El Kit del sui­ci­dio ya está en ven­ta- Car­los Tena

Hace tan sólo unos días, Fra­nçois Fillon, pri­mer minis­tro fran­cés, duran­te la cele­bra­ción de un foro un foro inter­na­cio­nal, mos­tró una más que con­ser­va­do­ra pos­tu­ra cuan­do se dis­cu­tía la lega­li­za­ción de la euta­na­sia*, que en el país vecino for­ma par­te toda­vía de un pro­yec­to de ley. Actual­men­te, el gobierno galo man­tie­ne al res­pec­to lo que en tér­mi­nos lega­les se cono­ce como la defen­sa del desa­rro­llo de la aten­ción con palia­ti­vos, eufe­mis­mo que rubri­ca el recha­zo de un tra­ta­mien­to agre­si­vo, como se acos­tum­bra a pro­por­cio­nar a los enfer­mos ter­mi­na­les en sus últi­mas sema­nas de vida, man­te­ni­da a base de poten­tes dro­gas que impi­den la muer­te dig­na de pacien­te, o coar­tan su liber­tad a la hora de deci­dir cuán­do quie­re que lle­gue su últi­mo momen­to.

El Pri­mer Minis­tro se opo­ne así a la lega­li­za­ción de la euta­na­sia, cuyo pro­yec­to de ley fue apro­ba­do por la Comi­sión de Asun­tos Socia­les en el Sena­do para un futu­ro examen. Lo pre­su­mi­ble es que tal pro­pues­ta sea apro­ba­da, dado que en ambas cáma­ras exis­te una gran mayo­ría adver­sa a tal fina­li­dad. El pro­pio Fillon, expre­só su opo­si­ción a la euta­na­sia en un artícu­lo que se publi­có en el dia­rio Le Mon­de.

«La cues­tión es si la socie­dad es capaz de legis­lar el dere­cho de matar. Creo que este lími­te no deben ser cru­za­do», ase­gu­ró de for­ma tajan­te el Pre­mier, quien se apre­su­ró a pre­ci­sar que en este deba­te, sin embar­go, nin­gu­na con­vic­ción es indig­nan­te. Más ade­lan­te afir­ma­ba que el pro­ble­ma “…debe ser abor­da­do, tenien­do en cuen­ta los esfuer­zos rea­li­za­dos des­de 2008”, cuan­do Nico­las Sar­kozy hizo de la euta­na­sia un obje­ti­vo a enca­rar antes de las pró­xi­mas elec­cio­nes. El pri­mer minis­tro con­cluía: “Per­so­nal­men­te, estoy en con­tra de la lega­li­za­ción de la ayu­da acti­va a morir, esa no es mi idea del res­pe­to por la vida huma­na y los valo­res que sub­ya­cen en nues­tra socie­dad». Por si fue­ra poco, el minis­tro de Salud, Xavier Ber­trand, tam­bién dijo que no es favo­ra­ble a la euta­na­sia. Una bue­na par­te de la socie­dad fran­ce­sa no opi­na lo mis­mo.

El caso de la ciu­da­da­na Chan­tal Sébi­re (enfer­ma ter­mi­nal de cán­cer), a la que se negó el dere­cho al sui­ci­dio asis­ti­do (una muer­te dig­na), cuyo cadá­ver apa­re­ció en cir­cuns­tan­cias dra­má­ti­cas (se sos­pe­cha que se arro­jó a un canal cer­cano a su domi­ci­lio), dis­pa­ra­ron las pro­tes­tas de pacien­tes y fami­lia­res afec­ta­dos por casos simi­la­res, obli­ga­dos a tener que sopor­tar con impo­ten­cia el sufri­mien­to de sus seres que­ri­dos, mien­tras estos recla­man su final inme­dia­to, sin dolor y con ple­na con­cien­cia.

La muer­te de Chan­tal ha reavi­va­do el deba­te sobre tan deli­ca­do tema, mien­tras una aso­cia­ción de la veci­na sui­za, el Ins­ti­tu­to Dig­ni­tas, ofre­ce una solu­ción sen­ci­lla y prác­ti­ca: el «kit» de la euta­na­sia.

A pocos kiló­me­tros de París, una per­so­na aque­ja­da de un mal incu­ra­ble, cuyo tra­ta­mien­to sería agre­si­vo y tan solo dila­ta­ría un final espe­ra­do y sin reme­dio, pue­de enca­rar tal momen­to en ple­na luci­dez y sin dolor alguno.

Cual­quier ciu­da­dano (debe apor­tar docu­men­ta­ción médi­ca que cons­ta­te su incu­ra­bi­li­dad) pue­de adqui­rir ese paque­te o kit, que cons­ta de: una ampo­lla de helio y una bol­sa de plás­ti­co, cuyo cos­to es de 300 fran­cos sui­zos, algo menos de 190 euros. En la prác­ti­ca, el enfer­mo se colo­ca la bol­sa en la cabe­za y abre reci­pien­te que libe­ra el gas. La muer­te es rápi­da, indo­lo­ra, sin dejar ras­tro, de acuer­do con tes­ti­mo­nios de fami­lia­res que han opta­do por esa solu­ción a sus males. En un minu­to, la per­so­na pier­de la con­cien­cia y su cora­zón deja de latir.

Un final dul­ce y volun­ta­rio que ha pues­to en jaque al mun­do civi­li­za­do, don­de al pare­cer resul­ta más gra­ti­fi­can­te dejar que millo­nes de per­so­nas, en esta­do ter­mi­nal, sufran por mucho más tiem­po la angus­tia de su pró­xi­mo final, mien­tras su cuer­po se lle­na de dro­gas poten­tí­si­mas que anu­lan inclu­so su capa­ci­dad de racio­ci­nio, some­tien­do a las fami­lias a un mar­ti­rio tan inú­til como sádi­co.

Jamás se ha cerra­do esta polé­mi­ca lar­ga y com­pli­ca­da, en la que la liber­tad del indi­vi­duo ante su pro­pia muer­te ha de tomar el papel pri­mor­dial. Un nue­vo camino hacia la otra vida es lo que real­men­te pro­po­ne la Aso­cia­ción Dig­ni­tas, que des­de hace varios años, lucha por lega­li­zar la muer­te pro­gra­ma­da, el sui­ci­dio asis­ti­do, que has­ta el momen­to han ele­gi­do más de 400 per­so­nas.

Los aspec­tos pura­men­te comer­cia­les del asun­to no dejan de estre­me­cer inclu­so a quie­nes adquie­ren el kit de la muer­te. Sin embar­go, dece­nas de colec­ti­vos que luchan a favor de una muer­te dig­na, com­pren­den y jus­ti­fi­can la exis­ten­cia de Dig­ni­tas, con­si­de­ran­do que 300 euros es un pre­cio al alcan­ce de millo­nes de per­so­nas.

Si me piden mi opi­nión per­so­nal, diré que com­pren­do y defien­do a quie­nes, aque­ja­dos de enfer­me­da­des incu­ra­bles y dolo­ro­sas, optan por esa for­ma de aban­do­nar el mun­do de los vivos. Resul­ta más cómo­do, eco­nó­mi­co y lim­pio que una inci­ne­ra­ción. Lo pen­sa­ré, si la Par­ca me anun­cia su lle­ga­da en for­ma de un mal sin reme­dio.

Nota.- Ofi­cial­men­te, la euta­na­sia está prohi­bi­da, pero no ofi­cial­men­te, como los Paí­ses Bajos y el Esta­do de Ore­gon, en los Esta­dos Uni­dos. Sui­za tole­ra el sui­ci­dio asis­ti­do. En ese país, un médi­co pue­de admi­nis­trar a un enfer­mo ter­mi­nal que desee morir una dosis letal de un medi­ca­men­to que ingie­re volun­ta­ria­men­te el pro­pio enfer­mo.

El 1º de abril de 2002, Holan­da se con­vier­te en el pri­mer país del mun­do en lega­li­zar la euta­na­sia. La ley exi­me al médi­co de pro­ce­sos lega­les si res­pe­ta cier­tos «cri­te­rios con minu­cio­si­dad». Bél­gi­ca hizo lo pro­pio en sep­tiem­bre de 2002.

En Ita­lia, la euta­na­sia está prohi­bi­da, pero la Cons­ti­tu­ción reco­no­ce el dere­cho a recha­zar cui­da­dos médi­cos.

En Fran­cia, la Ley Leo­net­ti de 22 de abril de 2005 ins­tau­ró el dere­cho a «dejar morir», pero no per­mi­te a los médi­cos que prac­ti­quen la euta­na­sia.

En Gran Bre­ta­ña, la euta­na­sia está prohi­bi­da. Des­de 2002, la jus­ti­cia auto­ri­za la inte­rrup­ción de tra­ta­mien­tos médi­cos en deter­mi­na­dos casos.

En Ale­ma­nia y Aus­tria se admi­te la euta­na­sia pasi­va, como el hecho de des­co­nec­tar una máqui­na; lo que no es ile­gal si el pacien­te da su con­sen­ti­mien­to.

En Espa­ña, la euta­na­sia no está auto­ri­za­da, pero la ley reco­no­ce el dere­cho de los enfer­mos a recha­zar cui­da­dos médi­cos. El gobierno de Zapa­te­ro anun­ció en que des­es­ti­ma legis­lar sobre esta cues­tión.

En Por­tu­gal, la euta­na­sia y el sui­ci­dio asis­ti­do están con­si­de­ra­dos por el códi­go penal como homi­ci­dios.

En Norue­ga, un médi­co pue­de deci­dir no tra­tar a un pacien­te ter­mi­nal a peti­ción de éste o, si el enfer­mo no pue­de hacer­lo, a peti­ción de sus fami­lia­res.

En Dina­mar­ca, des­de fina­les de 1992, se pue­de hacer un «tes­ta­men­to vital» que los médi­cos deben res­pe­tar.

En Sue­cia se auto­ri­za la asis­ten­cia médi­ca al sui­ci­dio.

En Hun­gría y en la Repú­bli­ca Che­ca, los enfer­mos ter­mi­na­les pue­den recha­zar sus tra­ta­mien­tos.

En Gre­cia y en Ruma­nía la euta­na­sia o la asis­ten­cia al sui­ci­dio pue­den penar­se con has­ta sie­te años de pri­sión.

Bos­nia, Croa­cia y Ser­bia la con­si­de­ran un homi­ci­dio.

En Polo­nia se cas­ti­ga con penas de entre tres y cin­co años de cár­cel, aun­que en «casos excep­cio­na­les» el tri­bu­nal pue­de apli­car un ate­nuan­te a la pena, inclu­so anu­lar la con­de­na.

En Irlan­da, la euta­na­sia como tal no apa­re­ce en la ley, pero toda for­ma de asis­ten­cia a la muer­te o al sui­ci­dio es ile­gal y con­de­na­ble has­ta con 14 años de pri­sión.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *