Hos­sam el-Hama­lawy, perio­dis­ta y blo­gue­ro egip­cio: “Las revo­lu­cio­nes no sur­gen de la nada”

Hossam el-Hamalawy

Tra­du­ci­do del inglés para Rebe­lión por Ger­mán Leyens y revi­sa­do por Caty R.

Hos­sam el-Hama­lawy es un perio­dis­ta y blo­gue­ro del sitio 3arabawy. Mark LeVi­ne, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Cali­for­nia Irvi­ne, logró con­tac­tar con Hos­sam a tra­vés de Sky­pe para con­se­guir un infor­me de pri­me­ra mano sobre los even­tos que se desa­rro­llan en Egip­to.

Hos­sam el-Hama­lawy

¿Por qué fue nece­sa­ria una revo­lu­ción en Túnez para sacar a los egip­cios a las calles en can­ti­da­des sin pre­ce­den­tes?

En Egip­to deci­mos que Túnez fue más un cata­li­za­dor que un ins­ti­ga­dor, por­que las con­di­cio­nes obje­ti­vas para un levan­ta­mien­to exis­tían en Egip­to y duran­te los últi­mos años la revuel­ta esta­ba en el aire. Por cier­to, ya logra­mos tener dos mini-inti­fa­das o “mini-Túnez” en 2008. La pri­me­ra fue un levan­ta­mien­to en abril de 2008 en Maha­lla, segui­da por otro en Boro­llos, en el nor­te del país.

Las revo­lu­cio­nes no sur­gen de la nada. No tene­mos mecá­ni­ca­men­te una maña­na en Egip­to por­que ayer hubo una en Túnez. No es posi­ble ais­lar estas pro­tes­tas de los cua­tro últi­mos años de huel­gas de tra­ba­ja­do­res en Egip­to o de even­tos inter­na­cio­na­les como la inti­fa­da al-Aqsa y la inva­sión de Iraq por EE.UU. El esta­lli­do de la inti­fa­da al-Aqsa fue espe­cial­men­te impor­tan­te por­que en los años ochen­ta y noven­ta el acti­vis­mo en las calles había sido efec­ti­va­men­te impe­di­do por el gobierno como par­te de la lucha con­tra insur­gen­tes isla­mis­tas. Sólo siguió exis­tien­do en los cam­pus uni­ver­si­ta­rios o las cen­tra­les de los par­ti­dos. Pero cuan­do esta­lló la inti­fa­da del año 2000 y al Jazee­ra comen­zó a trans­mi­tir imá­ge­nes de ella, ins­pi­ró a nues­tra juven­tud a tomar las calles, de la mis­ma mane­ra quehoy nos ins­pi­ra Túnez.

¿Cómo se desa­rro­llan las pro­tes­tas?

Es dema­sia­do tem­prano para decir cómo se desa­rro­lla­rán. Es un mila­gro que con­ti­nua­ran ayer des­pués de media­no­che a pesar del mie­do y la repre­sión. Pero habién­do­lo dicho, la situa­ción ha lle­ga­do a un nivel en el que todos están har­tos, seria­men­te har­tos. E inclu­so si las fuer­zas de segu­ri­dad logran aplas­tar hoy las pro­tes­tas no podrán aplas­tar las que suce­dan la pró­xi­ma sema­na, o el pró­xi­mo mes o más ade­lan­te duran­te este año. Defi­ni­ti­va­men­te hay un cam­bio en el gra­do de valen­tía de la gen­te. Al Esta­do le ayu­dó la excu­sa de com­ba­tir el terro­ris­mo en los años noven­ta para aca­bar con todo tipo de disen­so en el país, un tru­co uti­li­za­do por todos los gobier­nos, inclui­do EE.UU. Pero una vez que la opo­si­ción for­mal a un régi­men pasa de las armas a pro­tes­tas masi­vas, es muy difí­cil enfren­tar un disen­so seme­jan­te. Se pue­de pla­ni­fi­car la liqui­da­ción de un gru­po de terro­ris­tas que com­ba­te en los caña­ve­ra­les, ¿pero qué van a hacer ante miles de mani­fes­tan­tes en las calles? No pue­den matar­los a todos. Ni siquie­ra pue­den garan­ti­zar que los sol­da­dos lo hagan, que dis­pa­ren con­tra los pobres.

¿Cuál es la rela­ción entre even­tos regio­na­les y loca­les en este país?

Hay que com­pren­der que lo regio­nal es local en este país. En el año 2000 las pro­tes­tas no comen­za­ron como pro­tes­tas con­tra el régi­men sino más bien con­tra Israel y en apo­yo de los pales­ti­nos. Lo mis­mo ocu­rrió con la inva­sión esta­dou­ni­den­se de Iraq tres años des­pués. Pero una vez que sales a las calles y te enfren­tas a la vio­len­cia del régi­men uno comien­za a hacer pre­gun­tas: ¿Por qué envía sol­da­dos Muba­rak para enfren­tar a mani­fes­tan­tes en lugar de enfren­tar a Israel? ¿Por qué expor­ta cemen­to a Israel para que lo uti­li­ce para cons­truir asen­ta­mien­tos en lugar de ayu­dar a los pales­ti­nos? ¿Por qué la poli­cía es tan bru­tal con noso­tros cuan­do sólo tra­ta­mos de expre­sar nues­tra soli­da­ri­dad con los pales­ti­nos de mane­ra pací­fi­ca? Y así los pro­ble­mas regio­na­les como Israel e Iraq pasa­ron a ser temas loca­les. Y en pocos ins­tan­tes, los mis­mos mani­fes­tan­tes que corea­ban con­sig­nas pro pales­ti­nas comen­za­ron a hacer­lo con­tra Muba­rak. El momen­to deci­si­vo espe­cí­fi­co en tér­mi­nos de pro­tes­tas fue 2004, cuan­do el disen­so se vol­vió inte­rior.

En Túnez los sin­di­ca­tos juga­ron un papel cru­cial en la revo­lu­ción, ya que su amplia y dis­ci­pli­na­da mem­bre­sía ase­gu­ró que las pro­tes­tas no pudie­ran aplas­tar­se facil­men­te y las con­fi­rió una orga­ni­za­ción. ¿Cuál es el papel del movi­mien­to de los tra­ba­ja­do­res en Egip­to en el actual levan­ta­mien­to?

El movi­mien­to sin­di­cal egip­cio fue bas­tan­te ata­ca­do en los años ochen­ta y noven­ta por la poli­cía, que uti­li­zó muni­ción de gue­rra con­tra huel­guis­tas pací­fi­cos en 1989 duran­te huel­gas en las plan­tas side­rúr­gi­cas y en 1994 en las huel­gas de las fábri­cas tex­ti­les. Pero des­de diciem­bre de 2006 nues­tro país vive con­ti­nua­men­te las mayo­res y más sos­te­ni­das olas de accio­nes huel­guís­ti­cas des­de 1946, deto­na­das por huel­gas en la indus­tria tex­til en la ciu­dad de Maha­lla en el Del­ta del Nilo, cen­tro de la mayor fuer­za labo­ral en Medio Orien­te con más de 28.000 tra­ba­ja­do­res. Comen­zó por temas labo­ra­les pero se exten­dió a todos los sec­to­res de la socie­dad con la excep­ción de la poli­cía y las fuer­zas arma­das.

Como resul­ta­do de esas huel­gas hemos logra­do obte­ner 2 sin­di­ca­tos inde­pen­dien­tes, los pri­me­ros de su cla­se des­de 1957, el de los cobra­do­res de con­tri­bu­cio­nes de bie­nes raí­ces, que inclu­ye a más de 40.000 emplea­dos públi­cos y el de los téc­ni­cos de la salud, más de 30.000 de los cua­les lan­za­ron un sin­di­ca­to el pasa­do mes fue­ra de los sin­di­ca­tos con­tro­la­dos por el Esta­do.

Pero es ver­dad que hay una dife­ren­cia impor­tan­te entre noso­tros y Túnez, y es que aun­que era una dic­ta­du­ra, Túnez tenía una fede­ra­ción sin­di­cal semi­in­de­pen­dien­te. Inclu­so si la diri­gen­cia cola­bo­ra­ba con el régi­men, los miem­bros eran sin­di­ca­lis­tas mili­tan­tes. De mane­ra que cuan­do lle­gó la hora de huel­gas gene­ra­les, los sin­di­ca­tos pudie­ron sumar­se. Pero aquí en Egip­to tene­mos un vacío que espe­ra­mos lle­nar pron­to. A los sin­di­ca­lis­tas inde­pen­dien­tes ya los han some­ti­do a cazas de bru­jas des­de que tra­ta­ron de esta­ble­cer­se; ya hay pro­ce­sos ini­cia­dos con­tra ellos por los sin­di­ca­tos esta­ta­les y res­pal­da­dos por el Esta­do, pero se siguen for­ta­le­cien­do a pesar de los con­ti­nuos inten­tos de silen­ciar­los.

Por cier­to, en los últi­mos días la repre­sión se ha diri­gi­do con­tra los mani­fes­tan­tes en las calles, los cua­les no son nece­sa­ria­men­te sin­di­ca­lis­tas. Esas pro­tes­tas han reu­ni­do a un amplio espec­tro de egip­cios, inclui­dos hijos e hijas de la eli­te. De modo que tene­mos una com­bi­na­ción de pobres y jóve­nes de las ciu­da­des jun­to con la cla­se media y los hijos e hijas de la eli­te.

Pien­so que Muba­rak ha logra­do agru­par a todos los sec­to­res de la socie­dad con la excep­ción de su círcu­lo ínti­mo de cóm­pli­ces.

La revo­lu­ción tune­ci­na se ha des­cri­to como muy enca­be­za­da por la “juven­tud” y depen­dien­te para su éxi­to de la tec­no­lo­gía de las redes socia­les como Face­book y Twit­ter. Y aho­ra la gen­te se con­cen­tra en la juven­tud en Egip­to como un cata­li­za­dor impor­tan­te. ¿Se tra­ta de una “inti­fa­da juve­nil” y podría tener lugar sin Face­book y otras nue­vas tec­no­lo­gías mediá­ti­cas?

Sí, es una inti­fa­da juve­nil en la calle. Inter­net sólo jue­ga un papel en la difu­sión de la pala­bra y de las imá­ge­nes de lo que suce­de en el terreno. No uti­li­za­mos Inter­net para orga­ni­zar­nos. Lo uti­li­za­mos para dar a cono­cer lo que esta­mos hacien­do sobre el terreno con la espe­ran­za de ani­mar a otros para que par­ti­ci­pen en la acción.

Como habrá oído, en EE.UU., el pre­sen­ta­dor de pro­gra­mas de entre­vis­tas Glenn Beck ha ata­ca­do a una aca­dé­mi­ca ya mayor, Fran­ces Fox Piven, por un artícu­lo que ella escri­bió lla­man­do a los des­ocu­pa­dos a rea­li­zar pro­tes­tas masi­vas por los pues­tos de tra­ba­jo. Inclu­so ha reci­bi­do ame­na­zas de muer­te, algu­nas de gen­te sin tra­ba­jo que pare­ce más feliz fan­ta­sean­do sobre dis­pa­rar­le con una de sus nume­ro­sas armas que por luchar real­men­te por sus dere­chos. Es sor­pren­den­te pen­sar en el papel cru­cial de los sin­di­ca­tos en el mun­do ára­be actual, tenien­do en cuen­ta las más de dos déca­das de regí­me­nes neo­li­be­ra­les en toda la región cuyo obje­ti­vo pri­mor­dial es des­truir la soli­da­ri­dad de la cla­se tra­ba­ja­do­ra. ¿Por qué han segui­do sien­do tan impor­tan­tes los sin­di­ca­tos?

Los sin­di­ca­tos siem­pre son el reme­dio mági­co con­tra cual­quier dic­ta­du­ra. Mire a Polo­nia, Corea del Sur, Amé­ri­ca Lati­na o Túnez. Los sin­di­ca­tos siem­pre fue­ron úti­les para la movi­li­za­ción de las masas. Hace fal­ta una huel­ga gene­ral para derro­car una dic­ta­du­ra, y no hay nada mejor que un sin­di­ca­to inde­pen­dien­te para hacer­lo.

¿Hay un pro­gra­ma ideo­ló­gi­co más amplio tras las pro­tes­tas, o sólo librar­se de Muba­rak?

Cada cual tie­ne sus razo­nes para salir a las calles, pero yo supon­go que si nues­tro levan­ta­mien­to tie­ne éxi­to y derro­ca­mos a Muba­rak apa­re­ce­rán divi­sio­nes. Los pobres que­rrán impul­sar a la revo­lu­ción a una posi­ción mucho más radi­cal, impul­sar la redis­tri­bu­ción radi­cal de la rique­za y com­ba­tir la corrup­ción, mien­tras que los deno­mi­na­dos refor­mis­tas quie­ren poner fre­nos, pre­sio­nar más o menos por los cam­bios “des­de arri­ba” y limi­tar un poco los pode­res pero man­te­ner algu­na esen­cia de Esta­do.

¿Cuál es el papel de la Her­man­dad Musul­ma­na y cómo impac­ta en la situa­ción el hecho que per­ma­nez­ca dis­tan­te de las actua­les pro­tes­tas?

La Her­man­dad ha sufri­do divi­sio­nes des­de el esta­lli­do de la inti­fa­da al-Aqsa. Su par­ti­ci­pa­ción en el Movi­mien­to de Soli­da­ri­dad con Pales­ti­na cuan­do se enfren­tó con el régi­men fue desas­tro­sa. Bási­ca­men­te, cada vez que sus diri­gen­tes lle­gan a un com­pro­mi­so con el régi­men, espe­cial­men­te los acó­li­tos del actual guía supre­mo, des­mo­ra­li­zan a sus cua­dros de base. Conoz­co per­so­nal­men­te a nume­ro­sos jóve­nes her­ma­nos que aban­do­na­ron el gru­po, algu­nos de ellos se han uni­do a otros gru­pos o siguen inde­pen­dien­tes. A medi­da que cre­ce el actual movi­mien­to calle­je­ro y la diri­gen­cia infe­rior par­ti­ci­pa, habrá más divi­sio­nes por­que la diri­gen­cia supe­rior no pue­de jus­ti­fi­car por qué no for­ma par­te del nue­vo levan­ta­mien­to.

¿Cuál es el papel de EE.UU. en este con­flic­to? ¿Cómo ve la gen­te en la calle sus posi­cio­nes?

Muba­rak es el segun­do bene­fi­cia­rio de la ayu­da exte­rior de EE.UU., des­pués de Israel. Se le cono­ce como el matón de EE.UU. en la región; es uno de los ins­tru­men­tos de la polí­ti­ca exte­rior esta­dou­ni­den­se, que imple­men­ta su pro­gra­ma de segu­ri­dad para Israel y el flu­jo sin pro­ble­mas del petró­leo mien­tras man­tie­ne a raya a los pales­ti­nos. De modo que no es nin­gún secre­to que esta dic­ta­du­ra ha goza­do del res­pal­do de gobier­nos de EE.UU. des­de el pri­mer día, inclu­so duran­te la enga­ño­sa retó­ri­ca pro demo­cra­cia de Bush. Por lo tan­to no hay que sor­pren­der­se ante las risi­bles decla­ra­cio­nes de Clin­ton que más o menos defen­dían el régi­men de Muba­rak, ya que uno de los pila­res de la polí­ti­ca exte­rior de EE.UU. es man­te­ner regí­me­nes esta­bles a cos­ta de la liber­tad y los dere­chos cívi­cos.

No espe­ra­mos nada de Oba­ma, a quien con­si­de­ra­mos como un gran hipó­cri­ta. Pero espe­ra­mos que el pue­blo esta­dou­ni­den­se ‑sin­di­ca­tos, aso­cia­cio­nes de pro­fe­so­res, unio­nes estu­dian­ti­les, gru­pos de acti­vis­tas,- se pro­nun­cien en nues­tro apo­yo. Lo que que­re­mos es que el gobierno de EE.UU. se man­ten­ga com­ple­ta­men­te fue­ra del asun­to. No que­re­mos nin­gún tipo de res­pal­do, sim­ple­men­te que cor­te de inme­dia­to la ayu­da a Muba­rak y reti­re el res­pal­do, que se reti­re de todas las bases en Medio Orien­te y deje de apo­yar al Esta­do de Israel.

En últi­ma ins­tan­cia, Muba­rak hará todo lo que ten­ga que hacer para pro­te­ger­se. De repen­te adop­ta­rá la retó­ri­ca más anti-esta­dou­ni­den­se si pien­sa que pue­da ayu­dar­le a sal­var el pelle­jo. A fin de cuen­tas está com­pro­me­ti­do con sus pro­pios intere­ses y si pien­sa que EE.UU. no lo apo­ya­rá, se vol­ve­rá en otra direc­ción. La reali­dad es que cual­quier gobierno real­men­te lim­pio que lle­gue al poder en la región lle­ga­rá a un con­flic­to abier­to con EE.UU. por­que lla­ma­rá a una redis­tri­bu­ción racio­nal de la rique­za y a ter­mi­nar con el apo­yo a Israel y a otras dic­ta­du­ras. De modo que no espe­ra­mos nin­gu­na ayu­da de EE.UU. Sólo que nos dejen en paz.

Mark LeVi­ne es pro­fe­sor de his­to­ria en la Uni­ver­si­dad de Cali­for­nia Irvi­ne e inves­ti­ga­dor visi­tan­te senior en el Cen­tro de Estu­dios de Medio Orien­te en la Uni­ver­si­dad Lund en Sue­cia. Sus libros más recien­tes son Heavy Metal Islam (Ran­dom Hou­se) e Imposible Pea­ce: Israel/​Palestine Sin­ce 1989 (Zed Books).

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *