Diez moti­vos para una huel­ga

1, Por­que esta­mos ante la agre­sión más dura a la socie­dad en los últi­mos 35 años, como has­ta el perió­di­co más pro­cli­ve a las deci­sio­nes del gobierno espa­ñol (El País) ha reco­no­ci­do. Es el gol­pe más terri­ble a los intere­ses de la mayo­ría social, el mayor ata­que a las con­di­cio­nes de tra­ba­jo, jubi­la­ción y vida de la gen­te en déca­das. La gra­ve­dad de este gol­pe exije res­pues­tas masi­vas y con­tun­den­tes, como la huel­ga gene­ral.

2, Por­que es men­ti­ra que sus recor­tes y pri­va­ti­za­cio­nes sean medi­das efi­ca­ces fren­te a la cri­sis. Ellos la han crea­do y la quie­ren con­ver­tir en una opor­tu­ni­dad para impo­ner sus rece­tas neo­li­be­ra­les.

La huel­ga gene­ral es una res­pues­ta ante ese esta­do de shock social que han fomen­ta­do con la inten­ción de jus­ti­fi­car nue­vas medi­das para hacer des­ca­ra­da­men­te lo que siem­pre hacen, que es uti­li­zar los fon­dos públi­cos y el tra­ba­jo de la gen­te para engor­dar bol­si­llos pri­va­dos. La huel­ga debe ayu­dar a des­per­tar de la pesa­di­lla en la que con los peo­res pro­nós­ti­cos quie­ren que crea­mos que la refor­ma labo­ral o la de las pen­sio­nes se hacen, a fin de cuen­tas, por nues­tro bien, para evi­tar males mayo­res.

3, Por­que no es cier­to que sea nece­sa­rio refor­mar las pen­sio­nes en sen­ti­do res­tric­ti­vo y reac­cio­na­rio. ¿Por qué tie­ne que auto­fi­nan­ciar­se la segu­ri­dad social y no la poli­cía o la Igle­sia Cató­li­ca? Nos enga­ñan. No hay razo­nes para este recor­te. No es una mane­ra de hacer fren­te a la cri­sis, sino una gran­dí­si­ma esta­fa para avan­zar hacia nue­vas pri­va­ti­za­cio­nes. Los tibu­ro­nes finan­cie­ros quie­ren gran­des fon­dos pri­va­dos de pen­sio­nes y esta­dos redu­ci­dos a su apa­ra­to repre­si­vo, sin ser­vi­cios socia­les y eso es lo que inten­tan lograr con estos recor­tes.

4, Por­que tene­mos que res­pon­der colec­ti­va­men­te. El neo­li­be­ra­lis­mo, como dije­ra Bor­dieu, es un pro­gra­ma polí­ti­co cuyo obje­ti­vo es la des­truc­ción metó­di­ca de los colec­ti­vos y lo colec­ti­vo. Para lle­var ade­lan­te sus recor­tes, pri­va­ti­za­cio­nes y expo­lios en gene­ral nece­si­tan frag­men­tar a la socie­dad en sec­to­res ais­la­dos y, mejor toda­vía, en indi­vi­duos des­coor­di­na­dos inca­pa­ces de pen­sar y actuar colec­ti­va­men­te. Quie­ren impo­ner el sál­ve­se quien pue­da y la inso­li­da­ri­dad. Esto va, ade­más mucho más allá de una situa­ción o unas medi­das con­cre­tas, es un pro­yec­to glo­bal para man­te­ner per­ma­nen­te­men­te secues­tra­do al pue­blo y pri­var­lo de su carác­ter de suje­to. Las huel­gas y las movi­li­za­cio­nes crean suje­to social, refuer­zan lo común y lo colec­ti­vo y tejen rela­cio­nes de soli­da­ri­dad.

5, Por­que las huel­gas y las movi­li­za­cio­nes tie­nen efec­to. Nos pue­de satis­fa­cer más o menos el meca­nis­mo de la huel­ga gene­ral, pero a otros perros con el hue­so de que están pasa­das de moda o no sir­ven para nada. Eso es pro­pa­gan­da neo­li­be­ral. ¿Qué es lo que sir­ve? ¿Las pri­va­ti­za­cio­nes? ¿La resig­na­ción? Cla­ro que hay que bus­car otras fór­mu­las efi­ca­ces, pero recor­dan­do que las huel­gas lo son. De hecho nadie ha pro­pues­to has­ta aho­ra una fór­mu­la mejor. ¿Va a ceder el neo­li­be­ra­lis­mo por una huel­ga gene­ral? ¡Cla­ro que no! Pero, ¿ese es el cri­te­rio para valo­rar si una for­ma de pro­tes­ta y pre­sión sir­ve? La cues­tión no es bus­car eter­na­men­te un mode­lo mila­gro­so de movi­li­za­ción social, sino movi­li­zar­se real­men­te, aquí y aho­ra. Ya bus­ca­re­mos otros modos, de hecho ya los esta­mos bus­can­do y encon­tran­do, pero valo­re­mos los que tene­mos a nues­tro alcan­ce, que son muy impor­tan­tes.

6, Por­que es hora de seña­lar con el dedo a quie­nes han tira­do la pie­dra y escon­den la mano. No sólo al PSOE, pro­ta­go­nis­ta fun­da­men­tal de estas refor­mas, sino tam­bién al PP y UPN que la apo­yan, a las buro­cra­cias sin­di­ca­les espa­ño­las cóm­pli­ces y, sobre todo, al PNV, que bien podría cam­biar su nom­bre para lla­mar­se Par­ti­do Neo­li­be­ral Vas­co. El PNV es res­pon­sa­ble direc­to de las refor­mas labo­ral y de las pen­sio­nes y esta es, tam­bién, una huel­ga con­tra la línea del Par­ti­do Nacio­na­lis­ta Vas­co.

La huel­ga gene­ral es una pro­tes­ta con­tra la impu­ni­dad. No es acep­ta­ble que quie­nes han pro­vo­ca­do esta situa­ción que­den impu­nes y nos hagan pagar la factura.Esta es una huel­ga peda­gó­gi­ca, para seña­lar quién es res­pon­sa­ble de la cri­sis, qué es real­men­te el capi­ta­lis­mo y quié­nes son sus pro­mo­to­res y cóm­pli­ces. Si alguien des­tro­za una faro­la se le acu­sa de dañar un bien públi­co, no pue­de ser que quien ani­qui­la una eco­no­mía y arrui­na miles de vidas no reci­ba una dura res­pues­ta social.

7, Por­que las huel­gas gene­ra­les y la movi­li­za­ción social crean y desa­rro­llan sub­je­ti­vi­da­des trans­for­ma­do­ras y refuer­zan hori­zon­tes de cam­bio social des­de el pro­ta­go­nis­mo popu­lar. Las huel­gas gene­ra­les situan el epi­cen­tro del cam­bio en el pue­blo, no en unas eli­tes y sus acti­vi­da­des ins­ti­tu­cio­na­les. Los par­ti­dos del mun­do neo­li­be­ral y sus ins­ti­tu­cio­nes defien­den los intere­ses del capi­tal y son los suje­tos popu­la­res pro­gre­sis­tas, el movi­mien­to obre­ro, las fuer­zas de izquier­da y los movi­mien­tos socia­les quie­nes les hacen fren­te. No hay posi­bi­li­dad de cam­bio sin una socie­dad acti­va y las huel­gas con­tri­bu­yen a y son expre­sión de esa acti­va­ción.

8, Por­que es posi­ble otro mun­do, por­que el mal­di­to capi­ta­lis­mo tie­ne alter­na­ti­va. No se tra­ta solo de res­pon­der a los recor­tes. Es posi­ble otra res­pues­ta a la cri­sis. El capi­ta­lis­mo tie­ne alter­na­ti­va y se debe cons­truir des­de la lucha, la movi­li­za­ción, la cons­truc­ción de nue­vos pro­yec­tos y la soli­da­ri­dad. La huel­ga gene­ral nos recuer­da que otro mun­do es posi­ble y que somos muchas y muchos los que aspi­ra­mos a crear­lo.

9, Por­que quie­ro que mi país apa­rez­ca en el mapa entre los luga­res don­de el hura­cán neo­li­be­ral encuen­tra resis­ten­cia. Quie­ro que la gen­te que lucha con­tra el capi­ta­lis­mo neo­li­be­ral, la gen­te de izquier­das, pro­gre­sis­ta, los pue­blos har­tos de tan­ta injus­ti­cia, sepan que el pue­blo vas­co está con ellas y ellos. Quie­ro que el mun­do sepa que Eus­kal Herria es un pue­blo vivo, con espí­ri­tu crí­ti­co, no domes­ti­ca­do ni nar­co­ti­za­do, que no se deja enga­ñar.

10, Por­que esta huel­ga gene­ral es un oasis de espe­ran­za fren­te al pára­mo de resig­na­ción y des­mo­vi­li­za­ción fomen­ta­do por las buro­cra­cias sin­di­ca­les espa­ño­las. Esta huel­ga gene­ral hace más visi­ble toda­vía la con­fron­ta­ción entre el mode­lo neo­li­be­ral y su expre­sión polí­ti­ca en el esta­do sur­gi­do de la tran­si­ción y el espa­cio con­for­ma­do por la resis­ten­cia a los recor­tes, la deman­da de cam­bios pro­fun­dos y el hori­zon­te de la nación vas­ca con su pro­pia lega­li­dad, cul­tu­ra polí­ti­ca y mode­lo de esta­do. Fren­te a la Espa­ña neo­li­be­ral, los sin­di­ca­tos domes­ti­ca­dos y sus alia­dos loca­les, la Eus­kal Herria social.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *