De Irán a Egip­to: usos y desusos de Inter­net – Iroel Sán­chez

Cuan­do en junio de 2009 la lla­ma­da “revo­lu­ción ver­de” alen­ta­ba la des­es­ta­bi­li­za­ción en Irán a tra­vés de Inter­net la Secre­ta­ria de Esta­do nor­te­ame­ri­ca­na inter­vino anteT­wit­ter para pedir­le que pos­ter­ga­ra una ope­ra­ción de man­te­ni­mien­to que impli­ca­ba la inte­rrup­ción de sus ser­vi­cios. El obje­ti­vo, con­fe­sa­do pos­te­rior­men­te por la pro­pia Clin­ton, era muy cla­ro: “noso­tros hici­mos mucho por refor­zar a los que pro­tes­ta­ban sin mos­trar­nos. Y segui­mos hablan­do con ellos y apo­yan­do a la opo­si­ción”.

Menos de un año des­pués, Irán es un país esta­ble a pesar de que EE.UU. sigue “apo­yan­do a la opo­si­ción”, ase­si­nan­do cien­tí­fi­cos, y pre­sio­nan­do por todas las vías posi­bles. Sin embar­go, es en paí­ses alia­dos de Esta­dos Uni­dos, como Túnez y Egip­to, don­de se dice que el uso de Inter­net ha juga­do un papel impor­tan­te en el sur­gi­mien­to y des­en­lan­ce de con­vul­sio­nes polí­ti­cas.

En Túnez, el dic­ta­dor Ben Alí cayó estre­pi­to­sa­men­te pero el pue­blo sigue en las calles exi­gien­do un cam­bio real. En Egip­to, el gobierno de Hos­ni Muba­rak, al que EE.UU. ayu­da con más de 1500 millo­nes de dóla­res anual­men­te y le sumi­nis­tra la tec­no­lo­gía para la repre­sión, ha sus­pen­di­do total­men­te los ser­vi­cios de Inter­net en el país pero eso no ha podi­do dete­ner las pro­tes­tas. El blo­gue­ro egip­cio, Hos­sam el-Hama­lawy inte­rro­ga­do sobre el rol de Face­book y Twit­ter en la rebe­lión, ha dicho: “Inter­net sólo jue­ga un papel en la difu­sión de la pala­bra y de las imá­ge­nes de lo que suce­de en el terreno. No uti­li­za­mos Inter­net para orga­ni­zar­nos. Lo uti­li­za­mos para dar a cono­cer lo que esta­mos hacien­do sobre el terreno con la espe­ran­za de ani­mar a otros para que par­ti­ci­pen en la acción.”. Su res­pues­ta qui­zás ayu­de a expli­car por qué la pro­tes­ta, asi­da en la reali­dad, con­ti­núa por enci­ma de las medi­das de con­trol de las comu­ni­ca­cio­nes que empre­sas nor­te­ame­ri­ca­nas, como NarusVeri­zon, ayu­dan a imple­men­tar sin que el gobierno nor­te­ame­ri­cano lo impi­da.

El pasa­do noviem­bre, Alec Ross, direc­tor para la inno­va­ción del Depar­ta­men­to de Esta­do, habla­ba en un even­to en Chi­le – como ini­cia­ti­va de la Hillary Clin­ton Civil Society 2.0- de las “socie­da­des cerra­das” para las que, según él, Inter­net es una ame­na­za, pero no men­cio­nó a Túnez ni a Egip­to. En su inter­ven­ción Ross, inten­tan­do sedu­cir a quie­nes lo escu­cha­ban, lle­gó a decir que Inter­net es “el Ché Gue­va­ra del siglo XXI”, pro­vo­can­do indig­na­ción en par­te del audi­to­rio que se cues­tio­nó la moral del sis­te­ma que ase­si­nó al Che para invo­car­lo.

En algu­nas de las imá­ge­nes pro­ce­den­tes de Túnez he vis­to el ros­tro del héroe argen­tino-cubano, enar­bo­la­do por quie­nes se enfren­tan a una poli­cía arma­da y finan­cia­da por Esta­dos Uni­dos. No sé si Ross habrá leí­do al Ché para saber que no es Inter­net si no la rebe­lión fren­te a la injus­ti­cia la que encar­na sus ideas. Y mien­tras esa esté en el mun­do real, no impor­ta lo que hagan quie­nes pagan a Ross por evi­tar­lo en el terreno vir­tual, lo deci­si­vo son los seres huma­nos y su acción “

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *