¡ Que vuel­ven los rusos, ase­re…¡ (o como regre­sar a por petró­leo cubano)- Car­los Tena

No recuer­do si fue en Boye­ros o más cer­ca del esplén­di­do y lar­go tra­mo de Paseo (ambas, impor­tan­tes vías de trán­si­to en La Haba­na), pero Lui­si­to, com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo, fre­nó brus­ca­men­te, hacién­do­se a un lado, para no atro­pe­llar a una oron­da ciu­da­da­na de aspec­to nada cubano, que se había colo­ca­do casi en mitad de la calle, tal vez para com­pro­bar que en la isla más soli­da­ria y pací­fi­ca del glo­bo un con­duc­tor con pla­zas libres en el carro (coche), sube a su vehícu­lo a un/​a vian­dan­te, sin nin­gún tipo de rece­lo o des­con­fian­za.

Pasa­do el sus­to y ante la son­ri­sa abier­ta de la mujer (que resul­tó ser rusa, casa­da y resi­den­te en la capi­tal), ambos le recri­mi­na­mos con cier­ta sua­vi­dad, pero con ges­to serio, esa peli­gro­sa for­ma de pedir que “alguien te dé bote­lla”, que es como se dice en la tie­rra de Mar­tí cuan­do se habla del auto-stop urbano, tema que es casi impo­si­ble se pro­duz­ca en una ciu­dad espa­ño­la o fran­ce­sa, habi­da cuen­ta de que los ciu­da­da­nos euro­peos están moral­men­te con­ven­ci­dos de que una per­so­na que se halla en ple­na carre­te­ra o soli­ci­ta la ayu­da de alguien con coche, es un ase­sino en poten­cia, un vio­la­dor, rate­ro o cuan­do menos, dro­ga­dic­to. Deduc­cio­nes inhe­ren­tes a la tran­qui­li­dad que pro­du­ce vivir en demo­cra­cia.

Pue­de que a par­tir de 2012 vea­mos más rusos/​as pasean­do por las calles de las capi­ta­les cuba­nas. Ya es vox popu­li que Rusia ha mos­tra­do un inte­rés enor­me en el sec­tor petro­le­ro de la isla, tras el recien­te anun­cio de que la empre­sa pri­va­da Lukoil estu­dia la posi­bi­li­dad de cons­truir refi­ne­rías en las cos­tas de la Mayor de las Anti­llas.

Se oye en las calles: “¡Oye, ase­re, que vuel­ven los rusos…¡”, ade­más de otras fra­ses que hacen refe­ren­cia al regre­so de téc­ni­cos, inge­nie­ros e inves­ti­ga­do­res de aque­lla nación, rela­cio­na­dos con la indus­tria del petró­leo. Los cuba­nos saben bro­mear a cual­quier hora, con cual­quier tema, inclu­so con las caren­cias habi­tua­les que acos­tum­bran a pasar, sin que por ello tiem­blen los cimien­tos de su sis­te­ma polí­ti­co, mer­ced a la com­pren­sión, sere­ni­dad y buen humor de esta socie­dad ancla­da en una soli­da­ri­dad tan enor­me como su paci­fis­mo. Resol­ver, es un ver­bo tan repe­ti­do como com­par­tir o res­pe­tar.

En la espa­ño­la, ancla­da en un neo fran­quis­mo Made In PPSOE, tan enor­me como la des­in­for­ma­ción, los ver­bos que se pro­nun­cian en las calles, bares y pla­zas, sue­len alu­dir a las nece­si­da­des fisio­ló­gi­cas más urgen­tes, y los des­ti­na­ta­rios acos­tum­bran a encon­trar­se en el Cie­lo, la Igle­sia o el gobierno. Sobre todo aho­ra que nadie pue­de fumar, mien­tras se pala­dea un Ribe­ra del Due­ro.

No se han hecho espe­rar los “cuen­tos” (chis­tes) acer­ca del nue­vo des­em­bar­co ruso en tie­rras cuba­nas, que en esta oca­sión lle­gan con tec­no­lo­gía pun­ta, como la que ofre­ce la com­pa­ñía Naf­ta-Sin­tez, que está a pun­to de fir­mar un acuer­do para inves­ti­gar las pers­pec­ti­vas de depu­rar el petró­leo y los deri­va­dos cuba­nos de com­bi­na­cio­nes sul­fu­ro­sas, lo que per­mi­ti­rá aumen­tar el empleo de las mate­rias pri­mas nacio­na­les. Por si fue­ra poco, se estu­dian diver­sos pro­yec­tos de coope­ra­ción ruso-cuba­na en la cons­truc­ción de bar­cos, inclui­da la fabri­ca­ción de pla­ta­for­mas flo­tan­tes para la pros­pec­ción y la extrac­ción de cru­do y gas en el fon­do marí­ti­mo.

Yuri Andreiev, exper­to ruso en temas ener­gé­ti­cos, dele­ga­do de otra com­pa­ñía rusa como es la JCS Zaru­bezh­neft, decla­ró la enor­me satis­fac­ción de las auto­ri­da­des de aquel país, tras la fir­ma con la esta­tal Cuba­pe­tró­leo (Cupet) de un con­ve­nio, que esta­ble­ce la recu­pe­ra­ción de reser­vas secun­da­rias en el vie­jo yaci­mien­to de Boca de Jaru­co, en el nores­te de La Haba­na.

Item más, esa últi­ma empre­sa, hace ya más de dos años, rubri­có con esa mis­ma homó­lo­ga cuba­na, cua­tro acuer­dos para bus­car y explo­tar petró­leo en dos blo­ques en tie­rra y otros dos en aguas some­ras, al este del polo turís­ti­co de Vara­de­ro, situa­do como se sabe a unos 140 kiló­me­tros al este de La Haba­na, los cua­les «ya están en eje­cu­ción».

Estos con­ve­nios, fir­ma­dos a todo ries­go y por 25 años, fue­ron los pri­me­ros que Cuba acor­dó con Rusia, tras la desin­te­gra­ción en 1991 de la Unión Sovié­ti­ca, prin­ci­pal alia­do eco­nó­mi­co de la isla duran­te tres déca­das. De acuer­do con el ase­sor del Minis­te­rio de la Indus­tria Bási­ca, Manuel Marre­ro, Rusia podría con­ver­tir­se en el prin­ci­pal socio petro­le­ro de la isla tras la nego­cia­ción con un con­sor­cio que inte­gran las cin­co prin­ci­pa­les petro­le­ras rusas.

Pero no es eso todo. Ade­más de las cita­das, otras empre­sas rusas como Gaz­promRos­neft Oil C están intere­sa­das en tra­ba­jar en 15 luga­res estra­té­gi­cos, en aguas pro­fun­das de la ZEE con­tro­la­da por Cuba, don­de exper­tos inter­na­cio­na­les cal­cu­lan un poten­cial de 21.000 millo­nes de barri­les de cru­do.

La isla hue­le a petró­leo por los cua­tro pun­tos car­di­na­les. En la zona cuba­na del Gol­fo de Méxi­co hay lotes con­tra­ta­dos por la cor­po­ra­ción his­pano-argen­ti­na Rep­sol-YPF, por la india ONGC-Videsh, la norue­ga Sta­toil-Hydro, la bra­si­le­ña Petro­bras, Petro Viet­nam (de aquel país asiá­ti­co), la mala­ya Petro­nas y la vene­zo­la­na PDVSA.

Sin embar­go, exis­te un pode­ro­so obs­tácu­lo para que los pro­yec­tos y acuer­dos se cum­plan en bre­ve pla­zo y en su tota­li­dad. ¿La cau­sa de ese escep­ti­cis­mo? El blo­queo y embar­go del gobierno de Barak Oba­ma, que impi­de a todas esas com­pa­ñías emplear navíos, téc­ni­ca o pla­ta­for­mas cons­trui­das con más del 10% de com­po­nen­tes esta­dou­ni­den­ses, sean metá­li­cos, infor­má­ti­cos, plás­ti­cos o de cual­quier otra índo­le. El caso es hun­dir la Revo­lu­ción. Vano inten­to en el que lle­van más de 50 años.

Una vez más, el gobierno USA prac­ti­ca el inno­ble arte de la ame­na­za, impi­dien­do, coar­tan­do y chan­ta­jean­do a sus pro­pios socios y her­ma­nos polí­ti­cos, en nom­bre de unas medi­das con­de­na­das en Nacio­nes Uni­das por más de 187 nacio­nes. Podrían regre­sar los rusos a Cuba, pero lo malo es que entre ellos no vie­ne nin­gún Lenin.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *