Ocu­pa­ción sio­nis­ta de Pales­ti­na: La pun­ti­lla defi­ni­ti­va a un pro­ce­so ago­ni­zan­te- Martxe­lo Diaz

Los docu­men­tos sobre la nego­cia­ción entre la Auto­ri­dad Pales­ti­na e Israel que han comen­za­do a fil­trar «Al-Jazee­ra» y «The Guar­dian» supo­nen la pun­ti­lla defi­ni­ti­va a este pro­ce­so y la nece­si­dad de que los pales­ti­nos pon­gan en mar­cha una nue­va estra­te­gia para aca­bar con la ocu­pa­ción sio­nis­ta de su tie­rra. En este sen­ti­do, cada vez cobra más fuer­za la recla­ma­ción del Esta­do pales­tino en ins­tan­cias como la ONU, ya que ade­más de la lega­li­dad inter­na­cio­nal tie­nen con­si­go la legi­ti­mi­dad como pue­blo.

Tal y como ocu­rrió con las fil­tra­cio­nes de Wiki­leaks, los docu­men­tos de «Al-Jazee­ra» y «The Guar­dian» no han apor­ta­do nada que no se supie­ra (o que no se hubie­ra denun­cia­do) pre­via­men­te. A nadie sor­pren­de cons­ta­tar con prue­bas docu­men­ta­les que los nego­cia­do­res de la Auto­ri­dad Pales­ti­na han olvi­da­do a los refu­gia­dos, ya que es una con­se­cuen­cia de los Acuer­dos de Oslo que crea­ron esta ins­ti­tu­ción.

Tam­po­co sor­pren­de (Hamas lo denun­ció en su momen­to) que Israel infor­ma­se a Abbas de que iba a lle­var a cabo la matan­za de hace dos años. No es extra­ño si se tie­ne en cuen­ta que Moham­med Dah­lan, el hom­bre de Al-Fatah y la CIA en Gaza, orga­ni­zó un inten­to de gol­pe de Esta­do para derro­car a Hamas, que (aun­que las poten­cia occi­den­ta­les qui­sie­ran olvi­dar­lo) ven­ció en las elec­cio­nes de 2007. Por cier­to, las últi­mas legis­la­ti­vas que se han cele­bra­do en Pales­ti­na.

Cons­ta­tar que Abbas esta­ba dis­pues­to a ceder Jeru­sa­lén, con la mez­qui­ta de Al-Aqsa y las colo­nias cons­trui­das en la zona ocu­pa­da ile­gal­men­te al este de la capi­tal his­tó­ri­ca de Pales­ti­na, no es sino con­fir­mar que des­de los Acuer­dos de Oslo la Auto­ri­dad Pales­ti­na se ha vis­to inmer­sa en un pro­ce­so de cesión de sobe­ra­nía mien­tras el ocu­pan­te sio­nis­ta seguía su polí­ti­ca expan­sio­nis­ta median­te el Muro del Apartheid y las colo­nias que con­cul­can la lega­li­dad inter­na­cio­nal.

Por tan­to, el valor de estos docu­men­tos estri­ba más en que con­fir­man las denun­cias que se han for­mu­la­do duran­te esta pasa­da déca­da con­tra la esté­ril polí­ti­ca de la Auto­ri­dad Pales­ti­na que en la nove­dad de lo que apor­tan.

Más com­pli­ca­do resul­ta expli­car por qué sur­gen aho­ra estos docu­men­tos. Tan­to des­de la Auto­ri­dad Pales­ti­na como des­de Israel se han oído voces des­ta­can­do que estas fil­tra­cio­nes crean con­fu­sión y que no con­tri­bu­yen a avan­zar en la solu­ción del con­flic­to.

Pese a ello, tan­to en el seno de la Auto­ri­dad Pales­ti­na como de Al-Fatah esta­ban cobran­do impor­tan­cia las voces que denun­cia­ban que el pro­ce­so de nego­cia­ción no ser­vía para la libe­ra­ción nacio­nal y que había que optar por nue­vas estra­te­gias, como la deman­da ante la ONU.

La mayo­ría de los docu­men­tos se refie­ren a reunio­nes bila­te­ra­les entre Israel y la Auto­ri­dad Pales­ti­na, por lo que lo lógi­co pare­ce pen­sar que el ori­gen de la fil­tra­ción está en una de las dos par­tes, que evi­den­te­men­te ten­dría un inte­rés que por el momen­to per­ma­ne­ce ocul­to. La reac­ción de la par­te pales­ti­na ha sido ata­car al men­sa­je­ro, a «Al-Jazee­ra», como des­ta­ca en Twit­ter su corres­pon­sal She­ri­ne Tadros.

La mayo­ría de estas reunio­nes (como todo el pro­ce­so) se hicie­ron con media­ción esta­dou­ni­den­se, lo que podría ser otra posi­ble fuen­te de la fil­tra­ción.

Y cuan­do se habla de fil­tra­ción no se pue­de obviar a Wiki­leaks. Cuan­do a Julian Assan­ge le pre­gun­ta­ron por qué no había nin­gún cable sobre Israel, la res­pues­ta fue que en bre­ve se darían a cono­cer.

La pre­sen­cia de «The Guar­dian», uno de los dia­rios que difun­dió los cables de Wiki­leaks, en esta nue­va fil­tra­ción podría apun­tar en esta direc­ción. Por el momen­to, ni «Al-Jazee­ra» ni «The Guar­dian» han infor­ma­do sobre el ori­gen de la fil­tra­ción. Pero si el pue­blo pales­tino logra, por fin, poner­se en mar­cha hacia su libe­ra­ción nacio­nal, el gran per­de­dor sería el ocu­pan­te sio­nis­ta.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *