Uni­ta­ria y com­ba­ti­va mani­fes­ta­ción en Madrid con­tra la refor­ma de las pen­sio­nes.- IZCA

Más de 6.000 per­so­nas salie­ron ayer a la calle para acu­dir a la mani­fes­ta­ción con­vo­ca­da por “Hay que parar­les los pies” en con­tra de la refor­ma de las pen­sio­nes y el con­jun­to de recor­tes en dere­chos socia­les (http://​www​.lahai​ne​.org/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​?​p​=​1​8​921)

Tras la pan­car­ta común, dece­nas de orga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les, polí­ti­cas, juve­ni­les, pla­ta­for­mas y asam­bleas de [email protected] de diver­sos barrios de Madrid, ade­más de [email protected] los madrileñ@s que deci­die­ron acu­dir, con­for­ma­ron una poten­te mani­fes­ta­ción de la que se pue­de extraer un balan­ce muy posi­ti­vo.

Ade­más de la impor­tan­te asis­ten­cia de gen­te, hay dos lec­cio­nes cla­ves que extraer de esta movi­li­za­ción: la uni­dad y la acti­tud com­ba­ti­va.

La expe­rien­cia de «Hay que parar­les los pies», y en con­cre­to la jor­na­da de ayer, es un buen ejem­plo de la reali­dad y poten­cia­li­dad del tra­ba­jo en común, des­de el res­pe­to a las dife­ren­cias. Al igual que ocu­rre con otras coor­di­na­do­ras que vie­nen tra­ba­jan­do en Madrid, des­de el tra­ba­jo desa­rro­lla­do por Hay que Parar­les los Pies se demues­tra que la uni­dad es posi­ble, nece­sa­ria y nos hace más fuer­tes.

En la mani­fes­ta­ción [email protected] apor­ta­mos a una cau­sa común: la arti­cu­la­ción de una res­pues­ta fren­te al con­jun­to de agre­sio­nes empren­di­das por el gobierno al ser­vi­cio del capi­tal finan­cie­ro, agre­sio­nes enmar­ca­das en un pro­ce­so que bus­ca en reali­dad un autén­ti­co cam­bio estruc­tu­ral de mode­lo social, polí­ti­co y eco­nó­mi­co.

Resul­ta­do de esta unión es el haber con­vo­ca­do bajo una úni­ca sigla; el haber saca­do unas pega­ti­nas uni­ta­rias que por­ta­ba todo el mun­do en la mani­fes­ta­ción, crean­do un blo­que común, apar­te de los cor­te­jos pro­pios; resul­ta­do de la uni­dad es tam­bién el haber podi­do cubrir de mate­rial de pro­pa­gan­da y agi­ta­ción nume­ro­sos barrios y pue­blos de Madrid; y resul­ta­do es tam­bién el ir superan­do el techo en el núme­ro de asis­ten­tes a este tipo de con­vo­ca­to­rias. Hay que Parar­les los Pies se está con­vir­tien­do en Madrid en un cla­ro refe­ren­te para orga­ni­zar la resis­ten­cia fren­te a la ofen­si­va neo­li­be­ral que sufri­mos, y ello sin duda se debe, entre otras cosas, a su carac­ter abier­to, plu­ral y uni­ta­rio.

Pero no sólo se está logran­do avan­zar en este carac­ter uni­ta­rio de las movi­li­za­cio­nes; a esta reali­dad posi­ti­va hay que sumar­le otra carac­te­rís­ti­ca: un aumen­to de la acti­tud com­ba­ti­va.

El recru­de­ci­mien­to de las con­di­cio­nes de vida y las nega­ti­vas pers­pec­ti­vas de futu­to que augu­ran las medi­das apro­ba­das, la acti­tud de CCOO y UGT, la ame­na­za de un pró­xi­mo gobierno del PP, etc., todo ello está incre­men­tan­do el males­tar social y la toma de con­cien­cia de la nece­si­dad y legi­ti­mi­dad de dar nue­vos pasos en la lucha, de empren­der nue­vas res­pues­tas que pue­dan hacer fren­te a las agre­sio­nes, rom­per con la vía libre y el camino de impu­ni­dad de la que gozan los pro­ta­go­nis­tas del gol­pe de esta­do sobre nues­tra sobe­ra­nía y nues­tro futu­ro en dig­ni­dad.

Así, des­de la sali­da de la mani­fes­ta­ción en la calle Ato­cha has­ta el fin de su reco­rri­do en Cana­le­jas, miles de cán­ti­cos cons­tan­tes y con fuer­za lle­na­ron las calles de Madrid, gru­pos de per­so­nas se des­col­ga­ban de la mani­fes­ta­ción para rea­li­zar pin­ta­das en ban­cos y colo­car las pega­ti­nas uni­ta­rias (¡No al pen­sio­na­zo!) por todo el trans­cur­so de la movi­li­za­ción.

Uno de los cán­ti­cos que se dejó oír des­de el prin­ci­pio fue “Eso, eso, eso, nos vamos al Con­gre­so” y “Con­tra los recor­tes, nos vamos a Las Cor­tes”.

La mani­fes­ta­ción había sido soli­ci­ta­da de Ato­cha al Con­gre­so, pero Dele­ga­ción del Gobierno, en lo que vie­ne a ser una cos­tum­bre en lo que res­pec­ta a las movi­li­za­cio­nes de izquier­da, prohi­bió lle­gar has­ta el Con­gre­so de los Dipu­tados. Por tan­to, el reco­rri­do defi­ni­ti­vo y lega­li­za­do de la mani­fes­ta­ción fue des­de Ato­cha a la Pla­za de Cana­le­jas.

Sin embar­go, había un sen­tir mayo­ri­ta­rio de la legi­ti­mi­dad que se tenía de acu­dir has­ta el Con­gre­so, poder lle­gar has­ta allí como los agen­tes socia­les fun­da­men­ta­les, los y las tra­ba­ja­do­ras, que nun­ca han sido escu­cha­dos.

Éra­mos [email protected] y tenía­mos la capa­ci­dad y todo el dere­cho de estar en las calles de nues­tra ciu­dad, éra­mos [email protected][email protected] de estar en paro, con tra­ba­jos pre­ca­rios, sin pers­pec­ti­vas de tener una jubi­la­ción o una jubi­la­ción míni­ma que per­mi­ta una vejez fue­ra del umbral de la pobre­za, éra­mos [email protected] y cons­cien­tes del pro­ce­so pri­va­ti­za­dor del con­jun­to de ser­vi­cios bási­cos, éra­mos [email protected] sin casa o con una hipo­te­ca víc­ti­mas de la usu­ra y la espe­cu­la­ción, éra­mos [email protected] defen­dien­do que la cri­sis no la paguen [email protected] tra­ba­ja­do­res, sino sus res­pon­sa­bles: los capi­ta­lis­tas.

Cuan­do la mayo­ría de la mani­fes­ta­ción esta­ba ya en la Pla­za de Cana­le­jas, se pasó a dar lec­tu­ra al mani­fies­to, se nom­bra­ron los con­vo­can­tes que iban sien­do corea­dos uno a uno al uní­sono por [email protected] los asis­ten­tes, se recor­dó el éxi­to de la jor­na­da de lucha en Eus­kal Herria, en Gali­za y en Bar­ce­lo­na, y se des­con­vo­có la mani­fes­ta­ción.

La rabia y el des­con­ten­to, más toda la fuer­za pro­ce­den­te del sen­ti­mien­to de uni­dad exis­ten­te, ani­ma­ba a que la jor­na­da de lucha no aca­ba­se allí.

El gri­to de “Eso, eso, eso, nos vamos al Con­gre­so” era repe­ti­do por la gran mayo­ría de quie­nes esta­ban en la pla­za, y tam­bién des­de el final de la mani­fes­ta­ción por quie­nes toda­vía esta­ban lle­gan­do a Cana­le­jas.

Un gru­po de gen­te, aga­rrán­do­se por los bra­zos con­for­mó una fila en para­le­lo a la de agen­tes anti­dis­tur­bios y las fur­go­ne­tas poli­cia­les que jun­to a ellos pre­ten­dían cor­tar el acce­so al Con­gre­so, a esca­sos ya 50 metros.

Estas filas de mani­fes­tan­tes avan­za­ron has­ta que­dar­se pega­dos a los anti­dis­tur­bios, aguan­tan­do así duran­te varios minu­tos, mien­tras gri­ta­ban a los poli­cías con los que ya se roza­ban: ¡Vamos a ir al con­gre­so!

La posi­bi­li­dad de lograr atra­ve­sar la fila de poli­cías y lle­gar al con­gre­so pasó a ser, sub­je­ti­va y obje­ti­va­men­te, una reali­dad. Se fue cons­cien­te de la fuer­za que nace de la uni­dad y de la posi­bi­li­dad de avan­zar «[email protected] a una» has­ta con­se­guir el obje­ti­vo mar­ca­do. Este paso está dado y ya no habrá vuel­ta atrás.

Un bote de humo lan­za­do des­de den­tro de la mani­fes­ta­ción con­tra la poli­cía, hizo que esas pri­me­ras filas de mani­fes­tan­tes que avan­za­ban hacia el Con­gre­so tuvie­ran que reti­rar­se al no poder ver nada y no poder res­pi­rar. A par­tir de ahí, la poli­cía comen­zó a car­gar y se dió paso a un nue­vo esce­na­rio: car­gas poli­cia­les, botes de humo, pelo­tas de goma y porra­zos fren­te a la legí­ti­ma resis­ten­cia de los y las mani­fes­tan­tes.

La jor­na­da de lucha se exten­dió por varias calles y pla­zas de Madrid has­ta el ini­cio de la noche.

La uni­dad en la acción y la acti­tud com­ba­ti­va son dos lec­cio­nes que deben remar­car­se de esta jor­na­da y que deben con­ti­nuar pre­sen­tes en las pró­xi­mas movi­li­za­cio­nes. Las vic­to­rias y la acu­mu­la­ción de fuer­zas que cons­ti­tu­yan un movi­mien­to popu­lar, pasan por ellas.

¡Les para­re­mos los pies!

¡Liber­tad para [email protected] [email protected]!

Madrid, 28 de enero de 2011. Izquier­da Cas­te­lla­na

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *