Para ter­mi­nar con la tor­tu­ra- Amaia Izko

Toda­vía con el eco de la sen­ten­cia que con­de­na a cua­tro guar­dias civi­les por un deli­to de tor­tu­ras, nos han vuel­to a sacu­dir por den­tro duros tes­ti­mo­nios de per­so­nas tor­tu­ra­das a manos de la Guar­dia Civil.

Qui­zás para Adol­fo Ares, para quien el hecho de que una sen­ten­cia pon­ga negro sobre blan­co la exis­ten­cia de la siem­pre nega­da y ocul­ta­da tor­tu­ra a los mili­tan­tes vas­cos es signo de que el esta­do dere­cho exis­te, tam­bién sean signo de esa inta­cha­ble demo­cra­cia los rela­tos esca­lo­frian­tes que los dete­ni­dos la sema­na pasa­da en Nafa­rroa hicie­ron al juez y rela­ta­ron lue­go a fami­lia­res y abo­ga­dos, sobre toda cla­se de ame­na­zas, inten­tos de veja­ción, gol­pes y abu­sos físi­cos, psi­co­ló­gi­cos y sexua­les.
Pero a las per­so­nas de bien esta vio­len­cia sin lími­te sobre las per­so­nas dete­ni­das no pue­de pro­du­cir sino un vivo esca­lo­frío y un fuer­te recha­zo y repul­sa.

A cuen­ta, pre­ci­sa­men­te de la sen­ten­cia de la Audien­cia Pro­vin­cial de Gipuz­koa, que debe­ría mar­car un antes y un des­pués en el tra­ta­mien­to de la lacra de la tor­tu­ra, un medio de comu­ni­ca­ción lan­za­ba una pre­gun­ta que a muchos y muchas nos había veni­do a la cabe­za nada más escu­char el fallo con­de­na­to­rio. Y esta pre­gun­ta no era otra que, a la vis­ta de la pos­tu­ra adop­ta­da por Rubal­ca­ba duran­te todo el pro­ce­so, defen­dien­do a capa y espa­da una ver­sión que ha resul­ta­do men­ti­ra, pro­te­gien­do y defen­dien­do a quie­nes los jue­ces han con­de­na­do como tor­tu­ra­do­res ¿qué debe­ría hacer aho­ra el Minis­tro del Inte­rior?

Y es una pre­gun­ta que se te que­da den­tro. Lógi­ca­men­te, en un ver­da­de­ro esta­do de dere­cho esta pos­tu­ra debe­ría tener, sin lugar a dudas, drás­ti­cas con­se­cuen­cias que pasa­ran, des­de lue­go, por la asun­ción de res­pon­sa­bi­li­da­des y la actua­ción en con­se­cuen­cia. Pero del esta­do espa­ñol esto ni lo soña­mos.

Sin embar­go, al hilo del son­so­ne­te que el pro­pio Rubal­ca­ba ha man­te­ni­do tras el últi­mo anun­cio de ETA “solo que­re­mos oir…”, “solo que­re­mos escu­char…”, creo que a él se le debe­ría decir exac­ta­men­te lo mis­mo. Y es que solo que­re­mos escu­char de su boca que la inco­mu­ni­ca­ción ha ter­mi­na­do. Solo que­re­mos oir que la tor­tu­ra ha ter­mi­na­do. Mien­tras esto no ocu­rra todo lo demás vie­ne de boca de quien nin­gu­na legi­ti­mi­dad tie­ne, ni pue­de tener, fren­te a los y las per­so­nas que han sufri­do la tor­tu­ra, que se cuen­tan por miles en este pue­blo, a sus fami­lia­res y alle­ga­dos, a las miles de per­so­nas que se han movi­li­za­do y se movi­li­zan con­tra la tor­tu­ra y su prác­ti­ca sis­te­má­ti­ca y a las per­so­nas indi­vi­dua­les y tam­bién agen­tes polí­ti­cos y socia­les a quie­nes, cada vez en mayor núme­ro, preo­cu­pa una prác­ti­ca como la de la tor­tu­ra que no están ya dis­pues­tos a admi­tir.

Due­le mucho escu­char los rela­tos de tor­tu­ra. Due­le ver el dolor de quien los ha sufri­do y due­le más, si es que cabe, cuan­do este dolor es el de alguien pró­xi­mo o de un ami­go. Due­le ver la impu­ni­dad de quien prac­ti­ca la tor­tu­ra y due­le ver la pasi­vi­dad de jue­ces y polí­ti­cos que de este modo la pro­te­gen y la ase­gu­ran mien­tras pre­ten­den dar lec­cio­nes de éti­ca y moral. Pero no es ese dolor lo que qui­sie­ra rei­vin­di­car.

La rei­vin­di­ca­ción es cla­ra: la tor­tu­ra ha de ter­mi­nar y para ello el régi­men de inco­mu­ni­ca­ción que se apli­ca a dete­ni­dos por moti­vos polí­ti­cos ha de ter­mi­nar. Y es que esta inco­mu­ni­ca­ción, que impi­de que la fami­lia del dete­ni­do pue­da saber por qué y don­de está dete­ni­do, que impi­de que pue­da ser asis­ti­do por un abo­ga­do de su pro­pia desig­na­ción, que per­mi­te que la deten­ción pue­da durar has­ta cin­co lar­gos días y que, de hecho, impi­de cual­quier cono­ci­mien­to o inci­den­cia que pue­da tener­se sobre esa situa­ción, no es más que el muro que ase­gu­ra que la tor­tu­ra se lle­ve a cabo y que quien la lle­va a cabo que­de en la abso­lu­ta impu­ni­dad.

El camino es, sin duda, el de la exi­gen­cia del fin de esta cruel prác­ti­ca, el de la exi­gen­cia de res­pon­sa­bi­li­da­des polí­ti­cas, el de la denun­cia y el de la movi­li­za­ción. Y en este camino cada vez somos más las per­so­nas que nos vamos encon­tran­do y muchas más, sin duda, las que nos vamos a encon­trar. Esta es la úni­ca for­ma y la va a ser, de que esta infa­me prác­ti­ca, más pron­to que tar­de, se vaya a ter­mi­nar.

Mien­tras así ocu­rre, vaya por delan­te mi cari­ño y mi abra­zo a todos y todas las que habéis sufri­do esta infi­ni­ta vio­len­cia del esta­do y mi con­ven­ci­mien­to abso­lu­to de que el deve­nir de las cosas pon­drá a cada cual en su lugar.

Amaia Izko es abo­ga­da. En la Audien­cia Nacio­nal, ha asis­ti­do a cien­tos de per­so­nas que han denun­cia­do tor­tu­ras tras el perio­do de inco­mu­ni­ca­ción, entre ellas los últi­mos dete­ni­dos en Nafa­rroa. Tam­bién repre­sen­tó a Igor Por­tu y Mat­tin Sara­so­la en el jui­cio en que varios guar­dias civi­les fue­ron con­de­na­dos por tor­tu­ras.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *