la Ope­ra­ción Mosh­ta­rak.

Este mes, una dele­ga­ción de fun­cio­na­rios afga­nos, diri­gi­da por el ase­sor del Pre­si­den­te Hamid Kar­zai Moham­mad Sadiq Aziz, afir­mó que la aún incon­clu­sa Ope­ra­ción Omaid ha cau­sa­do 100 millo­nes de dóla­res de daños en las cose­chas de fru­ta­les (a pun­to de empe­zar la esta­ción de la cose­cha), en la gana­de­ría y en las pro­pie­da­des. “La Ope­ra­ción mili­tar Oma­jid [Espe­ran­za], que se puso en mar­cha duran­te algún tiem­po en Arghan­dab, Zha­ri y los dis­tri­tos de Panj­wai, ha cau­sa­do daños muy gra­ves a la gen­te”, dijo Aziz (1).

El 24 de enero, el mis­mo Pre­si­den­te Kar­zai acu­só a la OTAN de haber tala­do unos 4.000 árbo­les en la pro­vin­cia de Ghaz­ni. “El Pre­si­den­te, al con­de­nar este acto, está hacien­do hin­ca­pié en que las fuer­zas inter­na­cio­na­les deben evi­tar ese tipo de accio­nes, por­que cons­ti­tu­yen un cri­men con­tra las pro­pie­da­des públi­cas afga­nas, ade­más de des­truir el medio ambien­te” (2), se leía en un comu­ni­ca­do emi­ti­do por la ofi­ci­na del pre­si­den­te. Evi­den­te­men­te, la úni­ca plan­ta que la OTAN no tocó fue la ador­mi­de­ra.

A un rit­mo dia­rio, EEUU y la OTAN aumen­ta­ron los ata­ques a tres ban­das a ambos lados de la fron­te­ra afgano-pakis­ta­ní: Un nivel sin pre­ce­den­tes de bom­bar­deos, inten­si­fi­ca­ción de los ata­ques noc­tur­nos de las Fuer­zas Espe­cia­les y un aumen­to espec­ta­cu­lar de ata­ques de misi­les des­de los leta­les avio­nes no tri­pu­la­dos en el noroes­te de Pakis­tán.

La Mari­na de EEUU anun­ció el pri­mer día de este año que el 28 de diciem­bre, des­de el inmen­so por­ta­vio­nes nuclear USS Abrahan Lin­coln situa­do en el Mar Ará­bi­go, se había lan­za­do la ope­ra­ción de com­ba­te núme­ro mil de la gue­rra en Afga­nis­tán. Avio­nes de com­ba­te des­pe­ga­ron des­de su cubier­ta alcan­zán­do­se casi las 6.000 horas de vue­lo en los últi­mos cua­tro meses de 2010.

El pasa­do año, la Fuer­za Aérea esta­dou­ni­den­se dupli­có la can­ti­dad de con­tro­la­do­res de ata­ques ter­mi­na­les con­jun­tos (JTACs, por sus siglas en inglés) a la hora de orde­nar ata­ques aéreos en Afga­nis­tán, que sólo en el pasa­do mes de octu­bre coor­di­na­ron alre­de­dor de 1.000 misio­nes, la mayor can­ti­dad men­sual de la gue­rra has­ta aho­ra.

La Fuer­za Aérea pla­nea gas­tar más de 23 millo­nes de dóla­res en la cons­truc­ción de nue­vas ins­ta­la­cio­nes en Ale­ma­nia e Ita­lia “para pilo­tos a los que con­vo­car para los ata­ques aéreos de las tro­pas de com­ba­te del Ejér­ci­to en Afga­nis­tán”. Se tie­ne pen­sa­do dupli­car la can­ti­dad de per­so­nal de con­trol aéreo tác­ti­co, inclu­yen­do con­tro­la­do­res de ata­ques ter­mi­na­les con­jun­tos, “los avia­do­res entre­na­dos para lan­zar ata­ques aéreos con­tra obje­ti­vos enemi­gos” (3).

Hay pla­ni­fi­ca­do un com­ple­jo para un Escua­drón de Ope­ra­cio­nes de Apo­yo Aéreo para la base del ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se en Vil­seck, Ale­ma­nia, y otra ins­ta­la­ción por valor de 10 millo­nes de dóla­res para la Base Aérea de Aviano, en Ita­lia.

Vil­seck alber­ga al 2º Regi­mien­to Stry­ker de Caba­lle­ría y a una bri­ga­da de infan­te­ría, y Aviano alber­ga un escua­drón de ope­ra­cio­nes de apo­yo aéreo que se dedi­ca a asis­tir al 173º Equi­po de Com­ba­te de la Bri­ga­da Aero­trans­por­ta­da con base en Vicen­za.

Las mejo­ras son par­te de un paque­te, por valor de 100 millo­nes de dóla­res, des­ti­na­do a impor­tan­tes pro­yec­tos de cons­truc­ción mili­tar esta­dou­ni­den­ses en Euro­pa en apo­yo de las gue­rras empren­di­das al este y al sur.

Este mes, los avio­nes de trans­por­te Glo­be­mas­ter III de la Fuer­za Aérea C‑17 de EEUU alcan­za­ron sus dos millo­nes de horas de vue­lo “sólo cua­tro años des­pués de pasar su pri­me­ra mar­ca de un millón de horas, que les cos­tó 16 años alcan­zar” (4). Sus misio­nes se dedi­can de for­ma abru­ma­do­ra a apo­yar la gue­rra en Afga­nis­tán.

El 20 de enero, el Pen­tá­gono anun­ció que “las ope­ra­cio­nes de lan­za­mien­tos aéreos en Afga­nis­tán habían alcan­za­do un nivel sin pre­ce­den­tes el 2010, con un record de 60,4 millo­nes de libras [1 libra = 453 gra­mos] de car­ga arro­ja­das.

“Los 60,4 millo­nes de libras es casi dos veces el record ante­rior de 2009, de más de 32,2 millo­nes de libras de car­ga lan­za­das, según mues­tran las esta­dís­ti­cas de la Cen­tral de las Fuer­zas Aéreas de EEUU.”

“Des­de el año 2006, la can­ti­dad anual de sumi­nis­tros y equi­pa­mien­to arro­ja­do se ha ido prác­ti­ca­men­te dupli­can­do cada año. Las esta­dís­ti­cas publi­ca­das ayer por la Cen­tral de la Fuer­za Aérea mues­tran que en 2006 se arro­ja­ron des­de el aire 3,5 millo­nes de libras en 2006, 8,12 millo­nes en 2007, 16,57 millo­nes en 2008, 32,26 millo­nes en 2009 y 60,4 millo­nes en 2010.”

El lan­za­mien­to aéreo de equi­pa­mien­to a las tro­pas de EEUU y la OTAN se hace median­te avio­nes Glo­be­mas­ter III C‑17, Her­cu­les C‑130 y Super Her­cu­les C‑130, que ope­ran des­de los aeró­dro­mos de Bagram y Kan­dahar en Afga­nis­tán.

En pala­bras del direc­tor de la Divi­sión de Movi­li­dad Aérea del Cen­tro de Ope­ra­cio­nes Espa­cia­les y Ope­ra­cio­nes Aéreas Com­bi­na­das: “Toda este sos­te­ni­mien­to con­ti­nua­do de nues­tras fuer­zas de com­ba­te es un ele­men­to cla­ve para las ope­ra­cio­nes de con­tra­in­sur­gen­cia que requie­ren de logís­ti­ca y pre­sen­cia per­sis­ten­tes” (5).

La pági­na en Inter­net de la Cen­tral de las Fuer­zas Aéreas de EEUU afir­ma:

“El Sis­te­ma de Arma­men­to del Cen­tro de Ope­ra­cio­nes Espa­cia­les y Aéreas Com­bi­na­das, (CAOC, por sus siglas en inglés) cono­ci­do tam­bién como el AN/USQ-163 Fal­co­ner Wea­pon Sys­tem, diri­ge y con­tro­la el amplio espec­tro de lo que el poten­cial aéreo apor­ta a la lucha: Vigi­lan­cia Glo­bal, Alcan­ce Glo­bal y Poder Glo­bal. Loca­li­za­do en el tea­tro de Ope­ra­cio­nes de la Cen­tral de las Fuer­zas Aéreas, el CAOC pro­por­cio­na el man­do y con­trol del poder aéreo por todo Iraq, Afga­nis­tán y otras 18 nacio­nes… El CAOC es un ver­da­de­ro equi­po con­jun­to de la Coa­li­ción, inte­gra­da por la Fuer­za Aérea de EEUU, el Ejér­ci­to de EEUU, la Mari­na de EEUU, el cuer­po de Mari­nes de EEUU y los socios de la Coa­li­ción.” (6)

A media­dos de este mes, la OTAN des­ple­gó dos avio­nes del Sis­te­ma de Con­trol y Aler­ta Aero­trans­por­ta­dos (AWACS, por sus siglas en inglés) a Afga­nis­tán, “don­de las tri­pu­la­cio­nes se encar­ga­rán de ras­trear las misio­nes de la Alian­za con­tra los insur­gen­tes tali­ba­nes” (7).

Este mes se reve­ló tam­bién que EEUU está aña­dien­do los avio­nes Gor­don Sta­re a su flo­ta de avio­nes tele­di­ri­gi­dos Pre­da­tor y Reaper, que son más avan­za­dos en alcan­ce y sofis­ti­ca­ción que estos últi­mos y capa­ces de trans­mi­tir has­ta diez videos dife­ren­tes en tiem­po real. “Los Gor­don Sta­re podrán mirar toda una ciu­dad al com­ple­to, por eso no habrá for­ma de que el enemi­go sepa lo que esta­mos miran­do, pero pode­mos ver­lo todo”, afir­mó recien­te­men­te un ofi­cial del Pen­tá­gono (8). No se ha infor­ma­do si el nue­vo avión no tri­pu­la­do irá equi­pa­do con los devas­ta­do­res misi­les Hell­fi­re que se lan­zan des­de los vehícu­los aéreos tele­di­ri­gi­dos Pre­da­tor, Reaper y Grey Eagle.

Esta­dos Uni­dos ha des­ple­ga­do recien­te­men­te tan­ques Abrams M1 a la pro­vin­cia de Hel­mand, los pri­me­ros tan­ques de bata­lla esta­dou­ni­den­ses fuer­te­men­te blin­da­dos uti­li­za­dos en la gue­rra de más de nue­ve años de dura­ción. La medi­da per­mi­te “que las fuer­zas terres­tres acier­ten a los insur­gen­tes des­de dis­tan­cias mayo­res ‑y con una car­ga aún más letal- de lo que es posi­ble hacer des­de otro vehícu­lo mili­tar esta­dou­ni­den­se. Los tan­ques de 68 tone­la­das están pro­pul­sa­dos por un motor a reac­ción equi­pa­do con un cañón prin­ci­pal de 120mm que pue­de des­truir una casa des­de una dis­tan­cia de casi dos kiló­me­tros” (9).

El Gene­ral David Petraeus, coman­dan­te de todas las fuer­zas extran­je­ras en Afga­nis­tán, ha inten­si­fi­ca­do la gue­rra de con­tra­in­sur­gen­cia en Afga­nis­tán has­ta nive­les de record. Los ata­ques y ase­si­na­tos de las fuer­zas de ope­ra­cio­nes espe­cia­les se tri­pli­ca­ron con cre­ces el pasa­do oto­ño.

A pri­me­ros de ese mes, el Secre­ta­rio de Defen­sa Robert Gates orde­nó que se des­ple­ga­ran 1.400 mari­nes más hacia Afga­nis­tán, “tem­po­ral­men­te”, aumen­tan­do la cifra de tro­pas esta­dou­ni­den­ses en el esce­na­rio de gue­rra has­ta el auto­ri­za­do nivel actual de 101.000 sol­da­dos.

El año pasa­do, las nacio­nes que ofi­cial­men­te sumi­nis­tran tro­pas a la OTAN para sus ope­ra­cio­nes de la Fuer­za Inter­na­cio­nal de Asis­ten­cia a la Segu­ri­dad en Afga­nis­tán alcan­za­ron la cifra de 48, exac­ta­men­te la cuar­ta par­te de los miem­bros de las Nacio­nes Uni­das. Ese recuen­to no inclu­ye a las fuer­zas arma­das de Afga­nis­tán y Pakis­tán y otros paí­ses que han asig­na­do fuer­zas a la OTAN para el esfuer­zo béli­co, entre ellos Bah­rain, Colom­bia, Egip­to y Kazajs­tán.

En total, hay más de 140.000 tro­pas extran­je­ras en el país, 130.000 bajo el man­do aho­ra de la OTAN:

El coman­dan­te de Misión de Entre­na­mien­to de la OTAN en Afga­nis­tán, el Tenien­te Gene­ral de EEUU William Cald­well, anun­ció el 5 de enero que el gas­to del blo­que mili­tar occi­den­tal para cons­truir un ejér­ci­to-apo­de­ra­do en Afga­nis­tán supon­drá un gas­to de 20.000 millo­nes de dóla­res entre el pasa­do y el pre­sen­te año.

“Los 20.000 millo­nes de dóla­res para 2010 y 2011 se están pagan­do para entre­na­mien­to, equi­pa­mien­to e infra­es­truc­tu­ra. La cifra repre­sen­ta un gran aumen­to sobre los 20.000 millo­nes de dóla­res gas­ta­dos entre 2003 y 2009.”

Cald­well con­fir­mó tam­bién que la “misión de entre­na­mien­to de la OTAN se pro­lon­ga­rá tan­to tiem­po como sea nece­sa­rio, pero al menos has­ta 2016, cuan­do se espe­ra que se haya aca­ba­do de desa­rro­llar la fuer­za aérea”.

“No vamos a mar­char­nos. En todo caso, pue­de que nues­tra orga­ni­za­ción crez­ca un poco más en tama­ño.” (10)

El 12 de enero, el pre­si­den­te de la Jun­ta de Esta­dos Mayo­res de EEUU, el Almi­ran­te Michael Mullen, ofre­ció una con­fe­ren­cia de pren­sa en Washing­ton DC en la que dijo que la vio­len­cia iba a con­ti­nuar aumen­tan­do duran­te la pri­ma­ve­ra en Afga­nis­tán a un nivel ya sin pre­ce­den­tes cuan­do la tem­po­ra­da de los com­ba­tes empie­ce de nue­vo.

El 24 de enero, en su últi­ma con­fe­ren­cia de pren­sa men­sual, el Secre­ta­rio Gene­ral de la OTAN, Anders Fogh Ras­mus­sen, mani­fes­tó estar de acuer­do al afir­mar:

“No creo que 2011 vaya a ser un año fácil. Con­ti­nua­re­mos aden­trán­do­nos por el terri­to­rio de la insur­gen­cia. Y espe­ra­mos que con­ti­núe la vio­len­cia si el enemi­go con­tra­ata­ca.”

En su dis­cur­so del 25 de enero sobre el Esta­do de la Unión, el Pre­si­den­te Barack Oba­ma uti­li­zó un len­gua­je simi­lar -”Habrá que seguir luchan­do dura­men­te”-, a pesar de que ente­rró el tema de la gue­rra más gran­de y más lar­ga al final de su dis­cur­so bajo una ava­lan­cha de tópi­cos como fami­lia esta­dou­ni­den­se, momen­to Sput­nik, lis­tos para el pro­gre­so, el futu­ro es nues­tro para ven­cer, nues­tro sis­te­ma de libre empre­sa es lo que impul­sa la inno­va­ción, qué hemos hecho los esta­dou­ni­den­ses en los últi­mos 200 años: rein­ven­tar­nos a noso­tros mis­mos; y otros refi­na­mien­tos de cara a su cam­pa­ña para la reelec­ción el pró­xi­mo año.

Has­ta el día 24 de este mes, tra­di­cio­nal­men­te tran­qui­lo en el fren­te de gue­rra, EEUU y la OTAN habían per­di­do ya 27 sol­da­dos. Un ata­que aéreo de la OTAN mató a tres poli­cías afga­nos a pri­me­ros de mes, tras inci­den­tes simi­la­res acae­ci­dos el 8 y el 16 de diciem­bre cuan­do ocho sol­da­dos afga­nos murie­ron en dos ope­ra­cio­nes de bom­bar­deo. El 15 de enero, un sol­da­do esta­dou­ni­den­se dis­pa­ró y mató a un sol­da­do afgano.

Dos días des­pués, un sol­da­do afgano mató a un mili­tar ita­liano, resul­tan­do heri­do otro. El sol­da­do ita­liano era el muer­to ita­liano núme­ro 36 en Afga­nis­tán. Menos de una sema­na des­pués, un sol­da­do pola­co murió al este de Afga­nis­tán, era el sol­da­do pola­co núme­ro 23 que moría en el país. Un mili­tar fran­cés murió el 8 de enero, el núme­ro 53 de ese país.

A pri­me­ros de mes, un ata­que noc­turno de la OTAN en la pro­vin­cia de Ghaz­ni mató a tres civi­les afga­nos, entre ellos un estu­dian­te, lo que pro­vo­có las aira­das pro­tes­tas de cien­tos de per­so­nas.

Sin embar­go, según el Almi­ran­te Mullen: “Debe­mos pre­pa­rar­nos para más vio­len­cia y más bajas en los pró­xi­mos meses”.

Mien­tras, en Afga­nis­tán, hace dos sema­nas, el Vice­pre­si­den­te Joseph Biden afir­ma­ba que “EEUU está pre­pa­ra­do para seguir en Afga­nis­tán más allá de 2014, si lo afga­nos quie­ren” (11).

Días más tar­de, el coman­dan­te de la OTAN, el Gene­ral Petraeus afir­ma­ba: “Algu­nas tro­pas inter­na­cio­na­les debe­rían per­ma­ne­cer en Afga­nis­tán más allá de 2014″, mien­tras que la decla­ra­ción de la últi­ma cum­bre de la OTAN acla­ra­ba “que el pro­ce­so depen­de­ría de las con­di­cio­nes, no del calen­da­rio” (12).

“El Vice­pre­si­den­te de EEUU Joseph Biden, la Can­ci­ller ale­ma­na Ange­la Mer­kel y algu­nos otros diri­gen­tes mun­dia­les han pro­me­ti­do que sus tro­pas segui­rán en Afga­nis­tán aun­que se supere la fecha lími­te acor­da­da.” (13)

El Minis­tro de Asun­tos Exte­rio­res Gui­do Wes­ter­we­lle, cuan­do se encon­tra­ba este mes en Pakis­tán camino de Afga­nis­tán, “pro­me­tió apo­yar a Afga­nis­tán a lar­go pla­zo, dicien­do que su país con­ti­nua­ría allí com­pro­me­ti­do inclu­so des­pués de 2014…” (14)

En pala­bras de un ana­lis­ta ruso:

“No se ha con­se­gui­do nin­guno de los obje­ti­vos fija­dos antes del des­plie­gue de tro­pas a Afga­nis­tán. No se ha derro­ta­do a los tali­ba­nes, aun­que se han exten­di­do las ope­ra­cio­nes mili­ta­res. Las fuer­zas de EEUU y la OTAN siguen sin poder acce­der a muchas de las regio­nes del país. Por con­si­guien­te, es inco­rrec­to decir que las fuer­zas alia­das con­tro­lan Afga­nis­tán. En estas cir­cuns­tan­cias, las fuer­zas de EEUU y la OTAN no pue­den reti­rar­se del país por­que tal reti­ra­da supon­dría una derro­ta.” (15)

En entre­vis­tas con la Voi­ce of Rus­sia, el por­ta­voz del Minis­te­rio de Defen­sa afgano, el Gene­ral Zahir Azi­mi, y el cien­tí­fi­co polí­ti­co Nas­ru­llah Sta­nak­zai, que vive en Kabul, ase­gu­ra­ron: “Es impro­ba­ble que EEUU y la OTAN reti­ren sus tro­pas de Afga­nis­tán en 2014″. Azi­mi aña­dió: “Las fuer­zas de segu­ri­dad del gobierno local podrán hacer­se con el con­trol de Afga­nis­tán en 2014, sin embar­go, será muy impro­ba­ble que vea­mos la reti­ra­da de las tro­pas de EEUU y la OTAN de este país del Sur de Asia” (16).

No sólo solo las tro­pas esta­dou­ni­den­ses y de la OTAN no van a reti­rar­se de Afga­nis­tán, ni siquie­ra a “redu­cir­se” este año, como el Pre­si­den­te Barack Oba­ma pro­me­tió el 1 de diciem­bre de 2009, sino que sus efec­ti­vos han lle­ga­do al nivel más alto has­ta la fecha y la gue­rra se ha expan­di­do mien­tras tan­to a Pakis­tán.

El Cen­tro de Con­trol del Con­flic­tos, un gru­po de inves­ti­ga­ción inde­pen­dien­te que se con­cen­tra en el Sur de Asia, reve­ló en un recien­te infor­me que los ata­ques con misi­les de los avio­nes no tri­pu­la­dos en terri­to­rio pakis­ta­ní, des­cri­tos como “una cam­pa­ña de ase­si­na­tos que se ha con­ver­ti­do en una cam­pa­ña de ven­gan­za”, se han cobra­do la vida de 2.043 per­so­nas, “en su mayo­ría civi­les, a lo lar­go de los últi­mos cin­co años (17).

El año pasa­do fue el más letal has­ta aho­ra, con 134 ata­ques de misi­les en las Áreas Tri­ba­les Fede­ral­men­te Admi­nis­tra­das (abru­ma­do­ra­men­te en el Nor­te de Wazi­ris­tan), ase­si­nan­do a casi 1.000 per­so­nas.

El infor­me pro­por­cio­na estos deta­lles:

“Las gen­tes que viven en el cin­tu­rón tri­bal lle­van nor­mal­men­te, como una tra­di­ción, armas de fue­go y muni­ción. Los avio­nes tele­di­ri­gi­dos esta­dou­ni­den­ses iden­ti­fi­can como mili­tan­te a cual­quie­ra que lle­ve un arma y, en con­se­cuen­cia, lo matan.”

“Muchas veces, las per­so­nas que están actuan­do en acti­vi­da­des de res­ca­te son obje­to tam­bién de ata­que. La asun­ción de que esas per­so­nas apo­yan a los mili­tan­tes es com­ple­ta­men­te erró­nea.” (18)

Los ata­ques de misi­les diri­gi­dos por la CIA el año ante­rior mata­ron a 700 per­so­nas, lo que sig­ni­fi­ca las tres cuar­tas par­tes del total de muer­tes per­pe­tra­das en los últi­mos dos años. A prin­ci­pios de 2010, Dawn, el prin­ci­pal perió­di­co pakis­ta­ní en len­gua ingle­sa, escri­bió:

“Según las esta­dís­ti­cas reco­pi­la­das por las auto­ri­da­des pakis­ta­níes, los avio­nes tele­di­ri­gi­dos esta­dou­ni­den­ses ase­si­na­ron a 708 per­so­nas en 44 ata­ques de los Pre­da­tor con­tra áreas tri­ba­les entre el 1 de enero y el 31 de diciem­bre de 2009.

“Por cada terro­ris­ta tali­bán o de Al Qae­da alcan­za­do por los avio­nes no tri­pu­la­dos de EEUU, tuvie­ron que morir tam­bién 140 ino­cen­tes pakis­ta­níes. Alre­de­dor del 90% de los muer­tos de esos leta­les ata­ques con misi­les eran civi­les, afir­man las auto­ri­da­des.” (19)

El últi­mo día de 2010, un comen­ta­rio apa­re­ci­do en la pági­na de Inter­net de la agen­cia de noti­cias chi­na Xinhua afir­ma­ba:

“La cifra de ata­ques aéreos se dupli­có este año con res­pec­to al año ante­rior, y la cifra de per­so­nas ase­si­na­das en estos ata­ques tam­bién, lo que mues­tra la cre­cien­te influen­cia y pre­sen­cia esta­dou­ni­den­se en el terri­to­rio pakis­ta­ní.”

“Las fuer­zas de segu­ri­dad pakis­ta­níes y los ofi­cia­les esta­dou­ni­den­ses sue­len iden­ti­fi­car como insur­gen­tes o sos­pe­cho­sos de per­te­ne­cer a la insur­gen­cia a las per­so­nas que matan en los ata­ques de los avio­nes tele­di­ri­gi­dos. Pero los hechos reales se pier­den siem­pre en la dis­tan­cia. En los medios de comu­ni­ca­ción no apa­re­cen nun­ca deta­lles tales como los nom­bres de los ase­si­na­dos en esos ata­ques aéreos ni se con­fir­man sus iden­ti­da­des ni se mues­tran sus ros­tros. El recuen­to es siem­pre inexac­to. Jun­to a esos posi­bles mili­tan­tes, una gran cifra de civi­les se con­vier­te tam­bién en víc­ti­ma de los ata­ques de los avio­nes tele­di­ri­gi­dos con­tra los mili­tan­tes. Las per­so­nas cer­ca­nas a las víc­ti­mas alzan su voz en pro­tes­ta, pero la mayo­ría de las veces todo es en vano.” (20)

Ade­más de las pro­tes­tas loca­les, el pasa­do mes se cele­bra­ron mani­fes­ta­cio­nes en la capi­tal de Pakis­tán, Isla­ma­bad, con­tra los san­grien­tos y cobar­des ase­si­na­tos per­pe­tra­dos en las áreas tri­ba­les. Unas 10.000 per­so­nas se mani­fes­ta­ron en Pesha­war al comien­zo de esta sema­na exi­gien­do que para­ran los ata­ques.

Para demos­trar cuán­to se preo­cu­pa EEUU por el recha­zo de los pakis­ta­níes ante los ata­ques de misi­les y las víc­ti­mas que pro­vo­can, la CIA, en las cua­tro últi­mas sema­nas:

* El 31 de diciem­bre pasa­do, lan­za­ron un misil con­tra unos vehícu­los cer­ca de la ciu­dad de Ghu­lam Khan, en el Nor­te de Wazi­ris­tan, matan­do a ocho per­so­nas.
* Mata­ron a 19 per­so­nas en tres ata­ques de misi­les en la mis­ma región el pri­mer día del pre­sen­te año.
* El 7 de enero, masa­cra­ron a cua­tro per­so­nas más en el Nor­te de Wazi­ris­tan.
* Cin­co días des­pués, mata­ron a otras seis en cua­tro ata­ques de misi­les.
* El 18 de enero mata­ron al menos a cin­co per­so­nas más en el Nor­te de Wazi­ris­tan, en un ata­que con­tra “una casa en la que se sos­pe­cha­ba que había mili­tan­tes alber­ga­dos” (21).
* El 23 de enero lan­za­ron tres ata­ques des­de avio­nes tele­di­ri­gi­dos que mata­ron a tre­ce per­so­nas en el Nor­te de Wazi­ris­tan. Los obje­ti­vos inclu­ye­ron una casa, una moto­ci­cle­ta y dos per­so­nas que iban en moto­ci­cle­ta.

Con 62 ase­si­na­tos en 24 días, EEUU toda­vía está a tiem­po de matar tam­bién este año a otros mil pakis­ta­níes en lo que Harold Koh, del Depar­ta­men­to de Esta­do, lla­ma muer­tes selec­ti­vas en opo­si­ción a ase­si­na­tos selec­ti­vos. El uso del últi­mo tér­mino, aun­que no en su prác­ti­ca, está mal vis­to por la ley esta­dou­ni­den­se.

El Con­se­jo de Segu­ri­dad de las Nacio­nes Uni­das, al apro­bar varias reso­lu­cio­nes sobre Afga­nis­tán des­de sep­tiem­bre de 2001 con­de­nan­do el terro­ris­mo pero no la gue­rra, se ha eri­gi­do en cóm­pli­ce de la expan­sión de una gue­rra que se cobra ya las vidas de 10.000 afga­nos al año y tres pakis­ta­níes al día. Una gue­rra que inclu­ye 1.000 sali­das aéreas de EEUU y la OTAN (bom­bar­deos, ata­ques de misi­les y de vue­los rasan­tes con ame­tra­lla­do­ras) sobre Afga­nis­tán y una media de dos leta­les ata­ques sema­na­les con misi­les en Pakis­tán.

A nivel ofi­cial, no exis­te prác­ti­ca­men­te opo­si­ción a una gue­rra que, si cal­cu­la­mos por días, está en su déci­mo año, y por el calen­da­rio en su undé­ci­mo. Y podrían con­tar­se con los dedos de una sola mano la cifra de paí­ses entre los 192 esta­dos miem­bros de las Nacio­nes Uni­das que de algu­na mane­ra se han opues­to a la gue­rra en Afga­nis­tán y Pakis­tán.

Cuan­do la Unión Sovié­ti­ca inter­vino en Afga­nis­tán a fina­les de 1979 (con el apo­yo de ambas fac­cio­nes del gober­nan­te Par­ti­do Demo­crá­ti­co Popu­lar de Afga­nis­tán), EEUU con­vo­có al res­to de nacio­nes ‑en la Asam­blea Gene­ral, no en el Con­se­jo de Segu­ri­dad- para que con­de­na­ran la acción. Se apro­bó una reso­lu­ción que exi­gía “la reti­ra­da total, inme­dia­ta e incon­di­cio­nal de las tro­pas extran­je­ras de Afga­nis­tán”, en una vota­ción de 104 – 18 sólo 18 días des­pués de que las tro­pas extran­je­ras lle­ga­ran al país. Según des­ta­ca­dos fun­cio­na­rios mili­ta­res y polí­ti­cos occi­den­ta­les, las tro­pas de EEUU y la OTAN per­ma­ne­ce­rán en Afga­nis­tán al menos quin­ce años tras la inva­sión de 2001.

Los muyahai­di­nes de Afga­nis­tán y del Noroes­te de Pakis­tán supo­nían una ame­na­za poten­cial mucho mayor para la Unión Sovié­ti­ca, que tenía fron­te­ras con Afga­nis­tán, que la que los tali­ba­nes pue­den repre­sen­tar, inclu­so en teo­ría, para EEUU, Cana­dá y sus socios euro­peos de la OTAN.

Inclu­so el más faná­ti­co defen­sor de la actual gue­rra no podría con­te­ner la risa cuan­do se afir­ma que más de 150.000 sol­da­dos extran­je­ros están en el Cen­tro y Sur de Asia para “cazar a Osa­ma bin Laden” y “com­ba­tir a al-Qai­da”. Impo­si­ble, des­pués de diez años. (Aun­que Oba­ma en su dis­cur­so sobre el Esta­do de la Unión per­sis­tió en ase­gu­rar que “al-Qai­da y sus socios sigue pla­ni­fi­can­do ata­ques con­tra noso­tros”.)

El mun­do está acu­sa­do ‑y con­de­na­do- por tole­rar y apo­yar acti­va­men­te una gue­rra de dura­ción des­me­su­ra­da con un uso des­pro­por­cio­na­da­men­te bes­tial de la fuer­za por la mayo­ría de las poten­cias mili­ta­res más impor­tan­tes del mun­do (tres de ellas nacio­nes con armas nuclea­res). Por acep­tar el con­cep­to de gue­rra inde­fi­ni­da, en tér­mi­nos prác­ti­cos per­ma­nen­te, como un esta­do natu­ral de cosas en el siglo XXI, como la pre­rro­ga­ti­va exclu­si­va de la auto­pro­cla­ma­da úni­ca super­po­ten­cia mili­tar del mun­do y su falan­ge de socios miem­bros de la OTAN.

NOTAS:

1) Reuters, 11 enero 2011.

2) Agen­ce Fran­ce-Pres­se, 24 enero 2011.

3) Stars and Stri­pes, 18 enero 2011

4) WAVY, 3 enero 2011

5) Afgha­nis­tan Air­drop Levels Reach New Fron­tier, Depart­men­to de Defen­sa, 20 enero 2011

6) “U.S. Air For­ces Cen­tral Com­bi­ned Air and Spa­ce Ope­ra­tions Center”

7) Aero​-News​.net/Agen­ce Fran­ce-Pres­se, 14 enero 2011

8) Daily Tele­graph, 26 enero 2011

9) Washing­ton Post, 19 noviem­bre 2010

10) Asso­cia­ted Press, 5 enero 2011

11) Voi­ce of Ame­ri­ca News, 11 enero 2011

12) Pajh­wok Afghan News, 17 enero 2011

13) Ibid

14) Deu­ts­che Pres­se-Agen­tur, 9 enero 2011

15) Yev­geny Krysh­kin, “U.S. troops to stay in Afgha­nis­tan” Voi­ce of Rus­sia, 12 enero 2011

16) Pyotr Gon­cha­rov: US, NATO to stay on in Afgha­nis­tan?, Voi­ce of Rus­sia, 31 diciem­bre 2010

17) Sify News: Con­flict Moni­to­ring Cen­ter, enero 20112010, The Year of Assas­si­na­tion by Dro­nes

18) Asian News Inter­na­tio­nal, 3 enero 2011

19) Dawn, 2 enero 2010

20) Mis­bah Saba Malik: “Dro­ne stri­kes lead to disas­ter in Pakis­tan”, Xinhua News Agency, 31 diciem­bre 2010

21) Xinhua News Agency, 19 enero 2011

Rick Rozoff vive en Chica­go, Illi­nois. Lle­va más de cua­ren­ta años com­pro­me­ti­do en diver­sas tareas y acti­vi­da­des con­tra la gue­rra y la inter­ven­ción mili­tar. Es el direc­tor de Stop NATO Inter­na­tio­nal.

(Con infor­ma­ción de Rebe­lión. Toma­do de Stop NATO. Tra­du­ci­do del inglés para Rebe­lión por Sin­fo Fer­nán­dez)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *