Mer­de en Fran­ce (Mier­da en Fran­cia)- Car­los Tena

Que nadie sos­pe­che que pro­fe­so envi­dia o encono hacia el vecino pue­blo fran­cés. Más bien al con­tra­rio, me enor­gu­llez­co de mi cul­tu­ra gala, pre­su­mo de hablar aquel idio­ma con cier­ta flui­dez, y cono­cer a dece­nas de crea­do­res (can­tan­tes, rea­li­za­do­res, artis­tas, etc.) con cuyas can­cio­nes, poe­mas, nove­las, pelí­cu­las u obras pic­tó­ri­cas, tea­tra­les, plás­ti­cas, me he recon­for­ta­do en momen­tos duros. En detri­men­to de mi per­so­na, para los patrio­tas de 1808 que se levan­ta­ron en armas con­tra el inva­sor, reco­no­cer que soy un afran­ce­sa­do como todas las con­se­cuen­cias. Todas gra­ti­fi­can­tes, que yo sepa.

Cómo no evo­car con cari­ño y nos­tal­gia mis visi­tas anua­les a la Fête de L’Humanité, (en 1972, 73, 74, 75 y 76 en los Jar­di­nes de la Cour­neu­ve, cer­ca del anti­guo aero­puer­to pari­sino de Le Bour­get), don­de tuve la dicha de cono­cer y salu­dar a per­so­na­li­da­des como Dolo­res Ibá­rru­ri La Pasio­na­ria, Ange­la Davis, Ramón Men­de­zo­na (direc­tor de Radio Espa­ña Inde­pen­dien­te), Meli­na Mer­cou­ri, Fede­ri­co Mel­chor, Jean Paul Sar­tre, Geor­ges Mar­chais y otras rele­van­tes figu­ras de la izquier­da. Pero lo que me lla­ma­ba pode­ro­sa­men­te la aten­ción en aque­llos años de clan­des­ti­ni­dad, era acu­dir a la Fies­ta para ver en direc­to a gru­pos y can­tan­tes de varia­da pro­ce­den­cia, cuya ideo­lo­gía no pare­cía cer­ca­na al pro­gre­sis­mo, como en los casos de Chuck Berry, Jerry Lee Lewis, Osi­bi­sa, Leo­nard Cohen o Jac­ques Dutronc, aun­que más cla­ra en los de Alan Sti­vell, Osi­bi­sa, Leo­nard Cohen, Qui­la­pa­yún, Joan Baez, Sun Ra, Mikis Theo­do­ra­kis, Leny Escu­de­ro, Ber­nard Lavi­lliers, Leo Ferré y otras muchas estre­llas, cuyas actua­cio­nes mul­ti­tu­di­na­rias me ser­vían como bál­sa­mo impres­cin­di­ble a la hora de regre­sar a la Espa­ña fran­quis­ta.

Pasa­dos los años, Euro­pa sumió en el ostra­cis­mo a los ver­da­de­ros par­ti­dos pro­gre­sis­tas, no solo por la caí­da del cam­po de influen­cia de la extin­ta URSS, sino mer­ced a esa sutil estra­te­gia de sobor­nar a los más des­ta­ca­dos diri­gen­tes del euro­co­mu­nis­mo con una sen­ci­lla ofer­ta, con­sis­ten­te en la mayor par­te de las oca­sio­nes en un pues­to de tra­ba­jo no muy com­pli­ca­do (sine­cu­ra), che­que men­sual y pal­ma­di­ta en el hom­bro, por haber sido una per­so­na fiel a unos prin­ci­pios que ya al pare­cer no iban a ser­vir­le en el futu­ro.

Nacie­ron así los inte­lec­tua­les y artis­tas de pen­sa­mien­to blan­do, que for­ma­ron de esa mane­ra un sutil cóc­tel de Plé­ya­de-Aque­la­rre, en el que la des­ideo­lo­gi­za­ción y des­com­pro­mi­so socio-polí­ti­co-cul­tu­ral eran con­di­cio­nes sine qua non para man­te­ner fama y pres­ti­gio nacio­nal. Todo ello, con­tro­la­do por la pren­sa lla­ma­da inde­pen­dien­te, que pro­me­tía a su vez un lugar en el sol a los más fie­les sig­na­ta­rios del “Anar­quis­mo con Pri­sa”.

No cito nom­bres que están en la men­te de todos aque­llos que no han renun­cia­do aún a Las Uto­pías, que es como se cono­ce en casa de Mano­li­to Gafo­tas, Elvi­ra Lin­doMuñoz Moli­na al ver­da­de­ro socia­lis­mo, la demo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va y la cons­truc­ción de un país pací­fi­co y res­pe­tuo­so con los dere­chos huma­nos; entre ellos figu­ran el de un tra­ba­jo digno, dis­po­ner de una vivien­da, el acce­so a la salud, la edu­ca­ción y el de auto­de­ter­mi­na­ción e inde­pen­den­cia de los pue­blos. O sea, al revés de cuan­do suce­de en esa ama­da patria de legio­na­rios de Cris­to y Bor­bón. Todo ello al pare­cer es una qui­me­ra. La reali­dad es bien dis­tin­ta: más del 20% de para­dos, pen­sio­nes con­ge­la­das, suel­dos reba­ja­dos, desahu­cios y des­alo­jos inme­dia­tos, espe­ran­zas muer­tas. Viva la demo­cra­cia repre­sen­ta­ti­va.

En Fran­cia suce­de algo pare­ci­do, aun­que en menor medi­da. Pero tal vez las nue­vas dis­po­si­cio­nes, como la recien­te nega­ti­va cons­ti­tu­cio­nal a reco­no­cer el matri­mo­nio entre homo­se­xua­les de ambos sexos, haya pues­to en la pico­ta al gobierno de Nicho­las Sar­kozy, cuya pusi­la­ni­mi­dad con ese tema es tan­ta como en el de la euta­na­sia, a su vez idén­ti­ca a la de Lei­re Pajín, des­ta­ca­da mili­tan­te del PPSOE que ha alcan­za­do un memo­ra­ble sus­pen­so cum lau­de en inter­pre­ta­ción del socia­lis­mo, aun­que Matrí­cu­la de Honor en Pelo­ta­zo. Será que los cua­dros de don­de se nutre el par­ti­do del Puño, la Rosa y la Gavio­ta son como hojas en Blan­co, como eje­cu­ti­vo sin I‑Pod, como jar­di­nes sin flo­res, como ciga­rri­llos sin nico­ti­na…

El recien­te dic­ta­men fran­cés res­pec­to al dere­cho matri­mo­nial de los colec­ti­vos homo­se­xua­les, no deja lugar a duda res­pec­to de la invo­lu­ción socio­cul­tu­ral que con­lle­va: La prohi­bi­ción del matri­mo­nio entre seres del mis­mo sexo es cohe­ren­te con la Cons­ti­tu­ción fran­ce­sa, ha decre­ta­do la auto­ri­dad gala. Tal ha sido la deci­sión toma­da el pasa­do vier­nes por el Con­se­jo Cons­ti­tu­cio­nal del país vecino, en el que más del 58% de sus ciu­da­da­nos se mues­tran a favor de las nup­cias entre per­so­nas de tal con­di­ción.

En cuan­to al prin­ci­pio de igual­dad ante la ley, el Con­se­jo devuel­ve la pelo­ta a los polí­ti­cos, «…al man­te­ner el prin­ci­pio de que el matri­mo­nio es la unión entre un hom­bre y una mujer, el legis­la­dor, en el ejer­ci­cio de su juris­dic­ción, sos­tie­ne que la dife­ren­cia entre la situa­ción de las pare­jas del mis­mo sexo y pare­jas com­pues­to por un hom­bre y una mujer, podría jus­ti­fi­car un tra­to dife­ren­te con res­pec­to a las nor­mas del dere­cho de fami­lia”, refi­rién­do­se así a la edu­ca­ción de los niños, en hoga­res don­de la res­pon­sa­bi­li­dad pater­na y mater­na des­can­sa en dos per­so­nas con idén­ti­ca opción sexual.

Deta­lle más que curio­so: los chi­cos y chi­cas del colec­ti­vo espa­ñol COLEGAS (que agru­pa a gays, les­bia­nas, bise­xua­les y tran­se­xua­les del PPSOE) no ha dicho ni esta boca es mía ante ese dic­ta­men cla­ra­men­te dis­cri­mi­na­to­rio. Otra hubie­ra sido la reac­ción en el caso de que Cuba hubie­ra deci­di­do algo en tér­mi­nos simi­la­res.

¡Hay que ver cómo retro­ce­den los tiem­pos ¡… Sar­kozy se cubre de heces, dan­do la razón a Jac­ques Dutronc cuan­do can­ta­ba aque­llo de Mer­de en Fran­ce. Me entran unos deseos enor­mes de colo­car fren­te al Pala­cio del Eli­seo, aquel que fue­ra escan­da­lo­so anun­cio del crea­dor de “Love me, plea­se love me” (Michel Pol­na­reff), ense­ñan­do el culo con el mis­mo orgu­llo que Car­me Cha­cón mues­tra ante la ban­de­ra monár­qui­ca.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *