Des­pués del 27, la lucha con­ti­núa. Obje­ti­vo cum­pli­do par­cial­men­te

Boltxe Kolek­ti­boa

Edi­to­ria­la

El 27 de enero del año 2011 ha pasa­do ya a la his­to­ria como el día en que la mayo­ría del sin­di­ca­lis­mo de cla­se apar­có dife­ren­cias e inclu­so ren­co­res para avan­zar uni­ta­ria­men­te. Y se ha con­se­gui­do el obje­ti­vo de demos­trar que otro com­pro­mi­so político,sindical y social es posi­ble. El día de la huel­ga del sin­di­ca­lis­mo de base los cuer­pos repre­si­vos salie­ron a la calle a gol­pear a quie­nes denun­cia­mos el fran­quis­mo refor­ma­do, a quie­nes denun­cia­mos los infa­mes resul­ta­dos de las trai­cio­nes lla­ma­das por IU, PSOE, CC.OO y UGT pac­tos socia­les y en los que tan solo se fir­man pér­di­das trá­gi­cas para los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras en un fes­tín inaca­ba­ble para la oli­gar­quía fas­cis­ta de siem­pre, ele­va­da a la cate­go­ría de demó­cra­tas de toda la vida por los que acep­ta­ron el orden ins­ti­tu­cio­nal sali­do del gol­pe del 36, maqui­lla­do aho­ra de supues­ta demo­cra­cía cons­ti­tu­cio­nal.

En 32 años se lo han lle­va­do todo, todo el dine­ro del esta­do, sin dejar nada. Que­dan las deu­das y nos invi­tan a pagar a esco­te todos sus saraos. Se nos impo­ne a pun­ta de porra y pis­to­la que pague­mos sus vicios, sus robos, su podre­dum­bre y ade­más los pri­vi­le­gios de los mer­ce­na­rios de los cuer­pos repre­si­vos, guar­da­es­pal­das, ser­vi­cios de segu­ri­dad y demás arras­tra­dos al gran capi­tal.

No olvi­de­mos que quie­nes se movi­li­za­ron el 27 espe­ran más movi­li­za­cio­nes y empren­da­mos la tarea de pre­pa­rar­las y lle­var­las ade­lan­te a pesar de la repre­sión. Que miren hacia Tunez, Egip­to, Yemen o Jor­da­nia nues­tros ver­du­gos, des­de aquí les deci­mos que la impu­ni­dad como los yogu­res, tie­ne fecha de cadu­ci­dad y el vaso de la apa­tía popu­lar comien­za a des­bor­dar­se, por la pobre­za a la que los oli­gar­cas y el capi­tal finan­cie­ro han envia­do a millo­nes de per­so­nas en el esta­do y a dece­nas de miles de fami­lias en Eus­kal Herria y por el pér­fil neo fas­cis­ta de la cla­se polí­ti­ca espa­ño­la y sus últi­mos ficha­jes peri­fé­ri­cos, entre ellos el habi­tual PNV.

Que­da­mos a la espe­ra de las nue­vas movi­li­za­cio­nes, com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros y espe­ra­mos que a las que están por venir se sume a orga­ni­za­cio­nes estu­dian­ti­les, AA.VV., de jubi­la­dos, viu­das o autó­no­mos. Las víc­ti­mas de esta tra­ge­dia no solo somos los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *